Skip to main content

Full text of "Orígenes y Dinámicas de los Semilleros Investigacion en Colombia"

See other formats


orígenes y dinámica de los 

semilleros de investigación 

en colombia 

La Visión de los Fundadores 



Luis Fernando Molineros Gallón 

Editor 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros 
de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 

© Universidad del Cauca 

© Universidad de Antioquia 

© Los Autores 

© Luis Fernando Molineros Gallón 

Universidad del Cauca 
Calle 5a. No. 4-70 Popayán 
Vicerrectoría de Cultura y Bienestar 

Editor 

Luis Fernando Molineros Gallón 

Diagramación 

Maritza Martínez Andade 

Impresión 

Taller Editorial Universidad del Cauca 

Corrección de Estilo 

Felipe García Quintero 

Carátula 

Ilustración de un Aquelarre adaptada de 
internet por Julián Andrés Rivera Zulez 2009. 
Técnica acuarelas sobre papel, tamaño 21x27 cm. 

ISBN 978-958-732-024-4 

Copy Left 

Se permite la copia total o parcial, en papel o en formato 
digital de los contenidos de este libro siempre y cuando 
se respete la autoría y su utilización sea con fines académicos 
y no lucrativos. 

Impreso en Colombia 

Este Libro fue publicado gracias al apoyo 
de las Vicerrectorías de Investigaciones de la 
Universidad del Cauca y de la Universidad de Antioquia 



Tabla de contenido 

Presentación 5 

Prólogo 7 

Palabras en la Instalación del Vil Encuentro Nodal de Semilleros de Investigación 

Danilo Reinaldo Vivas Ramos 1 1 

¿De Dónde Surge la Investigación? La 'Entusiasmina' y su Contagiosidad 

Jorge Ossa Londoño, MV, MS. PhD. 1 3 

Los Semilleros de Investigación. 

Del Elogio de la Razón Sensible al Imperio de la Razón Abstracta 

Carmen Emilia García Gutiérrez 20 

Los Semilleros de Investigadores en la Universidad de Caldas 

Santiago Ángel Botero 29 

Y Todo Comenzó con la Muerte 

Juan Gabriel Bueno Sánchez 36 

La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una Discusión 
sobre la Naturaleza de los Semilleros de investigación 

Félix R. Berrouet M 44 

El Semillero de Investigación... Un Espacio de Vida 

Zayda Sierra, Alba Lucía Rojas y Gustavo López 58 

La Educación en la Formación de la Actitud Investigadora 

Julio César Bueno Sánchez 89 

Semilleros de Investigación y Desarrollo Humano 

Sergio Rene Oquendo Puerta 93 

Semilleros de Investigación: Una experiencia Oportuna 

Sandra Viviana González Sánchez 1 02 

Lectura del Mundo desde los Semilleros de Investigación 

Juan Carlos Zapata 109 

Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura 
en Red de la RedCOLSI: Una Visión Compartida desde la 
Experiencia de uno de sus Actores 

Luis Fernando Molineros 1 1 7 

Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 

Claudia Soraya Jaimes Camocho 146 

Amor y Juego- Investigación y Deseo 

¿Es Posible Asumir la Investigación como Infinito.. .como Algo Natural? 

Luis Guillermo Jaramillo Echeverri 158 

La Red de Investigación Educativa - ieRed: Espacio para la Construcción 
de una Comunidad Académica Alternativa 

Sandra L. Anaya D., Gloria J. Castro B., Verónica A. Catebiely Ulises Hernández P 1 72 

¿Cómo Conformar un Semillero de Investigación? 

Luis Fernando Molineros 185 



Presentación 

El Movimiento de Semilleros de Investigación 
Visto desde la Universidad del Cauca 

El movimiento de Semilleros de Investigación en el país, se origina en la Universidad de 
Antioquia en el año de 1996, como una estrategia extra curricular de fomento de la inves- 
tigación y como una reacción a las formas de impulso a esta función básica de la educa- 
ción superior, institucionalizadas por la propia Universidad e impulsadas por Colciencias. 
En 1 997, se inician los procesos de socialización de esta nueva estrategia, que en el caso de 
la Universidad del Cauca es conocida por un grupo de sus estudiantes que desarrollaban 
actividades académicas en la Universidad de Antioquia. 

El movimiento paulatinamente se va desarrollando en varias de las Universidades del 
país, dando lugar a un número importante de grupos de trabajo que buscan provo- 
car y convocar espacios para el desarrollo de nuevas competencias que promuevan el 
quehacer investigativo, complementando y trascendiendo los modelos tradicionales 
del aprendizaje. En el año 2002, Colciencias incluye, en el marco de sus programas de 
fomento, una convocatoria de apoyo a los semilleros de investigación, especialmente 
dirigida a las regiones con menor grado de desarrollo de capacidades de investigación. 

La extensión del movimiento iniciado en la Universidad de Antioquia, ha permitido que 
hoy se cuenten grupos de semilleros de investigación en más de 220 Instituciones de 
Educación Superior, de acuerdo con el censo realizado durante el desarrollo del XII En- 
cuentro Nacional y VI Internacional de Semilleros de lnvestigación:"un espacio para tejer 
red, construir conocimiento y edificar sociedad", y se avance en la consolidación de Re- 
des, como es el caso de los nodos regionales de la RedCOLSI, conformadas por grupos de 
semilleros de investigación, que cooperando y compartiendo sus propias experiencias 
contribuyen al fomento de la cultura de la investigación. 

Por la Universidad del Cauca ha participado como integrante de la Red Nodal el Grupo 
Multidisciplinario en Busca de una Cultura Científica -GMBCC, el cual ha sido pionero 
de estos grupos en la región y gestor de su creación en otros Departamentos (Nariño, 
Valle del Cauca, Huila, Santander). 

Para el Sistema de investigaciones de la Universidad del Cauca el núcleo esencial para 
el desarrollo de las dinámicas de investigación es el fortalecimiento de grupos de in- 
vestigación institucionales. Esto se logra a través de diversas estrategias y medios, tales 
como: el apoyo a la formación de alto nivel de los investigadores, especialmente los pro- 
fesores de planta que los conforman; la vinculación de investigadores temporales que 
refuercen la capacidad del grupo, a través de la financiación de proyectos; el incremento 
de la interacción entre los procesos de investigación y los de formación del talento hu- 
mano, a través de la vinculación de estudiantes de diferentes niveles que contribuyen 
al logro de los resultados de investigación, al tiempo que se socializan en los métodos y 
dinámicas de la generación de conocimientos, complementando su aprendizaje y cons- 
tituyendo la generación de relevo. El Sistema de Investigaciones institucional no regula 



la conformación de los grupos sino que actúa como un facilitador y asesor de los mis- 
mos, dando como resultado el incremento en número de los grupos institucionales con 
una clara diversidad en las formas en que cada uno asume su organización, dinámicas y 
procedimientos internos. 

En este contexto, el movimiento de los semilleros de investigación en la Universidad del 
Cauca, configura una fuente de talento humano que, al articularse de manera variada 
con los grupos de investigación, adopta estrategias propias y diversas para incentivar el 
interés de los estudiantes en las dinámicas investigativas. Por lo tanto, desde los princi- 
pios y objetivos estratégicos del Sistema de Investigaciones, el apoyo al movimiento de 
semilleros, traducido en recursos destinados a fortalecer sus dinámicas de interacción 
propia y con los grupos de investigación institucionales, se concibe como un elemento 
de la articulación de la investigación con los procesos de formación, sin regular las formas 
en que estos espacios de interacción se desarrollan, respetando la filosofía inicial que dio 
lugar al nacimiento y desarrollo del movimiento en las universidades colombianas. 

Por su parte, varias universidades han avanzado en el intento de institucionalizar la or- 
ganización de sus estudiantes alrededor de la idea de investigación como semilleros, 
quizá buscando fomentar su interés por las actividades de la investigación y, de paso, 
darle una respuesta a las exigencias del Ministerio de Educación Nacional en relación 
con la característica de la investigación en el marco de los requisitos para el registro ca- 
lificado de los programas de formación. El resultado de tal estrategia puede dar lugar a 
un cambio del sentido original del movimiento de los semilleros de investigación y, con 
seguridad, será insuficiente para un cabal desarrollo de la función de investigación que 
cada institución debe lograr. 

La variedad de aproximaciones sobre el sentido del movimiento de semilleros de inves- 
tigación, sus formas organizacionales y de institucionalización, propia de cualquier pro- 
ceso de construcción colectiva, resalta la necesidad de continuar la reflexión y el diálogo 
en pos de identificar y desarrollar estrategias que contribuyan a su mantenimiento. 

Este libro pretende ser un aporte a la discusión, recuperando los argumentos y expe- 
riencias de quienes inspiraron el movimiento de Semilleros de Investigación y de aque- 
llos que, a lo largo de la última década, contribuyeron significativamente al movimiento, 
buscando la comprensión de sus orígenes y la identificación de las formas de construc- 
ción de los semilleros de investigación en el país, para continuar en el proceso de conso- 
lidación de un movimiento que sin lugar a dudas, ha impactado las dinámicas tradicio- 
nales de la formación en nuestras instituciones y ha construido espacios de colaboración 
e interés por la generación del conocimiento. 

En nombre del grupo de personas que coordinaron el trabajo de edición de este libro, 
expresamos nuestro agradecimiento a quienes aportaron los artículos que lo compo- 
nen, al tiempo que presentamos excusas sinceras y nuestra gratitud imperecedera, a 
quienes, de manera involuntaria, podamos haber omitido en el proceso de reconstruc- 
ción de este derrotero. 

Eduardo Rojas Pineda 

Vicerrector de Investigaciones 
Universidad del Cauca 



Prólogo 

Semilleros de Investigación: 
Relevancia de una Experiencia Colectiva 

Hace ya 1 2 años que se inició en Colombia el movimiento de los semilleros colectivos 
de investigación. La experiencia está madura para avanzar en su evaluación. El presen- 
te libro, de autoría de investigadores que vieron nacer los semilleros y han marchado 
con ellos estos doce años, en actitud crítica, es una muestra representativa para siste- 
matizar la experiencia. 

Los artículos del texto, de actores que han seguido su rumbo en los últimos 1 2 años, 
comparten el análisis de vivencias subjetivas, pero la observación detallada de ellos 
permite señalar intersubjetividades que entretejen un metatexto y permiten avan- 
zaren su sistematización. Pareciera que los autores estuvieran interpretando un mis- 
mo mapa. Asimismo, cada artículo señala subjetividades peculiares que es bueno 
resaltar. 

Una lectura inquisidora de los artículos permite al lector captar fácilmente ciertos 
componentes o categorías estructurales de los semilleros que atraviesan la experien- 
cia de estos doce años. Una primera categoría se refiere a las habilidades sociales que 
los semilleros desarrollan, entre ellas el trabajo en equipo y en red, la solidaridad, el 
intercambio de ideas, el liderazgo, la versatilidad, la integración y la colaboración in- 
ternacional. 

Una segunda categoría que aparece en todos los artículos, con vehemencia, es la pe- 
dagogía de la pregunta que hace activo al estudiante, que le enseña a aprender por sí 
mismo, a desarrollar aprendizaje autónomo y a potenciar la curiosidad, tan indispen- 
sable uno y otra en los procesos investigativos. Los semilleros han permitido tomar 
distancia de la dependencia de los docentes. 

Como tercera categoría transversal en los textos de los autores del libro, aparece la in- 
terdisciplinariedad brindada por los semilleros, característica de la investigación cien- 
tífica, cada vez más inclinada a observación y análisis en contextos holísticos, como se 
dan los fenómenos en la realidad, no por variables aisladas. Ciertamente los ambientes 
científicos propician la inter y la transdisciplinariedad. De distintas maneras los autores 
plantean cómo los semilleros y las redes han acercado a sus integrantes a la diversidad 
de disciplinas y programas, favoreciendo la integración de investigadores de distintas 
disciplinas en torno a problemas de interés local, regional, nacional e internacional. 

Una cuarta categoría transversal es la percepción de los semilleros como comunidad 



de aprendizaje, alternativa dinámica frente a la tradicional formación investigativa de 
la educación superior, consistente en cursos de métodos y técnicas de investigación en 
los cuales el estudiante es sujeto pasivo que poco aprende a investigar. En la alternati- 
va de los semilleros, los estudiantes son agentes activos de los procesos investigativos 
y lo hacen de manera colectiva, como es la naturaleza de la investigación moderna. 

Una última categoría es la motivación por la investigación y por el aprendizaje conti- 
nuo de su metodología y práctica. En los semilleros los estudiantes se sienten libres, 
escogen para investigar aquello que les gusta y, lo que es más importante, practican 
la investigación, lo que a su vez incrementa su motivación intrínseca, es decir, basada 
en la misma satisfacción de aprender los procesos y ver los resultados, superando así 
el vacío que suele percibirse en clases expositivas donde su rol es pasivo y rutinario. 

Pero, así como se rastrean comunalidades en los artículos del texto, también se en- 
cuentran percepciones singulares, testimonio de la riqueza de esta experiencia. Luis 
Fernando Molineros plantea que los semilleros permiten hacer de la investigación un 
estilo de vida, motivadora, proactiva y sensible a los problemas del contexto colom- 
biano, y que el método no es lo único que forma, sino también la gestión y conse- 
cución del mismo que, mediante la exploración, va construyendo las bases teóricas 
que sustentan el hecho o problema indagado; Sandra Viviana González S. destaca el 
desarrollo del pensamiento crítico; Carmen Emilia García G. ve el semillero como opor- 
tunidad para problematizar lo observado, para recrear el mundo e interpretarlo en 
comunidades de investigación formativa, e insiste en que los semilleros no desplazan 
al profesor, sino que hacen de éste un propiciador; Sergio Rene Oquendo lo percibe 
como medio de desarrollo humano; Félix Berruet le atribuye capacidad para propiciar 
la metacognición y la autorregulación; Luis Guillermo Jaramillo E. resalta cómo el se- 
millero permite investigar con libertad lo que se desea; Claudia Soraya Jaimes ve en 
los semilleros el medio para participar en redes e integrar esfuerzos de investigadores 
en torno a proyectos de más amplio alcance; y Jorge Ossa, impulsador del movimiento 
de los semilleros, resalta su capacidad para despertar y mantener la curiosidad, puerta 
de la investigación. 

Ciertamente los semilleros han actuado como capital semilla de la formación investi- 
gativa, mediante la investigación formativa, mediante la conformación de comunida- 
des de aprendizaje de la investigación, mediante la deconstrucción y reconstrucción 
del método o de los métodos de investigación, mediante el estudio de problemas con- 
textualizados, mediante la participación en redes que amplían el alcance de los pro- 
blemas y de sus soluciones, y mediante la potenciación del mismo desarrollo humano 
de los investigadores formados en el proceso de la metacognición que permite auto- 
rregular, para optimizarlos, los procesos de pensamiento. Los semilleros, vistos a la luz 
de actores que participaron en su fundación y ya son capaces de verlos con cierta pers- 
pectiva histórica, auguran impacto en el desarrollo de la investigación colombiana. 



Quien desee conocer la senda que han seguido los semilleros de investigación de la 
Universidad de Antioquia, la Universidad de Caldas y la Universidad del Cauca, y su 
participación en la red RedCOLSI, tendrán en este libro una ventana que les permitirá 
contemplar una excelente panorámica de estos doce años de historia, con testigos 
actores y evaluadores de la misma. 



Bernardo Restrepo Gómez, Ph. D. 



Palabras en la Instalación del Vil Encuentro 
Nodal de Semilleros de Investigación 

Paraninfo Francisco José de Caldas. Mayo 1 5 de 2008 



Los avances en la ciencia y la tecnología que día a día marcan el acontecer mundial, 
y en los cuales somos testigos como parte integrante de una sociedad evolutiva, nos 
obliga no sólo a estar enterados y sino a ser usuarios de los mismos de manera con- 
tinua, preparándonos para su utilización y para no caer en lo que se ha denominado 
como el analfabetismo tecnológico. Junto a este aspecto, la investigación científica 
va de la mano, avanzando a grandes pasos a favor del bienestar de las gentes y de 
la preservación del medio ambiente. Es por eso, que sin lugar a dudas, la investiga- 
ción se ha convertido hoy en día en el eje transversal de toda actividad que se genera 
desde la academia. A través de esta acción se logra avanzar en los diferentes campos 
del conocimiento, integrando esta labor a las realidades de las diversas comunidades, 
contribuyendo a la competitividad de una región y un país en sus planes enfocados a 
alcanzar mayores niveles de desarrollo. 

La Universidad del Cauca ha estado a la par de estos acontecimientos científicos, 
como casa de Estudios Superiores de la Región. Con la estructuración de un sistema 
de investigaciones hace más de diez años, nuestros docentes y estudiantes desarrollan 
proyectos de investigación, arrojando a la fecha el registro de más de 170 Grupos de 
Investigación en el Sistema, de los cuales 79 están reconocidos por Colciencias y esca- 
lafonados en las categorías A, B y C, lo cual posiciona a nuestra institución en el sexto 
lugar a nivel nacional y cuarto entre las universidades públicas, lo cual ha contribuido 
en gran medida al fortalecimiento de nuestro proyecto que busca hacer del Alma Ma- 
ter de los Caucanos una Universidad de Excelencia con Profundo Impacto Social. 

Somos conscientes que el papel de la investigación es fundamental para el futuro de 
las comunidades, es allí donde está sembrada la esperanza de un mejor país que pue- 
da competir en un mundo que avanza a pasos gigantescos. Es por eso que se hace 
necesario apoyar a quienes desde edad temprana sientan su interés en la investiga- 
ción como parte de sus proyectos de vida, integrándose y conformando Semilleros de 
Investigación. En el Departamento del Cauca, venimos siendo testigos durante siete 
años del desarrollo de un evento que busca dar a conocer diferentes instituciones de 
Educación, promoviendo a través de estos alcances en las diferentes ramas del cono- 
cimiento, el interés para participar en ellos y fortalecer la labor de indagar, conocer y 
rescatar conocimientos que contribuyan al desarrollo de un Departamento que como 
el Cauca tiene un enorme potencial en los diferentes sectores, y lo más importante 
cuenta con un recurso humano ávido por aprender y trascender en el conocimiento. 



Estos factores contribuyen a fortalecer una labor que se adelanta en el país, enfocada 
a la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, a través del cual se obtendrían 
más recursos de la Nación para el desarrollo y un mayor porcentaje del Producto In- 
terno Bruto, tal como sucede en otras naciones del mundo. De esta manera, el trabajo 
que se desarrolla desde los Semilleros de Investigación sería más relevante y obtendría 
más apoyo, incentivando la creatividad, el ingenio, la indagación de los jóvenes por 
convertirse en investigadores y llegar a niveles de competitividad con formación. 

Celebro la realización de este evento que busca promover ese interés hacia la investi- 
gación, creando espacios de análisis, reflexión y aprendizaje de una cultura científica 
dentro de la práctica académica, convirtiéndose en eje fundamental en la formación 
integral para la ciencia, la tecnología y la cultura en las diferentes ramas del conoci- 
miento. Felicito a los organizadores del Encuentro la Red Nodal de Semilleros de In- 
vestigación del Cauca, por ser promotores continuos de este espacio de interrelación 
entre la academia y la investigación, incentivando a los estudiantes en el desarrollo de 
proyectos de investigación, y a las instituciones que creen en este Encuentro, por su 
presencia, por entender que desde la investigación se construye el futuro no sólo de 
la región sino del país. 

Declaro formalmente instalado el Vil Encuentro de la Red Nodal de Semilleros de In- 
vestigación del Cauca, con la certeza que su desarrollo contribuirá en gran medida 
al fortalecimiento de esta actividad en las universidades y colegios de Popayán y el 
Cauca. 



Muchas gracias. 



DANILO REINALDO VIVAS RAMOS 

Rector 
Universidad del Cauca 



¿De Dónde Surge 

la Investigación? 

La 'Entusiasmina' y su Contagiosidad 



Jorge Ossa Londoño 1 



Voy a hacer un intento de respuesta a la anterior pregun- 
ta, principalmente para satisfacer a algunos de mis pupi- 
los que me lo han pedido amablemente, y para darme la 
oportunidad de aclarar un poco mi inocultable ignoran- 
cia sobre el tema. Lo hago, pues, con cariño y con sumo 
interés. 

No intentaré acercarme a la dimensión neurológica pro- 
piamente dicha, asunto por demás muy interesante y del 
cual ya tiene que existir información "tantalizante" (del 
mito de Tántalo) y profunda. Me comprometo con una 
breve búsqueda desde la experiencia personal y desde 
la formación científica en el área de la biomedicina, pero 
ante todo desde la reflexión pedagógica a la que me han 
llevado los mismos estudiantes al final de mi carrera. 



1 MV, MS. PhD. Grupo CHHES, Facultad de Educación. Universidad de Antioquia. 



¿De Dónde surge la Investigación? La 'entusiasmina' y su contagiosidad 



Desde los Semilleros de Investigación hemos discutido, al tiempo que ponemos en 
práctica didáctica experiencial, unos principios que en su momento estaban, y siguen 
estando, dirigidos a "desmitificar la investigación"; es decir, a bajarla de un sitial de 
imposibilidad donde se encuentra "secuestrada", hasta hacerla no sólo accesible, sino 
inherente a todo ser humano normal: curioso, entusiasta y preguntón. La investiga- 
ción es un potencial inextricable a la condición de seres humanos con que nos dota la 
naturaleza (¡nuestro cerebro descomunal!) y la sociedad (¡el lenguaje y con él la cultu- 
ra!). Ese potencial es el sustrato sobre el cual la educación tiene la posibilidad de actuar 
en el cumplimiento de su compromiso de humanizar la humanidad. 

Una educación humanizante está cruzada por la investigación, el entusiasmo, la curio- 
sidad y la pregunta; más que por el acuartelamiento burocrático en las aulas. También 
podríamos decir: la educación está atravesada por el pensamiento, más que por la 
memoria. Este es un campo donde justamente las neurociencias tienen un gran aporte 
para hacer, pues el cerebro que memoriza vs. el cerebro que piensa, tiene que tener 
enormes diferencias electrofisiológicas. 

De esta manera queremos dejar claro que la idea de investigación que promovemos 
en los Semilleros de Investigación no es la de las maestrías y los doctorados — in- 
vestigación profesional: investigación ¡a contrato y a destajo! — , sino la del mante- 
nimiento de la curiosidad y el cultivo de la pregunta como elementos fundantes en 
la búsqueda de sentido en la cotidianidad de nuestras vidas: en lo cultural y en lo 
natural; en las ciencias sociales y humanas y en al arte, tanto como en las ciencias 
exactas y naturales. 

Bienvenida la investigación profesional y bienvenidos los laboratorios de investiga- 
ción. Pero ésta no es la única dimensión del concepto/palabra investigar, ni el único 
investigador es el que habita los laboratorios; ésta es una opción, entre muchas, de 
ser investigador, de ser humano. Necesitamos muchos investigadores profesionales 
que se conviertan en élite y adquieran, entonces, el compromiso de utilizar bien los 
recursos sociales y su talento para el servicio de la sociedad. Empero, esto no quiere 
decir que el resto de la humanidad tenga que ser despojada de su función investiga- 
dora, de constructora de sentido, de creadora de conocimiento y de su posibilidad, 
en un momento dado, de ingresar a la investigación profesional, pues ésta debe ser 
ante todo una opción de trabajo especializado; una opción de vida al alcance de 
toda persona. La educación humanizante tiene el compromiso de prepararnos para 
esa eventualidad pero, ante todo, para vivir una vida humana; esto es, una vida en 
relación dialéctica, o dialógica, o simplemente en interprenetración tensa y armóni- 
ca con el entorno cultural y natural que habitamos y nos habita. Es aquí, justamente, 
donde se inscribe el movimiento de Semilleros de Investigación, como una didácti- 
ca, como un camino o método, como comunidad de aprendizaje, como comunidad 
de diálogo. 

14 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



'Entusiasmina' y contagio 



Entendemos que la investigación — la pregunta — nace en el terreno de lo personal, 
de lo privado; en el sujeto pensante, en lo subjetivo. Pero en ningún momento pode- 
mos olvidar que este sujeto es un producto cultural: de su sociedad, de su localidad, 
y que la interacción social — el diálogo, el contacto humano — , activan y potencian la 
curiosidad y el 'maravillamiento' o asombro, la pregunta, la creatividad. Y para asistir- 
nos en ese momento de concepción de las ideas, disponemos de una función, tal vez 
la única despojada de toda restricción moral: la curiosidad. Blindados por nuestra caja 
craneal podemos sentir curiosidad de todo en el mundo, y de nosotros mismos en el 
mundo; el poder de esta herramienta es tan grande que las mismas religiones tratan 
de cercenárnosla (a veces con la ayuda de la educación) — y generalmente lo logran — 
al inventarse el pecado por"pensamiento". ¡Pensar como pecado! 

Otra cosa son "la palabra y la acción", vale decir la acción, pues la palabra es, en sí mis- 
ma, la acción más poderosa. Cuando exteriorizamos nuestros curiosos pensamientos 
ya ingresamos en la esfera de lo público; y si antes sólo teníamos que darle cuenta 
al propio yo, a mi propio criticón ético, ahora tenemos también que justificar ante el 
otro(s): entramos así en la esfera de lo político-moral. Pero insistamos; es claro que esa 
subjetividad y esa privacidad de donde surge la curiosidad son dependientes del en- 
torno social en que nos hemos construido y al cual estamos sujetos; esto es, de la cul- 
tura. No puede existir el sujeto en el vacío cultural. Para que surja la subjetividad tiene 
que preexistir la innata curiosidad. ¿Sería Zeus — dios de la inteligencia y la razón — el 
que nos concedió la gracia de despojar a la prolífica curiosidad de toda restricción 
moral? 

Insistamos en que la idea, la pregunta, nacen de lo privado; nacen en una mente parti- 
cular, pero gracias al estímulo suministrado por el entorno cultural. O sea que el asunto 
es personal, ¡pero es social! Es una conversación, un diálogo entre personas o entre 
una persona y su entorno físico, social o noológico. Se trata de una interacción de cere- 
bros parlantes, como dice J.Wagensberg en su texto "Conversar, conversar" (fotocopia 
de columna de El País, Madrid, sin fecha), interconectados por el lenguaje, o un diálogo 
con lo fenómenos naturales o sociales, o un diálogo consigo mismo; se trata, en fin, de 
pensar. ¡Eso es, DE PENSAR! 

Este diálogo es una función propia del ser humano normal, del sujeto sensible y au- 
tónomo. Aquí nos encontramos con dos elementos mayores: la sensibilidad y la au- 
tonomía, temas de los cuales declaro, de nuevo, mi superficialidad. Cuando decimos 
sensibilidad, nos referimos a los sentidos (los mismos cinco famosos que recitamos 
desde la primaria pero que luego olvidamos en la hilaridad de lo cotidiano); y cuando 
hablamos de autonomía, nos referimos a ese ideal griego deformación (y también eu- 
ropeo de la ilustración), que demanda la capacidad de valemos por nosotros mismos. 

15 



¿De Dónde surge la Investigación? La 'entusiasmina' y su contagiosidad 



Con el lenguaje que co-crea la mente, con sentidos aguzados y con autonomía, surge 
necesariamente el pensamiento propio: la idea propia, la pregunta propia, la hipótesis 
propia, el proyecto. En resumen, sensualidad y espiritualidad en acción. Con la curio- 
sidad 'amoral', activamos los sentidos, que captan información, que llega al cerebro, y 
es procesada por las estructuras mentales propias del sujeto pensante, para inducir el 
entusiasmo: péptidos, hormonas, endorfinas; ese estado fisiológico que en los Semi- 
lleros de Investigación llamamos 'ENTUSIASMINA', a la que consideramos responsable 
de nuestra adicción al aprendizaje. 

Esa 'entusiasmina' que surge y se propaga en el Semillero de Investigación de manera 
contagiosa y que va por el aire trenzada en la palabra, nos invade y nos posee en una 
verdadera bacanal sensual, mental y dialogal. Y secretamos más 'entusiasmina'... y nos 
enamoramos del pensamiento que es aprendizaje. Hoy tenemos una verdadera epide- 
mia de Semilleros de Investigación — con potencial pandémico — (como la influenza 
que también se transmite vía aerógena, es mutable e induce un estado febril, y ade- 
más provoca la expulsión de aerosoles que aseguran su transmisión); pero es necesa- 
rio estar alertas: unos Semilleros de Investigación sin tema o sin diálogo no podrían 
conducir al deseado estado de adicción al aprendizaje; sin curiosidad y sin entusiasmo 
no puede haber aprendizaje significativo. 

A propósito, ¿por qué será que, con la mayor frecuencia, cuando nuestros estudiantes 
son convocados o, más propiamente'conminados; a hacer investigación (trabajo de gra- 
do por ejemplo), no encuentran un tema y menos una pregunta? Mi respuesta es: porque 
no han sido sensibilizados (mente y sentidos) para leer en su entorno biofísico y cultural, 
ni en su mismo entorno interior, para encontrar allí toda la riqueza temática susceptible 
de indagación, bien con métodos cualitativos, bien cuantitativos o bien reflexivos. 

El sitial mítico en que hemos colocado la investigación en la educación formal (ma- 
gísteres, doctores y gigantes) nos impone la necesidad de buscar temas 'sofisticados' 
(léase extraños) y preguntas 'de frontera', lo que hemos llamado 'de la última cresta de 
la ola', ojalá en lo molecular, cerquita de la 'Nobel-edad'. Se trata, pues, de un salto al 
vacío, 'un salto mortal' de lo local, cotidiano y cercano, que resultan vulgares y sosos, a 
lo remoto que es lo que parece que sí resulta 'nobeloso'. 

Pues este salto mortal lo emprenden muy pocos — yo diría por razones obvias — y, por 
las mismas razones, muchos mueren en el intento. Este punto me interesa sobrema- 
nera, pues creo que la educación enfrenta aquí una terrible encrucijada: ¿educar para 
lo local y cercano, esto es para lo cotidiano, o educar para lo global y lejano?Todos sa- 
bemos que en la escuela aprendemos más a dibujar una jirafa que un oso andino, que 
no aprendemos el nombre del árbol del patio de la escuela, que poco reflexionamos 
sobre los asuntos de nuestra propia comunidad. No es pues extraño que queramos 
investigar lo extraño y lejano, mientras despreciamos la realidad propia y cercana. Aquí 

16 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



radica un tipo de polaridad enfermiza que Eduardo Galeano (Comunidad E-ducativa, 
2004: http://www.fronesis.org) ubica en el tipo de educación que hemos recibido los 
latinoamericanos: una educación "para la impotencia... [que] nos ha metido en el alma la 
certeza de que la realidad es intocable y no tenemos más remedio que tragar en silencio 
los sapos nuestros de cada día" (¡mucho más qué investigar sobre este asunto crítico!). 



Pensamiento vs. ciencia 



Recientemente cayó en mis manos un texto que presenta una discusión sobre el pen- 
samiento en la educación en forma más aguda y más patética. Dice Garay (2006: 1 09): 

Una de las dificultades de 'aprender a pensar' estriba en que pensamien to tiende a 
identificarse con 'pensamiento científico'. Se tiende a suponer que el pensamiento 
es una competencia específica de los científicos: ellos son los que piensan en serio, 
los que razonan con rigor. [...] la ciencia parece el modelo de todo pensamiento. 
Esta es por los menos la manera popular de concebir la ciencia y el pensamiento. 
Esta fe ciega en la metodología científica se traduce en una cierta identificación 
entre educación y educación científica. Aprender sería aprender ciencia. 

Y más adelante continúa el autor (Garay, 2006: 1 1 8): 

En primer lugar, importa subrayar que el pensar se ejercita ante todo, en la exis- 
tencia cotidiana, que es eminentemente práctica. Por consiguiente, cualquier pro- 
grama de aprender a pensar -y en último término, cualquier plan educativo- ha 
de atender a este hecho. Junto a la preocupación por formar personas prepara- 
das científicamente, ha de estar la preocupación de formar ciudadanos capaces 
de pensar la acción; o lo que es lo mismo, personas suficientemente preparadas en 
saberes como la retórica, la poética, la ética y la política. El estudio del derecho y de 
la lógica jurídica puede ser una buena base para este fin. 

Pero esta asociación entre pensar y pensar científico no es nueva. Nuestro fabulista Ra- 
fael Pombo, en "El niño y el buey" pone a la ciencia como sinónimo de pensar y a éste 
lo compara con el rumiar bovino:"La ciencia niño querido no es lo que a mí me alimen- 
ta". La analogía entre pensar y rumiar la hace Nietzsche en "La genealogía de la moral" 
en el aparte VIII del prefacio que termina con una comparación entre la rumia y el pen- 
samiento: "[...] Verdad que para elevar así la lectura a la dignidad de 'arte' es menester, 
ante todo, poseer una facultad hoy muy olvidada (por eso ha de pasar mucho tiempo 
antes de que mis escritos sean 'legibles'), una facultad que exige facultades bovinas, 
y no las de un 'hombre finisecular'. Hablo de la facultad de rumiar [...]" ¡El hombre de 

17 



¿De Dónde surge la Investigación? La 'entusiasmina' y su contagiosidad 



fines del siglo XIIX, según Nietzsche, estaba perdiendo la facultad de pensar! ¿Al siglo 
XXI, la habremos recuperado? 

Ya lo hemos dicho desde otra perspectiva similar cuando criticamos el hecho de que 
ese otro verbo "investigar", igualmente se asocia sólo con científicos profesionales (ma- 
gísteres y doctores). 



Conclusión: con Freiré y Morin 



Ramón Moneada, un paisano de Medellín, a quien me encontré en la Internet (Co- 
munidad E-ducativa, 2006: http://www.fronesis.org) recientemente, a propósito de la 
recordación de los 1 años de la muerte de Freiré nos trajo algo del pensamiento frei- 
reano sobre la lectura del mundo: 

Leer el mundo tiene una doble vía de interrogación. La primera vía, la vital, es la lec- 
tura cotidiana que hacemos en el día a día, lo que sugiere la capacidad de asombro 
por las pequeñas, las medianas, las grandes y las gigantescas cosas que ocurren 
ante nuestros sentidos; las pequeñas y las medianas cosas requieren evidentemen- 
te de mayor capacidad de asombro para darles significado, para leerlas y conectar- 
las [. . .] porque el mundo se conoce con los sentidos cuando se recorre, cuando no 
se transita de forma inadvertida, cuando sentimos el recorrido y nos asombramos 
de los detalles. 

Y más adelante se pregunta Moncada:"Leer el mundo para qué. Esta pregunta nos pone 
en el punto del sentido de la finalidad y los propósitos. Si bien Freiré resaltaba y valoraba 
la importancia de saber y conocer, su preocupación mayor la ponía justamente en el 
sentido, en la finalidad. Leer el mundo para que el mundo nos duela, es decir, para que 
nada de lo humano (y lo natural) nos sea indiferente, leer el mundo para ser sensible, leer 
el mundo para transformarlo." Loor al pedagogo latinoamericano por excelencia. 

En "Los siete saberes", (Morin, 1999), pone en pie de igualdad a la emotividad con la ra- 
cionalidad; pero como bien se desprende de los autores citados y de muchos otros, en 
la escuela estudiamos poco el lenguaje [. . .] que afina la mente (Wagensberg, op cit); no 
tratamos la pegunta (Postman y Weingartner, 1 969) no problematizamos la cotidianidad 
(Galeano, op cit), despreciamos el poder de los sentidos en la construcción de conoci- 
mientos. Así no puede cultivarse el entusiasmo, ni la curiosidad; nos descentramos del 
entorno que nos construye y nos sujeta y, finalmente, no emergen los sujetos humani- 
zados sino la masa acrítica, dócil y sin preguntas. Por lo menos, para ser fiel a la pregunta 
original de este ensayo, podemos responder, aunque sea de manera tangencial y nega- 
tiva, que en este contexto descrito no puede surgir la investigación. 

18 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



También podríamos decir, a modo de conclusión, que la investigación surge de la mis- 
ma naturaleza humana; esto es, del ser humano humanizado, como diría Morin. Un ser 
humano en armonía con su entorno y consciente de su naturaleza histórica; cuya mi- 
sión es cambiar el mundo, o en todo caso, no dejarlo como lo encontró. A la educación 
corresponde la humanización de la humanidad y, por tanto, es ella la responsable de 
nuestra relación con la investigación. 

La investigación surge de los sentidos, de entusiasmo y la curiosidad interiores: es sen- 
sualidad y emotividad; y del cerebro/mente: esto es, de la racionalidad. Así surge el 
pensamiento. La investigación es un asunto de pensamiento y la educación es para 
humanizar, para enseñar a pensar, para enseñar a indagar. 

Gracias de nuevo a mis pupilos de los Semilleros de Investigación por darme esta oportu- 
nidad, y felicitaciones por sus iniciativas quijotescas como la edición del presente texto. 



Bibliografía 



Garay, J. 

2006. "Pensar desde la interculturalidad". En: Aprender a pensar. Enkvist I, Izquierdo JM. 
(Eds). Lund University, Suecia. 

Morin, E. 

1 999 Los siete saberes necesarios para la educación. UNESCO, París. 

Nietzsche, F. 

1 971 Genealogía de la moral. Ed. Bedout, Medellín, 

Postman, N. y Weingartner, C. 

1 969. Teaching as a subversive activity. Dell Publishing Co, New York. 



19 



Los Semilleros de Investigación 

Del elogio de la Razón Sensible al 
Imperio de la Razón Abstracta 



Carmen Emilia García Gutiérrez 1 



El raciovitalismo: 

Aquello que introduce una idea amorosa, que se preocupa poco por la ilusión de la 

verdad, que no se propone un sentido definitivo de las cosas y de la gente, sino que se 

esfuerza siempre por estar en el camino. En su sentido estricto, se trata de un "método" 

erótico que ama la vida y que intenta mostrar su fecundidad. En general, en la base del 

trabajo intelectual, característico de la tradición occidental, hay lo que Flaubert llamaba 

la "rabia de querer concluir". 

Michel Maffesoli 



Historiadora y magíster en Educación y Desarrollo Humano. 

Docente e investigadora. Instituto Universitario de Educación Física. Universidad de Antioquia. 

Integrante del grupo de investigación en Educación Corporal. 

Coordinadora del Semillero en Estudios Corporales. 

E-mail: emiliagarcia60@une.net.co 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Este artículo lo escribimos a tres, cuatro. ..muchas manos. Es una reflexión que puede 
ser conectada, alterada, modificada, reconstruida, con todas las múltiples entradas y 
salidas hacia todo lo que está enjuego: los semilleros de investigación, la investigación 
formativa, la sensibilidad... Aquí no estamos empezando ni acabando nada, estamos 
moviéndonos entre las cosas que nos pasan y los conceptos. Así viajaremos en medio 
de la razón sensible como facultad de las personas de estar en relación con el mundo; 
en la construcción intelectual desde una perspectiva de la sensibilidad; en la necesi- 
dad de prescindir del maestro explicador; en la sugestiva tesis de asumir la pregunta 
como dispositivo de la sensibilización; en lo pretencioso de la razón abstracta y en la 
posibilidad que nos brinda la proxemia como constructo de comunidades de investi- 
gación formativa. 

Los semilleros de investigación se iniciaron como espacios de formación alternativos 
al plan de estudios de las instituciones universitarias, y hoy los semilleros se sumer- 
gen de manera "voluntaria" en el entramado institucional con todas las implicaciones 
que esto tiene. Este desplazamiento merece un acto reflexivo, con la intención no de 
criticarlo o superarlo, sino para tratar de ver de qué manera después de haber sido 
una oportunidad para los estudiantes de libertad, de autogestión y de emancipación 2 , 
se ha convertido en un obstáculo para experimentar una aventura intelectual, donde 
predomine la relación entre las personas sin que esté mediada por la figura del exa- 
minador. Hay que precisar que tal desplazamiento tiene consecuencias graves para la 
constitución de vías nuevas e inéditas en los espacios educativos universitarios. 



El elogio de la razón sensible 



La sensibilidad 

La sensibilidad es la facultad de las personas de estar en relación con el mundo. Las 
personas establecen relación con los objetos desde su sensibilidad y ésta es con un 
interés de conocer, de obtener placer, de jugar. La experiencia se constituye en la pro- 
ducción de relaciones que se establezcan entre las instituciones y las personas, media- 
da por la sensibilidad. Atender más a los acontecimientos particulares de las personas 
en relación con el mundo y de ahí posibilitar la producción de nuevas experiencias, y 
no tanto imitar las relaciones establecidas. Las personas podrán producir sentido con 
su experiencia y conformaran sus maneras de relacionarse y de hacerse visible para sí 
mismas. Las personas, entonces, no se someten a las experiencias establecidas de an- 



2 La conciencia de lo que puede una inteligencia cuando se considera igual a cualquier otra y consi- 
derar cualquier otra como igual a la suya. (Ranciére, 2002: 56). 

21 



Los semilleros de investigación. Del elogio de la razón sensible al imperio de la razón abstracta 



temario, sino que van más allá y las rebasan, y de esta manera se afectan en lo propio. 
Afectarse en lo propio significa que cada momento de su experiencia es un aconteci- 
miento que vale por sí mismo, donde tiene valor lo heterogéneo y lo paradójico y se 
abre un campo donde las relaciones varían y pueden ser de otra forma. 

Cada persona puede construir sentido a partir de su propia experiencia, de su sen- 
sibilidad individual que las configura como tales. Así, se verán formas diferentes de 
percibir el mundo, el otro y de darle sentido a sí mismos. Lo que está en juego en la 
experiencia como sensibilidad, son las formas de darle curso a lo que les ocurre a las 
personas cuando se relacionan con el mundo y hace posible mirar la realidad, y hacer 
variaciones sobre ella y sobre las maneras de habitarlo. Las variaciones que se puedan 
generar a partir de una experiencia sirven para hacer una composición con lo que le 
pasa a las personas. 

La razón sensible 

Con base en el precepto deifico del "conócete a ti mismo" {gnóthi seauton), la razón sen- 
sible no emprende el rumbo cartesiano que refiere el autoconocimiento como forma 
de conciencia y acceso a la verdad, sino que se acoge al rumbo socrático que retorna 
sobre sí mismo para hablar de una razón sensible o de un pensar que se establece en 
la pasión, en la emoción, en los afectos, en un espíritu de simpatía, en el entusiasmo, 
en la sutileza y en la inquietud de sí; todas ellas maneras metodológicas útiles para el 
ejercicio del pensamiento crítico, la expresión del pensamiento personal, la aplicación 
analítica de las reflexiones, la profundización en el campo del conocimiento, el aco- 
gimiento de la pregunta como condición inicial de toda comprensión, que moviliza 
procesos de pensamiento, que anima la capacidad creadora, que sensibiliza la relación 
con el conocimiento, lo cual es una alternativa para acercarse al mundo con la inten- 
ción de interpretarlo, recrearlo y comprenderlo, que afecta el espíritu interrogador de 
los aprendices para el despliegue de ideas, conceptos y acontecimientos. 

En palabras de Schelling (citado por Maffesoli, 1 997: 70) instalar una "ciencia creativa" 
que permita establecer una relación con el conocimiento de manera que las personas 
se conmuevan con el saber, que el conocimiento ilumine, alimente, guié la vida; y tam- 
bién, quizás lo más importante, que pueda aprender a describirse de otra manera. Es 
cambiar con lo que se sabe, con toda la incertidumbre que esto implica: es modificarse 
a sí mismo; es pensar de otro modo; ejercer el derecho a explorar en el propio pensa- 
miento. Tal iluminación necesita "ante todo una verdadera humildad, una abertura de 
espíritu para poder captar los que nos proponen y nos ofrecen las cosas mismas" (Ma- 
ffesoli, 1997: 72). Se requiere entonces de una ciencia que opere desde una racionali- 
dad amplia, flexible, inventiva, lo cual significa la exigencia de un pensamiento audaz 
que tiene la sensación de ser parcial, aleatorio, sometido a las circunstancias, desor- 
denado, equívoco, grandioso. Así las cosas, se introduce en un mundo de interacción 

22 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



entre el conocimiento, la verdad y el saber con los valores sociales dominantes. Resul- 
tado de ello es la multiplicidad de razones sutiles, de sentidos que se complementan, 
se matizan, se enfrentan y que valen por las nuevas situaciones que de allí se derivan. 

La construcción "intelectual" en los semilleros de investigación 
en la perspectiva de una razón sensible 

"Busquemos como buscan los que aún han de encontrar y 
encontremos como encuentran los que aún han de buscar". 

Hipona 

En esta perspectiva, las iniciativas intelectuales obedecen a pequeñas razones momen- 
táneas que pueden no corresponder con las razones institucionalizadas y dominantes. 
Ver en los semilleros una oportunidad de asociar la práctica del acto de conocer y al 
mismo tiempo captar las pulsiones vitales de tal acto. El trabajo intelectual consiste 
en captar la vida que anima las iniciativas de estudio de los estudiantes, en valorar el 
mundo que los rodea, el mundo en que "están". Es captar también la sensibilidad que 
los anima y les permite cierta relación con el mundo y a partir de allí, como de una 
fuente, ponerse en camino y escuchar los intereses y las necesidades de conocimiento 
que los estudiantes tienen, captar el punto nodal a partir del cual se va a crecer intelec- 
tualmente y evitar delimitar desde afuera, recibir impulsos que no corresponden con 
lo que se es. Pero este ejercicio de comprensión, demanda una mirada crítica sobre 
lo que se ha considerado como verdad y analizar el arraigamiento dentro del medio 
social y cultural en el cual se ha vivido. 

Ausencia de maestro explicador 

"Querido amigo, yo sé cómo ocurrió todo, y así te lo cuento. Si no hay más remedio lo 

explico, con la condición de que ello no se convierta en algo habitual. 

Las explicaciones roban tiempo y papel, retrasan la acción y acaban por aburrir. 

Lo mejor es leer con atención". 

MACHADO DEASSIS, Esaúy Jacob 

Desde la perspectiva de la razón sensible, se acoge la propuesta de Jacques Ranciére 
(2002) en su libro "El Maestro Ignorante" sobre la ausencia del maestro explicador. Los 
semilleros de investigación pueden prescindir del maestro explicador, pero no por ello 
del maestro. Se propone acá una triada metodológica válida para los intercambios 
que se suscitan al interior del semillero: maestro-libro-estudiante. El maestro no es 
la inteligencia superior que traduce a las inteligencias de los estudiantes lo que di- 
cen los libros. El maestro propicia el encuentro entre el libro y los estudiantes y retira 

23 



Los semilleros de investigación. Del elogio de la razón sensible al imperio de la razón abstracta 



de manera voluntaria su inteligencia del juego intelectual. A decir de Ranciére (2002: 
47) "la materialidad del libro pone a dos espíritus a una distancia que los mantiene 
como iguales, mientras que la explicación es aniquilación del uno por el otro". Lo que 
el maestro pone en esta triada es su propia experiencia, pero no mostrará lo que sabe, 
mostrará lo que ha escuchado del texto, así como los estudiantes mostrarán también lo 
que han logrado escuchar. Esta vía se puede llamar la de la confianza en la capacidad 
intelectual de todo ser humano y además se le persuadirá al estudiante a usar su pro- 
pia inteligencia, a tener conciencia de su capacidad intelectual y decidir sobre su uso. 

La pregunta como dispositivo de sensibilización 

La ubicación de la pregunta es paradójica, porque está ubicada en el límite de 

las instituciones para correr una aventura en la articulación de las dos series que 

constituyen el problema: conceptos y acontecimientos. Si quisiéramos dar cuenta de 

escritos problemáticos, lo que debemos hacer es dejarnos guiar por preguntas que 

surgen del contacto entre nuestras afectaciones y los conceptos. 

Enrique Velásquez 

"El preguntar construye un camino. 
Por ello es aconsejable ante todo prestar 
atención al camino y no quedarse adherido 
a proposiciones y títulos particulares. 
El camino es un camino del pensar" 

Heidegger 

La pregunta es la actitud vital de base para que las personas establezcan relación con 
el mundo desde la sensibilidad y es la condición inicial de toda comprensión. Mientras 
existan seres que pregunten, la comprensión del mundo será dinámica. Las preguntas 
movilizan procesos de pensamiento en los que se duda aun de la propia duda. Para com- 
prender lo que significa pensar es preciso traer del griego el légein, que puede entender- 
se como "poner", "disponer", "estar echado", poner-se en camino. Si pensamos algo es que 
lo meditamos, que lo ponemos a consideración, lo re-tomamos. Los interrogantes se 
formulan y desarrollan a partir de contextos históricos particulares. Enseñar a preguntar, 
a cuestionar la propia vida en sus múltiples dimensiones, a dudar de lo que se presenta 
con una claridad aparente y sospechosa, interrogar los propios criterios y las propias 
motivaciones del hacer, preguntar con el ánimo creador del artista y responder de modo 
que estén abiertas nuevas preguntas (Lineamientos curriculares, 2007). 

El ejercicio de la pregunta, en el semillero de investigación, evita que los acaeceres 
del mundo se nos presenten sin relaciones, en este sentido se aboga por el principio 

24 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



investigativo del asombro, el cual suscita la pregunta de por qué las cosas son como 
son y en la elaborada respuesta rompe con el mundo estéril, hecho lo cual se abre 
un mundo sugestivo hirviendo en interrogantes. El asombro rompe con el círculo de 
adecuar lo buscado a lo encontrado, abre abanicos y oxigena el ambiente. El rol del 
maestro en este ejercicio de la pregunta es discreto, él es el guía, pero "no verificará lo 
que ha encontrado el alumno, comprobará lo que ha buscado" (Ranciére, 2002: 45). 

El imperio de la razón abstracta 

"Cave, hic sermo durus est. Si, las palabras pueden ser ásperas, pero no tenemos por qué 

hacer una obra de caridad o recetar tranquilizantes". 3 

Simmel dice, (Maffesoli 1997: 62) con respecto a la ciencia, que se ha olvidado con 
demasiada frecuencia, que ella "no es más que la cristalización de un saber dispersado 
en la vida, a través del mundo cotidiano. Esta fórmula de Simmel indica claramente, a la 
vez, la ambición y la modestia de cualquier proceso de conocimiento. Éste, ante todo 
debe mantenerse encarnado en la realidad empírica. Y cuando se automatiza respecto 
a la cotidianidad, la razón adquiere esa soberanía un poco distante que nos es tan 
conocida, y que le da ese aire imperioso, cuando no despreciativo, con el que muchas 
veces se adorna. Cuando el conocimiento se convierte en fin en sí mismo, se vuelve 
abstracto, y a partir de entonces es gestionado únicamente por sus propias leyes". 

Así, cada vez más, los semilleros de investigación en sus prácticas discursivas y no dis- 
cursivas se acercan exclusivamente a la racionalidad científica. El racionalismo cien- 
tífico afirma y reivindica su hegemonía en el campo del conocimiento, pero acaba 
por negar iniciativas individuales de formación. ¿Dónde se evidencia tal actitud? Se 
evidencia cuando se privilegia en la formación de los estudiantes la formulación y 
desarrollo de proyectos de carácter científico, cuando se interesa más por la produc- 
ción académica que posibilita reconocimientos que favorecen el saber institucional 
establecido; cuando se fomenta la competencia intelectual entre los integrantes del 
semillero; cuando se impone la utilidad de los proyectos sobre la formación de las 
personas; cuando estimula a los estudiantes a participar de los semilleros mediante la 
nota o la aprobación de créditos; cuando convalida conocimiento y experiencia vivida 
en el semillero con un curso cualquiera del pregrado; cuando se evade el trabajo en 
grupo y se evita la conversación sobre lo que les pasa a las personas al enfrentarse con 
el ejercicio investigativo. 

Todas estas son formas tergiversadas de lo que un día se pensó que podía ser un se- 
millero de investigación. Obrar de esta manera impide elegir por sí mismo el espacio 



3 Cita de los letrados de la Edad Media que ponían a veces en la margen de los libros. 

25 



Los semilleros de investigación. Del elogio de la razón sensible al imperio de la razón abstracta 



del semillero de manera autónoma y voluntaria. Pocos espacios como el semillero 
posibilitan estar allí porque se quiere, porque se necesita, no porque se estimula 
su participación con reconocimientos y calificaciones. Ahora interesa el indicador 
de número de semilleros que tiene tal o cual facultad de educación superior, el nú- 
mero de integrantes, el número de artículos publicados, el número de ponencias, 
el número de redes a las cuales se pertenece, el número de proyectos aprobados 
y ejecutados. Me pregunto entonces ¿cuál es la diferencia entre los propósitos de 
los grupos de investigación y los propósitos de los semilleros de investigación? Es 
característico de este imperio de la razón abstracta y funcional, la manía por clasifi- 
carlo y organizar todo a la manera totalizadora y global. Se impone la creación de 
un molde preestablecido que desea que todo entre en él. ¿Los semilleros de inves- 
tigación son clones de los grupos de investigación? Etiquetar a los semilleros de 
investigación parece un propósito, ¿de quién? La caracterización de estas maneras 
de conducirse los semilleros no tienen porque ser únicamente un problema, sino 
también una plataforma a partir de la cual va a elaborarse un ejercicio de pensa- 
miento que responda, en el mejor de los casos, a las audaces contradicciones de 
una propuesta todavía en gestación. 

El imperio de la razón científica en las prácticas discursivas de los semilleros, nos incita 
a alejarnos un poco para delimitar mejor la emergencia y el posicionamiento de dichas 
prácticas en la mayoría de las universidades del país. Los docentes y estudiantes que 
nos hemos interesado en el fenómeno de los semilleros no podemos ser indiferentes 
al establecimiento homogenizante de la razón instrumental, porque de alguna mane- 
ra estamos todos implicados en la admisión pasiva y poco crítica de lo que se ha dado 
y expandido como "normal" en el funcionamiento de los semilleros. 

La proxemia como constructo de comunidades de investigación 
formativa 

Intentaré mostrar en este último apartado del texto, cómo la razón sensible y la razón 
abstracta forman una pareja que interactúan la una con la otra, "se llaman, se comple- 
mentan, se cortejan y no pueden prescindir la una de la otra [...] estas razones apa- 
recen y desaparecen de manera concomitante. A veces, una puede más que la otra y 
ésta queda infravalorada. A menudo, en un equilibrio escrupuloso, ambas comparten 
el terreno. Pero en todos los casos son complementarias" (Maffesoli, 1 997: 32). 

En la experiencia vivida de un semillero de investigación hay momentos en que cuenta 
menos los compromisos institucionales de producción de conocimiento y de segui- 
miento a indicadores de gestión académica. Asimismo, hay momentos en que im- 
porta menos la formación de la persona en cuanto a la sensibilidad que se tenga con 
el conocimiento, el respecto para con la pregunta, a minimizar la figura del maestro 
explicador. Estos dos aspectos son característicos en el contexto de los semilleros de 

26 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



investigación, mediante la denominación de proxemia 4 . Para el análisis de esta proxe- 
mia, hay que estar atentos no sólo al componente relacional que se da entre los semi- 
lleros de investigación y la vida institucional y social, a los individuos en relación, sino 
también a lo que fija a las personas a su entorno, a su ciudad, a un territorio. 

Las comunidades de investigación formativa expresadas en los semilleros de investi- 
gación, descansan en la doble polaridad de un elogio de la razón sensible y un imperio 
de la razón abstracta, lo que no ha impedido, hasta ahora, la proliferación de semille- 
ros. Los semilleros, de hecho, son de diferentes órdenes, pero desde el punto de vista 
estructural, es su diversidad la que asegura su perennidad. Sin embargo, es necesario 
efectuar un cambio de óptica, donde se ponga el acento en una proxemia de acerca- 
miento y menos en la proxemia de la distancia entre la razón sensible y la abstracta. 
Esta propuesta de una especie de fraternidad surgida de la proximidad que representa 
la potencia que tienen los semilleros de pensarse como comunidades de afección por 
el conocimiento, de equidad con el saber e indagar por lo que les pasa en la vivencia 
cotidiana, que no consiste en pensar lo que sea, sino en hacer aquello que agota la 
definición del ser, en definitiva, un ser que se piensa. 

No se alude acá al equilibrio armonioso entre la razón sensible y la razón abstracta, se 
alude más a la proxemia del acercamiento, que permite observar, comparar, combinar, 
hacer y atender a cómo se han hecho las cosas. Aplicar una de las etimologías imagina- 
rias de Cratilo:"el hombre, el anthropos, es el ser que examina lo que ve, que se conoce 
en esa reflexión sobre su acto" (Ranciare, 2002: 52). La vuelta sobre lo que se ha hecho 
en los semilleros en cualquiera de las dos razones, es atención y reflexión sobre los 
actos intelectuales. La proxemia del acercamiento persuade para que los integrantes 
de los semilleros no dejen de vivir experiencias que les inciten a pensar en términos de 
razonar, de calcular o de argumentar, sino que"pensar es dar sentido a lo que somos y 
a lo que nos pasa" (Larrosa, 2003: 1 66). 



Bibliografía 



Larrosa, Jorge. 

2003 Entre las lenguas. Lenguaje y educación después de Babel. Laertes, Barcelona. 

Maffesoli, Michel. 

1 990 El tiempo de las tribus. Icaria, Barcelona. 



4 La proxemia está referida exclusivamente a la proximidad positiva o negativa; es decir, cercanía o 
distancia; se expresa en la léxica, en la acústica, en la quinésica y en la ¡cónica. (Mandoki, 2006: 49) 

27 



Los semilleros de investigación. Del elogio de la razón sensible al imperio de la razón abstracta 



1 997 Elogio de la razón sensible. Una visión intuitiva del mundo 
contemporáneo. Paidós, Barcelona. 

Mandoki, Katia. 

2006 Prácticas estéticas e identidades sociales. Prosaica dos. Siglo XXI, México. 

Ranciere, Jacques. 

2002 El maestro ignorante. Laertes, Barcelona. 

Universidad Pontificia Bolivariana. 

2007 Lineamientos Curriculares para la Enseñanza y el Aprendizaje de la 
Filosofía en la Educación Media. Universidad Pontificia Bolivariana, Bogotá. 



28 



Los Semilleros de Investigadores 
en la Universidad de Caldas 



Santiago Ángel Botero 1 



La única opción de enseñar, 
es hacer pensar al otro. 

Heidegger 



La Universidad se constituye en el ente social por exce- 
lencia, ello para construir y reconstruir los conocimientos 
sociales, tarea por demás retadora dado el cambio que im- 
plica la transformación de la cultura institucional, en torno 
a la investigación como componente necesario para esa 
construcción; sin embargo, esa tarea no se ve reflejada por 
la poca generación de conocimiento local. Esto se debe, en 
gran medida, al escaso trabajo interdisciplinario y al mode- 
lo de formación profesional, que prepara para ser compe- 
tentes ante el mercado laboral, y no para ser generadores 
de nuevo conocimiento. El avance científico no se genera 
únicamente mediante la investigación formal en centros 
de investigación, sino que, en gran medida, la Universidad 



1 MVZ, MSc. Director del Grupo de Investigación ASPA, santiangel@yahoo.com 



Los Semilleros de Investigadores en la Universidad de Caldas 



es la llamada a generar procesos de investigación, desmitificando así el concepto ge- 
neral de la misma. 

A la Universidad, como principal instancia encargada de la formación profesional y 
humana de los miembros de la sociedad, le corresponde la definición de estrategias 
para fortalecer, priorizar y contextualizar la investigación, de manera que su acción se 
convierta en una opción válida de desarrollo social (Grupo ASPA, 2002). 

Con la reforma orgánica que se dio en la década pasada en la educación superior, nace 
en 1 996 el Proyecto Educativo Institucional (PEÍ) de la Universidad de Caldas, donde se 
menciona como misión de la Universidad "desarrollar una educación superior de cali- 
dad en beneficio de la sociedad, propendiendo por una formación integral y ética del 
individuo como ciudadano, que aporte al desarrollo nacional. Entre los ejes esenciales 
de una Universidad moderna está la generación de conocimiento de alto nivel. A par- 
tir de la generación y apropiación del conocimiento, formará personas, profesionales 
e investigadores útiles a la sociedad..." En cuanto a las estrategias para poder lograr 
esto, está la de incentivar la conformación de grupos académicos, con la posibilidad 
de debatir, de discutir acerca de problemas e ideas que aporten al trabajo investigati- 
vo grupal de sus miembros, porque desde ellos es que se genera el ambiente natural 
donde florece la vocación universitaria e investigativa. 

Entre estos grupos académicos tenemos las líneas de investigación, los grupos de 
investigación y los semilleros de investigadores; que son un espacio para ejercer la 
libertad y la creatividad, la crítica y la capacidad de asombro, o sea las potencialidades 
y habilidades que son negadas u obstruidas reiteradamente en el sistema educativo 
(Bonilla, 1998). Según los directores de los programas y la objeto de los currículos, es 
fundamental la investigación en la formación de los estudiantes y futuros profesiona- 
les de los programas de pregrado (Gartner, 2003). 

La mayoría de las universidades colombianas han identificado las tesis de grado como 
principal estrategia para fortalecer en los estudiantes la capacidad para investigar, 
contribuir al desarrollo del conocimiento y generar impacto en el medio productivo 
(Grupo ASPA, 2002). Sin embargo, las mismas universidades son conscientes del bajo 
impacto de la investigación realizada a través de esa estrategia, sobre los procesos 
productivos regionales y sobre los procesos de ciencia y tecnología. Según Rivera, Nie- 
to y Tangarife (1 999), la intensidad de consulta de los trabajos de grado en Medicina 
Veterinaria y Zootecnia de la Universidad de Caldas es baja y su aporte al desarrollo del 
conocimiento es poco significativo, debido a que son descontextualizados del entor- 
no, no tiene continuidad temática, obedece a prioridades e intereses particulares, su 
calidad es deficiente y sus estrategias de difusión no son las adecuadas. La priorización 
en algunos temas guarda una estrecha relación con la duración de la investigación, 
ya que resulta conveniente para el estudiante, pero no es consecuente con las ne- 

30 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



cesidades del entorno ni con una secuencia temática que permita profundizar el 
conocimiento en temas estratégicos para el desarrollo. El reconocimiento de dicha 
debilidad propició un cambio en la normatividad sobre trabajos de grado en las uni- 
versidades, al permitir que un estudiante pueda optar por la vinculación a una línea 
de investigación. 

Generar investigación desde la universidad, aunque parezca un contrasentido, ha sido 
difícil, muy especialmente, cuando los modelos de enseñanza no se amoldan a este 
tipo de actividad, cuando la educación en gran medida es descontextualizada, y cuan- 
do los conceptos y métodos no se ajustan a las necesidades del entorno. La investiga- 
ción constituye un nuevo paradigma para la educación superior en Colombia. Romper 
con la convencionalidad en los esquemas de enseñanza-aprendizaje requiere, más 
que de marcos teóricos y principios científicos, moldear un esquema diferente, donde 
el principal elemento es el recurso humano y su enfoque, el desarrollo integral de la 
personalidad (Rivera et al., 2000). 



Los semilleros de investigadores en la Universidad 
de Caldas 

La experiencia indica que los semilleros de investigadores en la Universidad constru- 
yen una comunidad de jóvenes investigadores que no solamente contribuyen a for- 
mar investigadores, sino que también forma profesionales de mayor calidad, de mayor 
capacidad de integración y de interlocución, y de mayor compromiso social. La pro- 
puesta de formación de jóvenes investigadores no pretende desplazar la misión par- 
ticular de cada profesión, sino generar espacios para crear y recrear el pensamiento, 
pilar fundamental déla Universidad. La propuesta de formar para la investigación en la 
universidad, desde el pregrado, es válida, lo mismo que la estrategia para lograrlo. Para 
impulsar este nuevo modelo de enseñanza-aprendizaje basado en la investigación, es 
necesario romper con la convencionalidad en los esquemas: mayor flexibilidad curri- 
cular, contextualización de la educación y reconocimiento e integración con los demás 
actores de la cadena del desarrollo (Grupo ASPA, 2002). 

Para que el modelo de educación en la investigación funcione, se requiere de la vo- 
luntad y disposición del joven investigador, el cual es un estudiante diferente, desde 
el punto de vista de sus inquietudes, su predisposición, y su avidez natural por lo que 
no conoce; alguien con el convencimiento que todavía no ha sido escrita la última pa- 
labra en torno al desarrollo científico y académico. Pero también, alguien consciente 
de sus vacíos académicos, para responder los interrogantes que se plantea. También 
es un común denominador de quienes se vinculan a los semilleros, el conflicto que 
tienen con los procesos pedagógicos y con la calidad de la formación que reciben; 

31 



Los Semilleros de Investigadores en la Universidad de Caldas 



por eso, no necesariamente se caracterizan por un desempeño académico fuera del 
promedio (Rivera et al., 2000). 

Según Ossa (1999) debe construirse un modelo docente con mayor flexibilidad, mayor 
creatividad, menores contenidos limitantes y mayor responsabilidad del estudiante 
en el proceso, para que el joven investigador adquiera mayor avidez por la clase y por 
la participación. La formación de jóvenes investigadores se logra a través de la cons- 
trucción del pensamiento de quienes se propone, van a ser la renovación del recurso 
humano del grupo, el relevo generacional de investigadores (Ángel, 2004). 

Es así como el 12 y 13 de junio de 1998, los Semilleros tuvieron su primera integración 
en la Universidad de Caldas, donde se inicia la gestación de un gran movimiento en pro 
del desarrollo de una formación investigativa, con la realización del I encuentro (nacio- 
nal) de semilleros de investigación, en el que participaron 60 personas y 24 trabajos 
de investigación del grupo ASPA (Análisis de Sistemas de Producción Agropecuaria), 
citogenética, virología vegetal, toxicología y bioimpedancia eléctrica; de la Universi- 
dad de Caldas y el grupo de reproducción - biogénesis de la Universidad de Antioquia 
(Universidad de Caldas, 1998; Ossa, 2005). De esta manera se fomenta el intercambio 
de experiencias para fortalecer la formación de redes que permitan despertar el inte- 
rés por la investigación y contribuir en la importante tarea de la formación integral. 



La experiencia de ASPA para la formación de 
jóvenes investigadores 

Según Rivera et al. (2000), el equipo de Investigación en Análisis de Sistemas de Pro- 
ducción Agropecuaria (ASPA), se inicia en junio de 1997, por iniciativa de un grupo 
de estudiantes, inquietos por profundizar en las áreas del conocimiento y la investi- 
gación. El grupo se conformó con profesores y estudiantes de la Facultad de Ciencias 
Agropecuarias de la Universidad de Caldas. El objetivo fue crear una escuela de jóve- 
nes investigadores en análisis de sistemas de producción agropecuaria, a través de la 
vinculación a líneas de investigación y a actividades de proyección universitaria, esto 
como estrategia para fortalecer la formación integral de los estudiantes, y el mejora- 
miento de la calidad de los futuros profesionales; generando una cultura de trabajo 
colectivo para impulsar la investigación en la Universidad de Caldas. 

La misión de un semillero de investigación no se restringe a la formación de inves- 
tigadores, sino que incluye la formación de profesionales de mayor calidad, de ma- 
yor capacidad de integración y de interlocución, y de mayor compromiso social. Las 
capacidades de los estudiantes se fortalecen a través de la investigación misma, del 
aprender-haciendo, pero en un ambiente de trabajo colectivo para la búsqueda de op- 

32 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



ciones de desarrollo, donde prime la interdisciplinaridad, la tolerancia, el respeto a la 
diferencia, la colaboración y la armonía de trabajo. Las estrategias metodológicas para 
la formación de jóvenes investigadores del grupo ASPA, se basan, fundamentalmente, 
en el aprender-haciendo, mediante, la planificación y discusión de propuestas, la rea- 
lización de talleres de capacitación, el club de revistas, el seguimiento y evaluación de 
proyectos, la participación en eventos técnico-científicos, y la realización de jornadas 
de proyección (Grupo ASPA, 2002). 

En el desarrollo de cualquier tipo de grupo es fundamental definir el elemento común, 
que permite generar identidad de los miembros. En el caso del grupo ASPA, el enfoque 
sistémico constituye una estrategia de trabajo en pleno desarrollo metodológico, de 
tal manera que es a través de la investigación misma, del aprender-haciendo, como 
se fortalecen las capacidades de los estudiantes para su aplicación. En el grupo se ha 
encontrado estudiantes que se desenvuelven dentro de unos cánones diferentes, que 
desde su formación básica manifiesta la inclinación por los procesos de investigación, 
y que ha decidido adoptar la investigación como proyecto de vida (Rivera et al., 2000). 

Se pretende que estos estudiantes mejoren la capacidad de pensar, leer, escribir, de- 
batir; al recuperar la capacidad de asombro, la curiosidad y la de hacer preguntas per- 
tinentes; para que al momento del grado no salgan a recitar de memoria lo enseñado. 

La evolución del equipo ha sido significativa, al participar en foros nacionales e in- 
ternacionales, publicar los resultados de investigación, realizar eventos de proyección 
universitaria, apoyar el relacionamiento entre la Universidad y los productores rurales, 
y al lograr que sus integrantes obtengan títulos de pregrado y de posgrado, dentro de 
sus estrategias de grupo. Desde el año 2000 el equipo fue reconocido como grupo de 
investigación y hoy es categorizado grupo B por COLCIENCIAS, integrado básicamen- 
te por los estudiantes que lo conformaron inicialmente. Actualmente continúa gene- 
rando una escuela de jóvenes investigadores en análisis de sistemas de producción 
agropecuaria, mediante la integración de estudiantes al semillero de investigadores 
apoyado por el grupo. 

Hasta el momento, 32 estudiantes han hecho parte integral del grupo ASPA (1 7 de Me- 
dicina Veterinaria y Zootecnia, 10 de Ingeniería Agronómica, 3 de Educación Ambien- 
tal, 1 de Ingeniería Agrícola y 1 de ingeniería forestal); de los cuales 1 9 están activos y 
13 en otras actividades. De los que ya no pertenecen, 2 trabajan con investigación, 3 
en transferencia, 1 es docente, 2 continúan en pregrado y 5 trabajan en su área pero 
sin un componente de investigación. 

Un logro para destacar es la cualificación de la masa crítica, ya que 1 2 estudiantes que 
participaron durante el pregrado en las estrategias de ASPA, han pasado a estudiar la 
Maestría en Sistemas de Producción Agropecuaria. Esto ha servido para que dentro de 

33 



Los Semilleros de Investigadores en la Universidad de Caldas 



las metodologías del grupo esté la retribución del proceso de formación, al incorporar 
a los integrantes del grupo que ya pasaron por el semillero y que están en proceso de 
formación de posgrado, incluso para dirigir trabajos de pregrado. 

Para Rivera et al. (2000), las mayores dificultades que se presentan en la dinámica de 
un grupo de esta naturaleza, guardan relación con la falta de criterios para la incorpo- 
ración de estudiantes, la carencia de estímulos de trabajo colectivo y la inflexibilidad 
de los planes de estudio. 

Los Semilleros deben constituirse en una base para el crecimiento de sus integrantes, 
de manera que estos grupos no solamente se interesen por la discusión sobre la cien- 
cia, sino que además contribuyan a la construcción de ciudadanía y a la formación 
integral de la persona. La propuesta de semilleros de investigación constituye una 
estrategia para impulsar la investigación en la Universidad y para que estudiantes y 
profesores sean protagonistas del desarrollo nacional. 



Bibliografía 



Ángel, Santiago 

2004 "Semillero de investigadores en análisis de sistemas de producción agropecuaria; 

el relevo generacional del grupo de investigación ASPA". CD memorias I Encuentro 

de Semilleros de Investigación, Nodo Caldas. 

Bonilla, Elssy. 

1 998 "Formación de investigadores jóvenes y desarrollo: el reto para un país al ñlo de la 
oportunidad". En: Formación de investigadores. Estudios sociales y propuestas 
de futuro. COLCIENCIAS,TM Editores, Bogotá, D.C. p. 3-10. 

Gartner, Lorena. 

2003 Diagnóstico de la investigación en los programas Académicos de pregrado. 
Universidad de Caldas, Manizales. 

Grupo ASPA. 

2002 ¿Cómo promover la educación para la investigación en la Universidad para el 

desarrollo de las laderas? En: <http://www.condesan.org/e-foros/Bishkek/Bis- 

hkek%20D2-Caso(ASPA-2).htm>. 



34 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Ossa, Jorge 

1 999 Para soñar y construir la universidad. Universidad de Antioquia, Medellín. 

2005 "Encuentros de semilleros de investigación. Historia y retos". En: Por los caminos 

de los semilleros de investigación. Fondo Editorial Biogénesis, Medellín. pp. 

119-125. 

Rivera, Bernardo; Nieto, Ana M;Tangarife, Diana M. 

1 999 "Enfoques y estrategias de las tesis de grado de Medicina Veterinaria y Zootecnia 
déla Universidad de Caldas". Grupo ASPA. Manizales. Revista Departamento de 
Sistemas de Producción 10(1):58-67. 

Rivera, Bernardo; Osorio, Osear M; Tangarife, Diana M; Arroyave, José F. 

2000 "Los semilleros de formación de jóvenes investigadores: La experiencia de ASPA". 
Manizales. Revista Universidad de Caldas 19(1):7-18. 

Universidad de Caldas. 

1996 Proyecto educativo institucional de la Universidad de Caldas 1996-2010. Cen- 
tro editorial Universidad de Caldas, Manizales. 

Universidad de Caldas; Universidad de Antioquia. 

1 998 Memorias del I encuentro de semilleros de investigación. Centro editorial Uni- 
versidad de Caldas, Manizales. 



35 



Y Todo Comenzó con la Muerte 



Juan Gabriel Bueno Sánchez 1 



Dedicado al profesor Orlando Mejía Rivera que desde su 
conocimiento logró iluminar el camino de mi autotransformación 

"El hombre es una lámpara apagada; toda su luz se la dará la muerte" 

José EusebioCaro 



El camino hacia la ciencia siempre ha sido y será un viaje personal, todo comienza con 
una única pregunta y el afán de resolución de la misma; al final si realmente se siguió 
el impulso inicial solo queda el papel realizado en la historia y la transformación hecha 
al universo circundante. La historia de los semilleros de investigación, es la historia de 
la resolución de preguntas y el interés de un grupo de personas, que en un momento 
determinado del continuo espacio-tiempo, decidieron que la creación de redes de for- 
mación de investigadores era primordial, si se deseaba que Colombia tuviera algún día 



Juan Gabriel Bueno Sánchez Médico y Cirujano, Universidad de Caldas Año 2001; Joven Investigador 
Universidad de Caldas Año 2002; Profesor Catedrático Universidad de Antioquia año 2003-2007; Ma- 
gíster en Ciencias Básicas Biomédicas con énfasis microbiología, Universidad de Antioquia año 2005- 
2007; Investigador Asociado Centro nacional de excelencia CENIVAM-COLCIENCIAS año 2004- actual; 
Profesional investigador, Laboratorio Micobacterias, Instituto Nacional de Salud año 2007-actual. 
Áreas de experiencia: Diseño e implementación de plataformas de evaluación de medicamentos 
y productos naturales con actividad antimicótica y antimicobacteriana; obtención de patrones de 
susceptibilidad para vigilancia farmacoepidemiológica de resistencia; farmacología de productos 
naturales antimicrobianos; etnofarmacología de plantas medicinales. 

Actualmente labora en el diseño de plataformas para evaluar productos naturales con promisoria 
actividad biológica frente a Mycobacterium tuberculosis. 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



las condiciones para seguir resolviendo simples dudas, dudas que en el futuro no muy 
lejano transformarían aquel océano de verdad que Sir Isaac Newton, en su lecho de 
muerte, estaría convencido jamás haber tocado. La real pregunta es si en el proceso de 
la consolidación de los semilleros se ha seguido la búsqueda del conocimiento sempi- 
terno y se logró asumir ese único papel que era el de darle la energía de la explosión 
inicial. En el desarrollo de este capítulo no se piensa realizar un estudio profundo de 
los paradigmas educativos en la formación de científicos, simplemente se mandará el 
mensaje revolucionario a todo aquel que sueñe con hacer ciencia, recordarle que an- 
tes que nada es un sujeto histórico y esa decisión la asume el que quiere hacer historia. 
Lo demás es el peso del futuro. 

Quizás fue la iluminación, quizás fue la inteligencia superior del niño de siete años que 
nunca volveré a ver o realmente sea la necesidad de darle un toque de grandiosidad 
a los pequeños momentos de la vida cotidiana, pero si uno no se los da ¿Quién? Los 
seres humanos nunca darán la justa medida del otro, a menos que deseen robarle su 
inmortalidad. Para crear un semillero de investigación desde el principio, primero hay 
que crear el universo, para crear todo universo se debe explotar algo muy pequeño y 
quieto y esa explosión afortunadamente nunca es indolora. 

Madurar es recordar la seriedad que de niños teníamos al jugar, pues mientras se 
es niño los momentos de genialidad y pensamiento profundo abundan, el discerni- 
miento emana de todas las fuentes inimaginables como chorros de lava ardiente que 
queman los anteriores conceptos, si es que existieron; posterior a esta gran etapa de 
lucidez, el trabajo de todo ser humano que considere que el conocimiento está tan 
adherido a su vida como el corazón y los pulmones, consiste en hallar nuevamente 
esa esquiva claridad. Pero primero hay que entender que la primera avalancha está en 
nuestra naturaleza humana y la segunda es un estado mental. Y los estados mentales 
no se dan en títulos universitarios, ni se aprenden en cursos; los estados mentales se 
autodescubren. Por eso muchos se preguntan ¿dónde está la sabiduría que nos quitó 
el conocimiento y el conocimiento que nos quitó la información? Para llegar a ser cien- 
tífico, no es tan importante conocer o informarse, como tener ese estado mental desde 
donde el mundo es mucho más simple. Se puede enseñar a amar el conocimiento, 
pero nunca a pensar. 

Entonces, ¿el semillero no es válido?, ¿no cumple su papel? El semillero ante todo es un 
espacio, un espacio de creación de conocimiento y para eso hay que comenzar con lo 
básico que es la pregunta; lo demás, entiéndase por eso los títulos, las tesis, los docto- 
rados, se añaden alrededor del proceso que es la búsqueda de la verdad. Un científico 
no es un título, un científico son sus preguntas y la profundidad de sus respuestas. El 
semillero es un lugar en donde sus participantes crean a partir de sus dudas — y es 
deber de cada cual que desee ser investigador tener esa duda — y el impacto favorable 
si aquellas se resuelven. Solo aquel que se pregunta es capaz de innovar, aquel que 

37 



Y Todo Comenzó con la Muerte 



puede innovar transforma, aquel que transforma crea y ese ser es imprescindible y por 
ende es inmortal. 

Pero, y ¿el método? ¿El método y el espíritu científico son enseñables? Como todo 
proceso en serie, el método científico puede enseñarse en cucharadas o en forma de 
recetas, o preferiblemente por condicionamiento clásico de Pavlov 2 . Si las librerías 
rebozan de textos sobre la metodología de la investigación y todas las carreras uni- 
versitarias poseen una cátedra especial en el tema, ¿cómo se explica su falta de éxito? 
Porque el preguntarse es un acto personal, no un requisito para pasar una materia en 
particular, la decisión de observar y meditar sobre el entorno depende del ser humano 
y los seres humanos que han asumido esa posición son los que deben ir al semillero y 
hablar con otros sobre sus ideas e inquietudes. He ahí el paso fundamental de la exis- 
tencia de los semilleros y su fuego primordial: el debate sobre las ideas, la conjetura 
y la refutación, en donde los tres grandes males del pensamiento colombiano, tales 
como la conquista, la esclavitud y la educación confesional, desaparecen para dar paso 
a un nuevo nivel del pensamiento, el verdadero espíritu científico. 

Cuando Ivan llich 3 ,yace en su lecho moribundo, tiene una gran revelación: vivir no es 
tener muchas experiencias ni tener una vida agradable y decorosa, vivir es asumir el 
compromiso que cada cual tiene con el tiempo y la inmortalidad, solo tiene derecho a 
morir el que ha vivido y solo muere el que cargó consigo el peso de su futuro. El padre 
Sergio 4 , por su parte, descubre su santidad no en seguir lo que los demás quieren de 
él, sino en ocupar su papel como ser histórico, y en ese momento es donde lo único 
que vale la pena es la revolución de las ideas y la ruptura de los paradigmas; en ese 
momento, también, los semilleros aparecieron como un espacio, un territorio donde 
aquella búsqueda personal comienza. 

La vida es una preparación para la muerte, y en ciencia la vida es el avance de la fron- 
tera que divide la ignorancia de la razón, tomando como ignorancia no a la ausencia 
sino a la abundancia de conceptos erróneos, por eso la vía es dolorosa y debe ser des- 
apasionada, los sentimientos nublan la mente y obstruyen la objetividad, el cambio 
es la vida y el devenir es el vacío del constante descubrimiento. La vida del científico 
es la eternidad de muertes y renacimientos, ¿será por eso que Gastón Bachelard decía 
que el investigador es un impulso para la ciencia en la primera mitad de su vida y en la 
segunda mitad se convierte en un lastre? 

Quien construye el futuro puede emitir un juicio sobre el pasado, lo único real de la 



2 El Condicionamiento Clásico de Pavlov es la formación (o reforzamiento) de una asociación entre un 
estímulo neutro y un reflejo, el cual obedece a un tipo de aprendizaje asociativo. 

3 Iván llich Golovin, personaje de la obra La Guerra y la Paz de León Tolstoi. 

4 El Padre Sergio, obra clásica de León Tolstoi. 

38 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



ciencia es el cambio, la emisión de hipótesis y su refutación; el vacío es la constante, se 
vive de modelos que pueden predecir hechos y fenómenos, pero siempre aparecerá 
un modelo mejor y con mayor capacidad de predicción; así que se confirma la máxima 
que pregona que el científico debe ser la persona más humilde debido a que no logra 
lo que se propone. Así las cosas, hermosa existencia la de los artistas, pues ¿alguien co- 
noce las correcciones posteriores a la obra de Dostoyevsky o a las pinturas de Monet? 
Definitivamente los poetas dicen lo que el investigador confirma. Pero la humildad 
del hombre de ciencia no debe confundirse jamás con sumisión, ya que éste acata 
argumentos mas no órdenes, el argumento que proveniente de la autoridad siempre 
es y será sospechoso. Recuerden que en investigación hay expertos, no autoridades. 

Por eso hay que derrocar a los ídolos, Popper (citado por Rothman KJ., 1988) decía: 
para ser un buen popperiano hay que ser antipopperiano. El respeto en investigación 
se demuestra conjeturando y refutando, argumentando y contraargumentando, así y 
solo así se construye cuerpos de conocimiento coherentes e innovadores. Cuerpos de 
conocimiento que tengan el poder de influir en los hábitos y costumbres de la humani- 
dad y edifiquen un mundo más libre. Las cadenas nunca hay que amarlas, así éstas sean 
de oro. Y la gente que pertenece a un semillero tiene el deber de construir argumentos 
y contraargumentos, así como de alimentar sus preguntas e ideas con datos que las 
confirmen o las transmuten, pero para esto la energía primera debe provenir de uno 
mismo, de ese egoísmo puro que se transduce en el incansanble amor a la verdad. 

La muerte enseña que la impermanencia es la clave para aprender que las rutas hacia 
la comprensión de los fenómenos y su posterior uso, es una decisión vital, una decisión 
que define el fardo sobre el porvenir que cada cual por simple compromiso consigo 
mismo debe cargar. La muerte enseña que la levedad del ser no tiene cabida y que hay 
que tomar posición rápidamente, no se puede apoderar de la vida propia a medias, 
ni ser dueño del destino propio a medias. El tiempo no es un recurso inagotable y la 
existencia tampoco. Y en ciencia el amor a la verdad no es a medias si es que se quiere 
realmente llegar a romper los límites de las tinieblas. 

Las mentes brillantes manejan ideas; las mentes corrientes hablan de actualidades; las 
mentes mediocres hablan de los demás. El real científico vive inmerso en el mundo 
de la concepción de las ideas, en aquel mundo popperiano en donde se conjugan la 
lectura de los hechos con los pensamientos preconcebidos. A diferencia de lo que se 
cree, vivir en ese mundo no aisla al hombre de lo que llamamos realidad, al contrario, 
le confiere un mayor poder de clarividencia y predicción y, claro está, un mejor punto 
de vista para estudiar lo infinito de la estupidez humana como solía llamarlo Einstein. 
Igualmente, en los semilleros de investigación no debe existir ninguna porción de 
espacio-tiempo para las habladurías, las intrigas y las novelas; para bañarse en el co- 
nocimiento sempiterno no se requiere observar y juzgar la privacidad del otro, antes 
esta actitud impide cualquier asomo de luz. 

39 



Y Todo Comenzó con la Muerte 



Ahora querido lector te invito a comprobar lo que he dicho contabilizando cuántas 
veces has emitido conceptos de tipo personal sobre este texto y no refutaciones pro- 
venientes de una lectura juiciosa y de un pensar científico. Imagino que palabras como 
fracasado, tonto, ingenuo o ¿quién se cree?, han emanado a borbotones de una corte- 
za cerebral que durante muchos años de evolución ha crecido en vano. Los investiga- 
dores en neurociencia aseguran que los seres humanos empleamos más del 10% del 
cerebro, pero la realidad enseña que sólo se sabe usar el 10%, el otro 90% funcional 
lo dejamos para otros menesteres. Y te aseguro que acabas de decir ¡Qué prepotente! 
Pero abandonemos los cánceres que consumen el espíritu humano, el brillo de la cla- 
ridad está detrás de esas nubes negras que cada cual tiene, recuerda que una mente 
clara es el arma más poderosa del universo. La búsqueda de la verdad, la resolución de 
preguntas y la concepción de ideas son la insuperable vida del hombre cierto. 

Querido lector, continuemos nuestro trasegar hacia la muerte, a pesar del dolor, del apre- 
tar de dientes y de las crisis internas. El autodescubrimiento es importante, pues para 
transformar el mundo hay que transformarse primero uno mismo; aquel que no se do- 
mina a sí mismo, desea dominar al mundo. Porque el miedo surge de la incapacidad de 
enfrentar la existencia y de alterarla, surge cuando no se está seguro de lo que se quiere y 
de cuál es la misión para la que se ha nacido. El ser humano con miedo es presa fácil, por 
lo que es explotable y maltratable; pero cuando asume el compromiso de la historia, vive 
su libertad con tranquilidad, a pesar de los otros y de la envidia de los cobardes. 

Para hacer ciencia, se debe ser ante todo un libre pensador, ya que la cobardía con- 
duce a la enfermedad mental, la lucidez lleva a la locura de ver el futuro desde el 
pasado y de convivir en él, mientras todos alrededor duermen sin saber por qué. El 
conocimiento posee cuatro fuentes primordiales: la ciencia, la filosofía (antes eran 
una sola), el arte y la religión (no la juzguemos por los pecados de sus seguidores); 
cualquiera sea la elección, beber de cada una o sumergirte, el viaje es obligatoria- 
mente sin retorno, si se desea un fragmento de inmortalidad, si se desea la clarivi- 
dencia de la imaginación. 

El éxito en la empresa no es una cuestión de fama, ni de fortuna; es un asunto de per- 
cepción, de visión y de reinvención; eso solo se adquiere cuando se ingiere del princi- 
pio puro del saber, sin distracciones, ni elementos turbios y la turbidez está al interior 
de cada uno, por eso se insiste en que no se alcanza la inteligencia sino a través de si 
mismo y se puede llegar a los últimos hálitos vitales sin nunca haberla experimentado 
jamás, así se tenga muchos títulos, así se haya asistido a muchos cursos y así la muche- 
dumbre te aplauda. Razón tenía el pintor de su angustia, escribía Nicolás Gogol en su 
novela El Retrato, al haber abandonado su búsqueda del color. 

El guerrero sólo adquiere destreza cuando se fusiona con su espada, así y sólo así es 
capaz de sentir las hojas que caen de los árboles a su alrededor y de escuchar el viento 

40 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



que susurra en su movimiento. Para aquel que decida personalmente ser "un sabio", 
entendido éste desde el sentido socrático no desde el platónico, es perentorio enten- 
der que debe encarnar y ser cada aspecto que estudia y aprende para alcanzar la capa- 
cidad de vislumbrar más allá, de predecir el futuro y lograr llevarlo a cabo; grandiosos 
en este arte eran Leonardo Da Vinci, Julio Verne y HG Wells. Pero el camino, como se 
ha repetido hasta la saciedad, es personal, no es bueno soñar con ser investigador 
cuando se sufre de mareo trepado en los hombros de gigantes, porque esta es una 
empresa de muchas generaciones y la nueva toma de las anteriores, corrige para dar 
a la siguiente. 

Estimado lector, antes que la palabra megalómano salga de tus labios, es bueno acla- 
rarte que la verdadera dirección hacia el Superhombre de Nietszche está en el cono- 
cimiento; pobre de la vida de aquel que no crea y no transforma. Y antes de que se te 
nuble la mente nuevamente sería bueno que meditaras la mejor manera de refutar las 
palabras dichas para así llegar a un conocimiento superior del que se ha emitido. 

Ahora, de nuevo con los pies en la tierra y la mirada hacia las estrellas hablemos del 
hacer. Para hacer se necesita saber, se requiere de un objetivo y una meta en particular, 
la pesquisa específica de algo, preferiblemente la pregunta que tanto agobia al inda- 
gador, aquella que al resolverse impulsará un gran desarrollo en el ámbito en que ésta 
es formulada; la que constituye todo un cuello de botella en el tema que se estudia; 
la que necesita un líder para que avance. ¿Qué es un líder? Un humano que convence 
a otros que la empresa que dirige les dará a todos sus seguidores esa parcela, ese 
fragmento que les impedirá perderse en los estantes del olvido. Todos los días desde 
que amanece hay que reexaminar si la tan anhelada pregunta existe y si la tan exitosa 
idea se concibe, para poder hacer, para poder hacer más allá del bien y del mal, sin ella 
el polvo de la omisión cubrirá tú nombre, así todos te amen, así hayas viajado por el 
planeta tierra y te hayas reunido con grandes mentes, al final, todo será medido con 
la misma premisa: ¿Cuánto hizo y cuánto transformó? La historia es implacable, si hay 
algo a lo que hay que temer es al juicio de la historia. 

¿Quién sabe con exactitud el día y hora de su muerte? ¿Quién sabe con exactitud si 
tendrá el suficiente tiempo para hacer? ¿Quién sabe con exactitud qué puede esperar? 
Hay que recordar que las acciones en el presente son hechos en el futuro ¿Por qué no 
vivimos pensando en el futuro? ¿Qué nos hace pensar que el futuro no es construc- 
ción nuestra, sino fruto del azar? Si se ama la verdad, ¿por qué no se busca? ¿Por qué 
la culpa del futuro es de los demás y no del individuo? ¿Por qué se considera que la 
respuesta a estas preguntas obedece a razones ajenas? 

La historia la impulsan los inconformes, los que hacen y crean, los que tienen la clari- 
dad y la visión para ver un futuro distinto. El científico como sujeto histórico tiene la 
responsabilidad de revolucionar por medio del conocimiento, tiene la obligación de 

41 



Y Todo Comenzó con la Muerte 



sublevar el saber y de influir en la sociedad con estas herramientas. Cada día el tiempo 
se agota, cada día el porvenir se acerca y cada día es un día menos en la vida, pero un 
día más en la historia. Afortunadamente este tipo de consciencia no es enseñable ni 
aprendible, simplemente es meditable. 

Al final de todo, muchos se preguntarán si la educación juega algún papel importante 
en la formación de investigadores, si con ella se puede originar una masa crítica que 
logre el avance de la nación. La educación de científicos es un mensaje en una botella, 
que algunos podrán leer en su totalidad. Pero para descubrir la mayor cantidad de 
científicos, la educación debe ser de alta calidad y de la más alta cobertura, pero el 
aprovechamiento de un gran sistema educativo está en manos de personas con distin- 
tos estados mentales; quizás por eso los más grandes científicos siempre se quejaron 
del sistema de enseñanza. Pero hay que ser reiterativo, al investigador no lo hace el 
nivel educativo, sino el nivel de pensamiento, eso es lo que primero se debe tratar de 
inculcar si es posible, el resto es la bola de nieve que se echa a rodar. 

Cuando se finaliza el breve instante entre las dos muertes, es preciso tener claro que 
sólo aquel que desea y vive por la grandeza, es el que más derecho tiene a adquirirla, 
pues, por ejemplo, no se aprende música si no se vive para algún día componer; no 
se aprende pintura si no se vive para algún día crear una nueva tendencia; no se hace 
ciencia si no se vive para algún día alterar los paradigmas, la inspiración existe, pero 
debe encontrarte trabajando. Quizás se pide mucho, quizás dé miedo, pero si la meta 
es un país competitivo en ciencia y tecnología, no se puede quedar en buenas inten- 
ciones y en hermosos esfuerzos, se hace, pero a medias mejor no hacer. 

Ahora es la decisión vital, ¿cree que vale la pena? ¿Se debe continuar? O simplemente 
fue un movimiento concebido al calor del momento y es prudente dejarlo como un 
buen recuerdo. La respuesta es clara y contundente: la batalla aún no ha terminado. Y 
para todos aquellos que creímos en el espacio de los semilleros, les recuerdo, la guerra 
va seguir más allá de nuestras muertes. Porque el que es consciente de su imperma- 
nencia abandona la labor que no le satisface, destruye las costumbres que lo atan a la 
estupidez, transforma su ser a imagen y semejanza de los sueños y nunca, nunca mira 
hacia atrás. Porque atrás quedan los vicios, la ignorancia y la pequenez; lo único que se 
lleva consigo son las enseñanzas y si hay que crear a un hombre nuevo es perentorio 
destruir al viejo; el constante replanteamiento es la clave para ser como decía Rimbaud 
(1 996), "absolutamente moderno". 

Todo comenzó con la muerte y va a terminar con ella, mientras estas páginas se termi- 
nan de escribir el viaje inexorable sigue su curso, el futuro se aproxima y se acumula 
en la historia; sino se considera importante despertar, relájense, disfruten, mas no se 
quejen, no entren en crisis, fue su decisión, ocúpense de las consecuencias o ignóren- 
las. Desde el principio se establecieron las reglas del juego: "el viaje es personal y solita- 

42 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



rio" pero como se haga no importa, todo terminará en lo mismo. Algunos románticos 
creen en la inmortalidad del hombre por la profundidad de sus reflexiones, pero al fin 
y al cabo todas las reflexiones son actos egoístas de narcisismo mental. Unos tienen 
familia, otros manejan cultivos y ganado, otros realizan masacres en nombre de la de- 
mocracia y otros descubren la penicilina. Afortunadamente, en los actos de egoísmo 
meditativo no se requiere la compañía o la aceptación de los otros, únicamente se 
requiere al hombre y a los fenómenos. 

Después de este pequeño recorrido es irresistible traer a la memoria el texto final del 
misterio de las catedrales de Fulcanelli (2003), en donde evoca el camino del alquimis- 
ta y predice que en la última etapa de sus días el hombre que ha logrado la transmuta- 
ción volverá sus ojos al desposeído, al acusado injustamente, al torturado y escuchará 
sus relatos. Quizás logrará influir con el poder de los cambios que ha alcanzado y reno- 
vará para siempre la faz de lo conocido, la utopía existe a pesar de que no la vemos, a 
pesar de nosotros mismos un mundo mejor siempre será posible y el mundo siempre 
será nuevo si decidimos que así sea. 

Pero no hay de que preocuparse, esa decisión es personal y el resto es el peso del por- 
venir y de la historia. La inmortalidad sólo es obligatoria para el que la busca. 



Bibliografía 



Fulcanelli. 

2003 El Misterio de las Catedrales. Colección: Ensayo Filosofía Debolsillo. Barcelona: 
Debolsillo. 

Rimbaud, Arthur. 

1 996 Una temporada en el infierno. Mondadori. Barcelona 

Pavlov, I. P. 

1 926 Los reflejos condicionados. Lecciones sobre la función de los grandes hemisfe- 
rios. México: Ediciones. Pavlov (traducido del ruso). 

Susser, M. 

1988 Falsification, verification and causal inference in epidemiology: reconsidera- 
tions in the light of sir Karl Popper's philosophy. En: Rothman KJ. Causal infe- 
rence. Contraste de hipótesis. Chesstnut H i II, Boston: ERI, p. 33-57. 



43 



La Riqueza que hay 
en la Voz del Silencio 

Aportes para una Discusión sobre la 
Naturaleza de los Semilleros de investigación 



Por Félix R. Berrouet M*. 



En el estudio sobre educación superior como objeto de reflexión e investigación, rea- 
lizado por Henao & Velásquez en el año 2002, hay identificados algunos tópicos de 
análisis 1 , los cuales se podría decir, son marginales en tanto la producción existente 
"ha sido altamente precaria y en consecuencia indican vacíos de reflexión y de conoci- 
miento específico, que pueden significar un obstáculo en la comprensión de múltiples 
problemáticas en Educación Superior". Es importante resaltar estos problemas en tan- 



El autor es miembro fundador de la Red de Semilleros de Investigación de la U de Antioquia y de la 
Red Colombiana de Semilleros. Sociólogo de la Universidad Autónoma de Medellín. Profesor de la 
Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia. Mg en educación de la misma institución y 
es miembro del grupo de investigación Diverser. Algunos de los testimonios utilizados en este arti- 
culo pertenecen al Semillero de Investigación del grupo Diverser de la Facultad De Educación. (Do- 
cumentos, actas, reuniones, Definiciones extractadas del ejercicio de conceptualización realizadas 
entre estudiantes y profesores de las universidades Antioquia y Cauca y Colciencias. Marzo de 2002). 
Además se retoman algunos elementos del Documento de creación de S de I del Grupo Diverser, 
realizado por Zayda Sierra con los aportes de Liliana Rendón, Liliana Osorio, Edwin Tamayo y Félix 
Berrouet en el año 2001 . 

Educación Superior, sociedad y Estado, normatividad, sistema, niveles, historia, calidad y acredita- 
ción, pertenencia, capacidad científica y tecnología, fundamentos filosóficos y culturales, gobierno 
universitario, profesión académica y financiamiento. 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



to esto permite localizar, aunque de manera muy general, el asunto de los Semilleros 
en el complejo contexto de los estudios sobre Educación Superior. 

En la actualidad, diversos sectores de la comunidad educativa de diferentes univer- 
sidades del país (estudiantes y docentes), vienen reclamando una educación más 
democrática y mayor participación en los asuntos relacionados con la investigación. 
Son innumerables los motivos que tienen para rechazar la formación en investigación 
que hasta ahora se imparte en pregrado (en adelante me referiré a este tema como 
investigación-formativa) 2 . En el centro de este rechazo, se encuentra el lugar que ha 
ocupado el estudiante, el cual es visto como un objeto más del ejercicio investigativo 
y del conocimiento, poniéndolo en un lugar pasivo. 

Como derivación de lo anterior tenemos algunas prácticas o herencias que hunden 
sus raíces desde la escuela primaria y secundaria; por ejemplo, la ausencia de una soli- 
da tradición académica y científica, la no inclusión activa del estudiante en los asuntos 
de la investigación, el escaso valor que tiene la investigación y el conocimiento para la 
gran mayoría de la comunidad estudiantil, la débil apropiación de algunos presupues- 
tos culturales por una gran mayoría de estudiantes (Mockus, 1 995) 3 . 

Sin embargo, existen experiencias positivas que señalan posibles caminos, que pue- 
den ayudar en el largo plazo, a revertir dicho escenario. En este artículo me referiré 
a las experiencias de los Semilleros de investigación como propuestas alternas a la 
investigación-formativa, señaladas por Concejo Nacional de Acreditación en el año 
1998. 

A pesar de la existencia de ensayos sobre los Semilleros de Investigación, éstos se han 
centrado en resaltar las bondades y los logros de estas estrategias formativas, sin llegar 
a ser profundos. Hay un interesante Estado del Arte sobre los S de I en el ámbito na- 
cional, donde se da cuenta que el fenómeno empieza a ocurrir simultáneamente en el 
año de 1 998 en las universidades de Antioquia y de Caldas, pero el estudio sólo logró 
avanzar en los S de I en el ámbito de la Universidad de Antioquia y no se aproximó a 
una descripción del fenómeno nacional como tal (Vélez, 2003). 



Me refiero a la definición de investigación-formativa empleada por el Concejo Nacional de Acredita- 
ción. (1 998) Investigación-formativa, si bien sigue los mismos pasos de la que investigación en sen- 
tido estricto: recoger un problema, involucrar una discusión rigurosa, explicar el enfoque metodo- 
lógico, los resultados encontrados, expresarse en resultados sistemáticamente organizados, entre 
otros; no exige por parte de la comunidad académica la novedad de los conocimientos producidos 
y admite niveles de exigencia según se trate de un trabajo asumido por el/la estudiante de pregrado. 
Presupuestos culturales asociados al manejo de "habilidades" en el conocimiento de los principios 
de una ciencia o disciplina, a los modos "válidos" de razonamiento, argumentación, comunicación, 
y al uso "competente" y movilización del conocimiento. 

45 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



No obstante la existencia de gran cantidad de material: información escrita y gra- 
bada (reseñas, ensayos, documentos, videos, fotos...) sobre S de I, son casi nulas por 
no decir que inexistentes, las investigaciones sobre Semilleros de Investigación que 
profundicen su riqueza simbólica y más aún, estudios que nos brinden pistas para 
revertir el escenario descrito y los ubique en el complejo contexto de los estudios 
sobre Educación Superior. 

Semilleros de Investigación hay muchos, se puede señalar dos tendencias: una es 
la que los define como un espacio en donde el estudiante de principio a fin lleva a 
cabo una propuesta de investigación propia, explotando sus habilidades y destrezas, 
confrontándose con su propuesta de trabajo y al encuentro con el otro a partir de la 
reflexión y el estimulo de un/una docente; y la otra tendencia, pone especial atención 
en el estudiante como ser social inserto en una colectividad, lo que equivale a que la 
formación es acompañada de cerca por un docente experto, quien en la mayoría de 
las veces, diseña y dirige la investigación. 

En esta reflexión argumentaré que los Semilleros de Investigación son una experien- 
cia formativa crítica de corte positivo 4 (Woods, 1997). Para ello lo haré en tres mo- 
mentos. En el primero haré una breve distinción entre la red de Semilleros de Inves- 
tigación del Movimiento S de I Esto con en el fin de ampliar la mirada sobre el asunto 
y por el respeto a las diversas experiencias positivas que existen y no menciono aquí. 
En el segundo momento describiré los elementos que hacen que una experiencia sea 
catalogada como crítica, para lo cual me apoyare en la pedagogía crítica con el fin de 
enumerarlos. Y en el tercer momento realizaré una breve síntesis de los S de I como 
un campo de interlocución que promueve el silencio activo, la experiencia del sujeto, 
la investigación, la participación, y ve en el estudiante un sujeto político; para ello 
emplearé diversos testimonios que lo demuestran. 



1 . La red y el movimiento Semilleros de 
Investigación 

En primer lugar, hay que distinguir la red del Movimiento Semilleros de Investigación. 
Como red local y nacional, los Semilleros de Investigación se aglutinan en red colom- 
biana de Semilleros-RedCOLSI- y nodos departamentales, conformados por univer- 
sidades y redes locales universitarias. La red se empezó a gestar desde las Universi- 



4 El subrayado es mío. Es un juego de palabras que busca ampliar la mirada desde esta categoría. Las 
experiencias positivas son intencionadas y planificadas. Una experiencia formativa crítica es positiva 
en la medida que genera la participación, es holística, promueve la utopía e impulsa la resistencia. 
(Woods,1995) 

46 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



dades de Antioquia y Caldas en el año de 1 998 (Memorias, 1 998). Desde sus inicios el 
objetivo de la Red fue "Fomentar y apoyar la formación de Semilleros de Investigación 
en el ámbito nacional, propiciando un espacio para la investigación a través del in- 
tercambio de experiencias de los grupos que la promueven y/o realizan" (González, 
Oquendo & Castañeda, 2001 : 1 1 0). 

El motivo que congregó el primer Encuentro Nacional de Semilleros de Investigación 
realizado en Manizales en 1998, fue el cuestionamiento que se hacía del quehacer 
científico en Colombia, el cual se definía como "difícil en tanto se constituye en una 
lucha por crear espacios o crear conciencia sobre la importancia y fundamento del 
mismo" (Zuluaga & Sierra, 1 998: 70). En el Foro final de este encuentro, se señaló que 
los Semilleros de Investigación se inscriben en un movimiento nacional de estudian- 
tes y maestros/as que inició como "un acto académico propicio para el intercambio 
de jóvenes llenos de entusiasmo y convicción [...] lo que permite asegurar un futuro 
próspero para la investigación en nuestro medio" (Memorias, 1998). Desde sus inicios, 
la red se refirió a la necesidad de crear espacios para la investigación que, contrario a 
la docencia, no los tenía. 

Como movimiento, los Semilleros de Investigación, son organizaciones, en algunos ca- 
sos independientes — por decirlo de algún modo — del reconocimiento institucional, 
mientras otros gozan de dicho reconocimiento reflejado en apoyo económico, logísti- 
co o asignación de profesores 5 . Con reconocimiento institucional o no, los Semilleros 
de Investigación de estudiantes universitarios, en general presentan una estructura- 
ción y organización interna propia que los distingue de los demás; se puede decir que, 
cualquiera que sea su origen, presentan, aunque de manera diferente, tres caracterís- 
ticas básicas: una organización, una fundamentación teórica y una fundamentación 
metodológica (Este tema no me detendré a explicarlo aquí, pues es abordado en mi 
trabajo de maestría ya citado). 

Como movimiento, los Semilleros comenzaron a plantear un nuevo escenario, la ne- 
cesidad de "crear una cultura, para luego saber el real valor de investigar dentro del 
contexto académico en que nos movemos". Esto evidenció la importancia no sólo de 
"vincular a los estudiantes a investigaciones, sino también de formar la parte humana 
y filosófica" porque es "allí donde entran a jugar un papel importante los Semilleros de 
Investigación", y en esa medida "se da respuesta a la falta de articulación e integración 
de las diferentes disciplinas y las necesidades del estamento en búsqueda de un bien 
común". (Memorias, 1998). 



5 Semilleros de Matemáticas, Ingeniería, Medicina, Biología, que estrictamente hablando son espacios 
para que los jóvenes que ingresan mejoren sus competencias escolares en temas específicos pero 
no investigan. 

47 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



Para el profesor Jorge Ossa (1999: 2) los Semilleros nacen de una misma sensibilidad: 
"el interés que se despertó en el país por los asuntos de la investigación científica a 
partir del informe de la Comisión de Sabios, en donde se reveló la necesidad de formar 
más científicos en nuestro país". Según las profesoras Zuluaga & Sierra (1 999: 5), la pro- 
puesta de Semilleros surge "como una respuesta a la necesidad sentida de introducir 
a los estudiantes y jóvenes profesionales en un proceso de motivación, participación 
y aprendizaje continuo de la práctica y la metodología de la investigación científica". 

González, Oquendo& Castañeda (2001: 11) los definen como "comunidades de apren- 
dizaje nacidas en la universidades colombianas, que se caracterizan por su origen es- 
pontáneo, naturaleza autónoma y diversidad dinámica. Sus principios básicos están 
enfocados a promover una formación académica más investigativa e integral, con- 
tribuyendo a proyectar una educación participativa donde se elogie la pregunta, se 
aprenda a aprender y se fortalezca la capacidad de trabajar en grupo". 



2. Semillero, pedagogía crítica y experiencia. 



En primer lugar, podría decirse que la pedagogía crítica deriva de los estudios cul- 
turales como movimiento de resistencia a la educación tradicional y a la hegemonía 
interpretativa del currículo que desconoce los conocimientos y maneras de actuar, ser 
y pensar de los diversos grupos sociales, pues por el contrario reconoce en la voz de los 
estudiantes, memorias sociales diferentes que deben ser rescatas. 

Es con Freiré (1978) que se da inicio, desde una educación liberadora en América La- 
tina, a la crítica acerca de la neutralidad de la escuela. La apuesta es que el sujeto se 
cultive a través de la comprensión de las situaciones que le pone la vida cotidiana, 
apuntando a que construya su realidad a través de las circunstancias que le genera la 
experiencia del devenir cotidiano, generándole situaciones de aprendizaje sistemá- 
tico, que logre empoderarlo a través de la lucha por la superación y la crítica cons- 
tructiva. En resumen, es con Freiré (1 978) que se desarrolla el pensamiento crítico y la 
pedagogía de la esperanza, a partir de la propuesta del diálogo 5 . 

Igual que Freiré; Giroux & McLaren (1998) intentan la construcción de un modelo pe- 
dagógico en el que las ideas de lucha, voz estudiantil y diálogo crítico, son el pilar para 
lograr la emancipación del sujeto. Desde la apuesta pedagógica trazada por Giroux y 
McLaren, se avizora un campo en el que se destaca el empoderamiento del sujeto pro- 



6 Para Freiré el diálogo es la esencia de y el centro de una "educación liberadora" rompiendo con los 
modelos de educación que enfatizaban en depositar conocimientos en la cabeza de los educandos, 
domesticando sus conciencias y condenándolos a la pasividad. 

48 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



puesto por Freiré, abriendo la posibilidad de enfatizar en las relaciones entre experien- 
cia, pedagogía e identidad, y en este sentido la apuesta es transformar al estudiante 
pasivo, acrítico, por uno activo, crítico de su condición pasiva y consciente del contex- 
to que le rodea. Desde esta apuesta se considera que hay que vincular la pedagogía 
a la voz del estudiante con un proyecto que los visibilice como sujetos políticos, que 
entienden el conocimiento como un fenómeno que es movilizado y construido, y que 
además goza de múltiples interpretaciones. 

Los Semilleros de Investigación tienen un tipo de simetría atractiva y lógica, un patrón 
subyacente que debe ser legitimado desde fuera; es decir, desde la base, sobre quie- 
nes recae la acción educativa: estudiantes y docentes; y desde adentro, o sea desde 
la estructura administrativa y organizativa, en otras palabras, deben ser justificados 
desde una política de investigación. Proceden como experiencia crítica en tanto son 
un proceso formativo de dimensiones cualitativas donde la concepción sobre conoci- 
miento e investigación son puestas en discusión, no son presentados como producto 
final, más bien, se introduce a los participantes en la pregunta por las formas de cono- 
cer y ubica al conocimiento científico como un sistema más, propio de occidente. Es 
así como desde el rescate de la experiencia y la voz, los Semilleros se convierten en un 
elemento esencial de la experiencia formativa crítica. 

En este sentido, como experiencia formativa crítica, los Semilleros representan una al- 
ternativa a la experiencia tradicional de formación en los supuestos que determinan las 
cosas de la investigación. De modo que una de las grandes tareas de los Semilleros de 
Investigación, es la necesidad de avanzar en ciertos niveles de meta-cognición, como 
hecho investigativo en sí mismo, expresado a través de los estereotipos y etnocentris- 
mos o marcos de referencia cultural del individuo; bagaje cultural que simboliza códigos, 
valores e ideologías relacionados con las posiciones y pertenencias sociales específicas 
de cada sujeto. Desde este punto de vista, la experiencia se convierte en medio principal 
para interpretar la cultura, la acción y la identidad. De esta manera los educandos apren- 
den a comprender y analizar la experiencia propia, convirtiéndola en la voz que expresa 
lo que la escuela oculta; es una de las tareas esenciales de la pedagogía crítica. 

A continuación señalo algunas de las características identificadas como ideales para 
que un proceso formativo sea considerado como crítico. Desde estos elementos pro- 
porcionados por la pedagogía crítica, justificamos un nuevo pluralismo epistémico, 
que hace referencia a la posibilidad del reconocimiento de más de un modo de forma- 
ción en investigación en el pregrado, abriendo la cerrazón en la que se encuentra la 
investigación-formativa con tradición positivista. 

Su meta principal es ayudar y alentar a los sujetos a aprender cómo aprender, a 
desarrollar su propia habilidad para pensar y desarrollar una vida activa de inte- 
rrogación. En otras palabras, el aprendizaje que tiene lugar se construye desde las 

49 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



propias necesidades y pertinencias y sobre las propias estructuras cognitivas. (Cua- 
lidades como curiosidad, cooperación, perseverancia, mentalidad abierta, autocrí- 
tica, responsabilidad, auto confianza, autodisciplina e independencia). 
Su fuerza principal es que no sólo conduce a la adquisición de conocimiento, sino 
que también desarrolla una captación o comprensión de lo que proporciona sen- 
tido al conocimiento; en este sentido, aspira menos a enseñar a los estudiantes 
acerca de un tema, y más alentarlos a ser escritores creativos y científicos, contras- 
tando los modelos verticales de autoridad entre profesor-alumno, por una relación 
de autoridad más horizontal. 

La filosofía que pone de relieve es la teoría constructivista del aprendizaje de Vi- 
gotsky (1995). No se trata de una centración en el sujeto a la deriva, sino de una 
centración que implica la negociación con los profesores sobre los fines y las acti- 
vidades. Tampoco se trata de renunciar al aprendizaje por instrucción, sino que el 
profesor cumple un papel de mediador, un papel más activo, buscando una estruc- 
tura soporte para el propio aprendizaje de los estudiantes, basado en sus necesi- 
dades, intereses y relevancias; no consiste por tanto en dirigir sino en promover el 
aprendizaje cooperativo. 

El aprendizaje y el desarrollo que tienen lugar no son periféricos o superficiales, sino 
contextúales, por tanto se preocupan en buscar una visión holística de la investi- 
gación, incluyendo no sólo las formas racionales del pensamiento dominante, sino 
también una experiencia estética y un pensamiento poético; en este sentido, el desa- 
rrollo de habilidades investigativas no tiene lugar todo en un mismo nivel sino en es- 
pirales, se acumula y se hace más complejo a medida que la experiencia se despliega. 
Este tipo de experiencias, es marcado por una celebración. Ésta señala el final de la 
experiencia. Puede ser una exhibición, la representación de una película, el lanza- 
miento de un libro, un concierto, etc. Tiene un aire de excitación y de algo especial. 
Tiene dos funciones: la primera, es la clara señalización del final de la misma en 
todas sus ramificaciones y la segunda, es que sirve como rito de transición de ini- 
ciación en investigación. 

Es así que el trabajo iniciado desde los Semilleros de investigación, tiene implicaciones 
que deben ser aprendidas desde nuevas aproximaciones para comprender las múlti- 
ples problemáticas que les rodea, en tanto su escenario es la Educación Superior. 



3. Los Semilleros de Investigación: campo de 
interlocución. 

Una maestra me enseñó que en la palabra cumplimiento se encierra la obligatoriedad 
y desaparece el placer de hacer las cosas por convicción propia, por una actitud de 
responsabilidad impuesta: cumplimiento en el cumplir miento. 

50 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Introduzco esto debido a que el silencio activo es una postura que nada tiene que 
ver con la pasividad y el cumplimiento. Bourdieu & Wacquant (1995: 171) plantean 
que "enseñar y aprender un oficio, en el caso de investigar, exige una pedagogía 
que nada tiene que ver con la que se aplica a la enseñanza de conocimientos". Por 
lo anterior, afirman que éste se adquiere de acuerdo con modos de operación to- 
talmente prácticos por medio de la pedagogía del silencio en la que se hace poco 
énfasis en el papel de los esquemas trasmitidos como de los esquemas que operan 
en la transmisión, es sin lugar a dudas tanto más importante en una ciencia cuanto 
que los contenidos, los conocimientos, modos de pensamiento y de acción son, ellos 
mismos, menos explícitos y menos codificados (Bourdieu Pierre, Wacquant Loíc J. D, 
1995: p. 171). 

Hay muchas voces que dicen haber encontrado en los Semilleros de Investigación un 
lugar positivamente diferente a la experiencia formativa que es re-producida en la 
educación en las aulas universitarias. Otras voces plantean que éstos presentan algu- 
nos elementos que dan pie a pensar que son experiencias críticas. Más allá de las diver- 
sas posturas, los Semilleros de Investigación son un campo de interlocución 7 {Gnmson, 
2000) en donde no sólo se encuentra la pregunta por el conocimiento, sino también 
por la realidad que (re)produce y (re)construye al sujeto desde los procesos de partici- 
pación. Este punto de partida es bien importante debido a que la voz se convierte en 
una puerta de "acceso", en la que la palabra producida es un espacio-tiempo no deter- 
minado, convirtiéndose en un conocimiento cultural guardado, y constituyéndose en 
portadora de situaciones sociales únicas. 

Esta postura permite rescatar la riqueza que hay en la voz del silencio. Para hacerlo 
presento algunos de los testimonios de entrevistas hechas a estudiantes de Semi- 
lleros que habían experimentado realizar una entrevista cualitativa; la idea era reco- 
nocer en la voz de los estudiantes del Semillero. La pregunta por la construcción de 
la participación en los procesos formativos fue la inquietud que me llevó a rescatar 
la voz del silencio. Por ejemplo, una estudiante entrevistada, cuyo interés era incen- 
tivar la organización en una comunidad desplazada expresaba su asombro por lo 
encontrado: 

"Cuando entrevisté al líder del barrio, me di cuenta de que la iniciativa por la investi- 
gación, también era de ellos y no sólo era un interés mío, eso para mí fue de mucha 
alegría, porque yo creo que lo difícil es hacer que la intención de investigar sea de 
un grupo. Cuando las cosas empiezan por una persona a veces es más difícil que 
cuando empiezan por un grupo". (Estudiante Semillero Investigación) 



7 Marco donde ciertos modos de identidad son posibles mientras otros quedan excluidos. Entre los 
modos posibles de identificación, existe una distribución desigual de poder. 

51 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



Este asunto me ayudó a comprender la investigación como campo de interlocución 
en tanto en su interior existen procesos políticos de participación y organización no 
registrados como aprendizajes significativos. Esto lo evidencia la misma estudiante en 
el siguiente testimonio... 

... en la universidad no participo de ninguna actividad, como por ejemplo, no 
me gusta las asambleas porque ahí hablan siempre los mismos; en las fiestas de 
la Facultad me parece una tontería esos juegos que programan; en los eventos 
no me siento capacitado ni con confianza para enviar alguna ponencia; en el 
Semillero estoy aprendiendo a apropiarme de espacios que antes no eran tan 
significativos para mi, como por ejemplo publicar en revistas, asistir a congre- 
sos así yo no sea ponente, pero sé que luego cuando regrese al Semillero puedo 
exponer las conclusiones de dicho evento, en fin, ahora participo un poco más 
de las actividades que se programan académicamente en la universidad y en la 
Facultad, pero a veces no puedo asistir porque parece que a los profesores no les 
interesa y le ponen problema a uno por no asistir a clase (Estudiante Semillero 
Investigación) 

Y esta participación lleva implícitas iniciativas nacidas desde el propio deseo de 
liderar procesos; sin embargo, hay propuestas que en ocasiones no son apoyadas, 
bien sea porque los jóvenes no tienen credibilidad ante los adultos, por su inex- 
periencia, o bien porque no tienen la paciencia de comprender la lentitud de los 
procesos. 

...Yo quería investigar, pero el tema que yo quería no le interesaba a los profe- 
sores de la universidad, entonces empecé a buscar dónde podía recibir apoyo, 
pero no encontré un lugar; sin embargo, algunos profesores me escucharon, me 
imagino que como no sabía exponer mis argumentos, siempre me decían que 
sí, que muy bueno, pero al final siempre terminaba haciendo lo que no quería 
hacer. Hasta que encontré el Semillero, que si bien no me puede ofrecer todo 
lo que yo deseo, por lo menos siento que me escuchan (Entrevista integrante 
Semillero). 

La reflexión sobre cómo se construye ese campo de interlocución y se produce la 
participación y los procesos organizativos desde los Semilleros, nos debe aproximar 
necesariamente a la idea de la identidad del estudiante y en este terreno a com- 
prender la investigación en el pregrado como una construcción política-cultural, 
lo que nos muestra realmente que lo que está juego es un proceso democrático, 
trans-direccional e informal en donde los sujetos puedan construir sentido. (Wo- 
ods, 1997). Es necesario recordar que nuestras escuelas no forman estudiantes en 
la autonomía, ni en la cooperación, lo que nos permite decir que los campos de 
interlocución en educación están por descubrirse como procesos políticos. A conti- 

52 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



nuación presento algunos testimonios que ubican unos posibles campos de inter- 
locución para los Semilleros. 



El Semillero de Investigación un lugar para disonantes 

• Para disonantes con las clases monótonas y tradicionales en pregrado. 

Yo siempre me había quejado mucho de que en la facultad no había espacios para 
uno producir desde uno, y además me cansaban sobre manera las clases así. Si he 
tenido tres clases en las que yo diga, he aprendido, he podido. . . o sea, las lecturas 
me han aportado, las discusiones me han aportado. Sin embargo (Entrevista Inte- 
grante Semillero). 

Para disonantes con la realidad social del país. 

La socialización que se da en el Semillero es hacia personas que están muy cons- 
cientes de qué quieren, hacia dónde van, que no están conformes con la realidad 
tanto del país como de la academia y la sociedad, entonces quieren ser actores que 
participen en un proceso diferente. (Entrevista Integrante Semillero). 

Para disonantes con los contenidos de la carrera y la ausencia de investigación en 
el pregrado. 

En el pregrado en que yo estoy me sentía muy inconforme con todas las materias 
que veía, y entonces yo decía: pero cómo es que uno estudiando licenciatura y no 
le enseñan investigación y me parecían muy vacíos los contenidos de la carrera. 
(Entrevista Integrante Semillero). 

Para disonantes con el sentimiento de vacío que generan las clases y profesores/ 
asen el pregrado. 

. ..como teníamos la idea de que algo nos estaba faltando en el pregrado, no nos 
llenaban las clases, la metodología, de pronto la filosofía de los profesores; sentía- 
mos ese vacío. (Entrevista Integrante Semillero). 

Ese sonido disonante, ese vacío es quizás la falta de un espacio para soñar. Una de las 
características que nos hacen diferentes de los demás animales es nuestra capacidad 
de soñar y cuando ingresamos a la universidad, es porque tenemos un sueño o mu- 
chos sueños que creemos poder realizar en la medida en que adquirimos nuevos y 
variados conocimientos. Algunos sueñan ser médicos, odontólogos, maestros, inge- 
nieros... pero, esos sueños van más allá del mero hecho de ser profesionales; soñamos 

53 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



transformar el mundo, la sociedad, tantas cosas que nos parece que están mal o sim- 
plemente, transformarnos a nosotros mismos, hacernos cada vez mejores en lo que 
hacemos y en lo que somos. 

No obstante, en muchos casos la elección hecha no llena esas expectativas; aunque 
seguros de que hemos elegido bien, sentimos que algo nos falta, que falta un espacio, 
un terreno firme en el cual cimentar esos sueños. Ese espacio, para algunos/as partici- 
pantes del Semillero, parece estar en la investigación y en el Semillero... El espacio del 
semillero es una oportunidad que uno se da para aprender, para soñar, para divagar... 
(Entrevista Integrante Semillero). 

En la medida en que esos sueños se escuchen y se vivan como proyectos, se crea en 
ellos y se potencien; se genera un espacio que agrada, donde el cansancio no se cons- 
tituye en un obstáculo y la impotencia que a veces se siente es subsanada con pala- 
bras de aliento e incluso muchas veces con "regaños de aliento". En otras palabras, los 
Semilleros de Investigación son un lugar para el afecto, como lo llamó uno de sus ex 
integrantes: 

Recuerdo un encuentro de semilleros, allí se nos escuchó cómo éramos en realidad, 
estudiantes en formación como investigadores; no se nos trató como alumnos, 
como estudiantes, como novatos, no, sino ¡como estudiantes investigadores! O 
sea se nos reconoció un crédito muy grande. Yo vuelvo a lo primero, para mí eso es 
como el reconocimiento de lo que el otro hace, el querer escuchar al otro, eso tiene 
que ver con ser afectivo, lo que era parte de mi proyecto, del proyecto que teníamos 
nosotros. (Entrevista Integrante Semillero). 

El Semillero de Investigación un lugar para surcar ideas y hacer 
nuevos trazos 

Pero no es por arte de magia que esos sueños se convierten en proyectos. Los sueños 
son primero ideas, éstas son semillas, pues al contrario de lo que pudiera pensarse, son 
las ideas las semillas y no los/las participantes; son las ideas las que le dan el nombre a 
un "semillero de investigación". Los/las participantes, llegaron al semillero, sembraron 
sus ideas, trabajaron duro para surcarlas y verlas germinar, para verlas florecer y dar su 
fruto. Dos testimonios muestran que el Semillero es un campo apropiado para surcar 
las ideas. 

. . . ese espacio en el que yo pudiera reflexionar, y además aprender a escribir, poder 
producir. Lo que yo te digo, por ejemplo, a mí me inquietaba mucho lo que yo podía 
hacer con el teatro, con niños en educación básica. Esa reflexión, una inquietud que 
tienes y no la puedes hacer, en los cursos se te pierde (Entrevista Integrante Semi- 
llero) 

54 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



. . . creo que en el semillero fue que yo vine a despertar como. . . lo que era en rea- 
lidad mi vocación, como educador. Y algo que no conseguí de una forma directa, 
pero tal vez sí indirecta, la literatura. A través del Semillero afiancé más mi vocación 
literaria, a través del ejercicio de la lectura, la escritura, de la meditación y de las 
tertulias que logramos hacer. (Entrevista Integrante Semillero). 

Una de las razones para ingresar a los Semilleros, en la cual coincidieron varios de los 
registros revisados, fue la de que no se vislumbraba en la academia un horizonte des- 
pejado hacia el cual encaminar sus inquietudes investigativas; los programas no deja- 
ban ver esa luz al final del camino y quedaba un sentimiento de incertidumbre. Sólo se 
vislumbraba la opción de insertarse en el sistema laboral colombiano, de seguir repro- 
duciendo errores históricos, de meterse en viejos y caducos moldes. El Semillero inició 
de este modo un recorrido no culminado que empezó a despejar incertidumbres, al 
poner la investigación como centro del debate y como valuarte clave del proceso de 
socialización en el grupo. Ambos escenarios abrieron horizontes que posibilitaron al- 
ternativas al laberinto en el que se encuentra la educación en Colombia. 

Las lecturas del Semillero me llevaron a otras lecturas y a otras más y de pronto me 
sentí con más fuerza, con más discurso, con una visión más amplia [. . .] sentí que 
estaba despertando, que estaba cambiando mi manera de pensar, que estaba vol- 
viéndome más abierto, menos dogmático, que había muchos caminos para seguir 
y que no podíamos hablar de que había uno malo y uno bueno, no, que todos eran 
posibles. . . (Entrevista integrante Semillero). 

Finalmente, uno de los objetivos del Semillero ha sido generar un diálogo con/entre 
diferentes disciplinas como Sociología, Idiomas, Artes, Filosofía, Antropología, Dere- 
cho, entre otros. Esta diversidad de disciplinas antes que convertirse en un escollo para 
su buen desarrollo, se ha convertido en un factor de enriquecimiento gracias al diálo- 
go que se ha generado en el mismo. 

A mi me parece que el semillero es un espacio muy interesante, me encanta, me ha 
ayudado a formarme, a construirme en otros saberes que desconocía y, desde esa 
interdisciplinariedad, a mirar la sociología, la antropología, la educación... tener 
una visión más abierta ante el mundo, no sólo desde mi disciplina, sino que ella 
tiene que entrelazarse con otras. (Entrevista Integrante Semillero). 

En síntesis, aunque no podemos afirmar con certeza que todas la experiencias de los S 
de I han sido exitosas. Parafraseando un poco a Lander (2000) al citar a Montero, los Se- 
milleros de investigación se ubican en el escenario de la educación superior como una 
alternativa opuesta a la investigación-formativa, que ofrece opciones para abordar el 
conocimiento desde una especie de episteme diferente a la tradicional, promoviendo 
una concepción participación, como forma de constitución de una nueva episteme, 

55 



La Riqueza que hay en la Voz del Silencio. Aportes para una discusión sobre la naturaleza de los Semilleros de investigación 



que maneja la idea de liberación a través de la praxis, que supone la movilización de la 
conciencia y un sentido crítico, que lleva a la desnaturalización de las formas canónicas 
de aprender-construir-ser en el mundo, redefiniendo el rol de investigador social, el 
reconocimiento del Otro como Sí mismo y por lo tanto la del sujeto-objeto de la inves- 
tigación como actor social y constructor de conocimiento, reconoce el carácter histó- 
rico, indeterminado, indefinido, no acabado y relativo del conocimiento, y finalmente 
que ve en la multiplicidad de voces, de mundos de vida, la pluralidad de la experiencia. 
Para terminar, los semilleros son una propuesta que debe ser leída sobre la base de las 
formas de representación que tiene el sujeto, en el caso que aquí nos interesa la inves- 
tigación formativa, vista a través de la experiencia del sujeto. 



Bibliografía 



Bourdieu, Pierre, Wacquant Loíc J. D. 

1 995 "La práctica de la antropología: Introducción al seminario de la Escuela de Estu- 
dios Superiores en Ciencias Sociales, París, octubre de 1987". En: Respuestas por 
una antropología reflexiva. Grijalbo, México D. F. pp. 1 60 -1 76. 

Castañeda, González, & Oquendo. 

2001 Red de Semilleros de Investigación U de Antioquia. Una emergencia en pos del 
conocimiento y la ciudadanía. Ed. Marín Vieco, Medellín. p.1 1 0. 

Concejo Nacional de acreditación. 

1 998 Criterios y procedimien tos para la acreditación previa de los programas académi- 
cos depregradoyde especialización en educación, Bogotá. 

Freiré, Paulo. 

1 978 Educación Liberadora. Ed. Zero, Madrid. 

Grimson, Alejandro. 

2000 Cap. 2: "Dimensiones de la comunicación" en: Interculturalidad y comunicación, 
Buenos aires, Norma, pp. 54-94. 

HenaoWilles, Myriam,Velásquez Bustos, Myriam. 

2002 "La educación superior como objeto de reflexión e investigación". En: HENAO Wl- 
LLES, Myriam; HERNÁNDEZ, Carlos Augusto; HOYOS VÁSQUEZ, Guillermo; PA- 
BÓN FERNÁNDEZ, Nhora y VELÁSQUEZ BUSTOS, Myriam. Editores Educación 
Superior Sociedad e Investigación: Henao M, Hernando C, Hoyos G, Pabón N, 
Velásquez M. Colciencias, Bogotá, pp. 285-408. 



56 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Lander, Edgardo. 

2000 Comp. La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas 
latinoamericanas. Buenos Aires, CLACSO. 

Memorias. Encuentro de S de I Universidad de Antioquia-Universidad de Caldas. 
1 998 Coordinador Fabio Nelson Zuluaga. Manizales. p.70. 

Giroux, Henry y Me Laren, Meter. 

1998 "La formación de los maestros en una esfera contra-pública: notas hacia una 

redefinición", en Me Laren, Peter. Pedagogía, identidad y poder -Los educadores 

frente al multiculturalismo. Rosario: Homo Sapiens. 

Mockus, Antanas. 

1995 Pensarla universidad. Editada en "Reforma académica. Facultad Ingeniería Uni- 
versidad Nacional de Colombia", Bogotá. 

Montero, Maritza. 

1998 "Paradigmas, conceptos y relaciones para una nueva era. Cómo pensar las 
Ciencias Sociales desde América Latina", Seminario Las ciencias económicas y 
sociales: reflexiones de fin de siglo, Dirección de Estudios de Postgrado, Fa- 
cultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad Central de Venezuela, 
Caracas, 20 de junio, p. 27. 

Ossa, Jorge. 

1 999 "Para Soñar y construir la Universidad". Reflexión sobre los semilleros de inves- 
tigación. Pág. 33-34.. 

Pelaez Gloria yVélezOlga. 

2003 Estado del Arte sobre S de I Universitarios Colombia, Utopía Siglo XXI ISSN: 
01 23-1 952, 2003 vol:2 fase: 9 pág: 53 

Vygotsky, L. 

1 995 Pensamiento y lenguaje. Ed. Paidós. Barcelona. 

Woods, Peter. 

1 997 Experiencias críticas en la enseñanza y el aprendizaje. 1 a. ed. - Barcelona: Pai- 
dós,. p. 233. 

Zuluaga & Sierra. 

1 999 Archivos Diverser. Documentos inéditos, p.5, 70. 



57 



El Semillero de Investigación, 
Un Espacio de Vida 1 



Zayda Sierra, Alba Lucía Rojas y Gustavo López 2 

Grupo de Investigación DIVERSER, Universidad de Antioquia 
Medellín-Colombia 



Contexto de creación de 
nuestro Semillero 



Nuestra propuesta de Semillero de Investigación (S de I) 
surgió sin saber que existían otros Semilleros en el país y 
que, al crearlo, haríamos parte de un movimiento acadé- 



Breve recuento de la experiencia del Semillero de Investigación de la Facultad de Educación de la 
Universidad de Antioquia a sus 1 años de creación (Noviembre 1 998 a Marzo 2008). Nuestro cari- 
ñoso reconocimiento a sus distintos participantes y coordinadores. 

Zayda Sierra, Ph. D. en Educación con énfasis en estudios sobre creatividad y excepcionalidad de la 
Universidad de Georgia ( EU); profesora titular, coordinadora del Grupo de Investigación DIVERSER 
(en Pedagogía y Diversidad Cultural) y fundadora del Semillero de Investigación (S de I) de la Facul- 
tad de Educación de la Universidad de Antioquia (U de A). Correo-e: sierrazavda@vahoo.com ). 
Gustavo López, candidato a Doctor en Educación, línea Estudios Interculturales de la U de A; in- 
vestigador asociado de Diverser y participante de la primera cohorte del S de I de la Facultad de 
Educación de la U de A. Correo-e: qlopezrozo@vahoo.es . 

Alba Lucía Rojas, candidata a Magíster en Educación, énfasis en Pedagogía, Sistemas Simbólicos 
y Diversidad Cultural de la U de A; investigadora asociada de Diverser y participante de la primera 
cohorte del S de I de la Facultad de Educación de la U de A. Correo-e: aroias236@vahoo.com. mx . 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



mico, social y político que se gestaba en el ámbito nacional a finales de los 90s, de uni- 
versitarias y universitarios con una profunda insatisfacción respecto a la calidad de sus 
estudios de pregrado; principalmente, el desaprovechamiento de su potencial crítico 
y creativo, de su capacidad de liderazgo. Una formación universitaria que, de acuerdo 
con Elsy Bonilla (1 998: 3), nos ha llevado: 

a convertimos en consumidores pasivos de los resultados de la investigación, el co- 
nocimiento científico y la tecnología que otros producen, en desmedro del desarro- 
llo del sistema nacional de ciencia e investigación, de nuestros propios intereses y 
necesidades y de la formación de la identidad nacional basada en el conocimiento 
que los países tienen de su población, de sus ventajas y de sus problemas. 

En encuentros nacionales de S de I, a los cuales asistimos cuando apenas comenzába- 
mos 3 , nos sorprendió encontrar similares inquietudes: la necesidad de crear un espa- 
cio de formación integral que permitiera subsanar o complementar el currículo univer- 
sitario el cual, por su modelo transmisionista, escasamente permitía la profundización 
de contenidos, la exploración de preguntas y el liderazgo para la creación y gestión de 
proyectos de investigación pertinentes para nuestro contexto (Castañeda et al, 2001). 

El transmisionismo ha sido descrito por Freiré (1983) como una relación educativa 
autoritaria basada en la palabra de quien enseña, el silencio de quien aprende y la 
acumulación de información alejada de las realidades sociales y el pensamiento trans- 
formador. Las sociedades globales contemporáneas no escapan a este modelo, que 
encuentra maneras de revitalizarse a través de los medios masivos de información y la 
utilización acrítica de nuevas tecnologías (Burbules y Torres, 2005). 

En Colombia, el reconocimiento institucional de la ausencia de una formación investi- 
gativa en la educación superior -del pregrado al posgrado-, se hizo explícita en la Mi- 
sión de Ciencia, Educación y Desarrollo conformada en 1 994 con el fin de proponer las 
bases para una transformación de carácter educativo. Su informe, que mostró el aisla- 
miento y rezago de Colombia frente al desarrollo de ciencia y tecnología en el mundo, 
generó un inusitado interés en el país por los asuntos de la investigación científica. Se 
reveló la necesidad de formar más científicos, la urgencia de recuperar la pregunta y 
la curiosidad en la cotidianidad universitaria, desmitificar y democratizar la investiga- 
ción; así mismo, buscar la renovación de las estructuras académicas tradicionales para 
crear una organización más flexible y pluralista con un verdadero ambiente para el 
cambio. Es aquí cuando se propone para nuestro país la investigación como eje de la 
vida universitaria. El Instituto Colombiano para el Desarrollo de las Ciencias-Colcien- 



3 En las ciudades de Medellín, 1999; Popayán, 2000 y Bucaramanga, 2001. 

59 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



cias inició en 1998 un inventario de los grupos y centros de investigación existentes, 
con el objetivo de conformar el escalafón científico nacional; proponer unas políticas 
de financiación y apoyo a proyectos investigativos, y estimular la formación de jóvenes 
investigadores (Sierra et al, 2002). 

Desafortunadamente, y hasta el día de hoy, los S de I han funcionado sin una política 
clara de apoyo y financiación en la mayoría de las universidades, quedando al vaivén 
de administraciones favorables o no a su funcionamiento 4 . A su vez, Colciencias ha 
concentrado sus políticas de incentivos en los grupos de investigación, los doctorados 
y las maestrías e inclusive la escuela primaria y secundaria (Programa Ondas), dejando 
a un lado, con pequeñas excepciones, el estímulo a la cultura investigativa en el pre- 
grado 5 . Se nos ha planteado que para este nivel de educación superior, Colciencias 
creó el Programa de Jóvenes Investigadores para profesionales próximos a graduarse 
o recién graduados, consistente en la vinculación de estudiantes excelentes a grupos 
ya consolidados para promover su aprendizaje "en el marco déla ejecución de un pro- 
yecto de investigación y bajo la tutoría del investigador principal" 5 . Sin embargo, ya 
en 1999 observábamos que si bien era importante esta iniciativa, se quedaba corta 
ante las expectativas de las y los estudiantes de pregrado, pues además de su limitado 
acceso, su propuesta metodológica privilegiaba una propuesta formativa en investi- 
gación de corte vertical (Sierra, 1999a). En modelos pedagógicos de corte vertical el 
saber no se construye sino que se expresa como autoridad en uno de los componentes 



En la Facultad de Educación de la U de A, por ejemplo, nuestro S de I arrancó con todo el respal- 
do del Dr. Queipo Timaná, Decano, y el Dr. Egidio Lopera, Jefe del Centro de Investigaciones (1999 
a 2004), lo cual permitió los avances que nos dieron reconocimiento a nivel nacional; sea esta la 
oportunidad de expresarles nuestros reconocimientos. La administración siguiente (2005-2007) no 
avaló el carácter extracurricular de los S de I, considerándolos un gasto adicional para la Universidad; 
posición que terminó primando en el Comité para el Desarrollo de la Investigación (CODI) de la Vi- 
cerrectoría de Investigación, ante el cual se venía tramitando una propuesta integral de apoyo a los 
S de I de la U de A. Logramos sí, la ampliación de las convocatorias CODI a estudiantes de pregrado. 
Hemos podido financiar algunos proyectos de estudiantes gracias a recursos de convocatorias loca- 
les (CODI, Fundación Bancolombia; Vicerrectoría de Extensión) y nacionales (Colciencias, ver nota si- 
guiente); nuestros reconocimientos a estas entidades también. Pero los S de I requieren apoyo para 
sus coordinadores o coordinadoras, que son quienes orientan y asesoran durante la ardua etapa de 
aprender a elaborar y gestionar proyectos. Sin un apoyo efectivo de las universidades a esta etapa 
formativa, el funcionamiento de los S de I es muy débil. 

Ver las Convocatorias Colciencias: "Para la creación y fortalecimiento de Grupos de Semilleros de 
Investigación de estudiantes de pregrado de universidades ubicadas en regiones con menor con- 
centración de recursos para la investigación" (Octubre 2002) y "Para proyectos de estudiantes de 
pregrado de minorías étnicas" (Julio 2003), iniciativas que impulsamos desde nuestro Semillero y 
que permitieron un impulso importante, por ejemplo, a los S de I de la Universidad Tecnológica del 
Chocó; lo cual fue posible también por el entusiasmo de su Vicerrectora de Investigaciones, la Dra. 
Alicia Ríos. En la segunda convocatoria asesoramos cuatro proyectos del S de I de Estudiantes Indí- 
genas de la U de A, logrando la financiación de dos, lo cual contribuyó a consolidar este espacio. 
Comunicado sobre el Programa Jóvenes Investigadores, Vicerrectoría de Investigación de la U de A, 
1998, p. 1. 



60 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



de la relación pedagógica (el sujeto que enseña), quien, como depositario de la ver- 
dad, formula con precisión los contenidos a enseñar mientras se asume en un plano 
inferior, de mera recepción o de adquisición de destrezas al sujeto que aprende (Fló- 
rez, 1 994; Giroux, 1 997). En cambio, en modelos pedagógicos de corte horizontal se 
reconoce que: 

Los y las estudiantes son responsables y capaces de generar conocimiento. 
• Alumnos y alumnas son participantes activos en su propio aprendizaje, lo que per- 
mite que se interesen por percibir el sentido del propósito en el que están embar- 
cados. 

La responsabilidad de profesoras y profesores en vez de disminuir crece al actuar 
como facilitadores: ayudando a los estudiantes a encontrar información, sugirien- 
do direcciones alternativas, proporcionando experiencias o materiales que el estu- 
diante no esperaba, pudiendo comprobar la calidad de los datos de ambos (Martí- 
nez, 1995: 112-1 13). 

A menos que en los grupos de investigación se de la reflexión pedagógica para pro- 
mover una real participación de las y los jóvenes en las distintas etapas del proceso 
investigativo (en lo posible desde la creación del proyecto y durante la toma de deci- 
siones), se corre el riesgo de que terminen realizando actividades aisladas o adquirien- 
do destrezas técnicas sin una real comprensión del proceso de indagación, y que no se 
atrevan a hacer críticas o a proponer cambios en la marcha del proyecto por temor a 
perder su participación. Aunque hacen falta estudios sistemáticos sobre los procesos 
de aprender a investigar en nuestro medio, diálogos con auxiliares de investigación y 
jóvenes investigadores nos indican que a pesar de su vinculación temprana en pro- 
yectos de investigación no logran la visión de conjunto de todo el proceso y, por lo 
tanto, no adquieren ni la preparación ni la confianza necesarias para atreverse por sí 
mismos a presentar y sacar adelante propuestas de investigación al finalizar sus estu- 
dios. Como expresara Carlos Gutiérrez (1 994: 5): 

La investigación resulta de una docencia que esté a la altura de su tiempo, que no 
refuerce la imagen hierática de nuestras ciencias cual monumentos acabados so- 
lemnes)/ simas bien la de saberes en progreso, problemáticos y problematizadores, 
enriquecidos por el pluralismo de concepciones y de métodos. Sólo la docencia que 
deja cabos sueltos y premia a la actitud crítica puede con tagiar curiosidad, es decir, 
la disposición a investigar. 

Para nuestro S de I consideramos entonces que el aprendizaje de la investigación no 
debería ser sólo a través de la vinculación de las y los estudiantes a investigaciones en 
marcha, sino que sus participantes pudiesen tener la posibilidad de realizar de princi- 
pio a fin, individualmente o en equipo, una propuesta de investigación que surgiera de 
sus propias preocupaciones e intereses. 

61 



El Semillero de Investigación... Un Espacio de Vida 



¿Por qué un S de I en educación? 

Si hemos nacido con suerte, esto es, si hemos contado con salud y mínimos recursos 
económicos, buena parte de nuestra vida la habremos pasado en un recinto escolar. 
Nuestros más preciados años de infancia y juventud habrán trasegado en los salo- 
nes de clase, patios de recreo o cafeterías, compartiendo el despertar al mundo del 
conocimiento con los camaradas de clase, estimulada o inhibida nuestra curiosidad 
por nuestros maestros y maestras. ¿Cuánto de lo que somos hoy ha dependido de 
las interacciones escolares que tuvimos ayer? Positiva o negativamente, las relaciones 
y procesos vividos en la escuela nos han dejado una huella indeleble. Sin embargo, 
¿cuánto podemos comprender o explicar sobre nuestros éxitos y fracasos escolares? 
Las decisiones que tomamos al elegir una determinada área de desarrollo profesional 
tuvieron sin duda la marca imborrable de un profesor o profesora que nos estimuló a 
estudiar — o nos hizo odiar — la matemática, las ciencias, la literatura... Nuestra capaci- 
dad de captar los sentidos profundos de los textos, o arañar apenas su mera superficie 
ha dependido de la destreza, motivación y compromiso de aquellas personas encarga- 
das de desarrollar nuestras más diversas potencialidades. Lo que somos hoy ha tenido 
mucho que ver con su sabiduría y sensibilidad, pero a la vez, ¿cuánto dejamos de ser 
por su desidia, negligencia e incompetencia? 

Si el rol de maestra y maestro es tan importante, si son los mediadores, los mensajeros 
de otras miradas y mundos posibles e imposibles, los artesanos obligados por donde pa- 
samos todos y todas, estudiares un imperativo del que no podemos escapar; hagámonos 
entonces la pregunta: ¿cómo es y cómo debería ser la formación de estos maestros para 
que puedan seguir cumpliendo con este rol histórico de manera crítica y propositiva? 

Sin desconocer las condiciones que deben optimizar la labor docente tales como ade- 
cuados espacios y recursos, ambientes creativos y favorables a la innovación, apropia- 
da profesionalización, condiciones laborales y salarios decorosos, entre otros, la tarea 
de una buena profesora o un buen profesor (en la primaria, la secundaria o la universi- 
dad) es fundamental e irreemplazable. Sin embargo, ha sido predominante en el me- 
dio que la investigación en educación se desarrolle al margen de quienes tienen en sus 
manos la responsabilidad principal de orientara las nuevas generaciones. Como se ex- 
presara en las conclusiones del Foro Latinoamericano de Políticas Educativas de 2007 7 : 

Las políticas educativas no las están haciendo los educadores, esto debilita aun 
más la institucionalidad de la educación. Esta es una estrategia política que viene 
desde los años cincuenta, los ministros de educación son economistas formados 



7 Notas personales tomadas en el Seminario Internacional "Cuestión docente e interculturalidad" rea- 
lizado en Bogotá, el 8 y 9 de Noviembre de 2007. Ver: http://www.foro-latino.org/ . 

62 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



en universidades extranjeras al igual que los ministerios de lo social. Los maestros 
debemos entendernos como sujetos políticos con capacidad de incidir, es proble- 
mático que entramos a la escuela y dejamos de ser ciudadanos y salimos de ella y 
dejamos de ser maestros. 

La función social asignada a los y las docentes ha sido principalmente la de prescri- 
bir unos contenidos, administrar un currículo, servir de vehículo, de intermediarios 
para que cierto saber social se transmita y sea adquirido por la generación más joven. 
Debido a este carácter impuesto de simples intermediarios, el potencial creativo del 
docente se quebranta y su labor se vuelve rutinaria. No es gratuito, entonces, que la 
valoración social dada al maestro y la maestra sea inferior a la de otras profesiones. 

Uno de los mayores desafíos que enfrentan educadores y educadoras al despuntar el 
nuevo siglo es la de transformar la visión del ser docente como mero repetidor de con- 
tenidos, establecidos al de "indagante" (indagador-caminante) del saber, para de este 
modo, poder acompañar más adecuadamente a sus estudiantes en sus propios proce- 
sos de búsqueda. Pero, ¿cómo lograr trascender la idea imperante de la labor docente 
como mera transmisión del conocimiento, el "dogma a enseñar", y generar una aproxi- 
mación más creativa, de apertura más que de certezas, que promueva innovaciones y 
genere procesos de "aprender a aprender" en alumnos y alumnas? 

Como se estableciera en las nuevas reglamentaciones para la acreditación de progra- 
mas universitarios en 1 998, la investigación pedagógica debe ser aspecto fundamen- 
tal en la formación de las futuras y los futuros docentes. A diferencia de otras comuni- 
dades profesionales, en las que no todos los miembros se ocupan de la investigación 
como su actividad principal, educadores y educadoras "no pueden responder a los 
retos que se les plantean, sin investigación formativa" (CNA, 1 998: 3 1 ). 

Nuestro S de I se planteó entonces como "un espacio para el afianzamiento de herra- 
mientas conceptuales y metodológicas investigativas que le permitieran a los futuros 
maestros y maestras introducir en su quehacer pedagógico una actitud crítica y eva- 
luativa continua de las teorías y prácticas que rodean su labor, y una búsqueda cons- 
tante de nuevas opciones que enriquezcan la relación pedagógica. La tarea investiga- 
tiva se percibe no como la mera aplicación de una serie de técnicas para aprehender 
la realidad, sino como la posibilidad de mantener despiertas la capacidad de asombro 
y la curiosidad frente a la complejidad de la vida. Desarrollar una actitud investigativa 
significa rodear de un interrogante constante al quehacer pedagógico para visualizar 
alternativas a la labor repetitiva, mecánica y conformista que ha caracterizado la edu- 
cación colombiana" (Sierra, 1998). 

A diferencia de otras propuestas de S de I y de formación de investigadores jóvenes 
que se adelantaban en la Universidad, preferimos apostarle a que cada estudiante se 

63 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



hiciera su pregunta o preguntas de investigación y fuese construyendo su propio pro- 
yecto desde el diseño y gestión de recursos hasta su aplicación, análisis de resultados 
y evaluación final. 

El horizonte desde el cual se articuló la propuesta de nuestro S de I giró entonces en 
torno a las siguientes preguntas: 

1) ¿Cómo potenciaren estudiantes de programas de educación la capacidad de inda- 
gar e interrogarse acerca de los temas y problemas concernientes a la educación y 
la pedagogía? 

2) ¿Qué problemas interesa investigar a la generación joven de educadores y educa- 
doras ¿Cómo interpretar sus inquietudes e intereses a la luz de las actuales circuns- 
tancias socio-políticas y educativas del país? 

3) ¿Cuáles estrategias y procesos formativos promueven el acercamiento de la gene- 
ración futura de docentes a la práctica continua de investigar? 

4) ¿Desde qué referentes epistemológicos, pedagógicos y didácticos es posible cons- 
truir una propuesta pertinente para el fomento de una cultura de la investigación 
en educadores en formación? (Sierra, 1 999b). 

De esta manera, el S de I fue creciendo conceptual y metodológicamente; nutriéndose 
también de otros espacios formativos del Grupo de Investigación Diverser, como los se- 
minarios abiertos a sus participantes de la Maestría en Educación, énfasis en Pedagogía 
y Diversidad Cultural y el Doctorado en Educación, línea Estudios Interculturales, pro- 
gramas creados por el Grupo en los años 2002 y 2004, respectivamente. Algunos de los 
proyectos del S de I se convirtieron en agenda de trabajo del Grupo y, a su vez, algunos 
de sus participantes entraron a apoyar proyectos de Diverser, el cual para el año 2005 
obtuvo el reconocimiento como grupo de excelencia -categoría A- por Colciencias. 

Es difícil para nosotros saber quién nació primero, si el Grupo Diverser o el S de I, pero 
nos da mucha satisfacción resaltar que DIVERSER estimula y se nutre del pensar y sen- 
tir de mentes jóvenes, inquietas, creativas y brillantes que hoy, a pesar de las vicisitu- 
des económicas que les ha tocado enfrentar, sobresalen del común de profesionales 
al liderar muy diversas propuestas e iniciativas en sus distintos campos de acción (ins- 
tituciones públicas y privadas de primaria y secundaria, comunidades de base, entida- 
des oficiales, organizaciones no gubernamentales y universidades). 

Podríamos decir que durante esta década se han formado alrededor de 60 participan- 
tes de distintas Licenciaturas (Matemáticas, Ciencias Sociales, Educación Infantil, Edu- 
cación Especial, Español y Literatura) y otros programas académicos (han solicitado 
participar también estudiantes de Antropología, Sociología, Psicología, Comunicación 
Social, Historia e inclusive de otras universidades de la ciudad), abriéndose así un espa- 
cio de diálogo interdisciplinario que no es frecuente en el pregrado. 

64 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Aunque algunos no pudieron culminar los cuatro semestres formativos propuestos 
por dificultades de horarios, laborales, familiares o académicas, todos reconocen el 
impacto del S de I en su vida personal o profesional (ver algunos testimonios al final). 
Varios de ellos avanzan con éxito sus estudios de maestría y uno culmina este año su 
doctorado; dos participantes han obtenido pasantías en el exterior (Brasil y Canadá). 
La cobertura podría ser mayor de contar con mayor respaldo por parte de la Universi- 
dad para quienes coordinan el proceso formativo, de ellos dependen la organización 
de seminarios y asesorías de cada proyecto. 

Los distintos proyectos propuestos, individuales o en equipo 8 , han girado alrededor 
de problemáticas novedosas en el medio, ampliando el marco de acción de una pe- 
dagogía concebida sólo para el aula de clase. Por ejemplo, dos proyectos llamaron la 
atención hacia el trabajo con una población hasta entonces invisibilizada en la ciudad, 
la de niñas, niños y jóvenes indígenas en contexto urbano, generando un espacio de 
encuentro creativo y de reconocimiento de su identidad que perdura hasta el día de 
hoy. Un artículo sobre esta experiencia le mereció a su autor un premio nacional (Me- 
jía, 2002). La pregunta sobre alternativas pedagógicas constructivistas para el traba- 
jo con niños y niñas con necesidades educativas especiales motivó el diseño de otro 
proyecto que fue muy bien evaluado y hoy sus dos investigadores, ya egresados, co- 
ordinan en la Facultad proyectos de práctica con estudiantes de Licenciatura en Edu- 
cación Especial. Otros participantes impulsaron la apertura de cohortes en las sedes 
regionales de la Universidad, abriendo la pregunta sobre la pedagogía en contextos 
educativos rurales. De manera similar, la inquietud sobre conductas homofóbicas en 
la escuela y la familia hacia estudiantes con orientación sexual diversa maduró en una 
tesis de maestría, cuya publicación fue recomendada por los jurados y su edición está 
en preparación. En general, las propuestas del S de I surgen de necesidades e intereses 
sentidos por sus participantes; son una búsqueda por darle sentido y significado a sus 
contextos de vida. 

Es de destacar que varios de los proyectos que han obtenido recursos en convocato- 
rias de la Universidad y la ciudad, marcaron un hito en la Facultad, pues hasta entonces 
sus estudiantes de pregrado no habían jamás participado en este tipo de eventos con 
propuestas de su autoría. 

Nuestro S de I ha servido de estímulo para la creación de otros grupos similares en 
nuestra Facultad y otras dependencias de la Universidad, adscritos a otros Grupos de 
Investigación. Asimismo, hemos recibido solicitud de asesorías para apoyar otros S de 
I en otras universidades del país (U. Distrital, U. Pedagógica y Tecnológica deTunja, U 



Ver títulos, nombre de participantes, descripción de proyectos y monto de recursos obtenidos por 
algunos de ellos, en los informes de las distintas cohortes del S de I (archivo digital del Grupo Diverser). 

65 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



Tecnológica del Chocó, entre otras). Desde el año 2001 y con nuestra asesoría, se creó 
el Semillero de Investigación de Universitarios Indígenas de la U de A, que merece un 
espacio especial para contar su historia 9 . Actualmente apoyamos la construcción de la 
propuesta del Semillero de Estudiantes Afrocolombianos de la U de A. 



¿Desde qué referentes conceptuales abordamos 
nuestro quehacer investigativo? 

La educación ha jugado y juega un papel fundamental en la consolidación de las di- 
ferentes sociedades humanas, cumpliendo funciones conservativas o innovadoras, de 
dominio o liberación, de acuerdo al momento histórico. Por ello, a diferencia de ciertos 
procesos biológicos, cuya regularidad puede generalizarse de unos grupos humanos 
a otros, los procesos educativos van a depender enormemente de los contextos socio- 
culturales y de los conocimientos, necesidades, intereses y cosmovisiones de cada so- 
ciedad o grupo humano en particular (Berger y Luckmann, 1 978). Es aquí donde ha fra- 
casado el esfuerzo por construir una ciencia de la educación a imagen y semejanza del 
modelo de las ciencias naturales, cuyo objetivo último fuese el descubrir proposicio- 
nes a modo de leyes acerca del diseño, la aplicación y la evaluación de un curriculum 
que pudiera ser comprobado y desarrollado objetivamente. Para Giroux (1 997: 54-55), 
esta pretensión de objetividad divorció al conocimiento pedagógico de su significado 
humano y de la comunicación intersubjetiva; ignorándose el complejo mundo de las 
creencias y valores que afectan innegablemente a la investigación social y educativa. 
En el fondo, lo que ha estado en juego es el control de la información y del conjunto 
de educadores y educadoras a quienes se les presenta el curriculum a desarrollar con 
sus estudiantes como el producto objetivo de una comunidad de sabios, cuando en 
realidad este curriculum está atravesado por los valores e intereses de un grupo social 
dominante. La pretensión de neutralidad de las ciencias de la educación ha llevado a 
ignorar los efectos de patologías como el racismo, el sexismo, la homofobia y la domi- 
nación clasista que imperan en las escuelas. 

Por abordar realidades cambiantes como son los seres humanos y los procesos for- 
mativos, la investigación pedagógica y educativa requiere entonces considerar muy 
diferentes alternativas de indagación y ampliar -para la formación docente-, el marco 
de referencia sobre la investigación denominada "científica" a otras formas de conocer 
igualmente ricas que posibilitan un acercamiento más fundamentado y creativo a los 
distintos saberes (Woods, 1998). Las mutaciones culturales contemporáneas propo- 
nen tareas nuevas a la escuela: piénsese en las migraciones del campo a la ciudad y las 



9 Ver la experiencia de la primera cohorte en Gaitán (2004). 
66 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



correspondientes experiencias de desarraigo y crisis de valores en el encuentro entre 
culturas que actualmente se da en la escuela, en la necesidad de atender grupos espe- 
ciales (de adultos, de discapacitados), en las propuestas alternativas de otros grupos 
étnicos (comunidades indígenas, afrocolombianas), en el cambio de la estructura y del 
papel de la familia como institución, en el desarrollo de los medios de comunicación 
y en el contexto de formas inéditas de experiencia y de interacción entre los jóvenes 
(CNA, 1998:32). 

La formación en investigación no puede entonces ser ajena a las discusiones sobre los 
paradigmas que demarcan actualmente el proceso investigativo, discusión que no se 
limita a la elección de determinadas técnicas o métodos (cuantitativos o cualitativos). 
La manera como se conciba la realidad influye en la elección de uno u otro método, 
lo que implica revisar sus presupuestos epistemológicos. Las opciones investigativas 
son hoy más complejas y se refieren a las formas de abordar el objeto, a las preguntas 
en relación a éste, a las maneras de concebir el sujeto o los sujetos, a los intereses que 
comandan el proceso cognitivo, a las visiones del mundo implícitas en esos intereses, 
a las estrategias de la investigación, al tipo de resultados esperados, entre otros (Sán- 
chez Gamboa y Santos Filho, 1 997: 8-9). 

Considerando la enseñanza como una actividad cultural, socialmente construida, 
que varía de contexto a contexto y de sujeto a sujeto, debemos considerar múltiples 
modos de comprensión e interpretación de la investigación y visualizar otras posi- 
bilidades de indagación que permitan cimentar una pedagogía más democrática y 
sensible a la diferencia. Para nuestro S de I propusimos entonces acercarnos a una 
investigación cualitativa reflexiva y crítica, inspirada en la fenomenología, la etno- 
grafía, el interaccionismo simbólico e interpretativo, la teoría crítica, la investigación 
feminista (Sierra, 1999b), y más recientemente la crítica postcolonial y los estudios 
latinoamericanos sobre la colonialidad del saber, que cuestionan de manera más 
contundente la concepción anglo-eurocéntrica de ciencia y la investigación positi- 
vista que todavía predomina en nuestras universidades. Veamos brevemente estas 
aproximaciones: 

La fenomenología. A partir del trabajo del filósofo alemán Edmund Husserl, la feno- 
menología ha tenido una fuerte influencia en la investigación cualitativa sociológica 
y psicológica interesada en determinar qué significan para las personas sus experien- 
cias de vida, y cómo a partir de ellas se organiza el sentido que los agentes sociales 
confieren a su existencia. Un presupuesto básico de la fenomenología es que nuestro 
entendimiento del mundo proviene de nuestra experiencia sensorial en él, pero dicha 
experiencia requiere, para su comprensión consciente, ser descrita, explicada e inter- 
pretada para inscribirse en el registro de la conciencia y así orientar la acción social. La 
interpretación vendría a ser un elemento esencial en la comprensión de la experiencia, 
y la experiencia en sí incluye la interpretación (Patton, 1990). La realidad de los obje- 

67 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



tos estaría, entonces, inextricablemente relacionada con nuestra propia conciencia de 
ellos. La realidad, de acuerdo con Husserl, no estaría dividida entre sujeto y objeto, lo 
que cuestiona la dualidad cartesiana, sino que la realidad de un objeto solamente es 
percibida dentro del significado de la experiencia del individuo, esto es, en la intersec- 
ción de la subjetividad (Creswell, 1 998). 

La etnografía. Es una metodología apropiada para intentar comprender el "arte de 
la enseñanza" al enfatizar los profundos niveles de significado y al facilitar "adoptar 
el papel de otra persona". Idealmente hablando, la práctica de la propia etnografía es 
tanto ciencia como arte. Es un enfoque abierto, no predeterminado, inductivo con más 
frecuencia que deductivo, con teorías generadas por y basadas en los datos. Los et- 
nógrafos no saben qué descubrirán, por ello algunos prefieren la seguridad de otros 
métodos más sistemáticos. La labor inicial suele ser típicamente complicada y caótica, 
hasta que empiezan a surgir los temas centrales (Woods, 1 998: 22). 

El interaccionismo simbólico. También enfatiza la significación y la interpretación 
como procesos humanos esenciales. Es una perspectiva teórica que surge en reacción 
al conductismo y la psicología mecánica de estímulo-respuesta. A partir de los trabajos 
de George Herbert Mead y Herbert Blumer, el interaccionismo simbólico plantea tres 
premisas básicas: 

Los seres humanos actúan hacia los objetos físicos y otros seres con base en los 

significados que estos objetos y seres tengan para ellos. 

Estos significados surgen de las interacciones sociales que las personas tengan con 

otros. 

Estos significados se establecen y modifican a través de un proceso interpretativo 

(Patton, 1 990: 75-76). 

El interaccionismo simbólico considera a los seres humanos como agentes activos in- 
tencionales, quienes han de confrontar un mundo al que deben interpretar para po- 
der actuar sobre él; lo cual cuestiona la visión de un ser humano meramente forzado 
a responder a una serie de estímulos ambientales. Ello significa que el interaccionis- 
mo simbólico requiere que el investigador o la investigadora entre activamente en el 
mundo de la(s) persona(s) estudiada(s) para poder ver la situación desde la perspecti- 
va del otro, observando lo que le afecta y cómo éste interpreta aquello que le acaece 
(Schwandt, 1994). 

El interaccionismo interpretativo es una reformulación que Norman Denzin le hace 
al interaccionismo simbólico a la luz de las discusiones postmodernistas, principal- 
mente el aporte de los estudios sobre la cultura, el feminismo, y las teorías críticas. Para 
Denzin, el interaccionismo simbólico cae en un empirismo realista y una romántica 
concepción del otro al ignorar, en el estudio de los procesos de significado, el papel de 

68 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



los procesos comunicativos y la industria de la comunicación que producen y moldean 
los significados que circulan en la vida diaria. A partir de los estudios sobre la cultura, 
este autor plantea hacer una evaluación crítica de cómo los individuos interactuantes 
conectan sus experiencias de vida a las representaciones culturales de dichas expe- 
riencias. Desde los estudios feministas, Denzin sugiere que el investigador o la inves- 
tigadora interaccionista reconozca que el lenguaje y la actividad de la persona que 
investiga y aquella que es estudiada deben ser interpretados teniendo en cuenta sus 
condiciones de género, biográficas, existenciales, y de clase. Finalmente, desde una 
teoría crítica, este autor plantea la necesidad de deconstruir significados; es decir, ex- 
poner los significados ideológicos y políticos que circulan en el lenguaje y acciones de 
las personas, en especial, aquellos mensajes que conllevan prejuicios de índole racial, 
étnica, de género y clase (Dezin, citado por Schwandt, 1 994). Denzin también sugiere 
que la tarea interpretativa reconoce cualquier creación humana: un escrito, una pelí- 
cula, una etnografía o una pieza dramática, como un texto complejo, no monolítico, a 
interpretar. Interpretación que comprende varios niveles e implica tanto a la persona 
que produce al texto como a quien se acerca a él. Esto significa que no hay una sola 
manera correcta de leer un texto, puesto que su lectura involucra las propias prácticas 
de vida y el contexto institucional e ideológico del lector (Dezin, 1 997). 

Desde la teoría crítica, la investigación y la enseñanza asumen que las pretensiones 
de verdad están discursivamente situadas e implicadas en relaciones de poder, lo cual 
invita a quien investiga y enseña a enfocar su trabajo hacia una práctica transforma- 
dora orientada a la superación de situaciones de opresión (Freiré, 1983; Kincheloe y 
McLaren, 1 994). Ello es posible si aprendemos no sólo a interpretar sino a de-construir 
significados; es decir, a exponer los significados ideológicos y políticos que circulan 
en el lenguaje y acciones de las personas, en nuestro caso, aquellos mensajes en los 
contenidos curriculares y los textos escolares que conllevan prejuicios de índole racial, 
étnica, de género y clase (Schwandt, 1 994). 

A través de propuestas como la Investigación-Acción-Participación (IAP) se busca 
que sean las voces explotadas y oprimidas quienes asuman el propio ejercicio del po- 
der de conocer. Ello significa privilegiar la investigación colectiva, el diálogo y el con- 
senso; el reconocimiento a la vivencia o experiencias de vida y que la interpretación de 
eventos contribuya con la toma de conciencia y la generación de acciones (o praxis, la 
síntesis entre teoría y práctica). No se espera a la obtención de resultados para generar 
las acciones; se considera al proceso de la investigación en sí mismo como praxis, por 
su capacidad de ir incidiendo en la realidad (Fals Borda, 1 985). 

Por su parte, las teorías feministas de manera más concluyente pusieron en tela 
de juicio la pretensión de universalidad, objetividad y neutralidad del sistema de 
conocimiento de occidente al demostrar que en la estructura misma del mismo 
pensamiento científico radica su carácter androcéntrico, sexista y racista. Androcén- 

69 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



trico y racista porque considera al hombre (léase el hombre anglo-europeo) como 
medida de todas las cosas y parámetro de representación de la humanidad entera 
y sexista porque emplea distintos métodos para mantener en situación de inferio- 
ridad y subordinación al sexo dominado: el femenino (Keller,1989; Harding, 1996; 
Várela, 2005). Recordemos que en muchos países de Europa como en sus colonias, 
la academia estuvo vedada para las mujeres hasta bien entrado el siglo XX (Eynde, 
1 994). De acuerdo con Keller, si bien la revolución científica no inició la dicotomía de 
lo masculino y lo femenino, sí respondió y apoyó la polarización cada vez mayor de 
mente y naturaleza, razón y sentimiento, objetivo y subjetivo, y una concepción de la 
naturaleza cada vez más alienada y mecanizada. A pesar de la pretensión de mostrar 
el pensamiento científico como neutral y objetivo, el androcentrismo sigue presente 
en el lenguaje y las metáforas que se usan para describir la ciencia. En palabras de 
Keller (1989: 85): 

Cuando apodamos duras a las ciencias objetivas en tanto que opuestas a las ramas 
del conocimiento más blandas (es decir, más subjetivas), implícitamente estamos 
invocando una metáfora sexual en la que por supuesto 'dura' es masculino y 'blan- 
da' es femenino. De forma general, los hechos son duros, los sentimientos blandos. 
'Feminización' se ha convertido en sinónimo de sentimentalización. Una mujer que 
piensa científica u objetivamente está pensando 'como un hombre'; a la inversa, el 
hombre que siga un razonamiento no racional, no científico, está argumentando 
'como una mujer. 

Las distintas teorías feministas han impulsado a que investigadores e investigadoras 
se hagan preguntas que de otra manera no se habrían hecho. La invitación del pensa- 
miento feminista no es, como ordinariamente se piensa, de dar un giro de poder de los 
hombres a las mujeres o de que se incluyan en igualdad de condiciones sus plantea- 
mientos, sino que, cuestionando el carácter opresor de las relaciones de género en la 
vida social y académica, avanzar de manera conjunta, hombres y mujeres, en la recons- 
trucción y transformación de estas relaciones, hacia un redimensionamiento diferente 
a lo que tradicionalmente hemos entendido por masculino y femenino. 

Las teorías feministas, al inquirir por qué se han privilegiado unas preguntas y unos sa- 
beres mientras se ignoran, niegan e invisibilizan otros, han llamado la atención sobre 
los supuestos aportes de la ciencia occidental al desarrollo de las sociedades humanas 
actuales, en especial en los países denominados del Tercer Mundo, al imponer prácti- 
cas en la construcción del conocimiento que no sólo han desfavorecido y desfavore- 
cen a las mujeres sino a otros grupos subordinados y discriminados (Harding, 2000; 
Escobar, 1998). 

La crítica postcolonial y los estudios latinoamericanos sobre la colonialidad del 
saber retoman discusiones anteriores, contextualizándolas en el marco de las relacio- 

70 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



nes de dominación que se instituyeron durante los largos años de conquista y co- 
lonización de vastos pueblos y territorios por las metrópolis anglo-europeas, y cuyo 
legado ideológico no es fácil desarmar: la declaración e imposición de unos conoci- 
mientos como más avanzados y legítimos, mientras se usurparon y deslegitimaron 
otras maneras de habitar, pensar e interpretar el mundo (Cannella & Viruru, 2004; 
Dussel, 2000; Lander, 2000a y b; Mignolo, 2000). ¿Es posible un diálogo de saberes 
con otros pueblos y culturas, desde el marco de la ciencia moderna que se consi- 
dera a sí misma un saber superior y la adalid del progreso y el desarrollo? Desde la 
perspectiva de los pueblos subordinados, estos discursos son sólo ropajes distintos 
que perpetúan una profunda violencia no sólo territorial, política y económica sino 
epistémica (Castro-Gómez, 2000), lo que hace incompatible un verdadero diálogo 
de saberes. 

La crítica postcolonial emerge precisamente de un proceso continuo de resistencia y 
reconstrucción de las antiguas colonias, en un esfuerzo por escapar de prácticas dis- 
cursivas culturalmente dominantes que limitan la posibilidad de la auto-afirmación y 
la auto-determinación (Kanu, 2006: 25). A su vez, desde la crítica latinoamericana a la 
modernidad y la colonialidad, Fernando Coronil nos invita a descentrar la historia que 
nos han contado y reconocer que el fortalecimiento de Europa no hubiese sido posible 
sin el aporte de la "periferia", tanto como fuente principal de riquezas naturales como 
de trabajo barato y así ver la relación constitutiva entre capitalismo y colonialismo. "El 
colonialismo es el lado oscuro del capitalismo europeo". Además de aportar mano de 
obra, productos agrícolas y recursos minerales, las colonias "le presentaron a Europa 
una variedad de culturas en contraposición a las cuales Europa se concibió a sí misma 
como el patrón de la humanidad -como portadora de una religión, una razón y una ci- 
vilización superiores encarnadas por los europeos" (Coronil, 2000: 93). La colonialidad 
está inserta en la misma constitución de una modernidad que se nos presenta bajo el 
ropaje de una sociedad liberal, supuestamente más avanzada y progresista, pero que 
no puede enmascarar su carácter colonial, hegemónico e imperial, el cual se sigue 
expresando en distintas esferas de nuestra vida, en los ámbitos del poder, del ser, del 
saber y la naturaleza (Walsh, 2005: 1 9-23). 

Es primordial reconocer entonces el intenso vínculo que existe entre colonialismo y 
modernidad, para comprender cómo la violencia epistémica, racial, social y existencial 
sigue presente en la cotidianidad de nuestras vidas, en nuestras escuelas y universida- 
des; y cómo nuestro quehacer investigativo dista mucho todavía de lograr establecer 
una ruptura con el imaginario colonial. De allí la invitación a aprender a descolonizar 
el pensamiento. Descolonización en el sentido de dejar de ser colonizado y -median- 
te la confrontación de la deshumanización, el racismo y la negación de otros seres y 
campos del saber- ir desde otras lógicas y otros pensamientos hacia la construcción o 
creación de condiciones radicalmente diferentes de existencia (de-colonialidad) (Wal- 
sh, 2005: 23). 

71 



El Semillero de Investigación... Un Espacio de Vida 



Nuestra búsqueda formativa 

Teniendo en cuenta las reflexiones anteriores, el S de I nos ha significado a sus distintos 
coordinadores y participantes, una continua búsqueda de otras maneras de relacio- 
narnos y construir procesos de enseñanza-aprendizaje, que nos permitan transformar- 
transformándonos. Para ello nos venimos apoyando en las siguientes propuestas: 

Pedagogía de la complejidad y la creatividad. Las consecuencias de modelos edu- 
cativos transmisionistas y autoritarios no son sólo nefastas en países dependientes. 
Aun en países del denominado "primer mundo" existe una enorme preocupación por 
el conformismo y pasividad que genera en la población joven una educación básica 
y universitaria basada en un currículo homogéneo, que no promueve el desarrollo in- 
tegral del potencial inventivo y creativo de las personas y la capacidad de pensar en 
complejidad 10 . Un sistema educativo -que se nos impone como referente- centrado 
en logros de pruebas estandarizadas que privilegian desde edad temprana ^"motiva- 
ción extrínseca" para el aprendizaje, el énfasis en la nota u otro estímulo externo, y no 
la "motivación intrínseca", esto es, la dedicación aun proyecto por ser significativo en sí 
mismo (Amabile y Hennessey, 1995: 11). "No olvides que la realidad es cambiante, no 
olvides que lo nuevo puede surgir y, de todos modos, va a surgir", nos recuerda el pen- 
samiento complejo (Morin, 1 996: 1 1 8). Desafortunadamente, la excelencia académica 
se valora y mide por respuestas consideradas verdaderas en unas pruebas definidas a 
priori. Se deja a un lado la creatividad asociada a aquellas personas que derivan su sa- 
tisfacción en explorar nuevas alternativas; así en ocasiones no sepan dar las respuestas 
consideradas correctas. 

La educación debe favorecer la aptitud natural de la mente para hacer y resolver 
preguntas esenciales y correlativamente estimular el empleo total de la inteligencia 
general. Este empleo máximo necesita el libre ejercicio de la facultad más expan- 
dida y más viva en la infancia y en la adolescencia: la curiosidad, la cual, muy a 
menudo, es extinguida por la instrucción, cuando se trata por el contrario, de esti- 
mularla o, siesta dormida, de despertarla (Morin, 1999). 

No son gratuitos los movimientos de resistencia hacia una educación estandarizada 
y simplista, que afecta en especial a niños, niñas y jóvenes de menores recursos eco- 
nómicos y de grupos étnicos y culturas no dominantes. Actualmente se vienen avan- 
zando distintos estudios para comprender mejor el potencial creador de las diversas 
personas, en sus distintos contextos socioculturales, con muy ricas sugerencias para 



10 Al respecto ver Colangelo & Davis, 1991; Csikszentmihalyi, 1997;Jackson et al, 2006; Marina, 1993; 
Morin, 1 996 y 1 999; Sternberg & Lubart, 1 995. 

72 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



movilizar el pensamiento y la iniciativa en estudiantes y docentes, las cuales nos sirven 
para apoyar procesos de ruptura con una escolaridad inhibidora y alienante. 11 

Una de las mayores dificultades para estimular la capacidad investigativa en estu- 
diantes de pregrado y posgrado es la falta de confianza para generar ideas, atreverse 
a hacer preguntas y diseñar una propia propuesta de investigación que sepa leer e 
interpretar los propios contextos de vida. En nuestro S de I exploramos estrategias 
didácticas que generen un ambiente de confianza entre compañeros y compañeras, 
incentivando su expresión creativa de manera individual y colectiva, a través de dis- 
tintos medios (historias de vida, cuentos, dibujos, creaciones corporales, juegos dra- 
máticos); medios que consideramos a la vez excelentes herramientas de investigación 
cualitativa. Nos interesa comprender la investigación como un proceso maravillosa- 
mente complejo y creativo, con distintas fases o momentos. Es importante que cada 
estudiante se familiarice con ellos, en especial, los momentos de ambigüedad e in- 
certidumbre que se presentan cuando no se saben los pasos a seguir y éstos hay que 
descubrirlos o crearlos. La ansiedad que usualmente acompaña esta fase hace que 
muchas personas se asusten, abandonen sus proyectos innovadores y prefieran volver 
a tareas pre-establecidas. 

Promover que los y las estudiantes sean gestores de sus propias propuestas de investi- 
gación no significa prescindir de la orientación de un buen maestro o maestra. Todo lo 
contrario, la orientación de una persona con mayor saber y experiencia es fundamen- 
tal; su reto es involucrar al sujeto que aprende en el proceso de enseñanza, y que las ta- 
reas a aprender tengan relación con sus contextos de vida (Bruner, 1 995). Se ha encon- 
trado que el desarrollo intelectivo y creativo se potencia cuando los y las estudiantes 
pueden participar en la negociación de ideas y la toma de decisiones (Walberg, 1 995). 

La pedagogía crítica propone una nueva sociología del curriculum que deje de lado 
la pretensión ideológica de estar libre de cualquier clase de valor, e invita a maestros 
y maestras a desarrollar una sensibilidad crítica que sea extensión de su conciencia 
histórica. Reconoce, por tanto, a alumnos y alumnas, sus docentes y comunidades 
como portadores de diferentes memorias sociales, con el derecho a hablar y a re- 
presentarse en la búsqueda del conocimiento y la autodeterminación (Giroux, 1 998: 
48-54). La pedagogía feminista, a su vez, viene buscando la superación del mode- 
lo pedagógico transmisionista y autoritario a través de la crítica a las perspectivas 
positivistas, coloniales y patriarcales, hegemónicas en la educación occidental. De 



1 1 Ver por ejemplo, Costa, 2001. En Colombia, el Movimiento Pedagógico de los años 80 y la actual 
Expedición Nacional Pedagógica recogen experiencias de distintos educadores y educadoras que a 
lo largo y ancho del país se esfuerzan por crear alternativas para enfrentar la estructura vertical de la 
educación pública (en Echeverri, 2002 e Ibarra, 2004). Diverser también ha propuesto investigacio- 
nes en este sentido (ver Romero y Sierra, 2002). 

73 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



este modo propugna por un aprendizaje cooperativo, solidario, no competitivo y 
anti jerárquico (Sarah y Spender, 1993). Tanto las pedagogías feministas como las 
pedagogías críticas avanzan con innumerables retos. Se hace necesaria una mayor 
comunicación entre ellas, así como mayores desarrollos prácticos de la pedagogía 
crítica en sus reflexiones (Gore, 1996: 33-71). A estas preocupaciones habría que 
agregar la ausencia frecuente del tema de la diversidad sexual en los debates sobre 
los modelos pedagógicos; por ejemplo, apenas recientemente la "teoría queer" ha 
empezado a preguntarse de manera sistemática por las implicaciones pedagógicas 
de su perspectiva en torno a cuestiones tales como la identidad, el género y el deseo 
(Steinberg yTalburt, 2005). 

Pedagogía decolonial e intercultural. La crítica a la colonialidad apunta -no sólo 
a la transformación o descolonización de la sociedad, el pensamiento y la vida- sino 
principalmente a la construcción de un pensamiento crítico propio (Walsh, 2005). Para 
nuestro caso se trata de pensar -a través de un diálogo intercultural (diálogo equitati- 
vo entre los diferentes sistemas de pensamiento que conforman la realidad nacional), 
modelos pedagógicos y procesos cognitivos y formativos que nos permitan superar 
las inequidades sociales de nuestro país. 

Con relación a la perspectiva intercultural y la formación pensamos que la reflexión 
está aún por hacerse en nuestro país. Se pueden observar posturas políticas, incluso 
normatividad, pero hay muy poco desarrollo en epistemes y menos aun desde pers- 
pectivas críticas. La investigadora Elizabeth Castillo nos da pistas sobre aspectos que 
posiblemente se deban incluir: "la interculturalidad también pasa por la emoción, hay 
que dejar de ser tan logo céntricos. El asunto no es de comprensión sino de afectación" 
(Castillo, 2007).Tenemos que replantearnos cómo se ha dejado por fuera el asunto de 
la percepción y de los sentidos en las luchas de representación y de significación que 
han dado distintos movimientos sociales y educativos. 

Es particularmente importante que este diálogo intercultural en pedagogía se esta- 
blezca en la universidad para transformarla. Kaplún (2005) considera que si la insti- 
tución universitaria en América Latina quiere de verdad superar la colonialidad que 
la caracteriza, debe pensar críticamente sus formas de producir conocimiento, los 
procesos de enseñanza-aprendizaje que promueve y el vínculo que establece con la 
sociedad, evaluando, por lo tanto, su acción en los campos de la docencia, la extensión 
y la investigación. 

En consonancia con estos ideales, el Grupo de Investigación Diverser ha propuesto y 
descrito los S de I como una estrategia pedagógica para democratizar la investigación 
y para alentar formas no-verticales de relacionamiento entre los agentes educativos. 
Se trataría de una experiencia formativa a través de la cual el estudiante se siente par- 
tícipe y líder de sus propios procesos y genera conocimiento crítico pertinente para 

74 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



su contexto sociocultural. Podría decirse entonces que los S de I constituyen una pro- 
puesta decolonial que enriquece el debate sobre la enseñanza y la práctica universi- 
taria de la investigación, permitiéndole a las nuevas generaciones aportar, con todo 
su potencial humano, al crecimiento de la democracia en el país. En este sentido, los S 
de I son no tanto una práctica pedagógica (Zuluaga,1 999: 1 74) como una práctica pe- 
dagógica crítica, que contrarresta la violencia epistémica y el adultocentrismo propios 
de la axiología de la modernidad/colonial/patriarcal que se ejerce contra niños, niñas 
y jóvenes de diversos contextos socioculturales al negárseles su condición de sujetos 
de conocimiento. 

En palabras de Freiré (1 996), la vocación ontológica del ser humano de "ser más" no 
podría desarrollarse en el marco de una educación bancaria, que cosifica la palabra 
y falsea el conocimiento al presentarlo como un ejercicio estéril de repetición de las 
ideas. Según este autor, la educación está llamada -por el contrario- a crear un am- 
biente amoroso y favorable para el cultivo de la "curiosidad epistemológica"y la "duda 
rebelde", que son aspectos centrales en la construcción autónoma del conocimiento, 
que cada persona y cada comunidad puede y debe realizar, para tomar conciencia de 
su realidad y transformarla. Todo esto implica, obviamente como en el caso de la pro- 
puesta de S de I que venimos describiendo el reconocimiento pleno de todos los agen- 
tes escolares como sujetos de saber, que dialogan sin violencias epistémicas, haciendo 
de la enseñanza de la investigación una experiencia democrática de generación de 
saber y relaciones interculturales. 

Desde las anteriores perspectivas, la investigación da nueva importancia al factor de 
la colaboración, de permitir que docentes, alumnos, alumnas, sus familias y comunida- 
des tengan una "voz", y de fomentar una "validación democrática" (Woods, 1 998: 27); 
esto es, más que sentar verdades que se convierten en instancias de poder, pasar a una 
exploración más reflexiva y promover una cultura de la investigación que contribuya 
con el cambio y transformación de la realidad; es allí donde residiría la validez de un 
proceso investigativo. Ello a su vez incentiva enfoques pedagógicos más horizonta- 
les, que busquen enriquecer las relaciones entre todas las personas partícipes de un 
proceso de indagación. Se reconoce, entonces, el carácter dinámico, no estático del 
conocimiento, lo cual contribuye con el rompimiento de modelos de enseñanza trans- 
misionistas y autoritarios. 

Lo anterior significa reconocer a docentes y estudiantes como co-investigadores pues 
de acuerdo con este autor, la práctica interpretativa exige que todos los participantes 
reconozcan, al interpretar las expresiones y creaciones de otros, cómo interfieren en 
dicha interpretación sus propias percepciones basadas en sus propias experiencias y 
esfuerzos de darle sentido a la realidad. Esto significa incluir el diálogo como aspec- 
to fundamental en el proceso interpretativo. La comprensión de cualquier realidad, de 
acuerdo con Denzin (1997: 38), sólo es posible cuando dos personas entran en una 

75 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



relación dialógica mutua. "Un observador externo no tiene lugar en este diálogo. Sólo 
participando en el diálogo es que puede accederse a la comprensión de una situación." 

En síntesis, las preguntas son infinitas como incansable debe ser nuestra búsqueda 
de propuestas pedagógicas pertinentes para una juventud que no tiene fronteras, 
que debe pensar en los problemas de su vecindario sin perder de vista lo planeta- 
rio. Como expresara Galindo (1 997), debemos avanzar en la comprensión no sólo de 
lo que ha sido, sino de lo que es y lo que será, ejercicios de configuración de sentido 
que exigen conocer los cambios por los que nosotros mismos atravesamos, a la vez 
que nos esforzamos en comprender el mundo a nuestro alrededor. Culminamos esta 
sesión con los interrogantes de Peter McLaren (1998: prólogo XXXV)), que sentimos 
como propios: 

La crisis del capitalismo, la opresión racial y la discriminación sexual son evidentes 
y marcadas, y las respuestas son esquivas. Ningún movimiento social tiene todas 
las respuestas. El feminismo es necesario pero hace falta algo más. Necesitamos 
formas de agricultura e industria ecológicamente sustentables y, no obstante tam- 
bién necesitamos algo más que una conciencia ecológica. La justicia raciales indis- 
pensable, pero se requiere algo más que justicia racial. Las dimensiones de la opre- 
sión son plurifacéticas, y una comprensión profunda de la justicia social requiere 
una integración de las críticas por parte de feministas, personas de color, teóricos 
poscoloniales, ecologistas y analistas de la explotación de clases. Y, empero si ma- 
ñana desapareciera el capital transnacional si se viniera abajo debido a sus propias 
contradicciones, ¿qué tomaría su lugar? ¿Cuáles son las maneras justas y ecológi- 
camente sólidas de organizar la agricultura, la industria, la escuela y la política? 



Etapas y estrategias formativas 



Desde el inicio de nuestro S de I se propuso que cada grupo de trabajo estuviese cons- 
tituido por un máximo de 1 2 a 1 5 estudiantes a cargo de un o una docente, preferible- 
mente adscrito/a a un grupo de investigación, quien serviría de coordinador/a de los 
seminarios y otras actividades formativas. Miembros antiguos del S de I han asumido 
la coordinación de nuevas cohortes (van cinco, cada una de dos años de duración, 
aproximadamente). 

Mediante convocatoria abierta se ha invitado a estudiantes interesados a presentar 
para su admisión al S de I: 

1 . Realización de un corto ensayo, en el cual expresen sus inquietudes respecto a un 
problema educativo de su interés, entre ellos: 

76 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Crítica de alguna teoría, práctica pedagógica y/o realidad escolar que se con- 
sidere afecta el quehacer docente o el desarrollo de niños, niñas y/o jóvenes. 
Evaluación de alguna propuesta pedagógica que se viene desarrollando ac- 
tualmente en el medio y cuyo valor se juzga importante reconocer. 
Planteamiento de una propuesta pedagógica que se piensa innovativa para 
el medio educativo nuestro. 

2. Sustentación oral en entrevista del ensayo escrito. 

3. Prueba escrita de análisis e interpretación crítica de un texto. 

El ensayo, la entrevista y la prueba escrita se evalúan de acuerdo a criterios de co- 
herencia, pertinencia y solidez argumentativa y sirven de partida para la realización 
de la propuesta investigativa que el o la estudiante irá a desarrollar al interior del 
Semillero. 

Con variantes en los enfoques y énfasis, las siguientes son las etapas básicas del pro- 
ceso formativo: 

1a. Etapa. Recolección de imaginarios de los y las participantes sobre investigación, 
investigación científica, investigación formativa, pedagogía y didáctica. Revisión y 
análisis del estado del arte sobre la investigación educativa y pedagógica, teniendo 
en cuenta paradigmas, temas y problemas de investigación contemporáneos. Explo- 
ración de problemas y preguntas de interés de los y las estudiantes participantes. (Du- 
ración: 6 meses). 

2a. Etapa. El tejido de la investigación (por qué, para qué, cómo, con quién, por quién, 
dónde, cuándo, con qué...). Preparación y diseño de un proyecto de investigación 
propio. Reflexiones éticas con respecto a los niveles de vinculación de comunidades 
o personas a los proyectos y papel de quién investiga. Asesorías especializadas y eva- 
luación de propuestas por expertos. Gestión de la propuesta ante entidades financia- 
doras. (Duración 6 meses). 

3a. Etapa. Desarrollo y realización del trabajo de campo (sea que el proyecto haya sido 
o no financiado). Proceso de análisis e interpretación de la información obtenida. (Du- 
ración 6 meses). 

4a. Etapa. Proceso de escritura final, sistematización y divulgación de resultados. (Du- 
ración 6 meses). 

Las siguientes son algunas de las estrategias didácticas empleadas para maximizar 
procesos de pensamiento reflexivo, crítico y creativo en los y las estudiantes: 

77 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



Motivación hacia la lectura de textos y artículos de revistas especializadas. 
Intercambio de ideas en equipos sobre aspectos a resaltar, inquirir o cuestionar de 
los textos leídos. Relatorías de las discusiones en plenarias. 

Identificación de valores, creencias y prejuicios que pueden afectar a la persona 
que investiga. 

Talleres de expresión creativa a través de distintos medios. 

Exposiciones de docentes y estudiantes con diferentes ayudas como acetatos, dia- 
positivas, videos, películas, documentales, observación de cartografías, fotografía, 
revistas. 

Aplicación práctica de técnicas e instrumentos de recolección de información. 
Memorias de la vida personal que emerjan de las lecturas realizadas o con relación 
a los problemas a investigar. 

Preparación de ensayos de integración sobre las discusiones y lecturas. 
Conversación directa con expertos. 

Mesas redondas, exposiciones, seminarios, debates, discusiones. 
Revisión de convocatorias; diligenciamiento para participar en las mismas o ges- 
tión ante distintas entidades de financiación de proyectos. 

Participación en encuentros de intercambio con otros grupos de Semilleros de In- 
vestigación de la Facultad y la Universidad, en el ámbito regional y nacional. 

Para enriquecer el proceso formativo, hemos propuesto el S de I como un proyecto 
de investigación en sí mismo; esto es, las y los participantes de las distintas cohortes 
han venido colaborando con los siguientes procedimientos orientados a la recolec- 
ción de información de nuestra experiencia para su posterior evaluación y sistemati- 
zación: notas de observación; entrevistas individuales o en grupo a estudiantes par- 
ticipantes y no participantes del S de I sobre su comprensión del proceso; diarios de 
campo; análisis de eventos; entrevistas a profesores(as) y personal administrativo de la 
Facultad sobre su percepción del impacto de los Semilleros; seguimiento a los proyec- 
tos; análisis comparativos de respuestas y resultados teniendo en cuenta los diferentes 
contextos sociales e institucionales de los y las participantes y estilos de enseñanza de 
sus coordinadores/as; el impacto recíproco entre el S de I y el Grupo Diverser; discusio- 
nes éticas, entre otros. 

Contamos en la actualidad con avances importantes, como un amplio archivo digital 
de logros, dificultades y desafíos de las distintas cohortes 12 , así como una mayor confi- 
guración conceptual y metodológica de nuestra propuesta de S de I. Sin embargo, no 
hemos tenido el tiempo necesario para sacar un libro que recoja este proceso formati- 
vo tan único y especial. Son varias también las publicaciones que tenemos pendientes 



1 2 Resaltamos aquí el esfuerzo de las egresadas del S de I, las historiadoras Fanny López y Ángela Urre- 
go, en su voluntario trabajo de recuperación y organización de nuestro archivo. 

78 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



que dan cuenta de diversos aspectos del proceso; confiamos pronto poder responder 
a estas demandas. 



Algunos testimonios para finalizar 



Compartimos a continuación algunos ejemplos del sentir y pensar de algunos partici- 
pantes sobre esta experiencia de S de I. Los primeros testimonios fueron tomados de 
manera anónima al inicio (1 999-2001 ) 13 . El último testimonio titulado "El Semillero, un 
espacio para la vida", de la compañera Alba Rojas, da cuenta del impacto que ha signifi- 
cado para ella esta propuesta formativa a lo largo de una década, en escrito preparado 
especialmente para este reporte: 

"Fue la primera vez que en la Facultad, o al menos pues que yo sepa, se realiza como 
un encuentro de este tipo, un encuentro formativo, un proceso formativo. Yo resalto 
eso porque nosotros en el pregrado, o por lo menos en mi carrera no, no tenemos for- 
mación investigativa, bueno, pienso, que la idea ahora con los nuevos pénsum es que 
la investigación se integre al pregrado, pero en el momento en que surgió el Semillero, 
no. Para nosotros, los que de pronto entramos, era como una necesidad personal o un 
interés personal, [...] entonces me parece que el Semillero fue como impulsar esa 
necesidad y esos intereses investigativos que teníamos muchas personas y que 
en el pregrado no se estaban satisfaciendo, resalto eso y resalto que podamos em- 
pezar a formarnos como investigadores desde el pregrado, porque yo pienso que una 
formación en investigación no es algo que llega en la maestría." (Martha). 

"Mis expectativas se han colmado en el sentido de que he encontrado un grupo 
para ir más allá de lo que se ve en las materias, ha sido un espacio realmente de 
discutir cosas, que no ha habido [en la carrera] el espacio para discutirlas [...] En 
cuanto a encontrar un grupo interdisciplinario va siendo muy bueno, uno se sale 
como de eso, de lo que es la Licenciatura de uno y compartir con otras personas, 
con compañeros de otras carreras [...] va siendo eso de aprender a investigar." 
(Miriam) 

"Yo no tenía una idea clara de que era investigación ni que eran métodos de in- 
vestigación, entonces de todas manera lo que yo he recibido en Semillero si me ha 
permitido conocer mucho, pero al mismo tiempo me ha confrontado con muchas 
cosas porque es que el Semillero es una propuesta, yo me atrevería a decir muy no- 
vedosa, por la particularidad misma de que es investigación cualitativa [...] Yo en 



1 3 Ver Sierra, Osorio y Berrouet, 2001 . Los nombres reales aparecen cambiados. 

79 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



el proceso he aprendido... como a producir ese proceso deconstructivo en las cosas 
que conozco, ya no se trata de tragarme el conocimiento, sin embargo me cuesta 
mucho, porque eso silo tengo que decir, yo trato de pensar lo que leo y lo que digo, 
pero a veces simplemente me lo trago y ya, no doy cuenta de muchas cosas, o sea 
estoy empezando a estructurar dentro de mi como un proceso deconstructor de la 
realidad misma" (Jorge). 

"Por ejemplo, el Semillero nos ofrece, como los puntos básicos; nos ofrece un lengua- 
je con el que podemos interlocutor con instituciones y con gente de otros niveles; o 
sea de alguna forma, nos pone en un nivel, si se puede llamar así, más científico 
de las discusiones. Porque entonces, antes se hablaba mucho desde la sensación, 
desde lo que uno creía que debía ser, pero muy poco argumentado. Uno decía, es 
que esto debería ser, se debía trabajar con las marginaciones, con las comunidades 
étnicas, o en fin; pero uno veía que se debía pero no cómo. [...] Yo pienso que el 
Semillero si ha potencializado bastante el trabajo académico, pues no sólo por las 
herramientas metodológicas de estudio, de discusiones y todo eso. [...] lo mismo 
que las discusiones en grupo: para mí ha sido sumamente importante contar con 
opiniones tan diversas y otras veces tan encontradas de todos acá. Vos sabes que 
todos tenemos nuestras formas de pensar y uno ver todo eso como en la mesa tam- 
bién le ayuda a uno a ubicarse desde perspectivas." (Maritza). 



El semillero, un espacio para la vida 



"Siempre he creído en la educación como posibilidad de transformación hacia me- 
jores condiciones y si bien, no he sido lo que llaman una estudiante brillante he pro- 
curado porque mi participación en esta experiencia no se quede en el tema de las 
notas o de los diplomas. Parte de mi inconformidad pasó a expresarse en mi paso 
por la Licenciatura, aunque tuve profesores de quienes aprendí y estoy agradecida, 
tuve otros que inclusive llegaron a indignarme y a hacerme pensar en la necesidad 
de apostarle a otra educación, a otra escuela. Cada vez mis ojos se abrían forzán- 
dome a no ser cómplice de una historia que se repetía y se repetía y fue justo en 
este momento cuando apareció (es la expresión correcta, pues sobre la Facultad 
predominaba un ambiente grisáceo, poco atrayente, dicho por compañeros y com- 
pañeras de otras facultades de ese entonces) la propuesta de S de I de la Facultad 
de Educación, diseñado y coordinado por la profesora Zayda Sierra, quién acaba- 
ba de llegar al país de realizar estudios en el exterior, con los ánimos renovados y 
consciente de que algo había que hacer por dinamizar la participación de los y las 
estudiantes. Este semillero de investigación se convirtió en un espacio de tal rele- 
vancia para nuestras vidas, que ni la profesora, ni muchos de quienes pasamos por 
él dimensionamos en ese momento." 

80 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



"No quiero exponer mi experiencia como una oda al semillero, ni decir que es la mejor 
o más significante, estoy segura que en el país se desarrollan experiencias de diversa 
índole que diariamente forman y son vitales para muchas personas. Pretendo si, con- 
tar brevemente porque para mí esta experiencia fue vítala tal punto que hoy trabajo 
por generar más espacios similares a éste para nuevas generaciones de estudiantes. 
Pero, ¿qué era el semillero de investigación? Eso, un espacio de encuentro de diversas 
miradas, de formación y de debate sobre la educación en el país, sobre el estado de 
la educación, sobre la investigación y la educación, sobre la cultura, el estado y la 
educación y sobre nosotras y nosotros inmiscuidos, tocados, atravesados por todo lo 
anterior. También en ocasiones, un espacio de excusa para no ahogarnos en la deses- 
peranza de un país con conflictos que se traga generaciones enteras, para mirarnos la 
cara y no sentirnos solos nadando contra la corriente. Un espacio difícil, donde entre 
todos nos dábamos cuenta de falencias de nuestra formación. Recuerdo en especial, 
la dificultad para leer textos argumentativos de teóricos e investigadores desconoci- 
dos por nosotros y escribir reflexiones a partir de ello, recuerdo también la dificultad 
de mantener el ritmo, la constancia en los encuentros, pues el hecho de que se haya 
planteado como un espacio extracurricular hizo que tuviéramos que atender igual 
los cursos regulares de la Licenciatura, los cuales con frecuencia sentíamos desarticu- 
lados entre sí y descontextualizados. También se convirtió en todo un reto el manejo 
del tiempo, la mayoría, por no decir que todos quienes participamos, cumplíamos 
compromisos laborales (es una realidad del país el ser estudiante trabajador y es una 
situación poco reconocida por las instituciones), familiares y académicas, este motivo 
hizo que este espacio, sin dejar de ser apreciado fuera abandonado por varios de los 
compañeros y compañeras que empezamos. 

Una de las primeras cosas que aprendí fue a reconocer la importancia de lo que una 
vez dijo Estanislao Zuleta, la dificultad como motor y no como excusa para no hacer 
nada; al fin al cabo el error, la pregunta, la inquietud, la inconformidad de nuevo, 
como herramientas para el morral de viaje, para la construcción de los sueños, para 
caminar y dejar huella. . . en resumen, aprendimos a leer de diversas formas, diversos 
contextos, perspectivas teóricas y metodológicas relacionadas con la investigación y 
la educación, a leernos a nosotros como sujetos, como personas con historia, con un 
lugar; como dijo Paulo Freiré, aprendimos a leer el mundo, nuestro mundo y a sen- 
tirnos partícipes y responsables de él y en este camino seguimos." (Alba Lucía Rojas) 



Bibliografía 



Amabile,T y Hennessey, B. 

1995 "Theconditionsofcreativity". En: The nature of creativity. Robert Sternberg (Ed.), 
Cambridge University Press, New York. pp. 11-42 

81 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



Berger, P, & Luckrmann,T. 

1 978 La construcción social de la realidad (1a. edición en inglés en 1 966). Amorrortu, 
Buenos Aires. 

Bonilla-Castro, E. 

1 998 "Formación de investigadores jóvenes y desarrollo del reto para un país al filo de la 
oportunidad". En: Formación de investigadores: Estudios sociales y propuestas 
de futuro. E. Bonilla-Castro (Ed.), Colciencias-Tercer Mundo Bogotá, pp. 3-1 0. 

Bruner, J. 

1 995 Actos de significado. Más allá de la revolución cognitiva. Alianza, Madrid. 

Burbules, N & Torres, C (Compiladores). 

2005 Globalización y educación. Manual crítico. Editorial Popular, Madrid. 

Cannella,G & Viruru, R. 

2004 Childhood and Postcolonizacion. Power, education, and contemporary prac- 
tice. Routledge Falmer, New York. 

Castañeda, B; González, V y Oquendo, S. (Compiladores) 

2001 Semilleros de Investigación: una emergencia en pos del conocimiento y la ciu- 
dadanía. Red de Semilleros de Investigación de la Universidad de Antioquia 
(REDSIN),Medellín. 

Castillo, Elizabeth. 

2007 Seminario en el programa de Maestría en Pedagogía y Diversidad Cultural, Me- 
dellín, Universidad de Antioquia, septiembre de 2007. (Notas personales). 

Castro-Gómez, S. 

2000 "Ciencias sociales, violencia epistémica y el problema de la "invención del otro". 
En: La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas 
latinoamericanas. E. Lander (Ed.), CLACSO-UNESCO, Buenos Aires, pp. 145-163. 

CNA. 

1 998 Criterios y procedimientos para la acreditación previa de los programas acadé- 
micos de pregrado y de especialización en educación. Ministerio de Educación 
Nacional, Consejo Nacional de Acreditación, Bogotá. 

Colangelo, N., & Davis, G. (Eds.) 

1 991 Handbook of Gifted Education. Allyn and Bacon, Boston. 



82 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Coronil, F. 

2000 "Naturaleza del poscolonialismo: del eurocentrísmo al globocentrismo". En: La 
colonialidad del saber: eurocentrísmo y ciencias sociales. Perspectivas latino- 
americanas. E. Lander (Ed.), CLACSO-UNESCO, Buenos Aires, pp. 87-1 07. 

Costa, A (Editor). 

(2001). Developing Minds: A resource book for Teaching Thinking. Washington, D.C.: 
Association for Supervisión and Curriculum Development. 

Creswell, J. 

1 998 Qualitative inquiry and research design: Choosing among five traditions. Sage, 
Thousand OaksCA. 

Csikszentmihalyi, M. 

1 997 Creativity: Flow and the psychology of discovery and invention. HarperCollins, 
New York. 

Denzin, N. 

1 992 Symbolic interactionism and cultural studies. MA: Blackwell, Cambridge. 

1997 Interpretive ethnography: Ethnographic practices for the 21 st century. Sage, 
Thousand Oaks, CA. 

Dussel, E. 

2000 "Europa, modernidad y eurocentrísmo". En La colonialidad del saber: eurocen- 
trísmo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. E. Lander (Ed.), CLAC- 
SO-UNESCO, Buenos Aires, pp. 41 -54. 

Echeverri, A. 

2002 "El aporte de las Expediciones Pedagógicas al Movimiento Pedagógico". En:, Vein- 
te años del Movimiento Pedagógico. 1982-2002. Entre mitos y realidades. H. 
Suárez (Ed.), Cooperativa Editorial Magisterio, Corporación Tercer Milenio, Bo- 
gotá, pp. 129-164. 

Eynde, A. 

1 994 "Género y ciencia: ¿términos contradictorios? Un análisis sobre la contribución de 
las mujeres al desarrollo científico". Revista Iberoamericana de Educación: Géne- 
ro y Educación, Boletín Digital de la OEI, ( http://www.rieoei.org/oeivirt/rie06. 
htm) . 



83 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



Escobar, A. 

1 998 La invención del Tercer Mundo: Construcción y deconstrucción del desarrollo. 
Norma, Bogotá. 

FalsBorda,0. 

1 985 Conocimiento y Poder Popular. Siglo XXI, Bogotá. 

Flórez, R. 

1 994 Hacia una pedagogía del conocimiento. McGraw H i II, Bogotá. 

Freiré, P. 

1983 Pedagogía del oprimido. (Primera Edición, 1970). Siglo Veintiuno Editores, 
México. 

1996 Pedagogía da autonomía. Saberes necessários á prática educativa. Editora Paz 
e Terra, Sao Paulo. 

Gaitán, M. 

2004. Aproximación a la dinámica del Semillero de Investigación de Estudiantes 
Indígenas de la Universidad de Antioquia. En Sierra, Z. (Compiladora), Voces 
Indígenas Universitarias: Expectativas, realidades y sueños. Medellín: Grupo 
Diverser, Universidad de Antioquia; Colciencias; IESALC-UNESCO; OÍA; OREWA. 
[Puede verse en el pié 1 en la página 6] 

Galindo, L J. 

1997 Sabor a ti: Metodología cualitativa en investigación social. Universidad Vera- 
cruzana, Xalapa. 

Gore, J.M. 

1996 Controversias entre las pedagogías. Fundación Paideia & Ediciones Morata, 
Madrid. 

Giroux, H. A. 

1 997 Los profesores como intelectuales: Hacia una pedagogía crítica del aprendizaje 
(1 a. edición en inglés 1 988). Paidós, Barcelona. 

Giroux, H. A. 

1 998 "Trabajo sobre estudios culturales en escuelas de magisterio" En: U na cuestión de 
disciplina: Pedagogía y poder en los estudios culturales. Joyce Canaan y Deb- 
bie Epstein (Eds). Paidós, Barcelona, pp. 47-64. 



84 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Gutiérrez, C (Editor). 

1 994. La investigación en Colombia en las artes, las humanidades y las ciencias 
sociales. Santafé de Bogotá: Ediciones Uniandes. 

Harding, S. 

1 996 Ciencia y feminismo. Morata, Madrid. 

2000 "Gender, development, and post-Enlightenment philosophies ofscience". En: Phi- 
losophy for a multicultural, postcolonial, and feminist world. U. Narayan y S. 
Harding (Eds.), Indiana University Press, Bloomington. pp. 240-261 . 

I barra, O. 

2004 Entrevista. FLAPE. Foro Latinoamericano de Políticas Educativas. ( http://www. 
foro-latino.org/entrevista1.htm ). 

Jackson, N; Oliver, M; Shaw, M & Wisdom, J (Editores). 

2006 Developing creativity in higher education. An imaginative curriculum. Rout- 
ledge, London. 

Kanu,Y. 

2006 "Introducción". En: Curriculum as cultural practice. Postcolonial imaginations. 
University of Toronto Press, Toronto. 

Kaplún, G. 

2005 "Indisciplinarla universidad". En: Pensamiento crítico y matriz (de) colonial. Re- 
flexiones Latinoamericanas. Walsh, Catherine (Editora), Universidad Andina Si- 
món Bolívar y Ediciones Abya-Yala, Quito. 

Keller, E. F. 

1 989 Reflexiones sobre Género y Ciencia. Alfons El Magnánim, Valencia. 

Kincheloe, J y McLaren, P. 

1 994 "Rethinking critical theoryand qualitative research" En: Handbook of qualitative 

research, Norman Denzin y Yvonna Lincoln (Eds). Sage Publications,Thousand 

Oaks, CA. pp. 138-157 

Lander, E. 

2000 a "Ciencias sociales: saberes coloniales y eurocéntricos". En: La colonialidad del sa- 
ber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas, Edgardo 
Lander (Editor), CLACSO-UNESCO, Buenos Aires, pp. 1 1-41 



85 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



2000b "¿Conocimiento para qué? ¿Conocimiento para quién? Reflexiones sobre la univer- 
sidad y la geopolítica de los saberes hegemónicos". En: La reestructuración de 
las ciencias sociales en América Latina. S. Castro-Gómez (Ed.), Instituto Pensar, 
Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, pp. 49-70. 

Marina, J. A. 

1993 Teoría de la Inteligencia Creadora. Anagrama, Barcelona. 

Martínez R.J.B. 

1 995 "¿Tiene el alumnado posibilidad o derecho de realizar innovaciones?" En: Volver a 
pensar la educación: Prácticas y discursos educativos. Vol. II. Ediciones Morata, 
Madrid, pp. 96-97. 

McLaren, P. 

1 998 Multiculturalismo Revolucionario. Pedagogías de disensión para el nuevo mile- 
nio. Siglo XXI, México. 

Mejía Correa, G. 

2002 "Vivir la cultura. Una propuesta pedagógica para la diversidad". (I Premio Nacio- 
nal Cátedra Ciro Angarita por la Infancia). En: Niñez y Conflicto Armado. UNICEF, 
Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes y otras entidades, Bogotá. 

Mignolo,W. 

2000 "La colonialidad a lo largo y ancho: el hemisferio occidental en el horizonte colo- 
nial de la modernidad". En: La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias 
sociales. E. Lander (Editor.) Vol. Clacso y UNESCO, Buenos Aires, pp. 55-86. 

Morin, E. 

1 996 Introducción al pensamiento complejo. Gedisa, Barcelona. 

1 999 "Los siete saberes necesarios para la educación". En: http://www.bibliotecasvir- 
tuales.com/biblioteca/Articulos/Los7saberes/proloqo.asp . UNESCO, París 

Patton, M. Q. 

1 990 Qualitative evaluation and research methods. Sage, Newbury Park, CA Schwan- 
dt, 1 994. 

Sánchez Gamboa, S. & Santos Filho, J. C. 

1 997 Investigación educativa, cantidad-cualidad: Un debate paradigmático. Magiste- 
rio, Bogotá. 



86 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Sarah, E y Spender, D. 

1993 Aprender a perder. Sexismo y educación. Paidós, Barcelona. 

Sierra, Z. 

1 998 "Convocatoria para conformar el Semillero de Investigación de la Facultad de Edu- 
cación de la Universidad de Antioquia". Octubre. (Archivo digital y plegable en 
papel), Medellín. 

1 999a "Reflexiones en torno al programa Jóvenes Investigadores". Revista Lectiva. Aso- 
ciación de Profesores Universidad de Antioquia, No. 3:73-78. 

1 999b "Articulando la Escuela y la Vida: La Formación en Investigación de Futuros(as) 
Docentes". Propuesta de Investigación para el Seguimiento, Evaluación y Siste- 
matización del Semillero de Investigación de la Facultad de Educación, Univer- 
sidad de Antioquia. Octubre. (Archivo digital), Medellín. 

Sierra, Z y Romero, A. 

2002 "¿Investigar o construir nuevas realidades escolares? Reflexiones a propósito de un 
proceso formativo e investigativo con docentes en San Onofre, Sucre". Revista Col- 
ciencias. Colombia, Ciencia & Tecnología, 20(4), 19-32. 

Sierra, Z, Berrouet, F y Osorio, L. 

2001 El Semillero de Investigación: Alternativa pedagógica para el fomento de la 

cultura investigativa en futuros docentes. Facultad de Educación, Universidad 

de Antioquia. (Archivo digital), Medellín. 

Sierra, Z; Ossa, J; & Restrepo, L. 

2002. Propuesta de Creación y Promoción de un Programa Nacional de Semilleros de In- 
vestigación, presentada a COLCIENCIAS para su implementación en la Estrate- 
gia de Regionalización del Sistema Nacional de Ciencia yTecnología. Medellín: 
Universidad de Antioquia (Archivo digital). 

Schwandt,T. 

1994 "Constructivist, interpretivist approaches to human inquiry". En: Handbook of 
qualitative research. N. Denzin & Y. Lincoln (Eds.), Sage Publications.Thousand 
Oaks,CA.pp. 118-137. 

Steinberg, S yTalburt, S. 

2005 Pensando queer. Sexualidad, cultura y educación. Grao, Barcelona. 



87 



El Semillero de Investigación. . . Un Espacio de Vida 



Sternberg, R y Lubart,T. 

1 995 Defying the crowd: Cultivating creativity in a culture of conformity. Free Press, 
New York. 

Várela, N. 

2005 Feminismo para principiantes. Ediciones B, Barcelona. 

Walberg, H. 

1 995 "Creativity and talentas learning". En: The nature of creativity. R. Sternberg (Edi- 
tor.), Cambridge University Press, New York. pp. 340-361. 

Woods, P. 

1998 Investigar el arte de la enseñanza. Paidós, Barcelona. 

Walsh, C. 

2005 "Introducción: (Re)pensamiento crítico y (de)colonialidad". En: Pensamiento crí- 
tico y matriz (de)colonial. C. Walsh (Ed.), Universidad Andina Simón Bolívar y 
Editorial Abya Yala, Quito, pp. 1 3-36. 

Zuluaga Garcés, O. L. 

1 999 Pedagogía e historia. La historicidad de la pedagogía. La enseñanza, un objeto 
de saber. Universidad de Antioquia; Anthropos y Siglo del Hombre Editores, 
Bogotá. 



88 



La Educación en la Formación 
de la Actitud Investigadora 



Julio César Bueno Sánchez* 



Los Semilleros de Investigación como formas organizativas 
aparecieron a finales de los 90's, sustentados por las expe- 
riencias precedentes pero ante todo por el auge de una 
organización vedada durante 20 años en la Universidad, 
como lo fueron los grupos de investigación (Ossa, 2005). 
El contexto que permitió esta emergencia fue sin lugar a 
dudas la vigencia de nuevas visiones macroeconómicas 
en términos de la globalización, la apertura económica y 
el neoliberalismo, que a su vez introdujeron cambios en 
las tecnologías de la información como la Internet. El con- 
cepto de aldea global y la hegemonización a ultranza de la 
cultura occidental como único modelo, tocaron nuestras 
puertas provincianas para decirnos cuan alejados estába- 
mos del progreso. Ser como un país occidental industriali- 
zado, alcanzar los márgenes del desarrollo y la rentabilidad 
pasaron a ser los estigmas con los que enfrentamos la 
década de los 90's; era necesario, pues, salir de un atraso 



Semillero de Investigación Simbiosis y Grupo Reproducción, Universidad de Antioquia AA1 226, tel. 
2106477, fax 2106470, correo electrónico: jcesarbs@gmail.com. 



La Educación en la Formación de la Actitud Investigadora 



cuyas causas colindan con nuestra condición económica, social y cultural, pero tam- 
bién estaban por encima de nuestros intereses nacionales las necesidades de la aldea 
global, las que finalmente prevalecieron en respuesta a nuestra inserción al mundo. 
En ese sentido, pensamos la investigación en un desarrollo histórico diferente al de los 
países industrializados, entramos a la moda casi sin saber cómo y por qué, y volcamos 
nuestras esperanzas en la inmediatez de esa década contradictoria. En el seno de esa 
convulsión, en la marginalidad de las proyecciones del Departamento de Planeación 
y de las Universidades que debieron adaptarse al nuevo discurso de la productividad 
y la eficiencia, aparecieron los semilleros de investigación con la consigna de repensar 
la investigación desde el pregrado universitario, en una especie de acto reflexivo de 
una conciencia oculta y paralela al proceso institucional que legitimó la investigación 
en la Universidad. 

Los semilleros no buscaron cambiar las misiones de las instituciones educativas en 
principio, tampoco se vieron inmersos en los planes de acción o en los estatutos ge- 
nerales; los semilleros se constituyeron en un movimiento social emergente de carac- 
terísticas indefinidas en los marcos institucionales, pero diversos en formas de organi- 
zación y en campos de exploración. Esa alternatividad que presentaron los semilleros 
alejados de las cifras y de los balances de gestión parecía cimentar aún más esa indefi- 
nición que los contradictores le achacaron al movimiento, máxime cuando otros inten- 
tos se habían formulado en la década inmediatamente anterior pero en condiciones 
histórico-sociales que dificultaron su devenir. Investigar en el pregrado se convirtió 
pues, en algo tan común para los que participamos en los semilleros, que en principio 
sería irrisoria intentar entender qué significa eso, porque a lo mejor definir algo que 
"camina" por sí sólo sin necesidad de las definiciones, corre el riesgo de caer en la le- 
galidad por encima de la legitimidad. El intento de hacerlo sin embargo puede ser un 
reto interesante a la luz de la diversidad alrededor de los semilleros, la cual es también 
su razón de ser en la medida en que un semillero puede asumir múltiples formas de 
organización de acuerdo a las necesidades y las condiciones del entorno. 

Si nos acompañamos de las cifras entenderemos muchas de las causas que dieron 
lugar a esta emergencia en pos del conocimiento: tan sólo 4500 científicos tiene Co- 
lombia, lo que representa el 1% de los científicos de Latinoamérica, que a su vez, co- 
rresponden al 1% de los científicos del mundo. Para un país de 43.000.000 millones de 
habitantes, Colombia cuenta con 166 científicos por cada millón de habitantes, cifra 
que contrasta diametralmente con la de países industrializados como Japón que cuen- 
ta con 3500 o EEUU con 2685 científicos por millón. La formación del recurso humano 
es imperativa a la hora de trazar políticas de emprendimiento e innovación, pero si 
analizamos las cifras de inversión en la educación tan sólo el 2,5% del PIB se destina 
para este rubro por debajo del 3,6% del promedio latinoamericano; aunado a esto la 
inversión estatal para ciencia y tecnología es de alrededor del 0,3% del PIB, mientras 
que en los países más avanzados esta inversión alcanza entre un 2% - 5%. Si se piensa 

90 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



sólo en términos de competitividad el científico Rodolfo Llinás 2 propone al menos una 
inversión en ciencia y tecnología del 1 % del PIB constante por lo menos durante unos 
20 años, lo que supondría una política de estado permanente por fuera de las veleida- 
des de los gobiernos de turno y sin importar las crisis económicas. 

Al repasar las conclusiones de la misión Ciencia, Educación y Desarrollo reunida bajo 
el gobierno de César Gaviria, observamos que dentro de las recomendaciones está un 
aumento de la inversión al 3,5% del PIB, esto hace más de 10 años, y llegar a la cifra 
de 1 científico por cada 1000 habitantes para superar la cifra actual de 0,5 científicos 
por cada 1 000 (Banguero, 1 982). Todas las sensaciones de frustración de los que con- 
formaron la misión y ven los resultados hoy en día tuvieron una misma respuesta: la 
contracción de la economía en un 5% desde 1 999. Siendo así, no se entiende por qué 
las crisis económicas de otros países como las de los llamados tigres asiáticos no redu- 
jeron sustancialmente la inversión en ciencia y tecnología, lo que nos permite afirmar 
que el problema en nuestro país se aleja bastante de la cifra y el índice, y sopesa aún 
más eso que llamamos cultura de la investigación. La formación en las universidades 
cercana a la repetición y lejana a la creatividad discrimina y selecciona con pinzas de ci- 
rujano el perfil exclusivo de los investigadores tan sólo para los que logren el escaño a 
los posgrados. La Universidad incentiva esta tendencia cuando sus índices de gestión 
en la formación científica consideran tan sólo estos últimos niveles en la formación, un 
producto final que emerge de la exclusión, más no de la apertura. 

Pero investigar en el pregrado no se convierte ante este panorama en la salida simple 
a un problema de números, pues los semilleros que canalizan esta iniciativa rompen 
frontalmente con el esquema productivo-inmediato de una cultura ajena a la planea- 
ción de largo plazo y a políticas consistentes de trascendencia nacional. La tríada Cien- 
cia-Educación-Desarrollo entendida como necesidad prevalece a la hora de asumir el 
propósito común de un país con muchos problemas construido a punta de retazos 
de teorías sin sustentación en la realidad colombiana; los semilleros sin instituciona- 
lización, de jóvenes con vocación que se entregan sin esperar nada a cambio fuera 
de la satisfacción de encontrar sus propias respuestas y reinventarse ellos mismos, de 
personas que se marginan del currículo para asumir sus seres volcados ala preguntan, 
demuestran una serie de valores que ya no son comunes a nosotros. La valoración 
cultural de investigar en el pregrado, para formar investigadores, no lúdicos actores 
de los cursos de metodología de la investigación que profesan la investigación for- 
mativa, trasciende por el hecho mismo de tener visos de un movimiento social que se 
pregunta qué investigamos y para que se investiga en un país como Colombia, y me 
atrevo a decir que cuando se observan los flujos históricos de las escuelas de pensa- 



2 Colombia siguió a medias los consejos de la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo. Sección Educa- 
ción, el Tiempo, Noviembre 1 9 de 2004. 

91 



La Educación en la Formación de la Actitud Investigadora 



miento, siempre alejadas de lo institucional, las revoluciones y contradicciones con el 
entorno social emergen como parte esencial de su desarrollo mismo. Los semilleros 
de investigación son la puerta a verdaderas escuelas de pensamiento, de ahí el por 
qué de su diversidad, pero también son el reflejo de una sociedad emergente, nueva 
e incierta por principio, que con seguridad desbordará los límites de lo institucional 
negando un pasado de repeticiones para dar lugar a un futuro pletórico de simbiosis 
y emergencias. 



Bibliografía 



Banguero Harold. 

1982 Investigación, Educación Ciencias y Tecnología para el siglo XXI; el reto de la 
Colombia de hoy. Colombia al filo de la Oportunidad. Colciencias. Tercer mun- 
do editores. 

Ossa Jorge Eliecer. 

2005 Encuentros de Semilleros de Investigación. Historia y Retos. En: Por los Cami- 
nos de los Semilleros de Investigación. Fondo Editorial Biogénesis, p. 1 1 9-1 25. 



92 



Semilleros de Investigación 
y Desarrollo Humano 

Sergio Rene Oquendo Puerta 1 



En las universidades colombianas han surgido, en los últi- 
mos años, estrategias para el crecimiento y desarrollo de 
la ciencia, la tecnología y la innovación (C+T+l) que pri- 
vilegian las actividades científicas como los medios más 
importantes para la generación de conocimiento útil para 
enfrentar las problemáticas sociales. Esto es lo que algu- 
nos llaman la universidad investigativa. 

De igual manera, el Sistema Educativo Nacional, por medio 
de sus políticas, ha encargado la formación y el quehacer 
científico exclusivamente a los programas de maestría y 
doctorado. Adicionalmente, el Sistema Nacional de Ciencia 
y Tecnología, coordinado por Colciencias, es claro en esta- 
blecer programas y condiciones para el fortalecimiento de 
los grupos de investigación, como"únicas" unidades gene- 
radoras de conocimiento, a los que adhieren el programa 
de Jóvenes Investigadores que promueve la participación 



1 Administrador de Empresas, Especialista en Asesoría de Organizaciones, Maestro en Educación y 
Desarrollo Humano. Docente - investigador. 



Semilleros de Investigación y Desarrollo Humano 



de un grupo muy selecto — a la vez escaso — de jóvenes recién graduados del pregra- 
do, para que participen y se formen en procesos científicos, con los grupos de investi- 
gación escalafonados. Estas políticas han dejado a un lado, sin posibilidades de ingre- 
sar en esa comunidad científica, al grueso de la población estudiantil de pregrado y, 
de esta manera, se ha creado una gran brecha (exclusión) para el futuro relevo gene- 
racional de científicos colombianos. Simultáneamente, en nuestras universidades, se 
ha generado un movimiento de Semilleros de Investigación entre los estudiantes de 
pregrado, que involucra conceptos de formación investigativa y componentes funda- 
mentales para el desarrollo humano. 



¿Qué son los semilleros de investigación? 



Frente a la realidad anteriormente planteada, y como alternativa de formación en in- 
vestigación, los semilleros de investigación emergen en forma espontánea y se ganan 
un espacio entre los estudiantes de pregrado, pues crean comunidades de aprendizaje 
alrededor de sus propias preguntas y su propia creatividad, no solamente en temas di- 
rectamente relacionados con su carrera o profesión sino también en temas interdiscipli- 
narios, tanto de las ciencias exactas y naturales como de las ciencias sociales y humanas. 

Los semilleros de investigación se presentan como una alternativa para la formación 
investigativa, creando un espacio diferente a los instituidos en los planes de estudio 
de los programas, donde el estudiante asiste libre y espontáneamente sin la presión 
de una nota, encontrando en este ambiente la posibilidad de exponer sus dudas y 
conocimientos, con la libertad de controvertir, opinar y proponer dinámicas flexibles y 
acordes con su ritmo de aprendizaje y sus íntimos intereses. 

Los semilleros son comunidades de aprendizaje donde se rinde culto a la pregunta, 
que surge gracias a la libertad de expresión; esta espontaneidad comunicativa retroa- 
limenta el entusiasmo por el aprendizaje y finalmente conduce a un ambiente equita- 
tivo para el aprendizaje, pues aprenden por igual los estudiantes y el primus interparis 
o tutor. 



¿Qué es el desarrollo humano? 



Por desarrollo humano se entiende el proceso que permite que el hombre, en sistemas 
de intercambio con el mundo, encuentre posibilidades para desarrollar sus potenciali- 
dades y satisfacer sus necesidades; dicho de otro modo, que el ser humano alcance la 
libertad para desarrollar todo su potencial humano. 

94 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Para efectos de relacionar los semilleros de investigación y el desarrollo humano, es nece- 
sario, primero, comprender los conceptos básicos de desarrollo humano y para ello parti- 
remos de dos concepciones importantes de este concepto: la primera es la propuesta de 
Desarrollo a Escala Humana, formulada por Manfred Max Neef (1 986: 1 1 9); y la segunda, 
la propuesta de Desarrollo como Libertad propuesta por Amartya Sen (1 999: 435). 

El concepto de Desarrollo a Escala Humana, contrario al desarrollo basado en indi- 
cadores de renta, es propuesto por Max Neef (1986: 29, 33-34) como un desarrollo 
centrado en las personas, por lo tanto argumenta que el desarrollo humano implica 
comprender y buscar que cada ser humano tenga la posibilidad de satisfacer adecua- 
damente las necesidades humanas fundamentales y con ello,"como proceso", elevar la 
calidad de vida. El desarrollo humano, desde esta perspectiva, es un asunto de necesi- 
dades, oportunidades y calidad de vida de las personas. 

Manfred Max Neef (1 986: 37-60), premio Nobel de economía, en su propuesta de desa- 
rrollo a escala humana, plantea igualmente "que las necesidades no son solo carencias 
sino también y simultáneamente potencialidades humanas, individuales y colectivas". 
En este sentido "los satisfactores son formas de ser, tener, hacer y estar, de carácter 
individual y colectivo, conducentes a la actualización de necesidades". 

Max Neef, introduce para la discusión en torno a la propuesta de desarrollo, la dife- 
rencia entre necesidades y satisfactores, al precisar que mucho de lo que hemos en- 
tendido como necesidades son realmente satisfactores; en tal sentido una propuesta 
educativa es un satisfactor que busca potenciar en los participantes sus capacidades, 
al permitirles acercarse a "conocerse a sí mismos", "reconocer al otro" y "compartir con 
el otro" para que sinérgicamente, desde allí, encuentre posibilidades de satisfacer in- 
terdependientemente algunas de sus necesidades y de algún modo aportar a mejorar 
su calida de vida. 

Por otra parte, el concepto de Desarrollo como Libertad propuesto por Amartya Sen 
(1 999: 33-35), parte de la posibilidad que tiene cada persona de "expandir las liberta- 
des de acción y decisión reales de que disfruta", es decir, libertad entendida como la 
capacidad de las personas de llevar el tipo de vida que valoran y que tienen razones 
para valorar, además, como las oportunidades de la persona para obtener los resulta- 
dos que quiere obtener". 

En tal sentido, Sen plantea la importancia que tiene la ampliación y disfrute de la liber- 
tad de las personas para mejorar sus propias capacidades, incluso, para ayudarse a sí 
mismos y desde allí incidir en su entorno; éste es el elemento fundante del desarrollo. 
En otras palabras "el desarrollo tiene que ocuparse más de mejorar la vida que lleva- 
mos y las libertades que disfrutamos" (Sen, 1999: 31). En coincidencia con Manfred 
Max Neef, Sen plantea que se puede mejorar la calidad de vida de las personas. 

95 



Semilleros de Investigación y Desarrollo Humano 



El desarrollo como libertad plantea que existen múltiples privaciones de libertades 
que tendrían que superarse. La posibilidad o imposibilidad de acceder al sistema edu- 
cativo priva de la libertad de educarse y del derecho universal de la educación; pero, al 
mismo tiempo, estar incluido en un sistema educativo que no brinde las condiciones 
necesarias para aprehender lo prometido, limita las posibilidades de emancipación. En 
otras palabras, estar en un sistema educativo que no enseñe los aprendizajes básicos 
de la educación tales como "aprender a ser", "aprender a vivir juntos" y "aprender a 
hacer", priva de las posibilidades de alcanzar la libertad y consecuentemente niega la 
posibilidad del desarrollo humano. 



¿Qué hacen los semilleros de investigación para 
aportar al desarrollo humano? 

Es posible evidenciar el aporte de los semilleros de investigación al desarrollo huma- 
no de los estudiantes en la medida en que estos grupos, con sus lógicas y prácticas, 
generan oportunidades para satisfacer sus necesidades de formación, emancipación y 
amplían sus grados de libertad. 

En los semilleros de investigación se generan procesos de formación espiralados, no 
esquematizados, ni mucho menos cuadriculados; hetecrónicos, con múltiples formas 
de participación y con desarrollo de las libertades de los estudiantes. En los semilleros 
los estudiantes tienen la posibilidad de ser, de poner en juego su vida; contrariamente 
a las clases asignaturizadas y dictatoriales donde exclusivamente el profesor expone y 
se expone como "ilustre conocedor". 

Los intercambios vivenciados en los semilleros se presentan de manera sinérgica, hori- 
zontalmente, en redes complejas con los compañeros y el entorno; también se presen- 
tan espacios para el desarrollo de la libertad de aprendizaje que no necesariamente 
obedece a la lógica de un orden curriculizado y asignaturizado. 

La concepción de alumno, entendida como la de aquella persona pasiva, "sin conoci- 
miento", que llega a la educación exclusivamente a recibir información, (erróneamente 
llamado conocimiento), a la de un estudiante humanizado, sujeto activo frente a su 
propio proceso de entender y comprender; esto es, de su propio conocimiento. De 
esta misma manera el estudiante toma conciencia de sí mismo, de sus capacidades y 
sus ignorancias, y de sus relaciones con el entorno que a la vez lo sujeta, lo habita y lo 
libera. Esto es, permitiendo que emerja y se asuma la subjetividad. 

En los semilleros se conforman pequeñas comunidades donde lo común es preci- 
samente la ignorancia, pero una ignorancia movilizadota; ignorancia incluyente, al 

96 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



crear un ambiente que permite reconocer que todos frente al conocimiento tenemos 
vacíos-ignorancias, que de paso colocan a profesores y estudiantes en una situación 
de igualdad que hace posible el diálogo genuino. Y recordamos con frecuencia a los 
grandes maestros que encuentran en la ignorancia el principio de la sabiduría. 

Todo lo anterior se ubica en oposición a la propuesta tradicional de nuestra educación, 
en la que la obligatoriedad y la presión del crédito académico es lo que moviliza a asis- 
tir a clase; pocas veces es el deseo de saber y la oportunidad de participar. 

Los semilleros con sus múltiples dinámicas aportan al desarrollo humano de los estu- 
diantes, al posibilitarles una educación más incluyente y permitirles acceder al conoci- 
miento pertinente que el sistema les ha prometido. 

Como se argumentó anteriormente, para que desde una propuesta educativa se aporte al 
desarrollo humano, ésta debe buscar potenciar en los participantes sus libertades, al per- 
mitirles acercarse al "conocerse a sí mismos", "reconocer al otro" y "compartir con el otro" 
para que desde allí, sinérgicamente, encuentre posibilidades de satisfacer interdepen- 
dientemente algunas de sus necesidades y de de esta manera mejorar su calidad de vida. 

En este sentido, los semilleros vienen trabajando por una educación incluyente y con 
calidad, en cumplimiento y desarrollo de los pilares básicos de la educación para toda 
la vida, definidos por la Comisión Internacional sobre Educación para el siglo XXI de la 
UNESCO, para una educación más incluyente, como son: aprender a conocer, aprender 
a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser (Delors, 1 996: 1 38). Para entender dicha 
propuesta se propone el modelo de hombre integral inspirado en Leonardo Da Vinci. 

EPISTEMOLÓGICO 

Saberes cienfificcsV tecnológicos 

Acciones instFumentales.y pragmáticas 

Aprender a ironocer y aprender a hacer 

1 o objetivo: el munf 1 " 

Verdad 

Pronombre: ÉL 

Ciencia 



ETICO 

Saberes ¿ocia les y humanos 

Acciones ríormativas y axiológicas 

prendera vivir juntos 

Lo intersubjetivo, lo social 

Rectitud 

Pronombre: TU 

Religión 



ESTÉTICO 

Saberes estéticos y artísticos 

Acciones creativaSvY expresivas 

Aprender a\er 

Lo subjetiva» 

Veracidad 

Pronombre: YO > 

Arte 



1 EPI = saberes - tecnología AXIO= ético-valores ESTÉTICO = Artístico-creativo 
Figura 1 . Concepción integral del hombre - Modelo Epiaxioestético 2 . 



2 Construcción de modelo pedagógico dialógico de la Institución Universitaria de Envigado, basada 
en el hombre integral de Leonardo Da Vinci. 



97 



Semilleros de Investigación y Desarrollo Humano 



1. Aprender a conocer en los semilleros (componente epistemológico) se presenta 
como la posibilidad que brindan los semilleros de aprender a aprender profundizan- 
do en los temas, siendo conscientes del proceso de desaprendizaje y reconstrucción; 
esto como cambio de aptitud y actitud para toda la vida. El diálogo es el mediador del 
aprendizaje, como lo propone Edgar Morin (1 999: 28). 

ya sea desde la cátedra o los ámbitos más diversos de la práctica social, desde las 
ciencias duras o blandas, desde el campo de la literatura o la religión, y se in teresen 
en desarrollar un método complejo de pensar la experiencia humana, recuperando 
el asombro ante el milagro doble del conocimiento y del misterio, que asoma detrás 
de toda filosofía, de toda ciencia, de toda religión, y que auna a la empresa huma- 
na en su aventura abierta hacia el descubrimiento de nosotros mismos, nuestros 
límites y nuestras posibilidades. 

Para contribuir a "curar la ceguera del conocimiento" planteada también por Morin 
(1 999) en "Los siete saberes para la educación del futuro", en los semilleros se probema- 
tiza el conocimiento y se enfatiza el pensamiento crítico capaz de cuestionar el propio 
conocimiento y al conocimiento propio. 

La búsqueda de la verdad desde los semilleros se presenta con reflexibilidad, crítica 
y corrección de errores. Pero, además, con convivencialidad de ideas y de mitos. En 
el semillero se propicia el desarrollo de potencialidades y capacidades para detectar 
y subsanar los errores e ilusiones del conocimiento y, al mismo tiempo, "enseñarles a 
los estudiantes a convivir con sus ideas, sin ser destruidos por ellas" como lo plantea 
Morin (año 1999:35). 

El semillero de investigación para enseñar y aprender a conocer, se sirve de pedago- 
gías y didácticas como las propuestas en la "escuela abierta", el seminario investigativo, 
el aprendizaje basado en problemas y, en general, en propuestas constructivistas que 
sirven de procesos de búsqueda para acercarse de la mejor manera al conocimiento, 
"recobrando el sentido de la educación como reto cultural, como la invención más 
rentable y no como un gasto" (Vaso, 2006: 2). 

2. Aprender a hacer en los semilleros (componente praxeológico) frente a este pilar 
de la educación, los semilleros posibilitan el desarrollo de potencialidades (competen- 
cias científicas) para encarar un gran número de situaciones problemáticas enmarca- 
das desde las diferentes experiencias sociales o laborales, a las cuales se verán enfren- 
tados como estudiantes y/o profesionales. 

El hacer se refiere a la habilidad (Bruner, 1 956: página), al dominio de estrategias gene- 
radas en el semillero para la utilización del conocimiento. Para el efecto se echa mano 
de diferentes alternativas de acción, lo que implica diversidad y sustitución de rutinas. 

98 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Aprenderá hacer en los semilleros también implica, ante el mar de información, apren- 
der a discernir cuál es la información clave. Ante el incalculable número de problemas, 
diferenciar aquellos que son prioritarios, seleccionando la información, los problemas 
y los significados pertinentes, develando y relacionando en contexto, lo global y local, 
lo unidimensional con lo multidimensional, en una interacción compleja y holística. 

En la misma línea del hacer, en el contexto de los semilleros de investigación cohabita 
el hacer transformador, proactivo, como un "virus" que contagia a los jóvenes cientí- 
ficos, permitiéndoles desarrollar una inteligencia apta para referirse al contexto, a lo 
global, a lo multidimensional y a la interacción compleja con la realidad. Esta inteligen- 
cia les permite construir, a partir de los conocimientos existentes y de la crítica de los 
mismos, iniciativas atrevidas y creativas de investigación. 

Una "infección" que posibilita la construcción y el despliegue completo y libre del ser 
humano en toda su riqueza y en la complejidad de sus expresiones y de sus compro- 
misos como individuos miembros de un colectivo, ciudadanos, productores, invento- 
res y creadores de sueños. 

3. Aprender a vivir juntos (componente ético) se da desde la posibilidad que abre 
el semillero al descubrimiento de las cosas y de los otros; precisamente desde la di- 
versidad se genera una toma de conciencia de semejanzas e interdependencias entre 
seres humanos, desde la igualdad del espacio e igualdad de condiciones al ser todos 
aprendices y constructores de sentido. 

Aprender a vivir juntos, bien lo plantea Morin (1999: 28), al proponer que un mínimo 
de la educación, es enseñar la condición humana. A propósito manifiesta: 

Una aventura común ha embarcado a todos los humanos de nuestra era. Todos 
ellos deben reconocerse en su humanidad común y, al mismo tiempo, reconocer la 
diversidad cultural inherente a todo lo humano. Conocer el ser humano es situarlo 
en el universo y, al mismo tiempo, separarlo de él. Al igual que cualquier otro cono- 
cimiento, el del ser humano también debe ser contextualizado: Quiénes somos es 
una cuestión inseparable de dónde estamos, de dónde venimos y a dónde vamos. 

El semillero en este sentido es diversidad; cultura donde prima lo humano sobre el co- 
nocimiento mismo, donde se hace comunidad y desde donde se aporta al desarrollo 
humano. 

En el semillero el sujeto tiene un espacio para su auto reconocimiento y el reconoci- 
miento del otro, con sus similaridades y diferencias. Así crea capital social, al vivenciar 
la interacción y la interdependencia al interior del grupo y hacia afuera en su rol y 
proyección social. 

99 



Semilleros de Investigación y Desarrollo Humano 



El semillero propone formación política en tanto la vida colectiva del semillero en su 
entorno (sea escuela o sociedad) no pasa desapercibido; en la concepción política de 
Hanna Arendt se entendería como: "un espacio desde el cual se expresa la vida entre 
nos". Es la vida colectiva que se desenvuelve en la acción y el discurso. O bien en pala- 
bras de Savater: la construcción de un nosotros, pero no como un no-a-otros, es decir 
un nosotros para incluir más que para excluir. 

En coherencia con lo expuesto, en el semillero surgen iniciativas de solidaridad y co- 
operación donde se vivencian la participación activa de profesores y estudiantes, que 
engendran nuevas formas de aprendizaje e interdependencia, respetando valores 
del pluralismo y mutua comprensión. Los afectos y relaciones interpersonales no son 
asuntos ajenos en los espacios de los semilleros, lo afectivo referido como implicarse 
con otro (as) y consigo mismo. Por ello, el desarrollo afectivo se orienta a fortalecer la 
capacidad vinculante y la capacidad de implicación. 

La implicación se relaciona con la construcción del yo, del nosotros, de la otredad. En 
esta construcción existe la posibilidad de que el "uno" y el otro se hagan visibles. No 
solo son los demás por los demás, sino en la construcción de posibilidades de trabajar 
mancomunadamente en proyectos motivadores que permiten escapar a la rutina y 
disminuir-resolver conflictos. Proyectos que permiten superar hábitos individualizan- 
tes y valorar puntos de convergencia por encima de los aspectos que separan. Así se 
crea un nuevo modo de identificación. 

4. Aprender a ser en los semilleros (¿la dimensión de lo humano en la belleza? com- 
ponente estético) Sin duda alguna, este es el saber más importante y fundador de los 
anteriores, pues difícilmente se podría comprender a los demás sin comprenderse a sí 
mismo. En los semilleros se funda el sujeto, porque siempre libremente se pone enjuego 
y se transforma el ser, saber, saber hacer y el aprender a vivir juntos, con elementos como 
la participación, la solidaridad, la cooperación, la ciudadanía y la formación política. 

Pertenecer a un semillero es darse la oportunidad de ampliar las capacidades huma- 
nas. Lo"humano"del semillero surge de las posibilidades que tiene cada estudiante de 
ser, con sus potencialidades, necesidades y libertades; es una decisión propia; no surge 
por normas y reglas exorreferenciadas. En el semillero cada sujeto se hace, en y desde 
sus contextos históricos, sociales, políticos, económicos y culturales, en el espacio de 
la vida cotidiana; el semillero "confiere a los participantes libertad de pensamiento, de 
juicio, de sentimientos y de imaginación para que sus talentos alcancen la plenitud y 
para que sigan siendo artífices, en la medida de lo posible, de su destino"(Delors, 1 996: 
1 07), realidades que no ocurren con frecuencia con las aulas tradicionales. 

Los semilleros aportan al desarrollo humano, porque desde la ética y los valores per- 
miten que el estudiante se reconozca y participe activamente en el grupo; en este sen- 

100 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



tidoel semillero es escenario de vida, de juego con la realidad al compartir y construir 
ética, estética, lúdica, recreación, crecimiento y reflexión. En palabras de Alain Touraine 
(2001: 300) el sujeto personal no se muere por un ideal de sujeto consumidor. 

Finalmente, cada espacio, cada momento que se crea en los semilleros aporta al de- 
sarrollo de potencialidades, capacidades y libertades; a la satisfacción de necesidades, 
y a la calidad e inclusión educativa. Todos estos son componentes fundamentales del 
desarrollo Humano. 



Bibliografía 



Delors, Jacques. 

1996 La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Interna- 
cional sobre educación para el siglo XXI. Santillana, México. 

Max Neef, Manfred. 

1 986 Desarrollo a Escala humana. Documentos UNESCO. Suecia: Fundación Dag Ha- 
mmerkskjold, Chile. 

Morin, Edgar. 

1999 Introducción al Pensamiento Complejo. Documento guía UNESCO. 

1999 Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. l'École des Hautes 
Études en Sciencies Sociales. Presentación del texto publicado por UNESCO, 
Paris. 

Sen. Amartya. 

1 999 Desarrollo como Libertad. Planeta, Bogotá. 

Touriane, Alain. 

2001 ¿Podremos vivir juntos? Fondo de la cultura económica, México. 

Vasco Carlos Eduardo. 

2006 Conferencia. Los retos de la educación del futuro. Universidad EAFIT, Medellín. 



101 



Semilleros de Investigación: 
Una Experiencia Oportuna 

Sandra Viviana González Sánchez 1 



Un estudiante de pregrado que tuvo la experiencia de 
acompañar su formación curricular al integrar un semillero 
de investigación tiene una actitud más abierta ante la situa- 
ción del país, una mayor sensibilidad social, desarrolla tam- 
bién una muy buena capacidad de comunicación entre per- 
sonas de diferentes áreas, no se conforma con lo que le dan, 
tiene más iniciativa, pensamiento crítico, sabe trabajar en 
equipo, aprende mucho, crece profesional e integralmente; 
en fin, tiene muchas otras ganancias en comparación a un 
estudiante que no tuvo dicha oportunidad. 

Ya muchos de los estudiantes que culminaron con el pri- 
mer ciclo de su formación académica, independiente que 
hayan seguido activamente en la labor investigativa pue- 
den testificar y recalcar que lo logrado y aprendido al par- 
ticipar de un semillero de investigación, conectado en red, 



1 Exalumna Uiversidad de Antioquia, Investigadora asociada al grupo de Fisiología aplicada, Univer- 
sidad de Ulm, Alemania. 2004. 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



fue para ellos una experiencia oportuna, no solo en la vida académica sino también en 
la vida personal y social. Una experiencia llena de oportunidades grandiosas para la 
vida, la humanidad, la sociedad y el desarrollo del pais. 

En la siguiente sinopsis defino entre palabras lo que através de mi experiencia me 
inspiró el participar y maravillarme del trabajo realizado dentro de los diferentes semi- 
lleros de investigación y la complejidad y riqueza que me motivó trabajar en las ges- 
tiones iniciales de la Red Colombiana de Semilleros de Investigación, tomando como 
punto de inicio y modelo el trabajo multidisciplinario en equipo realizado por la red 
de semilleros de investigación Universidad de Antioquia RedSIN. Siendo los semilleros 
una fuente básica de la Red, RedSIN fue la fuente ideológica inicial en cuanto a planea- 
ción, estrategia y proyección de RedCOLSI. 



Sensibilidad 
Entusiasmo 
Motivación 
Iniciativa 
Liderazgo 

Lenguaje transdisciplinario 
Educación 
Reunión 
Optimismo 
Riqueza 
Socialización 
Encuentro 
Diversidad 

Inquietud 

Necesidad 

Versatilidad 

Estrategia 

Superación 

Trabajo en equipo 

Integración. Integridad 

Gestión 

Aprendizaje 

Creatividad 

Inter-multi-transdisciplinariedad 

Objetividad 

Naturalidad 



103 



Semilleros de Investigación: Una experiencia oportuna 



Reseña 

Mi primer contacto con los semilleros de investigación fue como asistente en las se- 
gundas jornadas de investigación organizadas en 1 997 por la escuela de Bacteriología 
y el laboratorio clínico de la Universdidad de Antioquia y su semillero de investigación. 

Este semillero de investigación me pareció un grupo muy dinámico e interesante. Por 
parte de profesores e investigadores, fue importante la presencia activa y la motiva- 
ción de los estudiantes en la labor investigativa. Al seno de este grupo se presentaron 
sus proyectos y propuestas investigativas. 

Todo un evento que tenia el propósito de fomentar y motivar a que más estudiantes 
se interesarán por una formación investigativa e integral y también se informarán de la 
grandiosa oferta que había en esta labor dentro de la universidad y el medio. 

Esta experiencia me impactó bastante, pues yo hice mi pregrado en una institución 
que tenía un énfasis formativo muy aplicado al área clínica y de microbiología de ali- 
mentos, con poca aplicación en la labor investigativa, apenas comenzando con algu- 
nos proyectos, y con una oferta investigativa muy disciplinaria, descriptiva, de poca 
aplicabilidad, para ese entonces no tan dinámica, madura ni activa, ni con tan grandio- 
sa oferta como ya existía en la Universidad de Antioquia. 

La dinámica educativa en muchas universidades de nuestro país era carente de una 
formación investigativa. El modelo curricular tradicionalista e inflexible no le permitía 
pasar al desarrollo global, dinámico e integral que imparte una formación más crítica 
y abierta a la pregunta. Ya en el mismo reporte de la Misión de Sabios fomentado en 
el gobierno del presidente Gaviria se evidenciaba notoriamente la necesidad de im- 
pulsar la labor investigativa y formar personal cualificado en cooperación con países 
desarrollados para un positivo avance. 

Algunas instituciones como la Universidad de Antioquia, estratégicamente aplicaron 
este llamado e impulsaron la formación investigativa en el pregrado, fomentando así 
la formación de estudiantes jóvenes investigadores y permitiendo una participación 
más activa de los estudiantes en la investigación. No siendo suficiente todo el poten- 
cial que se estaba allí formando, el Dr. Jorge Ossa estratégica e inteligentemente con- 
vocó y conectó a un grupo de estudiantes entusiasmados por la investigación para 
formar el semillero de investigación Biogénesis. La formación interdisciplinar del gru- 
po se constituyó en un factor integral y abrió un espacio académico muy humano con 
gran impacto social. 

Allí se formó la primer unidad básica de connotación multidisciplinaria en red de semi- 
lleros de investigación, puesto que estaba integrado por estudiantes semilla que per- 

104 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



tenecian a diferentes facultades e inclusive a otras universidades como, por ejemplo, 
la Universidad de Caldas. Estos estudiantes semilla no demoraron en impulsar y formar 
semilleros de investigación en sus facultades. Estos fueron los primeros pasos en el 
origen de la red de semilleros de investigación, que cada vez es más grande, compleja 
y estable, y cada vez aumenta en su diversidad y riqueza. 

Como estudiante de práctica en el laboratorio de virología del grupo Biogénesis, Uni- 
versidad de Antioquia, tuve la oportunidad de participar del semillero de investiga- 
ción Biogénesis, un semillero altamente dinámico, carismático e integral conformado 
por estudiantes de diferentes áreas: Medicina, Antropología, Veterinaria, Bacteriología, 
Odontología, Biología, entre otros. Muchos de los participantes que lo conformaban y 
lideraban eran jóvenes investigadores de la Universidad, de Colciencias, practicantes, 
tesistas y estudiantes de maestría, quienes a su vez hacían parte de grupos de inves- 
tigatición de excelente nivel, no sólo del grupo de Biogénesis pero convocados por el 
coordinador de dicho grupo, el Dr. Jorge Ossa. 

Allí los estudiantes intercambiamos no sólo las experiencias de nuestro quehacer cien- 
tífico sino también el espacio estaba concertado y centrado en el aprender a lengua- 
jear juntos, discutir temas dinámicos de interés común, de impacto social, también era 
un espacio muy abierto en la discusión creativa de ideas y su gestión. Se trató de un 
semillero totalmente horizontal, donde el aporte de cada uno y sus propuestas contri- 
buían para el desarrollo y la formación de todos, con un alto grado de contagiosidad, 
compañerismo, aprendizaje y entusiasmo. 

Un grupo de todos y para todos, abierto, dinámico y, a la vez, académico y muy profe- 
sional, productivo e inter-multidisciplinario, lleno de vida y entusiasmo, de encuentro, 
fraternidad y diferencia, con mucha discusión y también diversión, muy fructífero y con 
un alto nivel de aprendizaje y un elevado potencial humano. Todos los integrantes tenía- 
mos un gran sentido de pertenencia hacia el grupo y mucha iniciativa con respecto a la 
formación de nuevos semilleros, ya algunos de los integrantes lideraban en sus faculta- 
des y universidades grupos de estudios y semilleros de investigación. Además había co- 
menzado una propagación activa con la formación de estos grupos en otras facultades, 
que no siendo directamente integrantes del semillero de Investigación Biogénesis, les 
interesó mucho la idea, y así entre profesores, estudiantes, investigadores se empezaron 
a gestar nuevos semilleros llenos de jóvenes estudiantes investigadores. 

El alcance fue tan grande y la respuesta tan abierta que se hacía propicio un encuentro. 
Con la gestión de estos estudiantes entusiastas se llevo a cabo el Primer Encuentro de 
semilleros de Investigación directamente organizado por el grupo CÍETE de la universi- 
dad de Caldas y el Semilleros de investigación Biogéneis en la ciudad de Manizales en 
1 998. Este evento constituyó un acto académico de la altura de un prestigioso congre- 
so científico, que se convirtió en foro propicio para el intercambio entre investigadores 

105 



Semilleros de Investigación: Una experiencia oportuna 



jóvenes llenos de entusiasmo y convicción (1 998). En este primer encuentro se habló 
de la necesidad de institucionalizar los semilleros de investigación y hacerlos vigentes 
en todos sus reglamentos dentro de las universdades y además fomentar la creación 
de más semilleros de investigación en el ambiente académico nacional. Allí se plantea 
también la importancia de crear una red de semilleros de investigación y de efectuar 
al año siguiente el segundo encuentro de semilleros de investigación en Medellin. En 
este primer encuentro participaron 2 departamentos, 2 universidades, 4 semilleros, 
hubo 26 presentaciones, un foro y 60 participantes (1 999). 

Ya con el entusiamo que impartió el primer encuentro en la conformación de nuevos 
semilleros y formación de la Red, muchos de los participantes tuvimos la iniciativa 
de convocar a la conformación de semilleros de investigación en otras universidades. 
Siendo investigadora asociada a el grupo de Microbiología de Suelos en la Universidad 
Nacional fui co gestora del Semillero de Investigación SIUNAL, sede Medellin. Su con- 
vocatoria tuvo una gran respuesta de estudiantes, investigadores y profesores, todos 
muy motivados por su consolidación. Rápidamente se constituyó una red interna de 
semilleros entre facultades y grupos de estudio, y contando con el apoyo institucional 
de bienestar universitario y el comité de investigaciones y desarrollo CINDEC, de la 
Unal, se consolido SIUNAL como un grupo gestor conformado por coordinadores de 
los semilleros internos. 

Asi como participante de este grupo gestor SIUNAL, entramos a participar junto con 
las universidades de Antioquia y Caldas, en el comité responsable de organizar el II 
encuentro nacional de semilleros de investigación, en el cual participé como coordi- 
nadora general contando con la asesoría del Dr. Jorge Ossa y representantes de los se- 
milleros de investigación de la Universidad Nacional, el grupo CÍETE de la universidad 
de Caldas y los semilleros Biogénesis, Bacteriología, Odontología, Educación, Derecho, 
Neurociencias, Ciencias Sociales y Humanas y Ciudadela Robledo, pertenecientes a la 
Universidad de Antioquia. 

La organización de este encuentro fue el primer trabajo en Red de semilleros de in- 
vestigación. El aporte de cada uno de los organizadores fue de muy elevado nivel. Se 
trató de un trabajo muy dinámico. En la planeación y realización de este encuentro se 
formó la Red de Semilleros de Investigación de la Universidad de Antioquia, también 
se afianzó y fomentó la red colombiana de semilleros de investigación. 

En este segundo encuentro se contó con la participación de 20 semilleros de investi- 
gación pertenecientes a siete departamentos y 1 6 instituciones educativas y una asis- 
tencia muy representativa de 280 personas. Allí también asistieron representantes de 
universidades y colegios de distintas partes del país interesados en conocer en que 
consistía el trabajo de los semilleros de investigación y en busca de una asesoría para 
la formación de los mismos. 

106 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



En este encuentro se presentaron todos los semilleros participantes, y de ahí se pudo 
constatar que la naturaleza de los semilleros de investigación de las distintas institu- 
ciones de educación es espontánea y autónoma, difícil de generalizar y con metodolo- 
gías y estrategias muy diversas e interesantes (2001 ). Esta sección dentro del congreso 
fue demasiado informativa y junto con el foro muy propicia y necesaria para integrar 
y empezar a conceptualizar toda la riqueza que conlleva el trabajo dentro de los se- 
milleros de investigación y la conexión entre los mismos, la convergencia entre tanta 
diferencia, el desarrollar un lenguaje común entre unidades complejas, el simple y va- 
lioso hecho de aprender a conocernos, comunicarnos, producir y conectarnos en Red. 

Ser coordinadora cogestora de la Red de semilleros de investigación de la Universidad 
de Antioquia RedSIN y de la Red Colombiana de semilleros de investigación RedCOLSI 
fue una experiencia oportuna que comenzó muy de la mano de mis primeros pasos 
en la vida profesional, siendo recién egresada de mis estudios de pregrado. Esta ex- 
periencia fue muy enriquecedora, una oportunidad grandiosa y apasionante, difícil 
de describir en palabras y muy inspiradora de lo que fue la consolidación de las redes 
de semilleros de investigación y el aprendizaje magnífico de interactuar con el grupo 
gestor inicial de la Red. Un grupo multidisciplinario conformado por representantes o 
coordiandores de los semilleros de investigación de la Universidad de Antioquia, entre 
los cuales habían profesores, estudiantes e investigadores de las distintas facultades. 

La oportunidad de participar entre un grupo tan divergente significó un aprendiza- 
je que conllevó en el hecho de conceptualizar juntos a través de nuestros distintos 
lenguajes académicos, el definir algo entre tanta diferencia era a la vez de ser intere- 
sante también muy motivante y divertido. Todos nos sentíamos muy entusiasmados 
y teníamos mucho sentido de pertenencia hacia el trabajo que nos propusimos en la 
consolidación de la RED. Todo este impulso se ve muy bien reflejado en el ahora y es 
aún más satisfactorio ver que la red de semilleros de investigación es fuerte y estable 
a través del tiempo. 

Una red de redes tan compleja y trascendente como la misma naturaleza de cada semi- 
llero de investigación. Una red difícil de estructurar. Así uno de los logros del tercer en- 
cuentro, además del tan invaluable intercambio científico, fue el de darle una estructura 
a la RedCOLSI que ya estaba integrada por 35 semilleros de investigación de diferentes 
instituciones del país y que contaba con los participantes interesados en formar semille- 
ros. En esta estructuración se consolidaron nodos regionales y se definió conjuntamente 
una misión, visión y plan estratégico global. Para ese entonces esta Red de redes pro- 
yectaba la conformación de redes entre facultades de varias universidades, por ejem- 
plo, la red de semilleros de investigación de las facultades de educación, redes internas 
universitarias conformadas por distintas facultades, redes de estudiantes de primaria y 
secundaria, redes entre instituciones educativas, redes regionales y hasta una red inter- 
nacional. Una conexión abstracta magnifica y de largo alcance. 

107 



Semilleros de Investigación: Una experiencia oportuna 



Para concluir con la oportunidad brindada en redactar muy globalmente lo que fue 
para mi tan oportuna y gratificante experiencia, quiero agradecer a todos los que par- 
ticiparon de ella y a todos los que en el ahora se han contagiado de tan interesante 
movimiento y le dan vitalidad desde su participación en un semillero de investigación 
hasta el enriquecimiento y la gestión en RED. Les doy muchas felicitaciones por lo al- 
canzado y les deseo muchos éxitos y aprendizaje en el mañana, que sigan cultivando 
tan fructífera semilla. 



Bibliografía 



1998 Memorias I Encuentro de Semilleros de Investigación. Universidad de Antio- 
quia y Universidad de Caldas. Manizalez. 

1999 Memoria II Encuentro de Semilleros de Investigación. Universidad de Antio- 
quia, Universidad de Caldas y Universidad Nacional, sede Medellín. Medellín. 

2001 Semilleros de investigación: Una emergencia en pos del conocimiento y la ciu- 
dadanía. RedSIN, UdeA.. 



108 



Lectura del Mundo desde los 
Semilleros de Investigación 



Juan Carlos Zapata J. Bact, MSc 1 



El pasado cambia a cada instante y, dado que la historia se 
construye en todo momento, no tenemos el mismo mun- 
do de hace trescientos años; además la interpretación de 
los mismos hechos es siempre nueva. 

Para tratar de entender lo afirmado hasta aquí, empece- 
mos con unos cuantos hechos de lo que ha ocurrido con 
nuestro planeta y cómo podemos interpretarlos, lo cual 
implica que al lector también le es posible dilucidarlos y 
esto nos puede llevara la hermenéutica, de alguna manera 
a la Ciencia. 

Hace 3800 millones de años, se propone que aparece la pri- 
mera forma de vida (las cianobacterias). Pero el mundo era 
otro, y las bacterias existían en diferentes estados: en el frío, 
el calor, en presencia de oxígeno, en medio del gas carbóni- 
co, utilizando H 2 o H 2 S. No hay lugar del planeta conocido 
que no haya sido habitado primero por las bacterias. 



1 Exalumno-Udea, Instituto de Virología Humana, Escuela de Medicina, Universidad de Meryland Bal- 
timore Meryland, USA. Jczapata@ihv.umaryland.edu 



Lectura del mundo desde los Semilleros de Investigación 



Hasta ahora, incluso desconociendo los mecanismos moleculares (aunque se insinúan 
algunos bastante imaginativos como la endosimbiosis), se formula que hace 1 000 mi- 
llones de años aparecen las células nucleadas, organismos bastante diferentes en su 
metabolismo al de las bacterias. A partir de éstas, hace 570 millones de años, aparecen 
los organismos macroscópicos (animales y vegetales en el mar); y aparece, en términos 
reales y como consecuencia de lo anterior, el sexo y la muerte. 

Se plantea igualmente que hace 400 millones de años, muchos de estos seres vivos 
salieron del mar — aunque otros se quedaron y algunos de ellos se estructuraron de 
diferentes formas, incluidos los peces — y empezaron a poblar la superficie sólida, ex- 
plorando diferentes posibilidades de seguir siendo. Dentro de los caminos explorados 
aparecieron los anfibios y de éstos los reptiles (hace aproximadamente 300 millones 
de años). Animales que conservaron algunas características de los organismos que 
viven en el agua (exceptuando los mamíferos acuáticos actuales), tales como: sangre 
fría, órganos de respiración no pulmonados, metabolismos bajos y movimientos len- 
tos, entre otras. 

1 00 millones de años después, aparecen las aves y los mamíferos, animales de sangre 
caliente con metabolismos más acelerados, movimientos rápidos y pulmonados. Esto 
debió acelerar el proceso de diversidad en los seres vivos hacia los nuevos biotopos. 

Por tanto, la naturaleza del mundo es el cambio constante. Sin embargo, dicho cambio 
es imparable e imperceptible, de allí que sólo podamos proponer modelos a posteriori 
(es la gran condición de la ciencia). 

En los últimos 35 millones de años aparecen y divergen nuestros parientes directos 
desde lo morfológico, lo fisiológico, lo genético y lo comportamental: los primates. Es- 
tos seres vivos, y por nuestro marcado antropocentrismo, han divergido en múltiples 
especies en los diferentes continentes. Hagamos un breve recuento de los últimos 7 
millones de años: 

Driophitecus Sivalensis (Hilobátidos): orangután 

Africanus (póngidos): chimpacés (Pan troglodites y Pan pigmaeus) 
Major ( póngidos): gorilas 
Sivalensis (Homínidos): ardiphitecus ramidus 
Australopitecus anamensis 
Afarensis 
Africanus 
Homo rudolphiensis 
Habilis 
Ergaster 
Erectus 

Precursor 

110 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Cromagnon y neandertal 
Sapiens 

Hasta acá no existía, al menos es una propuesta bastante eclesial, el bien o el mal. ¿Nos 
pre-ocupábamos? ¿O nos preocupábamos por la simple y compleja supervivencia? 

Sapiens sapiens ( aunque, no digamos mentiras, 
a veces es demens y en general ludens). 

Desde hace poco tiempo, 100.000 años, nos organizamos en comunidades, tratando 
de hallar respuestas al misterio de la supervivencia, y empezamos a culpar a una fuerza 
superior de nuestra creación y hemos vivido de esta manera desde entonces. 

¿Cuándo comenzamos a pretender e intentar controlar la naturaleza? ¿Desde cuándo 
empezamos a ver el mundo de manera diferente a la religión? 

Esta era la única forma de explicar el mundo (con esto no se está dando respuesta a las 
preguntas formuladas, puede empezar como se expresa a continuación: 

La única forma de explicar el mundo, es la que actualmente llamamos "oscurantismo" 
o de manera más llamativa "premodernidad" donde la fe y la verdad fueron utilizadas 
para resolver los problemas del mundo (aún lo sigue haciendo), y mantener el dominio 
sobre las masas. En la premodernidad cualquier brote de inquietud se interpretaba 
como posesión demoníaca, ahora hay múltiples adjetivos. No obstante, hubo quienes 
desafiaron las creencias, pero no sin sufrir las consecuencias de sus actos ante quienes 
detentaban el poder. 

Surge, a partir de esos cuestionamientos, un tipo de racionalidad: la científica (Rene 
Descartes), como forma de interrogar al mundo, aspecto que nos sigue interesando. A 
partir de esta nueva forma de ver el mundo, aparece la física Newtoniana, que aunque 
controvertida en su época, ha permitido avanzar la racionalidad instrumental a lími- 
tes inimaginables. Con las nuevas herramientas se replantearon viejas verdades, como 
que la tierra era el centro del universo (teoría geocéntrica). La duda metódica cartesia- 
na pronto empezó a dar frutos a los nuevos modelos interpretativos del mundo. 

Dentro del área a la que pertenecemos (las ciencias biológicas), también se inició el 
fin de la teoría de la generación espontánea de la enfermedad y se planteó la teoría 
infecciosa, derrumbándose la lectura de la enfermedad como castigo divino. Además, 
se empezó a visualizar el mundo de lo microscópico. El microcosmos se abría a nuestra 
compresión y pensamos que no hemos estado solos, lo que nos ha llevado a sospe- 
char sobre la existencia de seres vivos en otros sitios del universo (aunque, también es 
cierto, el problema básico sigue irresoluto: el origen). 

111 



Lectura del mundo desde los Semilleros de Investigación 



También se esbozó la era de lo concreto del mundo. Se construyeron maquinas (en su 
momento satanizadas porque iban a deshumanizar el mundo), que permitieron a los 
seres humanos la producción en serie y a gran escala y la vez avanzar en el intento del 
control del mundo. Ya se planteaban algunas de las ciencias con las cuales interpreta- 
mos, despedazamos e intentamos entender la naturaleza (era la época del mecanicis- 
mo: causa y efecto). Esta época, y los últimos tres siglos, se caracterizan por la riqueza 
y el aporte teórico de la ciencia, a la par del desarrollo tecnológico, aunque llama la 
atención que sólo en los últimos 40 años aparezcan nuevas formas interpretativas, 
diferentes a las positivistas. 

La sociedad moderna con el refinamiento del sustrato de lo fuerte, lo pesado, lo duro, 
alcanza niveles de desarrollo increíbles, hasta el punto de tener el potencial de acabar 
con el mundo mismo. También se vuelven manifiestas las contradicciones inherentes 
al modo de producción que rige a las sociedades y se conquistan pueblos (la primera 
y segunda guerra mundial, la guerra fría y las múltiples guerras tribales, nacionales y 
regionales), se arrasan culturas; se llevan a cabo sincretismos que van configurándose 
en ciudadanías, en fin, los ofrecimientos de la modernidad fracasan y en ello permiten 
avanzar a las comunidades en un remolino, a veces, tormentoso. 

Hasta esta época, para estudiar había que despedazar, matar, se debían estudiar or- 
ganismos muertos o sacrificarlos para disecar algunos procesos: en la medicina y, por 
ejemplo, estudiar el cerebro humano o el corazón significaba buscar el cadáver o espe- 
rar por él ávidamente. Pero se seguía avanzando (con la ayuda de las máquinas) en una 
construcción del mundo. Ya no sólo era lo que percibíamos con los sentidos, sino que 
nos introducíamos en nuevos planos de agitación como las moléculas y los átomos. 
Nacía la física cuántica. En ésta, el mundo es de manera diferente, aquí no siempre 
la causa explica el efecto y viceversa. Con ella, las leyes newtonianas que explicaban 
el mundo mecánico llegaron a su límite, pues lo sin razón tenía razón. En esta nueva 
forma de interpretar el mundo a la velocidad de la luz, el tiempo se enlentece, dejando 
de ser el tiempo de la vida cotidiana. Con esas lecturas, se muestra que no sólo la racio- 
nalidad analítica o instrumental (que habían prometido desentrañar los misterios del 
mundo), sino también lo intuitivo, podrían ayudarnos a explicar el mundo y lo emocio- 
nal nos ha permitido sobrevivirlo. 

Se propuso, entonces, que la materia presentaba otras posibles manifestaciones, que 
la (qué cosa, no es claro) de los sentidos es únicamente una representación, aunque 
la más valiosa por ser la que nos permite vivir de forma cotidiana. Ahora podemos 
escuchar imágenes, ver sonidos, construir realidades virtuales. Se ha dado un paso 
gigantesco, ya que se pasó de la certidumbre a la incertidumbre, a lo dinámico. De 
tal manera nació lo que hoy se denomina Nueva Cultura, Tercera Cultura o Posmoder- 
nidad, donde se trata de explicar el mundo como un todo (teoría de los fractales, del 
caos y de la complejidad), más allá de la suma de las partes, pues la parte y el todo 

112 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



tienen características diferentes, se relacionan de maneras distintas y se nos brinda la 
posibilidad de ver la verdad como una construcción social; es decir, ya la ciencia — en 
su notación positivista — es sólo un modelo para leer el mundo, permitiendo el naci- 
miento de la intersubjetividad (reconocimiento del otro en tanto tal). 

Ello nos brinda una nueva visión del universo: ya la materia no "es", sucede a cada ins- 
tante, lo que crea nuevos mundos y formas de percibirlos, por ejemplo: lo virtual per- 
mite el desarrollo de nuevos mundos; así el ciberespacio y la fotónica posibilitan que 
ya no tengamos que despedazar para intervenir o estudiar. 

Superamos los conceptos mecánicos de espacio y tiempo, como entidades separadas. 
En el "nuevo" mundo (el ciber-espacio) el tiempo y el espacio existen de una manera 
diferente, de tal modo que creamos nuevas realidades, nuevos objetos. En la realidad 
virtual podemos visitar un centro comercial o un museo sin que lo conozcamos o sin 
que aún haya sido construido. Nos encontramos frente al nacimiento de una nueva 
percepción de las cosas que somos capaces de construir, una cultura multidimensional 
y multisensorial; no es una representación de objetos en sí, son objetos pero como 
una dimensionalidad diferente; son objetos que podemos ver, sentir, palpar, escuchar 
y hasta oler sin que estén, es como si el objeto no estuviera por fuera, sino que se fun- 
diera con nuestra mente. 

En pocos años pasamos de la máquina a vapor y la electricidad, al átomo, a la fisión 
atómica, a la electrónica, y a la llamada informática, cuya unidad es el bit, o a la bio- 
logía molecular, su unidad corresponde al nucleótido en general, o al gen, en parti- 
cular. A esta lectura la podemos llamar "la edad de la información", cuyos reguladores 
son los medios de comunicación. En un futuro no muy lejano podremos decir que 
las dos grandes áreas del conocimiento, producto del siglo anterior, la Informática y 
la Biología Molecular (unidas ahora en una herramienta denomina "Bioinformática"), 
permitieron continuar el avance en las ciencias y brindaron otras formas de percibir e 
interpretar el mundo. 

Por ser del área de las ciencias biológicas, me voy a referir a la biología molecular. Esta 
ciencia refuerza la teoría de la evolución (en sus diferentes vertientes) y ratifica que el 
universo no fue creado para el servicio del hombre, es más, que no fue creado y que 
los seres humanos somos un accidente en la trama de la vida. 

La biología molecular (BM) describe cuatro elementos (A, T, C y G), en sus diferentes 
conjugaciones, como la memoria natural de la vida. En las combinaciones que pueden 
ocurrir entre ellas encontramos la información de cómo y de qué están hechos los 
organismos vivos. La BM plantea que los seres humanos no son los hijos de ninguna 
divinidad sino que, como los demás seres, se originaron de la naturaleza misma, somos 
naturaleza. De tal forma, somos lo mismo que las bacterias, los hongos, los virus y de 

113 



Lectura del mundo desde los Semilleros de Investigación 



todo lo vivo que existe en la tierra y si somos polvo cósmico, de todo lo existente en el 
universo (lo señalado no es claro). Quiere decir esto que la materia viva es multiforme. 
La biología molecular en particular y la ciencia, en general, están cambiando la per- 
cepción del mundo. Ahora se vislumbra la idea de que existen tantos mundos como 
especies. Esto es: cada ser tiene su propia visión del mundo y ello es válido para todos 
los seres vivos, en tanto son nuestros referentes para sentirnos y conservarnos vivos, 
como seres vivos. Miremos con un ejemplo un poco caricaturesco: "animales peligro- 
sos son la gallina, el ganso, el pato", decía mamá lombriz a sus hijos. 

La nueva interpretación del mundo, desde la bioinformática, la física cuántica, la teoría 
del caos, de la complejidad (nueva biología); en fin, desde todo el postestructuralismo, 
nos pone en el lugar de seres vivos, de ciudadanos planetarios, ya no hay cabida a na- 
cionalismos, nadie es dueño del conocimiento, nadie es el dueño del planeta. 

Estamos en un mundo que se construye y reconstruye continuamente y todos somos 
responsables, conciente o inconcientemente, por acción u omisión, de todo lo que 
nos pasa y le pasa a todos nuestros semejantes seres vivos, es nuestra responsabilidad. 
Ya no podemos seguir en el mundo cristiano donde la culpa es de los demás, basta 
de culpas, hay que asumir responsabilidades como adultos, como científicos, como 
ciudadanos del mundo que está en crisis en todos los niveles que conforman nuestro 
geoecosistema. 

Por lo anteriormente planteado y después de esta breve visión del mundo, quizás ses- 
gada y soñadora pero construida con jóvenes en el diario vivir como docente y desde 
los semilleros, nos parece ver la propuesta de semilleros de investigación como los 
espacios para la construcción de un nuevo ciudadano "universal", partiendo desde los 
individuos con sus aspiraciones y necesidades, todas válidas desde su emocionar y su 
lenguajear, esto es, desde su estructura como seres vivos. 

Dentro de la metodología de los semilleros se propone desmontar la construcción del 
conocimiento como una verdad de causa y efecto, como una relación de enseñanza de 
un lado y aprendizaje desde el otro, desde cursos diseñados como programas y que ade- 
más están particularizados como si el mundo estuviera en segmentos. Debemos ayudar 
a la construcción de un sistema que permita acercarnos al conocimiento científico, como 
una lectura que intenta ser coherente y sustentable, desde sus particularidades hasta sus 
generalizaciones, que explique la realidad como construcción social, siempre incomple- 
ta y en construcción permanente. Esto es la nueva posibilidad, la nueva lectura que nos 
permite seguir estando del lado de la ciencia y no de las creencias. 

Los semilleros permiten que los estudiantes exploren según sus gustos, capacidades, 
lecturas y que seleccionen según sus expectativas. Esto conlleva a que el conocimien- 
to deje de ser un bien particular, pues permite el diálogo de saberes en sus diferentes 

114 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



niveles (con legos, con principiantes, con doctos) para ubicar a las ciencias, aún con 
sus exigencias, en un lenguaje sencillo y asequible, sin tantos obstáculos a pesar del 
evidente desencanto que conlleva. Todo ello, porque la ciencia debe hacer la reforma 
agraria del conocimiento, desde ese remolino sin fin que no da paz, aunque a veces sí 
muchas satisfacciones transitorias. 

En ese sentido, los semilleros deben aportar a la desprofesionalización de los saberes, 
porque no nos imaginamos por ejemplo a los microbiólogos, evolucionistas, huma- 
nistas, filósofos, cibernautas, economistas, cósmicos, genéticos moleculares, hablando 
desde su profesión y no como un ciudadano. En los semilleros somos ciudadanos que 
tenemos un saber que estamos dispuestos a aportar para una nueva lectura del mun- 
do donde nadie es dueño de su parcela, cada uno es un aprendiz, por lo tanto nadie es 
dueño y a la vez es dueño de su propio aprendizaje. 

El diálogo de saberes no debe permitir mostrar la ciencia como única posibilidad váli- 
da para explicar el mundo. Existen otras como la religión, con eficacia simbólica que da 
sosiego y permite que haya respuestas antes que se genere la pregunta; a diferencia 
de la ciencia que sólo permite preguntas. Este diálogo también concibe ver la ciencia 
como una construcción humana. 

Se acusa a la ciencia de ser peligrosa, pero el peligro no está en la tecnología que de 
ella se deriva, sino en el uso que de ella hacemos. Analicemos el término "manipula- 
ción genética". Manipularnos remite a controlar, manejar, construir con el objeto de... 
En la cerámica se manipula la arcilla para dar formas bellas y por esto se considera 
arte. El inconveniente se encuentra en que si la manejamos para construir un misil se 
convierte en un peligro potencial. De la misma manera, la ingeniería genética es un 
bello arte, pero también puede ser utilizada para hacer daño. Sabemos que las cosas 
no tienen intencionalidad, la intencionalidad la tenemos nosotros y ello nos confirma 
que más que científicos somos actores de la sociedad y por lo tanto tenemos respon- 
sabilidad sobre nuestras acciones y los productos que de ellas se deriven. Por esto te- 
nemos que construirnos, en los semilleros, más que como excelentes científicos, como 
buenos ciudadanos de una sociedad que nos reclama ciudadanos. 

Sin embargo, mientras nos desgastamos en la discusión de si la tecnología es buena 
o es mala, en algún lugar se sigue avanzando en ella, sin preguntarse por su moral. 
Nosotros en los semilleros, debemos hacer doble la pregunta: preguntarnos por el 
objeto y por las consecuencias que de él se deriven; así cumplimos con las nuevas 
lecturas que el mundo nos reclama. Es que aunque crean que la ciencia es neutral, los 
científicos por principio no lo podemos ser, siempre estamos tomando partido y eso 
es precisamente lo que los semilleros, los jóvenes, reclaman: tomar partido por la vida. 

Para terminar quiero hacer un llamado a que abramos nuestras mentes aplicando 

115 



Lectura del mundo desde los Semilleros de Investigación 



siempre la forma de pensar analítica y dejemos de mirar el mundo con la moral de lo 
bueno o malo, en blanco o negro. Se trata más bien de que en los semilleros, duran- 
te esa construcción con los jóvenes, nos forjemos como principiantes en la ciencia y 
como ciudadanos del mundo. 

Agradecimientos al profesor Darío Gil por la corrección y los aportes hechos a este 
manuscrito. 



116 



Epistemología de los Semilleros de 

Investigación y la Cultura 

en Red de la RedCOLSI: 

Una Visión Compartida desde la 

Experiencia de uno de sus Actores 

¡Ya no seremos más los mismos, la poesía se 

hace carne - Dios - La vida se compone en un 

nuevo texto y en un nuevo trecho, para un verso nuevo!. 

Alexandre Filordi 



Luis Fernando Molineros Gallón 1 

Coordinador Colegiatura 
Red Nodal de Semilleros de Investigación del Cauca 



En Colombia durante los últimos años, la investigación ha 
avanzado con mucha rapidez en universidades, centros, 
institutos y otros recintos de educación superior; al interior 



1 Cofundador de la Red Colombiana de Semilleros de Investigación -RedCOLSI, Biol. Enf. Celular y Mo- 
lecular, Esp. Alta Gerencia, MEPI, miembro del grupo SEPA. Universidad del Cauca. Profesor medio 
tiempo Universidad Cooperativa de Colombia, lfmolc@yahoo.com 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



de éstos, se plantean estrategias que promueven en estudiantes, docentes y directivos 
el espíritu científico y tecnológico, brindando espacios paralelos a la práctica acadé- 
mica, como puntos de encuentro para el intercambio de experiencias significativas en 
torno a la cotidianeidad del quehacer universitario. 

Como apoyo a los desarrollos anteriores, a nivel gubernamental, se realizan esfuerzos 
con fines de acompañamiento por parte del Instituto Colombiano para el Desarrollo 
de la Ciencia y la Tecnología Francisco José de Caldas - Colciencias, desde 1 998 inició 
un inventario de los grupos y centros de investigación existentes en el país, con el 
objetivo de conformar el escalafón científico nacional, acompañado de una política 
de Ciencia y Tecnología (Ossa, 1998), la cual asume la investigación desde la agrupa- 
ción de los investigadores, la conformación de los sistemas de investigación y su incur- 
sión en diferentes escenarios del contexto regional y nacional. Según el CONPES 3080 
(2000-2002) y la IESALC 2 (2008) Colombia necesita cerca de doscientos mil doctores 
para liderar los grupos de investigación, y en este momento, apenas registra 4002 doc- 
tores, es decir, 9.3 por cada 1 00 000 habitantes, mientras que Brasil 1 9 y Estados Uni- 
dos 1 17 investigadores por 100 000 habitantes (IELSALC, 2008). En el supuesto de que 
el ideal requerido sea un mínimo 25 doctores por cada 1 00.000 habitantes, de acuerdo 
con los datos anteriores, nuestro país necesitaría tener 1 500, entonces, el déficit sería 
de 6 1 00 investigadores por 1 00 000 habitantes aproximadamente. 

Partiendo de estos resultados, las estrategias que se han desarrollado desde 1995, 
2000, 2005 y en el 2008 como Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología 
e Innovación, Colciencias replantea su política, intentando dar mayor prioridad a la 
consolidación de la investigación científica, la generación del conocimiento en los 
sectores estratégicos, el fortalecimiento de las capacidades científicas y tecnológicas 
nacionales en términos de grupos y centros de investigación, así como el incremento 
en la productividad investigativa del país (Colciencias, 2008). 

Pero dichas estrategias no han sido suficientes ni eficientes a través del tiempo, han 
ido perdiendo fuerza, quizás por los embates del sistema político o por la priorización 
del sistema económico que concentra los esfuerzos en limitados sectores, que si bien, 
son fuertes en el desarrollo de ciencia y tecnología, no alcanzan a impactar de manera 
decisiva en el desarrollo del país. El objetivo ha sido producir investigadores pertinen- 
tes, es decir con capacidad para resolver objetivos 3 , pero dejando a un lado la sosteni- 
bilidad necesaria que garantice el relevo generacional del país. 



Fernando Chaparro. El Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe "Con 
que indicadores contamos" Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en 
América Latina y el Caribe- IESALC. Conferencia Dictada en el Marco de CODECYT Universidad del 
Cauca 2008. 

Como lo define ILO, UNOPS, EURADA, Cooperazione Italiana. Local economic development agen- 
cies. Roma: ILO, UNOPS, EURADA, Cooperazione Italiana; 2000. Cap. 5. 



118 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Es curioso, escuchar que se sigan promoviendo mecanismos y acciones para la for- 
mación de investigadores únicamente desde la élite de los grupos de investigación, 
escogidos mediante procesos de formación endogámica que restringen la posibili- 
dad de descubrir sujetos con excepcionalidades y expectativas diferentes a la de los 
grupos de investigación existentes, que sean capaces de controvertir el pensamiento 
actual, colmándolo de nuevos escenarios que desborden en otras posibilidades de 
investigación. 

La responsabilidad de la formación de los investigadores se le atribuye a las universi- 
dades encargadas de formar en el acto de investigar, pero vale preguntarse ¿Qué tan 
acertado es el cumplimiento de esta disposición política? y ¿qué tanto ha contribuido 
a la generación de recurso humano sensible y pertinente en el diagnóstico y el plan- 
teamiento de alternativas de solución a los problemas del contexto? 

En este momento las Universidades intentan seguir la política gubernamental que 
año tras año, va cambiando de estrategia en pro de la formación de investigadores 
y dirigentes en el país, pero desafortunadamente, sin apartarse de los modelos tradi- 
cionales con los que se concibe en estos recintos. Cada vez la estrategia es más tardía, 
los estudiantes alcanzan según la IESALC (2008) su máxima capacidad investigativa al 
desarrollar un doctorado para lo cual deben pasar por una serie de etapas académicas 
que retardan sus posibilidades de investigar y producir. En promedio un estudiante de 
doctorado, que no tenga un padrino institucional que lo albergue y lo pueda sostener 
durante el tiempo de estudio, otorgándole ingresos económicos suficientes que com- 
pensen el esfuerzo propio y el sacrificio hecho por sus familias, culmina los estudios 
entre 28 y 45 años de edad, entre 3 y 5 años espera ubicarse en una institución que 
colme en parte sus expectativas, entre 2 a 4 años obtiene los recursos en infraestruc- 
tura e insumos necesarios para ser reconocido como científico. Aunque existen excep- 
cionalidades y algunas estrategias por parte del gobierno, en busca de establecer una 
política de estimulo en las universidades con el fin de que se asuma la responsabilidad 
con estos estudiantes, dicha política tiene poca cobertura, debido a que no existe un 
mecanismo que retenga masivamente a los estudiantes e impida que busquen mejo- 
res posibilidades laborales en otros lugares (Cabot, 2004). 

Colombia no se ha atrevido a plantear una verdadera Política de Estado que reforme 
los sistemas de investigación, desechando las viejas costumbres y permita dar paso 
a una estrategia de base, no sólo que enfatice en la productividad de los grupos de 
investigación, sino que priorice la formación de capital semilla autosuficiente y eficaz 
en el desarrollo de ciencia y tecnología. 

Este documento pretende ser una de las respuestas en este sentido, definiendo una 
posición desde los Semilleros de Investigación y el abordaje en la formación integral 
para la ciencia. Del mismo modo se plantean estrategias en la complementariedad con 

119 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



los grupos de investigación, los principios de multidisciplinariedad que los gobiernan 
y las necesidades que se gestan desde las tensiones de red en las que trabajan. 

De esta manera se busca propiciar la comprensión del movimiento de los semilleros de 
investigación, abriendo espacios para el diálogo y el intercambio de experiencias en- 
tre los actores a partir de la diferencia, que rompen paradigmas, no solamente de tipo 
académico y científico, sino además, de tipo pedagógico, así como de actitud frente a 
la vida, puesto que esta propuesta crea en ellos, una verdadera filosofía que establece 
un ambiente de emprendimiento para el cambio de cultura, alejándose de modelos 
de enseñanza transmisionista y adaptándose a nuevos modelos que no se dejan en- 
casillar, sino que sirven de guía a las situaciones cotidianas; permitiendo hacer de la 
investigación un estilo de vida, motivadora, proactiva y sensible a los problemas del 
contexto Colombiano. 

En conclusión, este documento es un compendio de los aspectos del movimiento de 
semilleros de Investigación que nació en algún lugar de nuestra bella Colombia y que 
hoy se define después de mas de diez años de trasegar por el entusiasmo que genera 
la búsqueda de una respuesta a una frase con mil respuestas "la formación integral 
para la ciencia", es decir, "formación para la transformación", desde los semilleros de 
investigación se han concertado diferentes aspectos dentro del sentir y el quehacer 
de los mismos. 



De la definición de los semilleros de investigación 
-Sdel 

Los Semilleros de Investigación son comunidades de aprendizaje y enseñanza de es- 
tudiantes, inicialmente, docentes y líderes institucionales nacidas en las universidades 
colombianas hace más de diez años. Se han caracterizado por su origen espontáneo, 
naturaleza autónoma y dinámica diversa. Sus principios básicos comunes están enfo- 
cados a promover una formación académica más investigativa e integral, concebida 
a través del desarrollo de tres ejes fundamentales para la formación científica: Forma- 
ción Investigativa, Investigación Formativa y el Trabajo en Colectividad de Red, contri- 
buyendo a proyectar una educación participativa donde se privilegie la pregunta, se 
aprenda a aprehender, se fortalezca la capacidad de trabajar en equipo, fomentando 
una cultura interdisciplinaria que mantenga despierta la capacidad de asombro y la 
curiosidad frente al entramado de la vida 4 . 



4 Apartes del plan de Vida del Sdel GMBCC de la Universidad del Cauca, 1 998; Oquendo et al, 2001; 
Ossa, 1 998; Memorias del Primer Encuentro de Semilleros de Investigación, Manizales 1 998. 

120 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Los Sdel pretenden además afianzar la consolidación de una cultura reflexiva, crítica y 
autónoma de las complejidades a las que se enfrenta la ciencia cuando en ésta se pre- 
senta algún fenómeno de la realidad circundante, la cual es necesario abordar median- 
te el planteamiento de esquemas conceptuales y la implementación de estrategias 
tecnológicas de enfoque multidisciplinario. En la actualidad, estos grupos adelantan 
proyectos de investigación, que por su competencia requieren de la participación de 
las distintas disciplinas, permitiendo no solo el nexo, sino todo un contexto interdisci- 
plinario que ensamble estudios fragmentados, y los transforme en un entramado te- 
mático y metodológico de objetivos sincronizados. Es por esto que varios estudiantes 
de diferentes ramas del conocimiento decidieron conformar grupos donde se desarro- 
lle y promueva la investigación interdisciplinaria, y que a la vez se convierta en un es- 
pacio de discusión y análisis de diversos temas sobre el quehacer científico, en donde 
los estudiantes son los protagonistas de su propio aprendizaje al adquirir aptitudes y 
destrezas propias para el ejercicio de la investigación y el comportamiento ciudadano; 
en últimas, son los responsables de gestionar y construir su propio conocimiento. 

De la cultura científica 

En la Filosofía del Semillero de Investigación se considera Cultura Científica a la com- 
prensión de las manifestaciones culturales, organizacionales, actitudinales, aptitu- 
dinales, de valores, principios, de objetos, métodos y técnicas, en relación con la in- 
vestigación, así como la socialización de la investigación y pedagogía de la misma, 
tomando como referencia la formación integral para la ciencia, que empieza desde la 
presunción de la idea, pasando por la investigación, hasta la materialización de una 
expresión académica, publicación, patente y/o cualquier manifestación de reflexión 
que impacte a una comunidad especializada (Restrepo, B. 2003 y Apartes del Plan de 
Vida del grupo GMBCC. 1 998). 

De la investigación 

La investigación es considerada como un proceso sistemático que se establece me- 
diante estrategias metodológicas que permiten abordar hechos/ necesidades /pro- 
blemáticas de impacto científico o tecnológico que se manifiestan en la generación 
de conocimiento nuevo e innovador, capaz de impactar en la transformación de una 
comunidad científica, que propende por la conservación y perpetuación humana. 

De la ciencia 

La Ciencia interpreta la realidad circundante a través de métodos y técnicas, racional y 
éticamente aplicados de manera sistemática, que se manifiestan mediante la produc- 
ción de conocimiento e intercambio permanente del mismo, así como de su reflexión, 
aprehensión y aplicación. En fin, entendiendo, que la conquista de la realidad es un 

121 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



acto utópico, y que la tan anhelada verdad científica no es más que un consenso tran- 
sitorio de convergencia de ideas, del que se fracturan paradigmas, surgiendo nuevos 
que nos permiten avanzar hacia diferentes enfoques y eventualmente, aventurarnos 
hacia su aplicación, para garantizar la supervivencia humana. (Ossa, J.,1 998). 



De la formación integral para la ciencia 



Los Semilleros de Investigación tienen como propósito la Formación integral para la 
Ciencia que parte de la Formación Investigativa, la Investigación Formativa y el Trabajo 
en Colectividad de Red, la cual se da a partir de cohortes de formación de acuerdo al 
momento disciplinar y a la producción académica de los integrantes del semillero, 
cohortes que permiten inicialmente sensibilizar al estudiante frente a las necesidades 
del contexto y del entorno; dotándolo del conocimiento para el manejo de herramien- 
tas pertinentes en el desarrollo del quehacer investigativo, que le permita apalancar 
la gestión del conocimiento, brindándole espacios para la reflexión y la construcción 
de su propio sentido de vida; ya sea en pro por la vinculación a un grupo de investi- 
gación, por la conformación de uno propio o simplemente, por el desarrollo su profe- 
sión. La decisión de formarse para la ciencia es exclusiva del integrante del semillero, 
y no del movimiento o la institución que lo convoca {Esquema 7). El Movimiento de 
Semilleros de investigación debe garantizar la sensibilidad del sujeto cognoscente en 
el agruparse, en el liderar procesos investigativos, en el gestionar el conocimiento, en 
el aprehender a manejar herramientas y en el ser pertinente en el planteamiento de 
propuestas de solución a los problemas de su contexto regional, así como de su resi- 
liencia en los mismos, mediante el desarrollo de los tres ejes de formación científica, 
citados anteriormente. 

De la formación investigativa 

En el accionar de los Semilleros de Investigación lo importante de la formación se en- 
cuentra relacionada con el fortalecimiento de la esencia de la realidad de un sujeto 
con mirada remisional 5 , así como de los elementos y/o herramientas que implican su 
reflexión, expresión y autocrítica, de su formación como dicente, pero como manifies- 
ta Restrepo (2003) no la de dar forma al proyecto de investigación; su función radica 
en la formación de la lógica de las actividades científicas, para los Semilleros, "Ser, an- 
tes que el Quehacer Investigativo". Esto implica el fortalecimiento del sujeto antes que 



5 Para Heidegger como para toda la tradición hermenéutica, el comprender algo parte de la original 
mirada remisional. En nuestro trato con las cosas y los otros "vemos" siempre refiriéndonos aloque 
vivimos a nuestras preocupaciones más ordinarias, a nuestro "andar en lo que andamos" (Herrera, 
2003). 

122 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



¿El Por qué? y ¿Para qué de los Sdel? 



Política 

Institucional 



jlH'Os 







Ratrtcasu 

CocidioofictHro 
CieiiUioo 



12 3 4 

Cohortes de Formación 






Esquema 1 . Propósito de los Semilleros de Investigación, Tomado de Apartes del plan de vida de los Semi- 
lleros de Investigación GMBCC, Universidad del Cauca, 1998. 



el desarrollo de la actividad investigativa, donde el trabajo en equipo, el liderazgo, 
el proyecto de vida, la gestión del conocimiento, la elaboración de ensayos crítico- 
reflexivos, el debate teórico, entre otros; fundamenta el desarrollo de dicho ser, pero 
sustantivamente integral desde lo ético, lo político, lo social y lo científico; sensible a la 
problemática local, regional y nacional, pero con visión global que permita proponer 
alternativas de solución acordes con la dinámica del contexto. 

La triada Epistemología, Tecnología y Civilidad implica la conjugación del fortaleci- 
miento del Sera través de la autogestión, del aprehender y desaprender del epistemen, 
de la emotividad, de lo percibido por los sentidos en la interacción con el contexto, 
permitiendo reflexionar y reflexionarse en conciencia de colectividad, lo cual de paso a 
una civilización equilibrada en la norma y la libertad de su quehacer (Esquema 2). 



Por lo tanto, la Formación Investigativa juega un papel fundamental en la Formación 
Integral para la Ciencia, debido a que para fortalecer el proceso se plantea el potencia- 
miento de las habilidades bio-lógicas y psico-sociales de los estudiantes, las que son 
tendientes a promover la interacción entre el Ser, Convivir, Conocer y Saber Hacer; ac- 
ción que está fundamentada en un reconocimiento como sujeto ciudadano, con una 
eticidad, una identidad, un liderazgo, unas actitudes, aptitudes, un reconocimiento a 
la complementariedad de sus actores, una codificación que permita el encuentro con 
sus pares, pares "iguales e impares 5 , y un aprovechamiento de los recursos tecnológi- 

123 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



Formación Investigativa 



EPISTEMOLOGÍA 




tecnología 



CIVILIDAD 



Esquema 2. Formación Investigativa, Tomado de Apartes del plan de vida de los Semilleros de Investigación 
GMBCC, Universidad del Cauca, 1 998. 



eos que demarquen la formación integral del Ser en los Semilleros de Investigación 
(esquema 2). 

La gran mutabilidad y fluctuabilidad que sufren las generaciones de jóvenes dificul- 
tan su formación para la ciencia, siendo sujetos dependientes de la figura paterna del 
maestro, que no se autogestionan, que poco conocen el mundo, asumen verdades 
absolutas de su reflejo par 7 , tienen dificultades en el manejo de habilidades sociales, 
necesitan de manuales para la solución de sus conflictos, dificultándoles aprender de 
los procesos de resiliencia 8 , temen aceptar la diferencia y se agrupan alrededor de úni- 
cas ideas. Es por lo tanto que no es raro encontrar grupos de estudiantes que ven en 
los Semilleros de Investigación una alternativa estratégica para el fortalecimiento de 
la Formación Investigativa. 

La misión de la universidad debería reorientar los procesos formativos, entendidos 
como la actividad de auto regulación, en la Formación integral del individuo y de su lo- 
gro como ser humano (Gutiérrez, E y Ramírez, T. 1 997). Dicha formación se traduce en 
la tendencia del nuevo paradigma de la formación en investigación según la OIT 1 999, 
en la cual la educación debe estar cimentada desde los cuatro pilares del conocimien- 
to:aprendera conocer, aprenderá hacer, aprender a convivir con losdemásyaprender 
a ser, es decir, en la capacidad de propender por la búsqueda del conocimiento que 
transforme el pensamiento de los sujetos, y les permita "pensarse y repensarse", para 
imitar e innovar por un nuevo conocimiento (Readings, B., 1 996). 



6 Sujetos de contrarias convicciones opuestas radicalmente. 

7 Sujetos que se forman en sociedades endogámicas donde el conocimiento es producido en un 
sistema hermético de circularidad exclusiva y de poca mutabilidad. 

8 Resiliencia: a la capacidad de salir adelante a pesar de las circunstancias adversas (Cirulnik, 1 998). 

124 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



De la investigación formativa 

Es la aprehensión, apropiación y aplicación de herramientas y estrategias básicas para 
la práctica real de los procesos de investigación en los que la elaboración de escritura 
científica, el desarrollo de ciertas actividades como describe Restrepo (2003) "los inves- 
tigadores acuden a prácticas de revisión de investigaciones, de consulta de expertos, 
de construcción de modelos conceptuales, de ensayo de prototipos en laboratorios 
o en situaciones reales, de sondeo de necesidades y disposiciones de comunidades 
y todo esto utilizando técnicas eclécticas para levantar datos, incluyendo diarios de 
campo, entrevistas, observación, etc."; es decir, que la investigación formativa busca 
formar en la investigación a través de actividades propias de la investigación, pero no 
necesariamente entretejidas en proyectos que pretendan lograr resultados científicos. 
Los semilleros aluden que para que la investigación formativa sea significativa, se de- 
ben seguir procesos fundamentados en un núcleo fundante que guarde correlación 
y significancia entre sus integrantes, logrando articularse a planes categorizados en 
niveles de profundización, respetando el momento disciplinar de los estudiantes. A 
estos momentos se les ha denominado "Cohortes de Formación", y éstas miden el de- 
sarrollo mediante su nivel de producción académica y desempeño en la gestión de 
conocimiento. 

La investigación formativa es la relación donde confluyen un dechado de situaciones 
entre el Objeto de estudio, el Sujeto (Ser) y el Contexto (esquema No. 3) al que pertene- 
cen, tanto Sujeto como Objeto, en los cuales se estudia el Objeto para construir cono- 
cimiento al interior y exterior de él, a través de la interpretación y comprensión de su 
realidad, pero este objeto por consiguiente construye en el sujeto mediante la apre- 
hensión y apropiación del conocimiento del objeto y de su interacción con el mismo 
(Moran, 1984). Todo esto suscita una serie de transformaciones en el Contexto, lo que 

INVESTIGACIÓN FORMACIÓN 



SER 




OBJETO 



CONTEXTO 



Esquema 3. Investigación Formativa, Tomado de Apartes del plan de vida de los Semilleros de Investigación 
GMBCC, Universidad del Cauca, 1998. 

125 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



a su vez contribuye a evidenciar la realidad del problema, siendo transformado de- 
bido a que el Objeto y el Sujeto hacen parte del mismo, por lo tanto los procesos de 
investigación actuarían de manera triangular en la formación y transformación de la 
realidad imaginaria de los actores {Sujeto, Objeto y Contexto), pudiendo ser evidente 
en el Triángulo de Oro de Formación Científica para la Investigación Formativa, según 
la epistemología de los Semilleros de Investigación. Es entonces, que se debe asumir 
la esencia de la Investigación Formativa como la transformación del sujeto, y no del 
objeto o contexto. Éstos quizás pueden ser tomados como éxito de su propia "Trans- 
formación" como sujeto cognoscente. 

Otra forma de trabajar la Investigación Formativa que propone Restrepo (2003) es 
el trabajo de los estudiantes con el profesor que investiga, aprendiendo a formular 
problemas y proyectos, a idear hipótesis, a diseñar su metodología, a saber recopilar 
información, a procesar datos, redactar, a discutir, argumentar, interpretar, inferir y de- 
fender resultados. También pueden servir como auxiliares de investigación en proyec- 
tos institucionales de mayor alcance. Esta última es una de las formas más expeditas 
para integrar investigación y docencia, y para aprender a investigar, ya que profesores 
con trayectoria en investigación van adquiriendo la sabiduría que traen aparejada al 
dominio teórico y la experiencia; nicho para la creación de escuela investigativa. Esta 
es la práctica tradicional, de formación dogmática, mediante el alabo del uno al otro, 
de experiencias con enfoques que arrojan verdades unidireccionales, lo cual es poco 
confiable, debido a que el número de investigadores en Colombia no es significativo 
para seguir trabajando únicamente desde esta práctica, por lo que cabe preguntarnos 
¿Cuántos investigadores tendrían la trayectoria suficiente para lograr el objetivo de 
formar bajo su luz erudita?, o más bien convertir a los estudiantes en "Chicharos 9 "de 
la investigación. 

Para mejorar la investigación formativa en la educación superior es necesario que la 
Universidad concientice a los docentes sobre su connotación como docentes y los ca- 
pacite en la enseñabilidad de la investigación; que se destaquen en habilidades cog- 
noscitivas como la analítica, el pensamiento asertivo hacia la solución de problemas, 
familiarizando a los estudiantes con las etapas de la investigación y los problemas que 
éstas plantean; y consolidando en los docentes la cultura de la evaluación permanente 
de su práctica a través de procesos investigativos (Restrepo, B., 2003). Los Semilleros 
plantean que, si bien los docentes y estudiantes deben capacitarse, la realidad mues- 
tra lo contrario, la mayoría de los docentes llegan apenas a iniciarse en los procesos 
investigativos a la par de los estudiantes, debido a que existe ausencia de investigado- 
res con trayectoria, no necesariamente en calidad de doctorados. En el país gran parte 



9 Estudiantes servidores de "científicos" utilitaristas de la investigación como manifestó Abreu 
(2004) en el Foro Internacional para la Formación Doctoral en la Ciudad de Cali. 

126 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



de los docentes se lanzan a enseñar a investigar sin saberlo y llegan a la práctica de la 
misma manera que los estudiantes, sin el bagaje suficiente, ni la pertinencia necesaria 
para lograr la transformación cultural en los estudiantes (Gutiérrez, E. et al, 1 997). 

Investigación con sentido 

La investigación con sentido es comprendida por los Semilleros de investigación como 
el reconocimiento de la sinergia que debe existir entre el proyecto de vida del sujeto 
cognoscente y el objeto o hecho de estudio, permitiendo esto dar sentido y significan- 
cia a la planeación y prospección de su propia vida como sujeto en situación, a través 
de la gestión de un conocimiento que le sea propio y que lo enriquezca en el desarrollo 
del quehacer investigativo. Del mismo modo pretende conjugar la práctica con la civi- 
lidad, esto como camino al reconocimiento y sensibilidad en la alteridad y de sí mismo, 
a la multidisciplinariedad como constructora desde la diferencia, al trabajo en equipo 
como restricción del egoísmo y facilitador de la construcción de colectivo, y a el pensa- 
miento epistémico como ese proceso emancipador en la pregunta y la dialógica entre 
pares, guía en la oscuridad del camino hacia la democratización de la ciencia. 

La formación integral no se desarrolla a través de los contenidos en los cursos, si no en 
el desarrollo de actitudes y aptitudes investigativas: vivir y dar sentido al proceso de 
investigación, vivir y vivenciar la realidad intensa y profunda, logrando así comunicar y 
expresar los resultados más subjetivamente y emocionalmente. Además esos valores 
dan a la formación de investigadores el punto concatenador del proceso creador del 
conocimiento y la motivación de un aprendizaje permanente desde la cotidianeidad y 
el compromiso (Gutiérrez, R, 2004: 90; Gutiérrez, E., et al. 1997: 1 16). Es decir, desde la 
planificación y prospección de su vida como sujeto. Por lo tanto, se puede concluir que 
«Un proyecto jamás será un Semillero de Investigación, se acaba el proyecto, se acaba el 
semillero», debido a que se pierde el sentido del por qué hacemos lo que hacemos al 
agruparnos con un sentido y un propósito de una colectividad. 

De la formación investigativa vs. la investigación formativa 

Se entiende la misión de la Universidad como formadora del espíritu científico y ge- 
neradora de conocimiento que promueve el desarrollo cultural, social, político, etc., de 
una comunidad. Razón por la cual es un proceso de búsqueda de nuevo conocimiento, 
caracterizado por la creatividad del acto, por la innovación en el contraste de ideas, 
por los métodos rigurosos utilizados para la validación y el juicio crítico de pares (Res- 
trepo, B., 2003). 

La diferencia entre la Formación Investigativa y la Investigación Formativa radica, para 
los Semilleros de Investigación, en que la formación investigativa está dada primero 
en el Ser antes que en el quehacer, que es en sí la vía de aproximación a la toma de 

127 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



la decisión trascendente que generará el acto investigativo, pero para dar este paso 
el Objeto - OE debe tener un significado racional para el Sujeto - S y una pertinencia 
significante para el Contexto - C, pudiendo ser evidente en el desarrollo del entramado 
de los Triángulos de Oro para la Formación Científica (esquema 4). 

Si el sujeto no logra la transformación del Objeto y el Objeto al Contexto, y lo contrario, 
jamás habrá significancia, ni pertinencia, ni mucho menos sentido en la determinación 
del Objeto en cuestión. Es por esto que cabe preguntarse: ¿Qué tan ventajosa u obsta- 
culizados puede ser la formación en la Universidad? y ¿cómo lograr la formación sin 
caer en la inflexibilidad y el dogmatismo científico de la simple práctica investigativa 
en la Universidad? 

La polémica se suscita en la medida que la Universidad asume la formación de los 
investigadores desde la práctica cotidiana del acto investigativo propiamente dicho 
en los grupos de investigación, desconociendo los momentos disciplinares del sujeto 
y otros modelos para la formación de investigadores, logrando una formación de su- 
jetos espejo de sus maestros, dejando a un lado a los que aparecen en un porcentaje 
más bajo, que ya vienen motivados y que asumen su propia formación. 

Los Semilleros de Investigación nacieron de este bajo "porcentaje de exclusión", agru- 
pándose como excepcionalidades que han quedado por fuera de la práctica docente 
y/o del grupo de investigación. El paradigma en el que se ha convertido la práctica 
docente, respaldada por el desarrollo de una pseudo -ciencia (Sagan, C, 1997 y Bar- 
bero, J. 2004) que estandariza procesos, siendo más lo que deja por fuera que lo que 
incorpora en la formación, vulnerando la equidad y la universalidad de la misión ins- 
titucional; entonces ¿para qué? o ¿para quién forma la universidad? se ha planteado 
que la universidad está "formando" individuos para ser más productivo el modelo neo- 
liberal, lo que interesa en ese sentido es promover la producción económica a través 
de la producción masiva de profesionales con proyecto e iniciativa, aunque para ello 
haya que desconocer contextos y desdibujar sujetos (Max Neef. en: Gutiérrez, R, 2004 
y Barbero, J. 2004). Según Cavot (2004) países subdesarrollados como el nuestro, ba- 
san su economía educativa en la producción de profesionales insensibles, inseguros e 
impertinentes a los problemas regionales, con vacíos estructurales que los convierte 
en poca garantía de desarrollo, adicionándose como uno de los tantos agravantes de 
la situación social del país. 

Existen muchos intentos para que se desarrolle la formación investigativa en la univer- 
sidad desde el acto, sin herramientas ni bases epistemológicas, consumista de conoci- 
miento y escasos de autocrítica, denominada por algunos, formación desde el apren- 
der haciendo práctica en los grupos de investigación. Pero ¿qué tipo de dependencia 
genera este modelo? y ¿qué representaciones se asumen desde esta práctica? Son 
cuestionamientos que cada vez cobran mayor fuerza, al confundirse con la narrativa 

128 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



planteada por las estrategias de los nuevos modelos pedagógicos; quienes no advier- 
ten de lo que particulariza a los dicentes, definidos como sujetos que se perciben a sí 
mismo, a su mundo y a sí mismo en el mundo (Madarriaga, 2003: 1 1), aprendiendo y 
desaprendiendo de la cotidianeidad que le otorga su realidad a través de la investiga- 
ción, es decir, desde la que ellos conciben como la vía de aproximación a la realidad 
circundante en la búsqueda de la utopía que concede la realidad - su verdad, plan- 
teada por Ossa (2003: 1 62) como el consenso transitorio aceptado por él como sujeto 
y por los sujetos que integran su contexto. 

Los Semilleros de Investigación plantean tres ejes fundamentales en la Formación In- 
tegral para la Ciencia, tal y como se manifestó en apartes anteriores, a través del No 
Método o método sin método 10 , aquel que se construye con una heurística global 11 , 
mediante la gestión del conocimiento, las interacciones entre la triada de sujeto- ob- 
jeto-contexto y la resiliencia en la transformación de los mismos. El método no es lo 
único que forma, sino también la gestión y consecución del mismo, que mediante la 
exploración va construyendo las bases teóricas que sustentan el hecho o problema en 
el que se indaga; asimismo, también el diseño estratégico del cómo se comprobara 
el mismo, denominado método. Esto es lo que se concibe desde el movimiento de 
Semilleros como Formación Investigativa. La investigación formativa, a diferencia es el 
acto permanente en la construcción del conocimiento y su interacción con el mismo. 

Los Sdel no deben buscar involucrarse en fundamentalismos, ni tampoco en plura- 
lidades sin sentido. Sin embargo, es necesario manejar una identidad que permita 
reconocernos y representarnos como sujetos en las tensiones de comunidad. Es ne- 
cesario aclarar que en los Sdel existe libertad para la escogencia del método, pero no 
hay que confundirnos en el libertinaje del concepto, que justifiquen el cumplimiento 
de la aparente investigación formadora; concebida hoy en día, por algunos líderes de 
instituciones. 

De la complementariedad con grupos de investigación 



Las universidades plantean la labor de los grupos de investigación dentro del desarro- 
llo de la ciencia y la tecnología, así comotambién de la responsabilidad deformarel ca- 
pital humano, pero esta formación queda en entre dicho cuando de relevo generacio- 
nal se habla. Es entonces que los S de I entran en escena, pero no dualizándo el papel 



10 Molineros, L.F. 2005. Reflexión de la experiencia con las niñas de la Escuela Normal Superior de 
Manizales -Caldas, II Encuentro Nodal de Semilleros de Investigación Nodo Caldas. 

1 1 Heurística Global. En algunas ciencias, es la manera conjunta de abordar un problema y busca la 
solución mediante métodos no rigurosos, como por tanteo, reglas empíricas, etc. Diccionario de la 
lengua española, www.wordreference.com/definicion. 

129 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



con los grupos de investigación, sino como complemento de la formación científica en 
las instituciones de educación superior. Según su génesis el movimiento de semilleros 
nace de la necesidad de formarse de manera integral como condición para incursionar 
en la ciencia, basando sus estrategias a través de tres ejes, ya citados anteriormente, 
en los que también se gestiona y se desarrolla investigación como ejercicio de apren- 
dizaje y como una de las maneras de continuar su formación, articulándose a un grupo 
de investigación o conformando uno propio. Por lo tanto, la dualidad entre grupos y 
semilleros de investigación resuelta al determinar sus propósitos principales; es decir, 
en los Sdel la interacción de la triada objeto-sujeto-contexto, transforma primero al 
sujeto antes que al objeto y al contexto. A diferencia de los grupos de investigación, 
en los que hacen del objeto y el contexto su propósito principal de transformación, 
contribuyendo directamente al avance científico (esquema No. 4). El complemento en 
este sentido da como resultado un sujeto motivado y decididamente comprometido 
con la gestión de si mismo y de su contexto, logrando una transformación que impac- 
te de manera significativa y pertinente en el desarrollo de la ciencia y la tecnología en 
las regiones. 



Del trabajo en red y la asociatividad 

Desde los inicios de la evolución humana Madarriaga (2003: 1) plantea que el hombre 
ha tendido a buscar la compañía de otros semejantes, tal tendencia se inicia desde 
el momento que es concebido, marcando un vínculo que se manifiesta durante toda 

Formación para la Transformación 



EPISTEMOLOGÍA 



TECNOLOIA 




OBJETO 



CONTEXTO 



Esquema No 4. Conjugación de los Triángulos para Formación la Integral para Científica, Tomado de Apartes 
del Plan de Vida de los Semilleros de Investigación GMBCC, Universidad del Cauca y del Nodo Cauca, 1998. 



130 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



su vida. En su desarrollo va adquiriendo nuevas relaciones que entrelazan su actuar 
como sujeto social, de la misma forma percibe a través del reflejo de su espejo, dicho 
mundo social (paradoja de Espejo y Reflejo) u . Lo cual implica tener en cuenta que 
para consolidar dicho vínculo, el lenguaje y la comunicación posibilitó entonces la 
aparición de un Sujeto Social, así como la construcción de una cultura al interior y al 
exterior del mismo, pues ésta es efecto de esa dinámica simbólica que el permitió 
vincularse a ella discursivamente, sentirla, pensarla y proyectarla, dando le sentido 
desde donde se encuentre, a su vez, esquematizando los espacios sociales desde los 
cuales pudo interactuar. Por tanto, la evolución que complejiza los procesos de co- 
dificación del lenguaje posibilitaron la comunicación, no lineal, pero si multicausal, 
aleatorio y azaroso, favoreciendo la emergencia de redes sociales (Peñuela y Álvarez, 
2000). 

Según Madarriaga (2003: 4) la inteligencia, representada en el desarrollo de la con- 
ciencia y el manejo del lenguaje, transformó los instintos y la conducta agresiva 13 , 
dando paso a experiencias humanas cualitativamente distintas a las preexistentes 
en otras especies, como la envidia, los celos y la venganza, que surgen como conse- 
cuencias de la desigualdad por la distribución de las riquezas y de las limitaciones 
propias. Asimismo, los componentes de tipo amoroso, ubicados en el entramado 
límbico del sistema trino (que permiten relacionarse sin agresión), también evolu- 
cionaron, lo que dio lugar a efectos de suma importancia en la perpetuación de la 
especie, entre los cuales se destaca las extensiones del periodo de crianza con res- 
pecto a otras especies. 

Históricamente se constituye entonces en una buena base para la contraposición 
dialéctica amor-agresión. Con estos cimientos, entre otros, el hombre debió confor- 
mar un orden social para sobrevivir, orden que se complejizaba en tanto la sociedad 
se hacia cada vez más numerosa (Jung, 1 995: 4). 

La psicología social, manifiesta que esta tendencia repercute en el grado de adapta- 
ción frente a entornos tensionantes, que incrementan la incertidumbre y la ansiedad 
con respecto a situaciones de tensión, creadas por la interacción de los sujetos y la 
influencia del ambiente, estableciendo así un proceso de comparación social en vir- 
tud del cual obtienen información de situaciones compartidas y de los hechos que 
motivaron dichas situaciones (Jung, 1 995: 4). 



1 2 Esta paradoja asume la posición de cómo actuó, pero a la vez reflexionó y evaluó mi interrelación al 
actuar, con respecto a los demás (Molineros, 2004). 

13 La Agresividad es tomada desde la irritabilidad del sujeto La relevancia informativa de una modi- 
ficación está en función de su capacidad para rebasar un cierto umbral de irritabilidad del objeto 
-(Jung, 1996:275-308). 

131 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



De esta manera, las Redes Sociales pueden denotarse como: "formas de interacción 
social continuas", donde hay un intercambio dinámico entre personas, grupos e ins- 
tituciones, con el fin de alcanzar metas comunes en forma colectiva y eficiente. Cons- 
tituyen un sistema abierto y en construcción permanente que involucra a individuos 
y a grupos que se identifican en cuanto a las mismas necesidades y problemáticas y 
que se organizan para potenciar sus recursos por medio del intercambio y reciclaje de 
experiencias en múltiples direcciones (Joung, 1995: 12). El propósito u objetivo espe- 
cífico común a los miembros de una red debe ser la razón de ser de la misma; es lo que 
articula y convoca a los diversos actores sociales que la componen. 

Estrategias de los Semilleros para el trabajo en red 

Grupo de personas con intereses comunes. 

• Trabajo y red de pares: fortalezas de todos. 

Desarrollo horizontal de las relaciones (valoración, respeto e igualdad de oportu- 
nidades). 

Definición de un espacio real para: reflexionar, investigar, discutir, actuar sobre te- 
mas específicos. Espacio para el intercambio. 

Optimización/Potenciación de recursos para evitar la duplicidad de acciones. 
Construcción y apropiación de objetivos personales y/o institucionales: no se mo- 
difican por hacer parte de una red, se fortalecen. 
Identificación de necesidades y problemas reales del grupo y del contexto. 

• Ver y asumir el conflicto como motor de desarrollo y aprendizaje resiliente. 
Comunicación dialógica. Escucha activa - participativa. 

La red es una metodología, no un fin en sí mismo. 

De la multi-lnter y transdisciplinariedad 

La conformación de las redes de cooperación, como las redes institucionales, los 
Nodos departamentales y la misma Red Colombiana de Semilleros de Investigación 
-RedCOLSI, juega un papel muy importante en la identidad institucional, regional y 
nacional, lo cual implica que los miembros de una institución, departamento o nación, 
logren incorporar a su propio sistema cultural los símbolos, valores y aspiraciones más 
profundas del lugar que representan (Parra y Pérez, 2003). De tal forma, las interaccio- 
nes entre una misma disciplina, así como, la dialógica entre diferentes disciplinas y el 
contraste con otros entes, encamina el desarrollo de una comunidad. 

Estas interacciones se desarrollan a partir del diálogo multidisciplinario entre sujetos de 
diferentes contextos, reduciendo la formación endogénica que pudiera desarrollarse en 
los grupos de investigación como alternativa de formación, donde los sujetos discentes 
pudieran generar dependencias absolutistas del maestro y no la apertura de un discente 
autónomo, cognoscente de su propia realidad y sensible a otras realidades. 

132 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Es, entonces, que la interdisciplinariedad se manifiesta a través de la convergencia de 
dichos puntos comunes que se entretejen de manera compleja al desbordar los lími- 
tes y concepciones disciplinares de sus actores, en los que se develan indicios que se 
consolidan por medio de la construcción de un núcleo fundante y un cinturón de pre 
hipótesis e hipótesis (Lakatos, 1965. Citado por Badillo R., 2001) que se compilan en 
propósitos parciales de las disciplinas, constituyendo los pilares del trabajo interdisci- 
plinar, pero en permanente situación. 

Los avances en este sentido, son determinantes en la dinámica transdisciplinar, que 
influencia el trabajo hacia la incursión fronteriza entre disciplinas, la aleación de prin- 
cipios y su dialéctica. Según Morin (1984 citado por Peñuela, 2001) "la ciencia nunca 
hubiera sido la ciencia sino hubiera sido transdisciplinar", pues se ha desarrollado al 
encontrar diversas unidades de método (biología molecular, la econometría, análisis 
de complejidad, etc.) de lenguaje (inglés, clasificación binomial, latinizaciones, etc.); y 
con ella los principios fundamentales de toda ciencia en una dirección disciplinar. Pero 
la función del paradigma de la complejidad debe fortalecer el trabajo de integración 
entre las disciplinas (Peñuela A., 2001 ), propiciando la emergencia de nuevas disciplinas 
e ínterdisciplinas a través de la interacción de redes para la formación del pensamiento 
con enfoque integral que asuma la auto gestión del conocimiento científico. 

Es este orden de ideas, se plantean diversas estrategias que pueden posibilitar el tra- 
bajo interdisciplinario 14 : 

Definir con claridad los límites del saber individual, como la forma indispensable, 
primero, de conocer lo propio, que viene dado por mi límite y precisado no sólo por 
lo que sé, sino por lo que ignoro; segundo, forma elemental de respeto, aceptación 
y apertura al saber y a la cooperación y coordinación con los demás conocimientos 
que confluyen e intervienen en el caso. 

La construcción desde la diferencia de productos derivados del contraste entre ac- 
tores de acuerdo al desarrollo científico técnico y social. 

La interacción e intersección de los conocimientos en la producción de un nuevo 
saber. 

La confluencia y el trabajo aunado de las intervenciones de los distintos profesio- 
nales o campos del saber sobre el caso concreto, la situación concreta y sobre la 
realidad que lo precise, sea esta individual, familiar, social, institucional, etc. 
La articulación del cómo interactuar sobre una problemática concreta y determi- 
nada, en un intercambio de disciplinas con apertura al saber y al campo del cono- 



14 Interdisciplinariedad se define como la estrategia para el abordaje del conocimiento a partir de la 
asociación de diferentes estrategias planteadas desde diferentes disciplinas en virtud de un objeto 
común, dándole un sentido más relativo a la ciencia (Nicolescu, 1998). 

133 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



cimiento y de la aplicación de cada ciencia, sin totalitarismos, reduccionismos o 
imposiciones. 

No dejarse adsorber en las actividades de los servicios, de funciones administrati- 
vas, ni de la particularidades personales, así como de las dejaciones, vacíos o per- 
versión de funciones. No tener esto en cuenta conlleva interferencias, duplicación 
que deja a la «deriva» los procesos, sin asumir la atención global, dificultando las 
actuaciones y servicios. 

De las estructuras de las redes 

El término red proviene del latín Rete, que significa lazo, engaño, astucia, vínculo, tra- 
ma, nodo, flujo, grupo, relación, conjunto, conexión; nociones de horizontalidad y ver- 
ticalidad. Este término empezó en castellano a utilizarse según el Diccionario Etimoló- 
gico Carolinas, en el año 1 074 (Madarriaga, C, et al. 2003: 5). Pero Currien (1 988: pagina 
citado por Madarriaga, 2003 o Joung ), define la Red como toda estructura que permite 
el transporte de materia, energía o de información, y que se inscribe sobre un territo- 
rio caracterizado por la topología de sus puntos de acceso o puntos terminales, sus 
arcos de transmisión y sus nodos de bifurcación o de comunicación 15 . En una segunda 
perspectiva, planteada por Dolfus considera que "la red adquiere un carácter social 
y político, puesto que la dinámica de esta y el entramado humano revelan eviden- 
tes propósitos sociales" (citado por Motta, 2003) 15 que determinan la consolidación al 
conformar una estructura en la comunidad académica. 

Si bien existe gran variedad de estructuras de redes, como la Piramidal que representa 
un trabajo unidireccional; la Multidireccional o Archipiélago, como estrategia de tra- 
bajo para eludir conflicto; la Red Nodal, como distribuidora horizontal de la informa- 
ción; entre otras, hacen parte de las diferentes formas de organización, en términos 
de eficiencia, eficacia y equidad en la distribución de la comunicación y producción 
de las mismas. La Red Nodal representa una visión compartida de lo que le da senti- 
do histórico y político al quehacer de red. Ésta representa las redes de Semilleros de 
Investigación, que desde su unidad fundamental, estructural y funcional Semilleros 
de Investigación constituyen un todo como estructuras autosimilares, que indepen- 
dientemente de su escala específica, combinan irregularidad al constituirse en una 
estructura de matriz científica compleja según las teorías de Fractales y Multifractales 
(Molineros e Imbachi, 2003), al establecer las Redes institucionales de Semilleros y por 
consiguiente la Red Colombiana de Semilleros de Investigación, que pese a sus conti- 
nuas fluctuaciones debido a la influencia de las tendencias, corrientes y para el caso de 
la RedCOLSI en mayor medida, de sus actores 17 , han funcionado de manera armónica 



15 Ibid. 5. Madarriaga, 2003 paginas 

16 Ibid. 7. Madarriaga, 2003 

1 7 Documento de Trabajo, de la Vicecoordinación Nacional RedCOLSI (2003). 

134 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



a través de las conexiones horizontales entre las partes o nodos articuladores, que po- 
sibilitan el incremento de la potencia de la fuerza, experiencia, lecciones aprendidas e 
historia de cada una de ellas, sin desnaturalizar su identidad ni renunciara su historia o 
finalidades propias de su constitución (Madarriaga, C, et al. 2003: 1 1). (esquema No. 5) 

Al construir un horizonte compartido se supera el nivel de las redes que actúan como 
redes en sí, redes endógenas, para dar paso a redes con un propósito determinado 
del colectivo, más allá del enriquecimiento e historia particular de cada una de las 
partes que la componen, la Metáfora de la Red permite, entonces, "comprender que 
las singularidades no son partes que se suman para obtener un todo, sino que se consti- 
tuyen en significaciones en la interacción y que una organización compleja es un sistema 
abierto de altísima interacción con el medio, donde el universo es un estado relaciona!" 
(Dabas y Perrone, citado por Madarriaga, C, et al. 2003: 1 1). En este orden de ideas, el 
conocimiento ya no busca la certeza sino la creatividad, la comprensión resulta más 
importante que la predicción, revalorizando la intuición. 

El propósito del trabajo en red y la Asociatividad es el congregar esfuerzos, evitar du- 
plicaciones, alcanzar por complementariedad una mayor capacidad resolutiva y pro- 
positiva, ser más eficaz y eficiente en lo que se hace, como producto del intercambio 
y la colaboración, así como de la comunicación de sus aciertos y desaciertos: "Cuando 
se decide lanzar un trabajo en redes, las instituciones y las personas que se vinculan 
procuran aprovechar el valor de la heterogeneidad y la diversidad para el beneficio del 
conjunto, estimular el intercambio y la cohesión entre ellas, reforzar la identidad de las 
partes, generar una masa crítica con dimensión y representatividad, capaz de promo- 
ver los cambios deseables e influir en las decisiones fundamentales" (Dabas y Perrone, 
1 999 citado por Madarriaga, et al, 2003: 1 50). 





Esquema 5. Dinámica de Redes Nodales. Propuesta de Guillermo Cañón. Adaptado de ARANGO, A., DU- 
QUE, G. y TORRES, B. 2004). 



135 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



De las redes científicas 

Las Redes Científicas como ejes fundamentales en el desarrollo mundial, deben ser en- 
tendidas y trabajadas como agrupaciones académicas multi-inter-transdisciplinarias, 
articuladas de acuerdo al intercambio en ciencia y tecnología, mediante la interacción 
constante de comunicaciones, que aune esfuerzos en propósitos colectivos, con el fin 
de dar respuesta a las problemáticas reales del contexto, que principalmente golpean 
a las comunidades vulnerables de regiones, países y el mundo respectivamente. 

El proceso científico, parece seguir una curva en forma de S (curva logística) en la cual 
es posible identificar una etapa inicial en la aparición del paradigma, una segunda 
etapa de multiplicación de las contribuciones, asociada a la aparición de"colegios invi- 
sibles"o según Crane, (1972) círculos sociales de investigadores influenciados por unos 
pocos científicos de alta productividad; una tercera fase de madurez y una última de 
estancamiento. 

La consolidación de la Red de Semilleros de Investigación en la Universidad, es uno de 
los puntos más importantes de la formación investigativa de las instituciones de edu- 
cación superior. Esta iniciativa sentará precedentes históricos en la participación de la 
economía del conocimiento mundial (Cabot, 1, 2004), permitiendo el intercambio de 
estrategias metodológicas, prácticas, herramientas pedagógicas, resultado de investi- 
gaciones y de aplicaciones tecnológicas, así como de potenciar alianzas estratégicas 
Inter.-multi y trans disciplinarias. 

La gestión del conocimiento, base de la estrategia de red, apunta principalmente a 
la generación de alternativas de solución de acuerdo a las necesidades que plantea 
el entorno de las regiones. Estas redes se apoyan de las ventajas que da la formación 
integral, el trabajo en redes temáticas y la socialización de experiencias significativas, 
fruto de las bondades de la convivencia en la universalidad del conocimiento en las 
universidades, permitiendo con ello la consolidación de una verdadera Sociedad del 
Conocimiento (esquema No. 6). 

Es esencial consolidar el liderazgo en la gestión de redes científicas y tecnológicas, de- 
bido a que toda actividad investigativa tendrá que ver y/o será conocida por nuestra 
institución. Esto nos elevaría a una categoría distinta, que brindaría mayores ventajas 
competitivas en la actualización e interacción constante con la práctica investigativa 
en otras instituciones, estableciendo contactos y alianzas que permitan aunar esfuer- 
zos en pro del desarrollo institucional. 

A pesar del continuo incremento de la producción científica, generada por las me- 
didas de cohesión que tienden a establecer agrupaciones significativas a través de 
las coautorías, siendo habitual el estudio de las mismas, se utiliza el recuento de citas 

136 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



'Trabajo en Colectividad de Red" 



Transdisciplinariedad 



Alianzas 
Estratégica 



Gestión del 

Conocimiento 



Interdisciplinariedad 



Multidisciplinariedad 

Tecnología 




Desarrollo de 
Proyectos 



Redes Temáticas 



Esquema No 6. Recles Nodales departamentales, Tomado de Apartes del plan de vida de los Semilleros de 
Investigación GMBCC. 

de publicaciones como índice principal a partir del cual se establece la estructura de 
las relaciones entre pares. Según Crane (citado por Molina, J. et al., 2002), este índice 
debería combinarse con otros, como por ejemplo, la dirección de tesis, la participa- 
ción en congresos, la comunicación informal, etc., debido a que dichos indicadores 
afianzan los lazos entre sus actores, permitiendo no solo el nexo sino todo un contexto 
identitario en las agrupaciones. 

De las redes ocultas 

En este sentido, los integrantes de un "Círculo Social" solamente conocen a una parte 
del total, pero están influenciados por personas con las que no están conectadas di- 
rectamente. Por"conectividad"se entiende la existencia de un camino que une a los 
científicos en una dirección determinada, independiente de sus distancias. Por tanto, 
el énfasis de esta aproximación se centra en el establecimiento de la red total, en la 
que se hayan insertos los autores, sean conscientes o no, y en el cálculo de la conecti- 
vidad existente (Molina, J. et al., 2002), que son concebidas en el argot científico como 
Redes de Pares Académicos, gracias a que propician el establecimiento consciente de 
ese vínculo que los conlleva a agremiarse con el propósito de potenciar y favorecer la 
producción de sus hallazgos de investigación. 

Estas redes a su vez, generan el diálogo del núcleo fundante con cada área del cono- 
cimiento participante, mediante el cuestionamiento crucial para el desarrollo de las 
mismas, buscando dar respuesta a interrogantes, además de establecer contacto per- 



137 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



imánente, donde se encuentre el par a través de las tecnologías de la información y las 
comunicaciones -TIC's - como por ejemplo los Chat, los portales de revistas, etc. De la 
misma manera, se pueden compartir experiencias entorno a proyectos, con el fin de 
generar alianzas estratégicas entre las redes. Estos encuentros se realizan a manera de 
foro, en donde intervienen expertos en los temas, de manera oral o a través de sus es- 
critos, que median la discusión en torno a las mismas temáticas. La intención en todo 
sentido, es promover la interacción, profundización y la problematización de dichas 
temáticas, logrando con esto generar un vínculo de colegaje entre cada uno de los 
participantes de estas redes. 

El fortalecimiento y la consolidación de una cultura científica en la Universidad, así 
como la de estamentos que se articulen a la misma, abren nuevos horizontes de inter- 
cambio académico y tecnológico, en busca de la Articulación al quehacer científico, 
con el fin de conformar, consolidar y desarrollar Semilleros de Investigación como re- 
des de conocimiento, que propicien la orientación de la política nacional de investiga- 
ción hacia el desarrollo de las instituciones, como Unidades Nodales Nacionales. 

Las Redes ocultas de conocimiento, deben ser entendidas como agrupaciones que 
posibilitan la comunicación y mediación, a través del intercambio de conocimientos 
y de tecnologías. Estas obedecen a dinámicas marcadas por un flujo de productos y 
por la intervención de los actores involucrados en ellas, que las hacen en ocasiones 
muy fluctuantes, en algunos momentos por la opulencia, y en otros momentos por las 
crisis, llevándolas a luchar en algunos momentos por su supervivencia. 

El trabajo en red se orienta a mediano o a largo plazo, aunque siempre está sujeto a 
los problemas de coyuntura, la propia consolidación de la red requiere de tiempos 
más prolongados, mas allá de las urgencias. Sin embargo, las redes responden con 
prontitud a los hechos que demandan sus respuestas. Es importante destacar que su 
dinámica está evidenciada en tres esferas complejas de relaciones: la red personal, la 
red comunitaria y la red institucional. 

La primera según Sluzki (citado por Madarriaga, etal, 2003: 152), constituye sustancia I- 
mente a su reconocimiento como individuo, y es concebida como "la suma de todas 
las relaciones que un individuo percibe como significativa y que constituye una de las 
claves centrales de la experiencia individual de identidad, bienestar, competencia y 
protagonismo, incluyendo la capacidad de adaptación a una crisis. 

La segunda, la red comunitaria, se asume según Montero (citado por Madarriaga, et al, 
2003: 1 54), como un entramado de relaciones que mantienen un flujo y reflujo cons- 
tante de información y mediaciones organizadas y establecidas en pro de un fin co- 
mún: el desarrollo, fortalecimiento y alcance de metas específicas de una comunidad 
en un contexto particular. 

138 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



En el ámbito social, los socios y demás participantes de la red se les denomina Actor 
Social, según Bordieu (1 988, citado por Madarriaga et al: 67) "el actor no es aquel que 
actúa conforme al lugar que ocupa en la organización social, sino el que modifica el 
entorno material, sobre todo, el social en el que está. Para Tourine (1 999) ese esfuerzo 
por ser un actor es lo que se denomina Sujeto, que se esfuerza en el transformar la 
división del trabajo, los modos de decisión, las relaciones de dominación y las orien- 
taciones culturales. Puede tratarse de una persona o de un colectivo", es por esto que 
estas redes ejercen el acto de trasformar su entorno, estableciendo relaciones de tipo 
horizontal y multidireccional que generan la confianza que no se tendría en una es- 
tructura de burocracia particular. 

Finalmente, la tercera relación es la Red Institucional: está dada por la interacción de 
personas individuales, agrupaciones comunitarias e instituciones debidamente consti- 
tuidas (Madarriaga, et al. 2003: 1 57) y todo este entramado de lazos e interacciones ge- 
neran por consiguiente una mayor complejidad en el manejo e influencia de la misma 
con el entorno y viceversa, las cuales constituyen, en la actualidad, formas de potenciar 
al máximo los recursos materiales y de talento humano en la construcción de fines co- 
munes. Dentro de los procesos de intervención de redes es posible evidenciar factores 
que pueden de una u otra forma obstaculizar o desvirtuar los procesos en la red. 

De los procesos 

Según Montero (citado por Madarriaga, C, et al. 2003: 1 55) estos procesos pueden es- 
tar dados por la desconfianza entre los miembros, que quiebra la posibilidad de inter- 
cambio, desesperanza aprendida y fracasos continuos que hacen que los miembros de 
la comunidad estén convencidos de que no existen estrategias que permitan alcanzar 
los logros en su comunidad. 

De los actores 

Los actores pueden estar representados por el reflejo de cuatro personajes. Según Bor- 
dieu 18 , los primeros actores pueden ser los Actores Nuevos, pues son recientes en el 
proceso y desean cambiar todas sus estructuras con el fin de lograr rápidamente po- 
der de liderazgo y adaptar la red a sus intereses; los Actores Inflexibles, son los que han 
permanecido desde los inicios de la organización, pero que se resisten a considerar 
cambios en ella, retrasando su progreso y obstaculizando cada una de sus acciones. 
Según Montero (citado por Madarriaga, C, et al. 2003: 1 55) los terceros de ellos son los 
Actores o Líderes Autosuficientes y Egocéntricos, que asumen como una cuestión perso- 



18 Documento de Trabajo, de la IX Reunión de la Comisión Coordinadora Nacional de la RedCOLSI, 
Santiago de Cali-Valle del Cauca, Bolívar, Rosa., 2005. 

139 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



nal la solución de los problemas comunitarios; y los cuartos son los Actores Flexibles, 
que a pesar de que empezaron en el movimiento desde sus inicios, son receptivos al 
cambio pero manteniendo su esencia; éstos son los que deberán estar comprome- 
tidos en su defensa y protección, con respecto a la polaridad de todos sus actores, 
debido a que mantienen un equilibrio y claridad del sentido por el cual se constituyó 
el movimiento como red. Sin embargo, deben ser concientes del cambio que habrá de 
generarse al interior de la misma, para poder asegurar su dinámica y sostenibilidad, 
que contrarreste la influencia de los embates del medio. La red debe advertir la acción 
de cada uno de estos personajes, los que en el tiempo pueden tornarse peligrosos 
para su sostenimiento, debido a que polarizan la influencia al interior de la red, per- 
diendo la objetividad en la identidad que la hizo red. 

De sus líderes 

Todos aquellos argumentos propios y en ocasiones innatos de sus actores con los cua- 
les se busca conducir a un grupo de trabajo, deben ser consecuentes con lo que se 
piensa, se dice y se hace. Su destreza radica en la claridad que tenga y transmita los 
objetivos personales y grupales a sus socios, del planteamiento de retos, la delegación 
de funciones, el fortalecimiento de los equipos de trabajo, el promover ideas e inicia- 
tivas, comunicación efectiva, asesoramiento y capacitación que refuerce su trabajo y 
que a su vez asegure su éxito. 

Los miembros de estos grupos tendrían un mayor sentido del propósito de su empleo 
y de su vida, ya que su participación se traduce en la mejora continua de sistemas y 
procesos en el lugar de trabajo. En una organización en la cual los empleados han sido 
facultados, éstos aportan sus mejores ideas e iniciativas al trabajo con un sentido de 
entusiasmo, propiedad, actuando con responsabilidad y colocando los intereses de la 
organización primero que todo (Módulo Administrativo Gerencia en de la Especializa- 
ción en Alta Gerencia, 2004). 

De sus crisis de identidad 

Las crisis de identidad de las redes surgen cuando no existe claridad en los propósitos 
de las mismas, y se desconoce sus determinantes y su historia, propiciando en algu- 
nas oportunidades el planteamiento de alternativas inadecuadas que no responden 
muchas veces a los principios de su constitución. Esta situación es riesgosa en la me- 
dida que no tiene en cuenta los orígenes que dieron pie a los acuerdos hechos para el 
proceso de su construcción. Dichos orígenes tienen otros matices que se forjan desde 
el sentido y significado que le otorga cada uno de sus actores fundadores, hecho que 
se convierte en pieza clave en el proceso en el que convergen sus ideas, y que desde 
ese punto, parten de situaciones y experiencias vividas por cada uno de ellos, que 
confluyen en un sentir grupal; se agrupan ¿por qué?, ¿para qué? y ¿por quién? Estos 

140 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



son los motivos fundamentales para la constitución del sentido de red, que luego de la 
reflexión se traducen en el reconocimiento de valores, principios, objetivos y procede- 
res, de acuerdo a la constitución de los lineamientos de su filosofía. Pero con el tiempo 
y la incorporación de nuevos actores a las redes van evolucionando a otros estados. Es 
preciso que las redes comprendan las contradicciones que implica el desconocimiento 
de su esencia; es decir, su razón de ser, de lo contrario pueden convertirse en otro ente 
distinto, que podría ir, incluso, en contra de su propia filosofía de red. A esto le deno- 
minamos "Crisis de Identidad" (Sluzki, C. 1 996). 

Según Druker (citado por Barbero, 1, 2004), una empresa o fundación con o sin ánimo 
de lucro, que se establece como una Red Institucional citada en apartes anteriores 
debe para constituirse y poderse mantener, definir y conocer claramente su negocio 
(esencia) y su ventaja competitiva (lo que la hace diferente a las demás empresas), 
dado que todas sus estrategias tendrán que estar encaminadas al desarrollo de ese ne- 
gocio esto para construirse y poderse mantener. Para el caso de los Semilleros, se trata 
de "La Formación para la Ciencia" y su ventaja competitiva radica en la Integralidad de 
la Formación, bajo los tres ejes fundamentales: Formación Investigativa, Investigación 
Formativa y Trabajo en Red. De no ser así, la constitución de identidades individuales 
y colectivas, generaría una Crisis estructural caracterizada por la simultaneidad de las 
dificultades de funcionamiento en los organismos de la cohesión social en la red -Se- 
milleros, Redes Institucionales y Nodos-, denominando una en su unidad básica -Crisis 
del Sujeto (Tedesco 1, 2004), quien es en últimas el actor principal y responsable de 
llevar a cabo toda la dinámica en los Grupos de Semilleros. 

Crisis de los jóvenes 

Según Feixa (citado por Hurtado, R., 2004: 1 15) los <<Jóvenes>> son ubicados en la 
sociedad postindustrial como categoría sociocultural en la que se sustenta una etapa 
de preparación hacia la trasformación de la imagen social, que es propiciada por cinco 
factores: la emergencia del estado de bienestar, la crisis de la autoridad patriarcal, el 
nacimiento de un espacio exclusivo de consumo, surgimiento de los medios masivos 
de comunicación y erosión de la moral puritana. Es por esto, que ese entramado de 
subjetividades con sentidos y sin sentidos, provocan la emergencia de modalidades 
de resistencia, de luchas por lo culturales, de guerras por el significado, de riñas por 
el reconocimiento y de la necesidad incesante por el protagonismo que le otorgue un 
lugar en el cual pueda ser visible en la sociedad. 

Hurtado (2004: 1 16) plantea el deseo de los jóvenes como imaginario social de visi- 
bilidad en la sociedad, el cual se encuentra estrechamente relacionado con el deseo 
consumista, dependiendo en ciertos casos de que sus posibilidades de consumo no se 
agoten, de esta manera se van configurando estilos de vida con una clara tendencia al 
consumo. Sin embargo, los jóvenes también se resisten a estos imaginarios sociales, de 

141 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



ahí que en su cotidianeidad propicien la emergencia de nuevos imaginarios, nuevas 
simbologías, nuevas formas de desear, nuevas formas de inventar la vida y de trazar 
nuevos itinerarios de auto formación, entendida como la forma como los sujetos "se 
hacen a sí mismos" (siempre provisionalmente) y participan activamente de la cons- 
trucción de los demás, propiciando afinidades entre ellos que facilitan su agrupación 
en clanes o tribus en los cuales se enredan y desenredan, dentro de la complejidad de 
la subcultura a la cual pertenecen. 

De los principios y valores 19 

Las universidades deben lograr la formación integral del investigador y no pueden 
contentarse con una simple formación tecnológica y científica. Por esta razón, el Movi- 
miento de Semilleros de Investigación reconoce la necesidad de trabajar bajo la base 
de los siguientes principios y valores: 

Éticos consigo mismo y con la Red, que luchando contra el individualismo ambien- 
tal desarrollen el espíritu de asociatividad y de servicio en pro de abrir caminos de 
solución a los problemas del país. 

Su Responsabilidad la cual debe estar fundamentada en la honestidad, lealtad y 
compromiso con sus principios y valores. 

El Liderazgo en la Red desarrolla mediante los caminos que ofrece la participación 
libre y espontánea, que plantea soluciones y respuestas a las problemáticas - razón 
de ser de la Red - a través del trabajo productivo en grupo. 

El trabajo en equipo dentro del ámbito de la pluralidad, tolerancia y equidad, el 
Trabajo en Equipo permite formar investigadores, ciudadanos, personas y líderes 
que unen sus fuerzas en pro de una misma causa, La investigación y el conoci- 
miento como una alternativa de paz. 

Es importante considerar que si los criterios estratégicos que se plantean en esta pro- 
puesta son ejecutados a cabalidad y con la convicción necesaria alcanzarán dicho pro- 
pósito. Las Universidades podrán ratificarse como el escenario propicio en el cual se 
promueva y estimule el desarrollo de la ciencia y la tecnología como eje principal de 
la transformación del pensamiento en la educación, así como de la actitud frente a la 
vida. 



1 9 Memorias del 1 ° Encuentro de Semilleros de Investigación, Manizales 1 998 y Memorias del III En- 
cuentro de Semilleros de Investigación, Universidad del Cauca 2000. 

142 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Bibliografía 



Abreu, Humberto. 

2004 Foro Internacional de Formación Doctoral. Universidad del Valle. Santiago de 
Cali, 22 de junio de 2004. Conferencia. 

Arango, a., Duque, G. y Torres, B. 

2004 "Conceptualización Sobre La Red. Nodo Antioquia Políticas públicas". En: http:// 

guajiros.udea.edu.co/ nodoantioquia/ documentos /TRABAJO% 20EN% 

20RED.ppt 

BADILLO Rómulo y PÉREZ Royman. 

2001 Enseñanza de las Ciencias Experimentales, el constructivismo del caos. Ed: 
Cooperativa Magisterio. Bogotá, D.C. Colombia, p. 9-70. 

Barbero, J. 

2004 "Crisis Identitarias y Transformaciones de la Subjetividad". Revista Consentido. Ed: 
Universidad del Cauca, p. 33-45. 

Madarriaga, C. Abello, R. y Sierra, O. 

2003 Redes Sociales infancia, familia y comunidad. Universidad del Norte - Barran- 
quilla. 

Cabot, Juan E. Dilema en Harvard. 

2004 "¿Es viable la Argentina como país?". En: Foro Internacional de Formación Docto- 
ral, Santiago de Cali. 

Fernando Chaparro. 

2008 El Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe "Con que 
indicadores contamos". Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación 
Superior en América Latina y el Caribe- IESALC. Conferencia Dictada en el Marco 
de CODECYT Universidad del Cauca 2008. 

Gutiérrez, Francisco. 

1 997 "Hacia una propuesta alternativa en la formación de investigadores". Revista Nó- 
madas. Ed: Presencia, p. 88-89. 

Gutiérrez, E. F. y Ramírez, T. 

1997 Cultura Política y práctica de la investigación en la Universidad del Cauca. Re- 
vista UNICAUCA Ciencia. Ed: Universidad del Cauca. Vol. 2. 1997. p. 1 1 1-122. 



143 



Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: 
Una Visión Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores 



Hurtado, Rene. 

2004 Globalización y exclusión de la invisibilización a la visibilización consumista 

de los jóvenes y los imaginarios de resistencia. Rev. Última Década, N° 020 Ed. 

Centro de Investigaciones y Difusión Poblacional de Achupallas. Viña del Mar, 

Chile, p. 107-120. 

Jung Richard. 

1 995 "La comunicación y el control en el tiempo". En Journal of Communication and 
Cognition, vol. 28, núms. 2-3, pp. 275-308. 

Molina, J. 

2002 "Redes de Publicaciones científicas: Un análisis de la Estructura de Coautorías". Ed. 
REDES, Revista Hispana para el análisis de redes sociales. Vol. 1, Número 3. ene- 
ro de. http://revita-redes.rediris.es. 

Molineros, Luis Fernando. 

2004 Diplomado en Didácticas y Enseñanza de las Ciencias, Modulo de Metodología 
de la Investigación II, Universidad Cooperativa de Colombia Sede Popayán. No- 
viembre 7 de 2004. 

Molineros, L. F. e Imbachi, R. 

2003 Genómica Multifractal del Papilomavirus Bovino, reportadas en el Banco Gené- 
tico- Gene Bank y análisis de la secuencia del OFR tardío (L1) en muestras per- 
tenecientes al municipio de Popayán, Un Modelo Experimental. Memorias del V 
Encuentro Nacional de Semilleros de Investigación -RedCOLSI. Edificando el 
futuro de la cultura científica. 2002. 

Nicolescu, Basarab. 

1998 La ciencia y el Sentido". En Redes Sociales y Complejidad, # 2. Buenos Aires: 
1998, p. 24-31. 

Morin, Edgar. 

1 984 Ciencia con Conciencia. Barcelona: Antropos, 1 984, p. 336-337. 

Oquendo, Rene, González Sandra y Castañeda Beatriz. 

2001 Semilleros de lnvestigación"Una emergencia en pos del conocimiento y la ciu- 
dadanía. Ed. Marín Vieco Ltda.. Medellín. 

Ossa, Jorge. 

1 998 "Reflexión sobre los semilleros de investigación: Una comunidad de aprendizaje". 
Documento de trabajo del Grupo BIOGÉNESIS. 



144 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



OSSA, Jorge. 

2003 Los Semilleros de Investigación para una formación Investigativa e Integral. Li- 
bro: Por los Caminos de los Semilleros de Investigación .Ed: Biogénesis. 2003. p. 
162. 

Parra, M., y Pérez, J. 

2003 "Redes de Cooperación Para el desarrollo local". En: Memorias del Foro: "La di- 
mensión fronteriza del Soconusco: Un análisis de sus aspectos sociales am- 
bientales y productivos", 24-26 de Noviembre de, México- Tapachula-Chiapas. 

Peñuela, Alejandro y Álvarez Luis. 

2000 "Comunicación Compleja: perturbaciones y fluctuaciones en la interacción comu- 
nicativa". En: Memorias, ler Congreso Internacional sobre Pensamiento Com- 
plejo. Bogotá. 

2001 "La transdisciplinariedad. Más allá de los conceptos, la dialéctica". Revista de in- 
vestigación social Andamios. Universidad autónoma de México. http://www. 
uacm.edu.mx/ andamios/ articulosactual/penuela.html. 

Readings, B. 

1 996 The University in ruins. Harvard Univ. Press, Cambridge, 1 996. En: Ossa, 1, Por 
una formación universitaria integral. Campus Milenio y Riseu. Universidad y So- 
ciedad 2004. http://www.riseu.net/uys/ossa.html. 

Restrepo, Bernardo. 

2003 "Formación Investigativa e Investigación Formativa: Acepciones y Operacionali- 
zación de esta Última". Documento de trabajo del Comité Nacional de Acredita- 
ción de la Educación Superior -CNA. ICFES. 

Sagan, Cari. 

1997 "Prefacio: a mis profesores" y Capítulo 19 "No hay preguntas estúpidas". En: El 
Mundo y Sus Demonios. La ciencia como una luz en la oscuridad. Ed: Planeta, 
Bogotá 1 997 .pp. 1 1-1 5 y 347-364. 

Tedesco, Juan Carlos. 

2004 "La Política Educativa en la Sociedad del Conocimiento y de la Información". Ins- 
tituto Internacional de Planificación de la Educación. UNESCO, Buenos Aires. 
http://www. lie.upn.mx/docs /Especializacion/ Politica/Lec_Conoc.pdf. 

Tourine, Alain. 

1999. En: Jurado, J. Problemáticas socioeducativas de la infancia y la juventud con- 
temporánea. 2004. http://www.campus- oei.org/revista/rie31 a06.htm#aa#aa. 

145 



Los Semilleros de Investigación, 

Una Cultura de Investigación 

Formativa 



Claudia Soraya Jaimes Camacho 1 



Dentro de los diferentes estudios que se han realizado en 
torno a la Educación Superior, nos apoyamos en uno en 
particular, el del Doctor Alfonso Tamayo Valencia (1995), 
Decano de la Facultad de Educación de la UPTC, quien 
afirma en su documento Investigación en Educación y Peda- 
gogía en Colombia, como "la Educación Superior se ha cen- 
trado más en la transmisión de los conocimientos, que en 
la generación de los mismos, lo que significa que no ha pri- 
vilegiado el desarrollo de la investigación como actividad 
central de sus objetivos". Lo cierto es que a pesar de que 
cientos de estudiantes asisten a las universidades, el mo- 
delo imperante en la docencia no ha permitido la forma- 
ción de investigadores y ha desarticulado esta intenciona- 
lidad tanto de los saberes específicos como de la prácticas. 



1 Fundación Red Colombiana de Semilleros de Investigación RedCOLSI, coordinación@fundac¡onred- 
colsi.org. Universidad del Sinú "Elias Bechara Zainúm" seccional Cartagena. 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Los análisis han coincidido en plantear que una de las debilidades estructurales de la 
mayoría de las universidades está en que no han hecho de la investigación el eje del 
quehacer académico. Es claro que las mayorías de nuestras instituciones de educación 
superior son de orden docente y no investigativas. Sin embargo, esta proporción em- 
pieza a cambiar por lo menos en su intención. 

En este sentido, cuando se habla de la calidad de la educación superior, es ampliamente 
aceptado hoy en día que está asociada con la práctica de la investigación. La discusión 
de la relación entre docencia e investigación, y de la relación entre la formación para la 
investigación y la misión investigativa de la educación superior, pasa por la precisión en 
torno a la investigación formativa y a la investigación científica en sentido estricto. 

De acuerdo con Bernardo Restrepo (2003: 1)"...la investigación universitaria es un pro- 
ceso de búsqueda de nuevo conocimiento, proceso caracterizado por la creatividad 
del acto, por la innovación de ideas, por los métodos rigurosos utilizados, por valida- 
ción yjuicio crítico de pares".Y no podría serde otra manera, pues en buena medida los 
resultados de la investigación son también creación de conocimiento o de tecnología. 

Ahora, la Investigación Formativa está más ligada al pregrado y a la especialización, es una 
necesidad tanto en universidades docentes como en universidades investigativas. En unas 
y otras se hace necesaria la formación para la investigación. La investigación científica en 
sentido estricto es definitivamente consustancial a las universidades investigativas. 

Algunas realidades de los escenarios universitarios nacionales que obstaculizan la for- 
mación en investigación y la consolidación de una cultura investigativa desde el currí- 
culo actual, son entre otros: 

La experiencia del docente universitario en el campo investigativo se reduce a su 
trabajo de grado. 

Pese a la existencia y vigencia de normatividad, ésta no es coherente con los meca- 
nismos de fomento al desarrollo de la actividad investigativa. 
La excesiva carga de cursos teórico - prácticos a nivel de los planes de estudio y la 
presencialidad requerida en el aula o en el laboratorio, no permite espacios reales 
para el desarrollo de la investigación. 

El elemento presupuestal es uno de los que tiene mayor impacto, pues permite o 
no, que se contraten docentes con el nivel de formación requerido y con el tiempo 
estimado para realizar procesos investigativos. 
• Aún se encuentran Facultades y/o Programas que no han identificado sus áreas y 
líneas de investigación de las cuales se puedan desprender proyectos de investi- 
gación que permitan un trabajo continuo, semestre a semestre, contribuyendo a 
la formación de corrientes de pensamiento y generando un trabajo que permita 
realizar publicaciones periódicas de los resultados obtenidos. 

147 



Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 



En la búsqueda de realidades que permitan en mayor o menor medida descubrir es- 
cenarios en los cuales se promueva y desarrolle la investigación y reconociendo, en 
acuerdo con el Dr. Carlos Pallan Figueroa (1996, Pág.12), que cada vez y con mayor 
fuerza "se reclama de las Instituciones de Educación Superior (ÍES) nuevos contenidos, 
sensibilidades, habilidades y herramientas en la formación de recursos humanos para 
los mercados laborales de hoy y del futuro". En tal sentido, se plantea la necesidad de 
una mayor calidad y pertinencia de los servicios que ofrecen, así como la garantía de 
equidad en las oportunidades educativas. 

Ahora bien, pensando en las posibilidades de lograr la equidad en las oportunidades 
educativas y entendiendo que la investigación en la Universidad ha ido construyendo 
su propia cultura; la misma que va pasando de institución en institución y formando 
redes cada vez más extensas en el orden nacional e internacional que regulan la prác- 
tica investigativa, debe darse atención preferente a la formación de aquellas redes"no- 
dimensionables"en las que existen nodos o entes concentradores "hubs" de procesos 
naturales de crecimiento y adhesión preferente, que refuerzan la estructura o tejido 
de la red. 

Hemos visto que estas redes tienen importancia en la consecución de las metas de 
investigación, que derivan en la diseminación de la información, en la formación de 
"dusters" en el sector productivo o cadenas productivas, y en la participación de nue- 
vas áreas de investigación y de producción que no hayan sido consideradas priorita- 
rias en un principio. Esto es sumamente importante, pues constituye una de las pocas 
maneras racionales de ir incorporando diferentes sectores o áreas fundamentales en 
la oferta de productos y servicios en el mundo de hoy y del futuro, y en los que es ne- 
cesarios penetrar de manera racional desde la academia. 

Cuando se habla entonces de Redes, se deben considerar algunas de sus características: 

Una red se constituye como un elemento de enlace entre diversas instituciones 
que se relacionan entre sí de manera horizontal. 

Las redes se caracterizan tanto por la autonomía de las instituciones participantes 
como por la multidireccionalidad de la comunicación entre ellas. 
La permanencia de una red está directamente relacionada con las tareas a realizar, 
las mismas que se derivan de propósitos y objetivos comunes y compartidos entre 
las partes. Además, las instituciones participantes, a pesar de sus diferencias en 
misión y tareas, confluyen en un mismo objetivo a alcanzar. 
El ámbito de acción de una red se define con claridad, por lo tanto, una red puede 
definirse como un conjunto integrado por diversas instituciones relacionadas en- 
tre sí de manera horizontal (no de dependencia ni piramidal), que persiguen un 
propósito específico y común. Es un entramado de mecanismos de comunicación 
entre instituciones interrelacionadas de manera permanente y multidireccional. 



148 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



La conformación de redes universitarias es un impulso al intercambio académico y 
al establecimiento de proyectos conjuntos, a partir de mecanismos de cooperación 
académica en áreas vitales para el desarrollo educativo, tales como la investigación; 
los proyectos de formación de recursos humanos: formación en investigación; la 
educación continua y a distancia; el intercambio de académicos; la promoción del 
conocimiento, información, metodología, ideas y planteamientos innovadores; la 
movilidad de estudiantes y profesores en marcos más amplios de colaboración; 
la transferencia de información; el reconocimiento académico de títulos, grados y 
diplomas; las innovaciones académicas, entre otros aspectos relevantes. 

La experiencia ha demostrado que la diversidad de actividades de intercambio y 
cooperación puede generar nuevas oportunidades de comunicación entre insti- 
tuciones de origen y entornos distintos, lo que ha permitido identificar nichos de 
mercado para la creación de programas académicos o experiencias investigativas 
de carácter interinstitucional con el ánimo de compartir las fortalezas de cada insti- 
tución, buscando que tales actividades favorezcan a otras instituciones educativas. 
En consecuencia, la participación en una red se convierte en una fuente de riqueza y 
estímulo, tanto para las instituciones como para los académicos y estudiantes invo- 
lucrados y así potenciar el desarrollo de la educación superior al favorecer el espíritu 
de integración. 

Las redes no ignoran la dependencia de los miembros con sus respectivas institucio- 
nes y, en cambio, responden a una especie de "geografía académica" que no está li- 
mitada por las posibilidades del entorno inmediato de las instituciones de educación 
superior, pues se orientan por la lógica de las actividades a realizar. 

Cada red tiene su propia identidad, propósitos, objetivos y acciones específicas en la 
colaboración, ya sea para apoyar las tareas de superación del personal académico de 
las instituciones de educación participantes; reforzar la consolidación de áreas de in- 
vestigación y de programas de pregrado y postgrado; reducir la duplicación de esfuer- 
zos y recursos; compartir información necesaria para la realización de otros proyectos, 
y favorecer la integración de investigadores de distintas disciplinas y/o instituciones 
en torno a problemas de interés internacional, nacional, regional o local. 

Objetivo. Pretendemos visibilizar que la estrategia de los Semilleros de Investigación 
ha permeado el sistema educativo nacional, creando una cultura de Formación Inves- 
tigativa en donde el estudiante se ha preferenciado por sobre el docente. 

Metodología. Las actividades que desarrollan los Semilleros de Investigación están 
centradas en tres áreas, muy de la mano de las funciones sustanciales de la Educación 
Superior, la Formación Investigativa, la Investigación de corte Formativo y el Trabajo 
en Red. 

149 



Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 



Desde la Red Colombiana de Semilleros de Investigación "RedCOLSI" a lo largo de es- 
tos 10 años de crecimiento, se han desarrollado estrategias y realizado acciones que 
son presentadas en los Encuentros Departamentales, Regionales, Nacionales e Inter- 
nacionales de la RedCOLSI y permiten su apropiación y réplica en la mayoría de los 
Semilleros del país. 

Resultados Obtenidos. Luego de este proceso de identificar debilidades en el sis- 
tema educativo en el que se forman los estudiantes del pregrado, de iniciar acciones 
para mejorar los procesos investigativos desde una estrategia que sin ser exclusiva- 
mente curricular, dotara a la comunidad académica de herramientas para romper pa- 
radigmas y visibilizar los aportes, las acciones y avances de los estudiantes, se crea la 
Red Colombiana de Semilleros de Investigación "RedCOLSI". 

Teniendo en cuenta que la calidad de las universidades descansa fundamentalmente 
en la calidad de los docentes y de los investigadores, se entiende que la calidad de las 
instituciones educativas depende de quienes producen, transforman y comparten el 
saber; es decir, de los docentes e investigadores. Las instituciones de educación su- 
perior son lo que son sus profesores y su historia es la historia de sus académicos: de 
la formación que han alcanzado, del prestigio que han logrado adquirir, de los nichos 
que han construido. En últimas, la excelencia académica radica en la calidad, la compe- 
tencia, el compromiso y la motivación del cuerpo profesoral e investigativo. 

Pese a estar de acuerdo con esta consideración, en la RedCOLSI se asume que se debe 
incorporar un elemento adicional y de suma importancia a este proceso: el estudiante 
como investigador, en quien se reconocen actitudes y prácticas de investigación pre- 
sentes transversalmente en los programas de formación. 

La Red Colombiana de Semilleros de Investigación nace como un ente articulador de 
los grupos de estudiantes y docentes que se reunieron hace 1 años, para diseñar una 
estrategia que permitiera una mejor docencia. Estrategia que encontró su razón de ser, 
ante la ausencia de espacios universitarios para la formación integral de estudiantes con 
énfasis en investigación. La función pedagógica de la RedCOLSI, se centra la atención 
en la formación investigativa, otorgándole la misión de preparar el camino para la ge- 
neración de conocimiento exploratorio, descriptivo, explicativo, analítico, predictivo y 
conocimiento tecnológico de acuerdo con las tendencias nacionales e internacionales. 

Volviendo a la clasificación de la investigación, es claro que ambos tipos, la formativa y 
la investigación en sentido estricto, suponen la toma de consciencia y el fomento de la 
cultura investigativa, entendida ésta, como toda manifestación cultural, de actitudes, 
de valores, de objetos, de métodos y técnicas en relación con la investigación. 

La RedCOLSI, consciente de la necesidad de afrontar el problema de la investigación 
150 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



en el pregrado, desarrolla la investigación formativa a través de los Semilleros de In- 
vestigación como un proceso fundamental para la formación de estudiantes, donde 
se produce, transforma y difunde conocimiento de una manera libre y voluntaria, para 
formar comunidad académica en torno a la comprensión, investigación y gestión del 
tiempo libre, estableciendo lazos de comunicación pedagógica entre los niveles de 
formación, propiciando el desarrollo de actitudes y habilidades investigativas. 

En este sentido, los Semilleros de Investigación se han instaurado como una estra- 
tegia de trabajo en equipo, cuyo propósito es el de formar en investigación, realizar 
proyectos investigativos con una metodología clara de convivencia y desarrollo per- 
sonal a través del trabajo en red. Desde esta estrategia se prepara al estudiante y al 
docente acompañante para desarrollar el proceso de investigación toda vez que ella, 
como proceso de transformación de la cultura, es una de las vías a través de las cua- 
les se forma el profesional para que sea capaz de resolver los problemas complejos 
de la sociedad. 

Los Semilleros de Investigación son una estrategia extracurricular, son grupos que 
están conformados por estudiantes como investigadores principales y docentes en 
calidad de asesores o tutores. Para la Red Colombiana de Semilleros de Investigación 
"RedCOLSI" son Comunidades de Aprendizaje, Cuerpos Colegiados cuyas acciones 
están fundadas en tres ejes fundamentales: la Formación en Investigación, el Hacer In- 
vestigativo de Corte Formativo con miras a lo Científico y Aplicado, y el Trabajo en Red. 

En la Red, hemos venido caminando en estos años, como un movimiento que fija su 
accionar en los procesos de Formación Investigativa, que permiten el desarrollo de 
ejercicios de investigación formativa y que se comunica a través del ciberespacio, la 
Red, pero que también en ese proceso de comunicación va tejiendo lazos académicos, 
sociales, políticos y, por supuesto, afectivos para formar una gran Red. ..la "RedCOLSI". 

En los primeros años de la Red la actividad interna, de cada semillero, se concentró en el 
proceso investigativo, para ello era necesario cualificarse en temas de interés particular a 
cada proyecto. A nivel general; es decir, de la Red como encuentro de iguales en distintos 
espacios geográficos, la actividad se concentró en la puesta en escena de sus avances 
investigativos. Con el correr del tiempo, los Semilleros fueron demandando nuevas es- 
trategias y nuevos espacios, nuevas actividades de crecimiento y fortalecimiento. 

Se hizo imperioso por parte de quienes venían liderando este proceso, repensar la Red 
para cumplir las expectativas cada más exigentes de cientos de estudiantes que a lo 
largo y ancho del país ofrecían nuevas dinámicas de trabajo. Necesidades de forma- 
ción en los Encuentros, socialización en espacios más amplios y con expertos, manejo 
de bases de datos para intercambiar experiencias e ideas innovadoras, nos obligaron a 
materializar otros procesos impensados en los inicios del movimiento. 

151 



Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 



Se hizo posible entonces hacer la discriminación de los 3 ejes o funciones sustanciales 
de la RedCOLSI: 

La formación en investigación lograda a partir de reuniones semanales con una in- 
tensidad mínima de una hora en donde se realizan talleres, charlas, seminarios, jorna- 
das de formación de manera autónoma o solicitada a expertos, jornadas de lectura, 
discusión de textos, de redacción y sistematización de nuevos constructos. 

Nos referimos en este sentido, también a la organización y participación en foros on- 
line y de manera presencial en los que se discute sobre las necesidades disciplinares 
y/o de investigación que están consignadas en su Plan de Desarrollo. 

La investigación formativa. Se realiza a través de un proceso posterior o paralelo a 
la formación, de acuerdo con la intención de cada Semillero, en donde realizan dis- 
cusiones acerca los proyectos que están realizando de manera individual o en grupo 
y de acuerdo a las Líneas de Investigación a las cuales se adscriben. La expresión de 
esta formación se va evidenciando a través de Conversatorios, Clubes de Revistas, Pro- 
yectos de Aulas, ABP, Ensayos Teóricos, Proyectos (por fases de acuerdo al desarrollo 
conceptual de los Semilleros), intercambio de experiencias, participación en eventos 
académicos y el desarrollo de las Redes Temáticas que también deberán dar como 
resultado publicaciones semestrales. 

Trabajo en red. Finalmente, en ese transitar por los caminos del conocimiento, los Se- 
milleros han ido tejiendo un entramado social entre ellos, también entre ellos y sus 
iguales en otras disciplinas o instituciones y hasta de otras regiones. Este entramado 
es el que nos posibilita crear redes, a nivel institucional, local, departamental y, por su- 
puesto, nacional, que desbordan el imaginario que la RedCOLSI pudo haberse plantea- 
do alguna vez. Ejemplo de esto son las Redes Nacionales de Semilleros de algunas ins- 
tituciones y los Encuentros Nacionales que en ellas realizan y de hecho hoy, la RedRESI. 

La necesidad de "encontrarnos" en un espacio que nos permita hacer una puesta en 
común de esas experiencias y aprendizajes, que nos permita "untarnos" del otro y de 
lo otro que se trae desde cada institución o región se satisface en el trabajo en Red. De 
la misma manera que logramos trabajar en red cuando en momentos como este nos 
conectamos frente a un objetivo común y posibilitamos nuestro crecimiento mutuo. 

En tal sentido, para nosotros en la RedCOLSI, la necesidad de encontrarnos y esta- 
blecer parámetros, indicadores de crecimiento y cumplimiento a los semilleros la 
resolvemos a través de herramientas como nuestro Portal Nacional y los Grupos Vir- 
tuales que en cada región hemos creado para hacer efectiva nuestra comunicación, 
así como en nuestros Encuentros Departamentales, regionales, nacionales y ahora 
internacionales. 

152 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



En esta actividad diaria hemos visto cómo nacen escenarios que han requerido día a 
día de una discusión para llegar a su conceptualización, normatización y aplicación. 
Nos referimos a los Minicursos o Talleres de formación que se ofrecen en los Encuen- 
tros, de las Macro ruedas de Semilleros, de las socializaciones de Experiencias Exitosas, 
de las sesiones con Coordinadores de Investigación, con Coordinadores de Semilleros 
a través de los sistemas de mensajería o teleconferencias, entre los más relevantes. 

Hoy, en la RedCOLSI, de acuerdo con la normatividad existen dos clases de Semilleros 
de Investigación: en Formación que es cuando inician actividades de formación, estu- 
dio y trabajo en red; sin embargo no tienen proyectos de investigación. Los Semilleros 
pueden ser disciplinares, multidisciplinares e ínteruniversitarios y étnicos. Y, Semilleros 
Consolidados que es cuando además de la formación y el trabajo en red, ya tienen por 
lo menos un Proyecto de Investigación. 

Los Semilleros de Investigación de la RedCOLSI se caracterizan por poseer capacidad 
crítica, reflexiva, argumentativa y prepositiva para abordar problemáticas del entorno 
desde visiones políticas; también por formar seres capaces de asumir riesgos e interve- 
nir transformadoramente en los problemas de la sociedad; además por tener confian- 
za en su propio criterio y asumir posiciones racionales en los procesos de construcción 
del conocimiento; lo mismo que por tener una actitud flexible, abierta y dinámica para 
comunicarse creativamente, compartir y difundir el conocimiento con sus pares aca- 
démicos, y por evidenciar el fortalecimiento académico a través de la investigación 
misma, del aprender-haciendo, en un ambiente de trabajo colectivo armónico, propen- 
diendo por la búsqueda de opciones de desarrollo, a través de la interdisciplinaridad, 
la tolerancia, el respeto por la diferencia. 

En la RedCOLSI, los Semilleros son autónomos y en esa medida no esperamos que 
sean institucionalizados o promovidos por moda al interior de las Instituciones de 
Educación Superior o Básica, ni por acto protocolario frente a las visitas de Pares 
Académicos (CNA) o para lograr su participación en los eventos locales, regionales 
o nacionales. En los Semilleros se forman investigadores; se generan conocimientos 
para el mejoramiento de los sistemas; se transfiere y capacita masa crítica y se pro- 
mueven escuelas de pensamiento y de formación; se forman profesionales de mayor 
calidad, de mayor capacidad de integración e interlocución, de mayor compromiso 
social; se forman seres humanos con liderazgo y compromiso "consigo mismo y el 
otro y lo otro". 

En los Semilleros tienen asiento docentes y estudiantes por igual, preferenciando 
siempre al estudiante. La estructura administrativa está basada en la horizontalización, 
pues se reconoce que el coordinador del Semillero ha salido elegido por el consenso 
de los estudiantes y se convierte por esa vía en el Delegado que los representará ante 
la mesa de trabajo de la RedCOLSI en el Departamento. 

153 



Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 



Es indiscutible que para que esta estrategia funcione, no basta sólo con las altísimas do- 
sis de "entusiasmina" (como afirma Jorge Ossa) que trae consigo el estudiante, es abso- 
lutamente necesaria la presencia del docente, la pregunta a renglón seguido es: ¿Qué 
clase de docente es el apropiado para acompañar a los Semilleros de Investigación? 

Trataré de responder apoyándome en fragmentos de la conferencia: Vinculación Do- 
cencia e Investigación como Estrategia Pedagógica, ofrecida por Porfirio Moran Oviedo, 
(Universidad Nacional Autónoma de México en octubre de 2004) en donde afirma: 

Aquí comienza la renovación de la imagen y el accionar del docente. Su misión 
es la de proporcionar las situaciones y experiencias que permitan el logro de los 
conocimientos para el desarrollo académico y el ejercicio profesional, en un am- 
biente de relación interpersonal que facilite una identidad adecuada, teniendo en 
cuenta que la mayoría de las dificultades que encontrará en su camino se deben a 
que en muchas ocasiones está ante la necesidad de reeducar, para después edu- 
car. Al respecto el dramaturgo inglés Bernard Schaw sarcásticamente decía: mi 
proceso educativo iba bien, hasta que me lo interrumpió la escuela. Pienso que 
a los educadores no nos haría nada mal reflexionar sobre el significado de esta 
aparente broma. 

En esta línea de pensamiento, se puede afirmar que la transformación académica de 
toda institución de educación superior pasa necesariamente por una docencia reno- 
vada y por un docente innovador, formado en una doble perspectiva: la disciplinaria 
y la pedagógico- didáctica. De ahí que en estos tiempos se requiere ejercer una do- 
cencia transformadora, profesional, creativa; enseñar para el cambio, para lo nuevo, 
incluso para lo desconocido. Hay dos caminos para ello, ambos prometedores. 

Primero, enseñar para el cambio, enseñando a producir conocimientos, no sólo a 
consumirlos; aludimos aquí a la figura del docente y del investigador universitario 
que alternativamente enseñan lo que investigan y hacen de su práctica docente 
objeto de estudio. 

Segundo, enseñar para la transformación, transmitiendo crítica y creativamente 
los conocimientos prácticos de la profesión; es la figura del profesor que es un pro- 
fesional en ejercicio, que enseña lo que practica y transmite criterios y procedimien- 
tos para superar su propia práctica profesional. 

En consecuencia, la docencia actual, necesita urgentemente revisar y replantear 
sus supuestos teóricos y sus prácticas en los espacios del aula. Imprimir ingenio, 
creatividad y compromiso en la acción de todos los días, de todas las veces. Porque 
en la tarea docente, quien no cambia en el acontecer cotidiano de enseñar y apren- 
der, no cambia nada. (Moran Oviedo, 1994: p.17). 

154 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Efectivamente podemos decir qué se necesita al frente de un Semillero de Investiga- 
ción un docente que pueda enseñar desde su propia experiencia y opción de vida, 
para el cambio y para la transformación, aquel que sólo desde la posición crítica y 
reflexiva, junto a la orientación hacia la recuperación de la pregunta, potencie en el 
estudiante el estado constante de asombro, interés y deseo por la investigación. Del 
docente que acompaña un Semillero de Investigación, se espera entonces que sea un 
visionario, capaz de ver en cada uno de sus estudiantes el futuro investigador, indis- 
tintamente del semestre en que esté ubicado y/o de su ritmo de aprendizaje. En ello 
está su virtud. 

La posibilidad de invitar a los estudiantes a conformar Semilleros de Investigación que 
le apunten a una determinada área, estará cifrada por la dinámica reconocida que del 
docente se tenga. Aquellos Semilleros que han sido conformados por imposición o 
bajo la tutela de los docentes que han recibido la orden por efectos de procesos insti- 
tucionales, han fracasado, como fracasa el proceso ingenuo de investigación de quie- 
nes son metodólogos y actúan como investigadores. Nada más alejado de la realidad. 

Pero un docente investigador y visionario con un grupo de pupilos formados en inves- 
tigación, no generan resonancia si no le aporta a sus instituciones; de allí que desde los 
Semilleros de Investigación se planifica para la indagación acerca del estado del arte 
de temas-problemas determinados y seleccionados de manera juiciosa, que alimentan 
las líneas de investigación de sus propios Grupos, Programas o Facultades. Así, bien 
sabido es que el trabajo de estos Semilleros, en algunos casos repercute en la revisión 
y actualización de los objetivos de los programas académicos, de los currículos, de las 
pedagogías y de las formas de evaluación. Uno de los factores que indiscutiblemente 
aportan los Semilleros de Investigación a las instituciones, una vez su trabajo empieza 
a ser reconocido, es la activación de una dinámica interna que va tomando cuerpo con 
los eventos que se desarrollan a nivel interno y externo, y permiten que los estudiantes 
y docentes de otras instituciones se encuentren, conozcan y reconozcan como iguales. 

En estos encuentros y reconocimientos, se debe resaltar que la institución sede de 
eventos o coordinación nodal, es la que más obtiene visibilidad, pues se asume que 
fue elegida por sus condiciones de liderazgo y trabajo investigativo. 

Se espera que en el desarrollo de los Semilleros de Investigación se puedan producir 
nuevas aproximaciones metodológicas para comprender mejor los procesos socio- 
culturales, político-económicos de las sociedades humanas, a través de investigacio- 
nes en medios sociales concretos; lograr publicaciones periódicas avaladas por las 
autoridades académicas correspondientes; alimentar el Portal Nacional a través de los 
resultados escritúrales de los integrantes del Semillero; buscar intercambios académi- 
cos entre los participantes de los Semilleros, Grupos de Investigadores y Redes, cuyo 
objetivo sea la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación; programar por 

155 



Los Semilleros de Investigación, Una Cultura de Investigación Formativa 



cada proyecto de investigación una conferencia por año en un Foro abierto, y a partir de 
los diferentes proyectos de investigación proponer cursos (seminarios, proyectos o cur- 
sos dirigidos) para los estudiantes; posibilitar la relación Universidad-Empresa de mane- 
ra especial, priorizando aquellos proyectos que la involucren; alcanzar el consenso para 
la toma de decisiones; producir el debate de propuestas y los avances de los procesos 
administrativos, investigativos y financieros, entre otros; vincularse a los Grupos Nacien- 
tes y Reconocidos de investigación existentes en la institución; socializar los resultados 
de los procesos investigativos a través de la presentación en eventos locales, regionales y 
nacionales de corte disciplinar e investigativo; lograr la interacción con sus pares y espe- 
cialistas en cada una de las disciplinas en que actúan y desarrollar actividades asumidas 
a través de la asignación individual de responsabilidades en la planeación, diseño y eje- 
cución de propuestas de formación, investigación y trabajo en red. 

La RedCOLSI tiene claro que las instituciones hoy miran de manera diferente el proce- 
so de los Semilleros, en un gran número tienen presupuesto, en otras, se han creado 
los cargos de Coordinadores de Semilleros o Coordinadores de Investigación Forma- 
tiva o Estudiantil; los Grupos de Investigación están acogiendo en sus procesos de 
formación a los Semilleros de Investigación y no sólo como auxiliares. El estándar 5 
ha provocado una mirada diferente a la estrategia y la ha potenciado; hoy las institu- 
ciones delegan con compromiso a sus representantes y se puede hablar de procesos 
consensuados y de mayor rigor. 

Finalmente, experiencias como los Observatorios de Semilleros que se están desarrollan- 
do en el NodoTolima, como la Cátedra Itinerante de Investigación Formativa del Nodo 
Eje Cafetero; los Diplomados en Semilleros de Investigación e Investigación Formativa 
de Bolívar y Santander; la experiencia de Exposemilleros Itinerante en Sucre, la creación 
de la Red Regional Ecuatoriana de Semilleros de Investigación; los encuentros naciona- 
les de Semilleros de las Fuerzas Armadas de Colombia hacen de la estrategia de Semi- 
lleros de Investigación de la RedCOLSI una experiencia deformación de investigadores. 



Bibliografía 



Restrepo, Bernardo. 

2003 "Formación Investigativa e Investigación Formativa: Acepciones y Operacionali- 
zación de esta Última". Documento de trabajo del Comité Nacional de Acredita- 
ción de la Educación Superior -CNA. ICFES. p. 1 . 

Mona Huerta. 

2006 Las Redes Universitarias, instrumentos para el desarrollo. IHEAL-CREDAL/CNRS, 
Francia. 

156 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Moran Oviedo, Porfirio. 

1 994 La docencia como actividad profesional. Gernika. México, p.1 7 

Murcia, Jorge. 

1 992 Investigar para cambiar. Bogotá, Magisterio. 

Pallan Figueroa, Carlos. 

1996 El Intercambio académico internacional de México, México, ANUIES (Colee. Temas 
de hoy en la educación superior, núm. 1 2 p. 92). 

Ossa, Jorge. 

2003 Los semilleros de investigación: hacia la reflexión pedagógica en la educación 
superior. Medellín: Fondo Editorial Biogénesis, p. 1 1 . 

TamayoyTamayo, Mario. 

1 987 Reflexiones acerca de la enseñanza de la investigación. Cali, ICESI. 

Tamayo, Alfonso. 

1 995 Investigación en Educación y Pedagogía en Colombia., Carta ICFES, No. 26. Ju- 
nio de 1995, p. 1. 

http://www.colciencias.gov.co/ninos/index.html Programa ONDAS. 

http://www.acac.org.co La Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, ACAC. 



157 



Amor y Juego - Investigación 

y Deseo 1 

¿Es posible asumir la investigación 

como infinito. ..como algo natural? 



Mg. Luis Guillermo Jaramillo Echeverri 2 



Si buscamos solaz en el todo, 

debemos aprender a descubrir el todo 

en la parte más pequeña, 

porque nada es más consonante con la Naturaleza 

que el hecho de que pone en operación, 

en el detalle más pequeño, 

aquello que pretende como un todo comprender 

(Goethe) 



La fecundación del presente artículo tuvo sus inicios hace dos años (mayo de 2004) con motivo de 
una invitación que me hizo el colegio "Real San Francisco de Asís" de la ciudad de Popayán, para 
orientar una conferencia sobre el Desarrollo del Espíritu Científico en la Educación Básica. Charla di- 
rigida especialmente a los estudiantes del colegio. No dejé de emocionarme cuando observé en sus 
rostros el juego, el amor y el deseo de querer saber que era eso tan "serio" que se llama investigar. 
Profesor. Departamento de Educación Física, Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y de la Educa- 
ción, Universidad del Cauca, Popayán - Colombia, ( liaramillo@unicauca.edu.co ) 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



En la academia, llámese Universidad, Colegio o Escuela, escasamente nos preguntan 
¿qué hemos venido a aprender y desaprender? ¿Cómo hemos de des-equilibrarnos? 
Recibimos constantemente información que difícilmente procesamos en conocimien- 
to, esto tal vez, porque la Educación se ha convertido en el lugar donde se enseña a 
pescar respuestas y no a construir preguntas. En la Universidad, principalmente, nos 
enseñan que uno de los procesos básicos para ser profesional es aprender a Investi- 
gar. Como seres pensantes, racionales, inquietos y curiosos, esta debe ser parte de un 
proceso natural de formación ¿Qué hace de la investigación algo natural para que sea 
enseñada en nuestras aulas académicas? Para ello, planteo algunas reflexiones sobre 
el juego, el amor y el deseo -como parte de nuestra infinitud natural -y la relación que 
existe entre estos con la investigación; El orden en que se presentan no precisan de su 
aparición en el ser; por el contrario de su infinitud desde que éste comienza a existir; 
más se presentan así por el forma como se encuentra recreado el texto. 



Juego,... 



¿Por qué jugamos?, mejor dicho, ¿para qué jugamos? ¿Cuál es la magia que encierra? 
Hablamos maravillas del juego, lo asumimos como un elemento pedagógico que nos 
permite entrar a horizontes de ensoñación y deseo. Decimos que sin juego es impo- 
sible enseñar, en especial, al niño y la niña. Creo que al menos existe un proyecto de 
investigación en cada Universidad del mundo dedicada al juego. Reconocemos de él 
sus bondades de libertad, de actividad intencionada que nos hace movernos lúdica- 
mente. 

Si el juego es tan importante, ¿por qué a medida que crecemos en edad dejamos de 
jugar? Lo bello del jugar pasa a ser uno de nuestros mejores recuerdos, traemos re- 
membranzas acerca de cómo jugábamos en la escuela o en el barrio, o con mamá o 
papá cuando salíamos de paseo. 

Parece ser que el juego, cuando somos adultos o jóvenes, pierde su magia, su encanto, 
su hechizo; nuestros ojos se han nublado para ese ser (Juego) con el que compartía- 
mos tiempos de antaño en tardes interminables al lado de nuestros mejores y peores 
amigos (de niños difícilmente tenemos enemigos; al menos no son los enemigos que 
tienen los adultos) ¿Qué es lo que pasa?, ¿por qué se endurece nuestra cerviz para no 
jugar como lo hacíamos antes? 

No obstante, seguimos reconociendo que el juego emerge en los chicos y chicas de 
forma natural y espontánea; incluso, escuchamos comentarios como: "ellos nacen ju- 
gando", o"es imposible para ellos dejar de jugar". Si el juego es con-natural en los niños 
y niñas ¿qué pasa con nosotros los adultos? ¿Será que cuando se deja de ser niño o 

159 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 

niña ya no se juega? Y si se juega, a ¿qué se juega cuando se crece? ¿Cuáles son los 
juegos de los adultos? ¿Dónde radica la diferencia?, a ¿qué edad se pierde esa bella 
magia? 

Crecemos y dejamos de jugar, al menos ya no jugamos como antes, tal parece que cre- 
cemos en razón pero vamos decreciendo en fantasía y emoción; ya no jugamos como 
juegan los "muchachitos", cuando crecemos dizque maduramos. Pero maduramos en 
qué, ¿qué nos hace sentirnos más maduros o tan maduros para no jugar como antes? 
Son muchos los interrogantes, y pocas las respuestas que se pueden decir al respecto; 
máxime, cuando la realidad nos muestra que por encima de todas estas preguntas y 
posibles respuestas, lo que se evidencia es un cambio de entrada en nuestra acelerada 
manera de vivir. 

Ya no somos los niños o niñas de hoy, pero tampoco fuimos los adultos del ayer, posi- 
blemente no fuimos el tipo de adultos que nuestros padres y maestros desearon que 
fuésemos; sencillamente somos y eso es lo importante. Y aquí estamos, tratando de 
ser y no ser a la vez; intentando interpretar lo que nuestra sensibilidad nos comunica; 
significando mensajes dados por los sentidos, aprendiendo de unos y desaprendien- 
do de otros; esto nos sucede permanentemente en nuestra vida cotidiana, sobretodo, 
cuando existimos en un mundo del cual somos parte y no nos hallamos alejados o 
expulsados de él. 

Ahora que recuerdo, yo nunca decidí jugar, ni dije en mi interior, hoy voy a jugar; sim- 
plemente jugué y me dejé envolver en ese éxtasis de reglas acordadas más no im- 
puestas, de aceptar un líder que no se auto-nombra impositivamente sino que era 
escogido por todos, de derroche de energía, de no sentirme esforzado, de no dejarme 
coger cuando huía de mis compañeros «cogido 3 » ...,y así una serie de actividades que 
en el momento que participaba de ellas, toda mi atención, todos mis pensamientos, 
todo mi ser, era absorbido en aquello que realmente me interesaba: ¡Jugar! A veces no 
percibía cómo era que había ingresado al juego o como me encontraba en medio de 
él, simplemente estaba allí, en pleno placer. 

Cuando jugaba se me olvidaban acciones cotidianas como comer, estudiar, organizar 
el cuarto, comprar el refrigerio, en fin, no quería otra cosa que estar con un señor lla- 
mado "Juego". Juego se convirtió para míen un sujeto-real, pues hizo que mi subjetivi- 
dad fuera todo un hontanar (fuente) de expresión; es decir, centri-fugó (lanzó afuera) 
mi corporeidad. El juego de mi niñez fue parte de mi humanidad, algo que desbordó 
mi razón, con ella (la razón) participaban también la intuición y la intencionalidad. Jue- 



3 Juego popular que muy practicado por en las intituciones escolares de básica primaria. 
160 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



go ante todo era acción; nunca fue un acto conductual ya que en medio de él tomaba 
decisiones y sabía donde me encontraba 4 . 

El juego hace parte de nuestros más grandes afectos y emociones, no es algo irra- 
cional, no cambiamos de mundo por jugar, ni se nos olvida quienes somos; jugamos 
asumiendo decisiones al interior de nosotros mismos y de los otros, por tanto, no ju- 
gamos alejados de nosotros ni de los demás. La acción es algo que nos diferencia de 
la irracionalidad; incluso, de la objetividad que nos induce la academia. Juego y Ser 
co-existen: fenomenológicamente, nuestro ser es en el mundo. Como diría Cézanne: 
el color y el dibujo ya no son algo distinto; a medida que se pinta, se dibuja. Análoga- 
mente, en la medida que jugamos nos inventamos el mundo... nuestro mundo, y esto 
no es fantasía, es realidad que nos permite comprender que siempre habrá un mundo 
expandido que pintar y soñar, del cual, poco a poco, emergen los contornos dibujados 
de nuestra subjetividad. Juego: "ocupa el ser, la noche y su vigilia, mezcla lo onírico 
y lo real, disuelve las formas a la manera de la luz que borra las líneas de las rocas..." 
(Duvignaud, 1 997: 30). Con él, podemos sentir diversamente: 

Quien nos enseña a distinguir nuestros sentidos es la ciencia del cuerpo humano. 
Lo vivido no lo reencontramos o lo construimos a partir de los datos de los senti- 
dos, sino que se nos ofrece de golpe como el centro de donde proceden. Vemos la 
profundidad, lo aterciopelado, la suavidad, la dureza de los objetos, incluso: su olor 
(Merleau-Ponty, 2000: 4 i -42). 

El juego de mi niñez - y creo que la de muchos - fue una experiencia que amplió mi 
horizonte de vida, permitió aventurarme; es decir, arriesgarme a aventuras que para la 
edad me eran imposibles de realizar; Juego me mostró que otros mundos no son posi- 
bles sino que siempre han sido posibles; de este modo, me amplió otras sensibilidades 
de ser-soñado; con Juego viví angustias, alegrías, tristezas, enfrentamientos, peleas, 
esfuerzos y realizaciones; sobrepasó entonces, el sólo hecho de la diversión. Al mismo 
tiempo que reía o sudaba, también construía significados y sentidos de vida propios 
de mi cultura 5 . 



Gadamer respecto al juego, se pregunta si es posible distinguir a este (el juego) de los sujetos que 
juegan (jugadores), pues el juego forma parte como tal, de toda una serie de comportamientos de 
la subjetividad (Jaramillo, 2004). "Puede decirse por ejemplo que para el jugador, el juego no es un 
caso serio y que esa es precisamente la razón por la que juega. Sin embargo, mucho mas importante 
es el hecho de que en el jugar se da una especie de seriedad propia, de una seriedad incluso sagra- 
da. (1993: 144). 

Ver al respecto: "Juego y Motricidad" del profesor Sergio Toro; artículo donde expone como "desde 
la motricidad, en cada juego, en cada acción, se imprimen las estructuras biológicas, las contrac- 
ciones, relajaciones y las secreciones, del mismo modo que se expresan y se efectúan tareas que 
construyen la percepción y la cosmovisión que nos acompañará la vida entera y que definirá en 
consecuencia el proceso de personalización y humanización que cada ser humano lleva a cabo" 
(2006: 56). 

161 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 

Juego, amor... 

Más tarde, en mi adolescencia e ingreso a la juventud, sentí evidentemente que ya no 
jugaba como antes, no corría o sudaba en la persecución; mi mirada de ver al señor 
"Juego" cambió; empecé a observara los más pequeños como niños y niñas que, can- 
didamente juegan y se la pasan corriendo de aquí para allá, de allá para acá, por todo 
lado, inquietando y empujándose; incluso, llegué a escuchar a algunos docentes que 
decían: esos chicos parecen "locos". Ello me permitió entender que en la adolescencia 
o pre-juventud se jugaba pero de otra forma; o sea, nunca se deja de jugar, sino que 
nuestros afectos y juegos adquieren otra connotación en nuestro ser corpóreo. Se si- 
gue pareciendo "loco", pero ahora, locos en el Juego del Amor. 

Con la edad, iniciamos la etapa de romanticismo. El juego del niño-niña se va esfuman- 
do para ingresar a otras posibilidades que nos ofrece la vida. De muchachos nos pica el 
famoso "bicho" del amor, empezamos a enamorarnos, a sentir el mundo de la vida de 
otra manera. El sexo opuesto ya no se busca para enfrentar y batallar; el Otro opuesto a 
mi es para sentirlo cercano, y entre más cerca mejor; las caricias cobran sentido (como 
el arte) por que se convierten en una experiencia que al instante nos modifica, nos 
revuelca y nos vuelve locos. 

Hace poco estuve con un amigo en un colegio de la ciudad de Popayán, donde le so- 
licitaba a la directora de la institución ocupar un espacio abandonado (como especie 
de bodega) detrás del plantel educativo, con el fin de acondicionarlo para que los 
estudiantes, practicantes de Educación Física, tuvieran un sitio para preparar sus cla- 
ses. La directora se negó a otorgar el espacio por razones que tienen que ver con algo 
jugado en los muchachos; su argumento fue que por ese sitio se van los chicos del 
colegio a jugar; pero, no es un jugar como juegan los niños y niñas, no es a jugar como 
antes; ellos se meten a jugar de otra manera; hubo sonrisas...luego, ella dijo.. .ustedes 
me entienden ¿Qué es jugar de otra manera? ¿Será hacer el amor a escondidas?, o, 
¿Dejar que dos enamorados se expresen el amor en una bodega trasera, aunque sea 
en el colegio? 

Nuestra directora no entendía que no son los espacios los que dan ocasión al sexo, es 
la falta de libertad que tienen nuestros muchachos para hablar de algo tan natural y 
normal como "hacer el amor"; muy tarde entendí que el temor al castigo o regaño es 
lo que nos empuja a cometer acciones a escondidas. 

El amor, igual que el juego, es algo espontáneo, anhelado, más no irracional; desde 
nuestra subjetividad, tomamos decisiones de querer hablar o vivir momentos de gran 
intensidad; si nos entregamos a ello, no se rompe el encanto, ni el embrujo; es como 
estar en otra "onda", pero sabiendo-sintiendo donde se está. Enamorarse no implica 
un alejamiento de sí, muy por el contrario, es la oportunidad de mirar al Otro(a) como 

162 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



absolutamente Otro 6 : sentir que existe y puede estar viviendo algo distinto a lo que 
siento yo; ello no hace de mi amor algo platónico, lo hace realizable porque es con 
alguien de carne hueso que vibro, no es una idealización; es más, por verlo así (huma- 
no), es perfectamente posible que me llegue a des-enamorar de él o ella. 

Con el amor acuestas ya no jugamos como antes, lo cual es emocionante, ahora se 
juega al amor y como todo juego, ello es parte "natural" de nuestra condición humana, 
algo intencionalmente jugado que nos da autoridad para decir "Yo sé que es amar", 
lo cual no se aprende en una academia, ni lo enseña un maestro, ni existe un saber 
pedagógico al respecto; el amor, al igual que el juego, no se conoce teóricamente o se 
estudia, el amor se comprende, Max Neef lo expresa de la siguiente manera: 

Cualquiera de ustedes puede haber estudiado todo lo que es posible estudiar desde 
una visión teológica, filosófica, antropológica, biológica, bioquímica, sicológica, 
etc. sobre un fenómeno humano que se llama amor, y ustedes habrán estudiado 
todo lo que se puede estudiar sobre el amor, saben todo lo que se puede saber sobre 
el amor pero nunca comprenderán el amor a menos que se enamoren (2005: i). 

Sólo se puede comprender aquello de lo cual hacemos parte, no se comprende algo de lo 
cual nos separamos. El amor demanda compromiso y unión: unión de sentimientos, cuer- 
pos, emociones, pasiones, tiempos y espacios. El amor es posible desde la subjetividad 
porque lleva implícito el gozo, la alegría, el dolor y el sufrimiento. Sí con el Juego nuestra 
subjetividad se recrea, con el amor se exterioriza, se nos vuelve carne, verbo, calor. 

Así como el Juego puede ser sujeto 7 , el amor es gozo; uno se siente enamorado, nos 
gozamos en el amor; después, mucho después, es que podemos dar alguna razón de 
lo que es un ser enamorado; algunos dirán con el tiempo, en esta relación he madura- 
do, he crecido. ..infinitamente trascendido, he dejado aperturarme porOtro(a). 

Amar implica riesgo, aventura, coraje, como dicen los más experimentados, estar dis- 
puesto a pagar el precio de sufrir. El amor es un juego dolorosamente delicioso que 
así nos golpee, temprana o tardíamente nos volvemos a enamorar. Somos conscientes 
del amor, pero ello no implica que queramos estar elevados dos centímetros por enci- 



El amor es, hablando biológicamente, la disposición corporal bajo la cual uno realiza las acciones 
que constituyen al otro como un legítimo otro en coexistencia con uno. Cuando no nos conducimos 
de esta manera en nuestras interacciones con otro, no hay fenómeno social (Maturana y Verden- 
Zoller, 1997:147). 

...en el arte, una obra no es ningún objeto frente al cual se encuentre un sujeto que lo es para sí 
mismo; por el contrario, la obra de arte, tiene su verdadero ser en el hecho de que se convierte en 
una experiencia que modifica al que la experimenta; lo que queda es la obra, no la subjetividad 
del experimentador...lgual sucede con el juego, que posee una esencia propia, independiente de la 
conciencia de los que juegan. Por tanto, el verdadero sujeto del juego no es la subjetividad del que 
desempeña el acto del jugar; el sujeto es más bien, el juego mismo (Gadamer, .1993: 147). 

163 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 



ma de la tierra. Es como estar y no estar; sé que la amo (aquí opera la razón), pero a la 
vez percibo que ese amor no es como todos los amores porque nadie lo siente como lo 
siento yo, al punto de hacer cosas que sólo valida la no-razón 8 , el mito y el sueño; tanto 
el amor, como el juego, desbordan la razón. Morin llama a esta doble posibilidad com- 
plejo (lo tejido) de amor; o sea, la unión entre locura y sabiduría ¿Cómo desenredar 
esto? "Es evidente que es el problema que afrontamos en nuestra vida y que no existe 
clave que permita encontrar una solución exterior. El amor conlleva precisamente esa 
contradicción fundamental, esa co-presencia de locura y sabiduría" (Morin, 1 998: 1 2). 



Juego, amor, deseo y.... 

Parafraseando a Maturana y Verden-Zoller (1 997), vivimos en un mundo que niega el 
juego y banaliza el amor; en nuestra cultura no se espera que juguemos porque debe- 
mos estar haciendo cosas importantes; el amor se encuentra excluido de discursos y 
obras formales porque razón y afecto no son compatibles entre sí. "Se nos ha olvidado 
que jugamos a amar... y la relación con la pareja y el grupo funciona, mientras existe 
imaginación, creatividad, sorpresa, no reglas ni rutina; es decir mientras se juega" (Gar- 
cía, 2006: 84). Amor y juego son constitutivos (más no derivativos) de nuestra condi- 
ción humana; ellos hacen de nosotros seres desbordados, capaces de contener más 
de lo que podemos contener, son infinitud por excelencia. Dicha in-contención, nos 
coloca en esperanza de realización en tanto nuestra capacidad se extralimita más allá 
de lo que las ideas formales dicen acerca de lo que somos; no es con explicaciones teó- 
ricas como se da solución a nuestra posibilidad emancipadora de ser; por el contrario, 
"contener más de lo que se es capaz es en todo momento, hacer estallar los cuadros 
de un contenido pensado, superar las barreras de la inmanencia" (Levinas, 1 977, 53)... 
de lo sedimentado. Esto gracias al mundo expandido y trascendente logrado a través 
del Juego en nuestra subjetividad y una exterioridad hecha piel ofrecida por el amor. 
Ambos, con la posibilidad desbordante del deseo que supera la necesidad. 

El deseo es el tercer componente que nos impulsa a querer vivir in-contenidamente, o 
sea, fuera de paquetes que pre-dicen erradamente nuestro accionar en el mundo. Sin 
embargo, aclaro que no es el deseo que logra su satisfacción en el acto inmediato de 
la entrega o el logro. Muy al contrario, es el deseo que escala el esfuerzo, que avanza 
y retrocede, al fin de cuentas, nunca alcanzado. El deseo que alcanza el logro o conte- 
nido con lo ínfimo del consumo, es el deseo que castra la imaginación y la capacidad 
de creación. 



8 La no razón es una categoría filosófica propuesta por Darío Botero Uribe para comprender un vasto 
ámbito de instancias culturales y de pensamiento que no caben en la razón sin ser irracionales. Así 
se tiene el inconsciente, la naturaleza, el mito, el arte, la libido y la voluntad de poder. En: Manifiesto 
del Pensamiento Latinoamericano (2000: 30). 

164 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Volviendo a mis años de juventud o muchachada, recuerdo haber encontrado en 
nuestra casa un ratón, el cual perseguimos durante toda una mañana hasta que por fin 
logramos cogerle y darle muerte. Ello se convirtió en la persecución del día y el logro 
alcanzado ante tanto grito, miedo y osadía. Una vez con el difunto, decidimos no ente- 
rrarlo sino obsequiarlo al gato del vecino. Supuse que el gato se pondría muy conten- 
to y hasta agradecido conmigo por semejante agasajo y bendición de haber cazado 
por él. Cuando le mostré el ratón suspendido de la cola, el gato se puso expectante e 
inquieto; observé que sacó sus uñas y fijó su mirada profunda en el ratón. Dejé el di- 
funto sobre el suelo y, vaya sorpresa la que me di; el gato movió al ratón con sus patas, 
vio que no se movía, menos aún, corría. Inmediatamente guardó sus uñas y se fue un 
tanto desalentado. ¡El gato no se comió el ratón! ¿Qué pasó? ¿No son los ratones el 
plato preferido de los gatos?, aparte de que estos animales no comen cadáveres, creo 
que su deseo se extinguió en el contenido logrado a través de un regalo que no había 
luchado, menos aún, perseguido. La falta de deseo superó la necesidad de su comida. 

En el deseo por tanto cabe lo inexistente tal como lo expresa Laplanche y Pontalis: 

El deseo nace de la separación entre necesidad y demanda; es irreductible a la ne- 
cesidad, puesto que en su origen no es relación con un objeto real, independiente 
del sujeto, sino con la fantasía; es irreductible a la demanda, por cuanto intenta 
imponerse sin tener en cuenta el lenguaje y el inconsciente del otro, y exige ser reco- 
nocido absolutamente por él (citado por Botero, 200 i: i 003). 

No sólo se desea lo que se necesita, el deseo surge de lo que se sueña, de nuestras pulsio- 
nes e imaginaciones; tampoco se desea sólo lo que se ofrece, puesto que el ofrecimiento 
tiene que ver con algo existente; el deseo es mucho más, es trayecto de superación, ya 
que en el trayecto es donde nos sentimos realizados; el deseo no es punto de partida, 
ni menos de llegada, es recorrido escabroso de lucha; si "todo" lo tenemos a nuestro 
alcance, o, nos lo ofrecen sin el menor esfuerzo ¿para qué deseo o quiero lo que quiero? 

Fuera del hambre que se satisface, de la sed que se calma y de los sentidos que se 
aplacan, la metafísica desea Otro más allá de las satisfacciones, sin que sea posible 
realizar con el cuerpo algún gesto para disminuir la aspiración, sin que sea posible es- 
bozar alguna caricia conocida, ni inventar alguna nueva caricia (Levinas., op.cit. 58) 

Junto con el juego y el amor, el deseo nos permite querer alcanzar lo inalcanzable, 
ir tras la huella que despista y el olor que confunde, pero, gracias a ello, la vista se 
agudiza y el olfato se profundiza hacía lo imperceptible. Es morir por lo invisible, pero 
mientras se muere, se vive intensamente. 

Es el amor (como mencionaba antes) lo que nos permite entender que el Otro está y 
no está, que pide extrañamiento y lucha, no sólo gozo y satisfacción; el deseo es el de- 

165 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 



tonante del amor para que éste no caiga en la desidia de la rutina, ni en la monotonía 
del encuentro, ¡hay que dejar que el Otro luche por nosotros; De igual manera, el jugar 
es lo que posibilita el riesgo, el vaivén, estar en la cuerda floja, sentir que no todo está 
dicho y que siempre habrá algo por decir, es el deseo de jugar lo que permite que el 
Juego sea; si el deseo se encuentra ausente ¿para qué Juego? 

Lamentablemente, una aguda experiencia de lo humano enseña que los pensamien- 
tos de los hombres son conducidos por sus necesidades. ..que el hambre y el miedo 
pueden vencer toda resistencia humana y toda libertad, esto se nos muestra como 
totalidad y finitud para que los malvados sigan ejerciendo su poder sobre el ser hu- 
mano; ellos desconocen que deseamos más allá de todo lo que puede simplemente 
colmarlo. Como la bondad: lo deseado no la calma, la profundiza (Levinas, ibid., 58). 

La seguridad de la muerte nos da fuerzas para vivir en la imposibilidad de la vida, la 
otra vida, la vida no vivida que siempre deseamos vivir; la insatisfacción nos acompa- 
ña, nunca estamos del todo contentos con lo existente, siempre esperamos algo más, 
tal vez lo no suplido por el dinero, ni lo material que se consigue a través de éste, ni la 
relación dada afectivamente por Otro; siempre existirá un espacio de esperanza para 
albergar en nuestro corazón, aquello deseado que nunca nos será colmado. Podría- 
mos responder frente al cogito cartesiano: Deseo, luego existo. 



Juego, amor, deseo, investigación... 

Hemos tratado de desplegar tres palabras, tres componentes in-contenibles en nues- 
tra condición de seres humanos, el deseo, el amor y el juego; ¿es posible añadir otra 
palabra más a nuestra actitud natural, a nuestra infinitud? No en vano me he propues- 
to considerar - al menos como esbozo de trabajos de mayor talante - a la investiga- 
ción como oportunidad para desbordar la academia del transmisionismo que durante 
décadas la ha caracterizado. 

En la actualidad existen políticas que someten la investigación a un elitismo acadé- 
mico, pues plantean que esta se debe desarrollar, básicamente, a nivel de postgrados; 
es decir, maestrías y doctorados; que los niveles de escolaridad básica y de pre-grado 
difícilmente están en condición de realizar investigación "seria" para el avance de la 
ciencia y la tecnología. En tal sentido, de la práctica investigativa en nuestras Univer- 
sidades, percibo que ésta atraviesa, al menos, por dos problemáticas en su formación: 

La primera tiene que ver con el trabajo que ayudantes o asistentes realizan alrede- 
dor de un profesor que ha construido una trayectoria en investigación. El aprendiz al 
lado del operario (Corchuelo, 2006). En este caso, los estudiantes de pre-grado, no son 
más que "peones"de investigadores connotados en un área profesional; estos últimos, 

166 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



cumplen el papel de directores o jefes de investigación. Los estudiantes, explícitamen- 
te, figuran como auxiliares del proyecto, mal llamados aprendices. Su papel en la in- 
vestigación se limita a recoger información o realizar el trabajo de campo del proyecto, 
desconociendo el inicio y fin del mismo; por su parte, los directores o "investigadores" 
del proyecto, analizan lo recogido por los estudiantes en su oficina o laboratorio sin la 
participación activa de ellos. Acciones como estas, perpetúan el clasismo en la produc- 
ción de conocimiento, pues se considera a unos expertos y a otros como menos ca- 
pacitados para comprender todo el proceso de la investigación. Además, se considera 
al estudiante como menor, incompleto en conocimiento y verdad para dar cuenta de 
todo el recorrido o diseño del proyecto. 

La otra problemática que percibo, es cómo la investigación se ha formalizado y estati- 
ficado en nuestros currículos universitarios. En casi todas las áreas de conocimiento se 
enseña la asignatura "Metodología de la Investigación", como si aprender a investigar 
dependiera de una serie de fórmulas o recetas de cocina que dicen como se prepara 
el gran pastel del conocimiento. Reducir la investigación a metodología es como en- 
señar los caminos sin saber hacía donde nos dirigimos; nos ofrecen las respuestas al 
inicio, o en el trayecto, acerca de una cantidad de preguntas que nos formulan al final; 
se enseña a "investigar" teóricamente en los primeros semestres y sólo terminando la 
carrera profesional, entendemos por qué es importante hacer un proyecto de inves- 
tigación; la repuesta cobra sentido cuando la pregunta ya no moviliza. Aprendemos 
a des-tiempos, recorremos caminos (metodologías) angostos con una sola llegada. 
En Investigación: No "todos los caminos conducen a Roma". "Es preciso tener la visión, 
después hacer el proyecto, identificar las metas y después actuar, dar un paso cada 
vez. Con la mentalidad simple del agricultor que lanza semillas" (Feitosa, 2006: 1 06). 
Masque andar es fecundar... dar fruto. 

¿Cómo hacer de la investigación procesos que desbordan la razón?Tal vez si nos cons- 
tituimos con aquello que nos desborda, podremos sentirla como oportunidad para 
ensanchar horizontes de vida y no seguir atrapados en su instrumentalización. Es ha- 
cer de la investigación un jugar para que se vuelva lúdica y significado; enamorarnos 
del área o tema que nos apasiona para sentir gozo en su exploración. Todo ello, con 
la sospecha de que nos faltó algo más por descubrir, por encontrar, otra muralla que 
franquear: un deseo inacabado. 

En el jugar, la investigación se nos vuelve acción natural, en la medida que "el vaivén 
del movimiento lúdico aparece como por sí mismo. ..como si marchase [sola]. La faci- 
lidad del juego, que desde luego no necesita ser siempre verdadera falta de esfuerzo, 
sino que significa, fenomenológicamente, sólo la falta de un sentirse esforzado. Se ex- 
perimenta subjetivamente como descarga" (Gadamer, 1993: 148). Asumir la investi- 
gación como juego, es dejarnos abandonar a lo lúdico que ella comporta, al deber 
de la iniciativa del "tener que" por el "querer ser". No podemos seguir entendiendo la 

167 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 



investigación como sólo producción de conocimiento, o generación de nuevo conoci- 
miento; sino como una con-natural sospecha que nos acompaña, lo cual se nos hace 
imposible renunciar a ella; la misma búsqueda por lo desconocido ya nos produce 
placer y descarga subjetiva, así sea poco claro lo que encontremos al final del cami- 
no. Entregarnos por completo a las sombras de la curiosidad incesante, por saber qué 
habrá más allá de. ..es dejar que la investigación juegue y sea péndulo de realización 
en el movimiento mismo y no lo alcanzado en cada uno de sus extremos (ni llegada, 
ni partida); la investigación es acción de fantasía y realidad muy similar a lo que nos 
produce el infinito del jugar. 

Respecto al amor, la investigación es natural en nuestra condición humana, en tanto 
queremos investigar aquello que realmente nos apasiona, nos enamora, nos envuel- 
ve. Ella no puede seguir enajenada de nuestra naturaleza, eso sería ir contra-natura. 
Esto explica por que para algunos de nuestros estudiantes de colegio y universidad 
es tan aburrido investigar. Muchas veces, cuando la idea de investigación la propone 
el docente y los estudiantes se unen a ella, la visión por lo que se quiere investigar se 
acorta en tanto no se encarna el proyecto; es decir, no alcanza a pasar por la piel de 
los estudiantes. A no ser que el docente sepa transmitir esa inquietud de sí que com- 
porta el proyecto y esa magia hechizante y des-paralizadora que lo moviliza más allá 
de la razón, le será muy difícil a los estudiantes sentir un problema de investigación 
como suyo. Es mejor cuando la idea de lo que se quiere investigar parte de los mismos 
jóvenes investigadores; sin embargo, ello no quiere decir que docentes y estudiantes 
se prendan del mismo hilo para avanzar por los caminos escabrosos que lleva en sí el 
proyecto. Pero cuando uno sólo y no todos son los que tiran con la visión, difícil es el 
avance y tensas las relaciones. No olvidemos que el amor, aparte de emocionarnos, 
conlleva compromiso, lucha y entrega. No enamorarnos de lo que se quiere investigar, 
es hacer de la investigación algo tedioso, fastidioso, llena fórmulas que hay que cum- 
plir; la última pretensión es el grado académico. De este modo, existen profesionales 
que vivieron la pesadez mortífera de haber tenido que investigar. Como dice mi ma- 
dre: mataron el amor y se acostaron con la muerta. 

Por último, (respecto al deseo), me parece que no se investiga algo que no se desea, 
pues la sorpresa, la intriga y la sospecha son permanentemente adormecidos por 
la excesiva teoría; ello se ve reflejado en la citación de cantidad de autores, más es- 
condida la identidad de quien escribe e investiga; la fuerza del escrito recae en los 
razonamientos de otros y no en los pensamientos propios. La investigación es ese 
deseo de poseer comprehensivamente aquello que no entendemos y nos mueve a 
reflexión, es la insaciabilidad por com-prender, por buscar lo inquietante, lo infinito 
de nuestra finitud. Cómo lo expresaba anteriormente, por naturaleza siempre vamos 
más allá de lo que necesitamos. Si en las clases de investigación nos ofrecen los 
conceptos y la totalidad del proceso acerca de cómo investigar; nos sucede lo del 
gato, poca gracia nos causa el ratón; es decir, la idea que no se mueve, por ende, 

168 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



escondemos las uñas (el deseo) de querer atrapar y trepar sobre un problema de 
investigación. 

En la investigación, necesitamos ir tras la huella de..., buscar pistas, crear métodos, in- 
ventar laberintos, con-fundirnos con lo inesperado. Conoce una ciudad quien se pier- 
de en ella. Investiga el que no sabe qué camino coger; sin embargo, el deseo lo empuja 
a descubrir y crear caminos otros (no otros caminos sumados a los ya existentes) que 
nunca esperó encontrar, menos aún crear; investigar es abrir osadamente trochas que 
otros no se hubieran aventurado a sospechar. Visibilizar caminos y descubrir territo- 
rios, sólo es posible si emergen problemas reales de investigación y no sólo ejercicios 
para aprender a investigar 9 . Zemelman (2005) nos habla de ir hacia problemas episté- 
micos y no teóricos; es decir, nombrar los cosas de otra manera, incluso, nombrar lo 
in-nombrado más allá de lo que los conceptos e ideas formales dicen acerca de lo que 
es real. El deseo nos vuelve creadores de realidades y expansibles del mundo. 



A manera de reflexión 

La investigación se vuelve natural en nosotros en la medida que la asumamos como 
parte de nuestra condición humana, sencillamente es lo que es y no otra cosa, como 
el amor, el juego y el deseo. Hagamos de nuestras clases pequeños-grandes proyectos 
de investigación, no importa si no es en clase de "Metodología de Investigación"; por 
el contrario, porque la naturaleza es portadora de creación que juega en medio del 
amor y el deseo, es, precisamente, que investigamos; se trata de concebir la inves- 
tigación como fuente de transformación personal y colectiva (Jaramillo, 2006). Esto 
permite que tanto estudiantes de investigación como investigadores, den cuenta de 
una realidad de la que ellos mismos hacen parte, así "tengamos que asumir las con- 
secuencias que ello tiene sobre el lenguaje y lo que entendemos por [ciencia] y por 
historia" (Zemelman, op.cit: 94). No podemos encerrar y ordenar en un currículo lo que 
por naturaleza es libre e insospechado; algo excitante donde ya no importa el tiempo 
de clase, niel sitio de encuentro, ni la nota, o sí gané o perdí el semestre, sencillamente 
investigo, juego, deseo y me enamoro. 



Se entiende aquí que el problema se identifica a partir de una situación que produce o se prevé que 
pueda producir un conflicto y que como lo señalan Jessup M. y Castellanos R., en principio no tiene 
una solución evidente o un camino evidente para obtenerla. Por lo tanto se requiere de un proceso 
de análisis y toma de decisiones que permita la elección más apropiada de acuerdo a las característi- 
cas del contexto. De esta manera, un problema es diferente de un ejercicio. No se podrían considerar 
como problemas sino como ejercicios aquellos cuestionamientos que suelen aparecer en los libros 
de texto y cuyas respuestas están definidas con anterioridad (Citado por Corchuelo, 2006). 

169 



Amor y Juego- Investigación y Deseo ¿Es posible asumir la investigación como infinito... como algo natural? 



Bibliografía 



Botero, D. 

2001 Vida, ética y democracia. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá: Unibi- 
blos. 

Botero, D. 

2000 Manifiesto del Pensamiento Latinoamericano. Bogotá: Magisterio. Mesa Re- 
donda. 

Corchuelo, M. 

2006 Las tres dimensiones de la práctica docente como investigación. En: Seminario 
de "Educación y Pedagogía contemporáneas en el marco de la re-configura- 
ción de las Ciencias Sociales y Humanas". Doctorado en Educación. Popayán: 
Universidad del Cauca. 

Duvignaud, J. 

1 997 El Juego del juego. Bogotá. Breviarios: Fondo de Cultura Económica. 

Feitosa, A & Kolyniak, C. 

2006 Mudanzas: Horizontes desde la motricidad. Popayán: Universidad del Cauca. 

Gadamer, H. G. 

1 993 El Juego como hilo conductor de la explicación ontológica. En: Verdad y Méto- 
do I. Salamanca: Sigúeme. Pág 1 43 - 1 54. 

García, B. S. 

2006 Juego y Deporte: aproximación conceptual. Apunts. Educación Física y Depor- 
te (83), 82-89. 

Jaramillo, L, G. 

2006 Ser sujeto en la investigación: Investigando desde nuestra subjetividad. Docu- 
mento de trabajo. Popayán: Universidad del Cauca. 

Jaramillo, L, G. 

2004 La Escuela el colegio, la razón y la pasión. En: Revista de Educación Física y De- 
portes Apunts. Barcelona: (74), 75-81 . 

Levinas, E. 

1 977 Totalidad e Infinito: ensayo sobre la exterioridad. Salamanca: Sigúeme. 



170 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Maturana &Verden-Zoller. 

1 997 Amor y Juego. Fundamentos olvidados de lo humano. Instituto de Terapia Cog- 
nitiva. Santiago de Chile: San Pablo. Quinta Edición. 

Max Neef, M. 

2005 Del saber al comprender: navegaciones y regresos: Ponencia pronunciada en 
el primer encuentro Nacional por la vida. Bogotá: Universidad Nacional de Co- 
lombia. 

Merleau-Ponty, M. 

2000 La duda de Cézanne. En: Sentido y sinsentido. Barcelona: Península. Pág. 33-56. 

Morin, E. 

1998 Complejo de Amor. En revista Gazeta Antropológica. CNRS. París, Francia. 14, 

14-01. 

Toro, S. 

2006 Juego y Motricidad. En: Revista Motricidad y Persona. Universidad Central. San- 
tiago de Chile: LOM Ediciones. 

Zemelman, H. 

2005 Voluntad de conocer: el sujeto y su pensamiento en el paradigma crítico. Bar- 
celona: Anthropos. 

* Publicado en la Revista Uni-puri/versidad, Vol 6 No. 2, 2006. Pag. 47-56. 



171 



La Red de Investigación Educativa - 
ieRed: Espacio para la Construcción de 
una Comunidad Académica Alternativa 



Sandra L. Anaya D., Gloria J. Castro B., 
Verónica A. Catebiel y Ulises Hernández P. 1 



La Red de Investigación Educativa - ieRed es una iniciativa 
que surge con el propósito de avanzar hacia la consolida- 
ción de una comunidad académica alternativa, desde don- 
de sea posible abordar, de un modo diferente, los grandes 
problemas de la educación. 

La incapacidad de repensar la normatividad en contextos 
específicos y desde las propias experiencias, las concepcio- 
nes de programas de educación formal donde predomina 
el asignaturismo y el trabajo fragmentado, el aislamiento 
de los procesos de producción y circulación del conoci- 
miento, la preparación de docentes desde una idea instru- 
mental de capacitación, entre otros hechos, son huella de 
concepciones pedagógicas y curriculares en donde no sólo 



1 Miembros del Grupo de Investigación en Educación y Comunicación - GEC de la Universidad del 
Cauca (Escalafón B de Colciencias) e integrantes del Nodo Dinamizador de la Red de Investigación 
Educativa - ieRed. 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



prevalece el trabajo académico individualista y de sumisión, sino que además no se con- 
sidera la negociación de sentidos y la construcción de autonomía intelectual por parte 
de los diversos actores de las comunidades educativas. 

La transformación de esta cultura académica implica necesariamente la transforma- 
ción de las prácticas docentes, pero partiendo de concepciones teóricas, epistemoló- 
gicas y metodológicas en las que se reconozca que todo acto educativo conlleva un 
mutuo proceso de formación, en donde el otro permite un mejor conocimiento de 
uno mismo. Este compromiso sustentado en la identificación del otro como par, que 
está en la misma búsqueda, es lo que posibilita construir espacios de intercambio y 
de colaboración, favoreciendo la construcción de currículos acordes tanto a una re- 
flexión crítica sobre la realidad, como al debate sobre el aporte o la resignificación de 
las concepciones, los procesos y las prácticas pedagógicas en contextos y coyunturas 
concretas. 

De este modo, las redes de investigación en educación como ieRed, tienen el propó- 
sito de crear sinergia para la consolidación de estas comunidades académicas alter- 
nativas, a través del desarrollo de proyectos e iniciativas que involucren el trabajo con 
profesores en el espacio universitario y maestros de la educación básica y media. 



Necesidad de las redes de investigación en 
educación en el contexto de formación actual 

Haciendo una revisión de los informes académicos, de un lado, y políticos, de otro, 
sobre la educación en Colombia, todos parecen apuntar a los mismos grandes pro- 
blemas: cobertura y calidad insuficiente; atención precaria a las demandas sociales y 
económicas de las comunidadesy poca pertinencia en el orden estructural, problemas 
que por múltiples factores han sido animados y continúan nutriéndose de la racionali- 
dad instrumental, del idealismo lógico formal y del trabajo académico individual. 

En este sentido, se podría llegara la conclusión que el mayor problema es la propia in- 
capacidad de los docentes para repensar la normatividad establecida por el Ministerio 
de Educación Nacional en contextos específicos y desde las propias experiencias. Aun- 
que se conocen esfuerzos significativos de educadores y comunidades académicas a 
lo largo y ancho del territorio nacional, su potencialidad es finalmente desaprovecha- 
da por la fuerte influencia de posiciones reduccionistas y fragmentadas sobre lo que 
debe significar la vida escolar. 

En las concepciones y las prácticas curriculares de la mayoría de los programas de 
educación formal, predominan el asignaturismo, el trabajo fragmentado, la desarti- 

173 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



culación entre la teoría y la práctica, lo mismo que el aislamiento de los procesos de 
producción y circulación del conocimiento, de la cultura académica y de la vida socio- 
cultural, que al ser identificados desde procesos de investigación, revelan problemas 
de negociación y construcción de sentidos por parte de los diversos actores de las 
comunidades educativas. 

Los modelos pedagógicos y didácticos en general son de corte exegético, es decir, 
pensados desde la supuesta ignorancia del estudiante y su aparente incapacidad de 
autonomía intelectual. Es así como se sustentan propuestas, programas e iniciativas 
educativas que se limitan al transmisionismo cultural, la circulación de visiones des- 
contextualizadas y el desarrollo de prácticas repetitivas que imposibilitan el fortaleci- 
miento de la autonomía del ser, el desencadenamiento de la imaginación creadora y 
la construcción de alternativas de auténtica formación. 

En consecuencia, la preparación de docentes para todos los niveles se sigue pen- 
sando desde una idea de capacitación instrumental más que de formación. Capaci- 
tación que ha contribuido al empobrecimiento del trabajo académico del docente 
y que, además, ha tenido una repercusión aún más grave: el extrañamiento de la 
subjetividad y la comunicabilidad del maestro (Zuluaga et al., 1 988), es decir, el des- 
conocimiento y sub-valoración de que él mismo es sujeto de un saber interpelable 
y resignificable, y desde donde puede asumirse como sujeto social que apropia y 
transforma la cultura. 

La incapacidad de reconocerse y reconocer al otro desde esta perspectiva, le impide 
desarrollarse como sujeto político y como sujeto de deseo, que es donde reside la 
fuerza desencadenante de toda búsqueda, de toda convicción y esfuerzo de trans- 
formación social (Zemelman, 1992). Este horizonte de búsqueda y realización sólo 
es posible en el diálogo, es decir, en la realización de acciones comunicativas entre 
actores y entre comunidades. 

Otro aspecto a considerar en los procesos de educación superior, se relaciona con las 
estructuras curriculares cuyo predominio es el aporte de elementos teóricos-metodo- 
lógicospara la interpretación de las dinámicas de la realidad. Estoes muy valioso, pero 
el núcleo del problema radica en el escaso contacto entre los profesores universitarios 
y los maestros de de la educación básica, es decir, la ausencia de un vínculo recíproco 
entre universidad y escuela. 

Por lo general, la universidad genera propuestas para la formación avanzada de maes- 
tros sin tener en cuenta sus vivencias, sus creencias, sus prácticas pedagógicas y los 
contextos socioculturales de donde provienen. Esto sucede por el desconocimiento 
que generalmente se presenta en los profesores universitarios de las dinámicas inter- 
nas de la escuela, y aunque se tengan referentes teóricos, su extrañamiento o su poca 

174 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



proximidad a la vivencia escolar ocasiona un diálogo de sordos entre las pretensiones 
del profesor universitario y las necesidades inmediatas del maestro de la educación 
básica. En este punto, apoyados en el análisis de Stenhouse (1987), se pueden desta- 
car dos posiciones respecto a la investigación educativa: los maestros deben hallarse 
íntimamente implicados en el proceso investigativo y, además, los investigadores de- 
ben justificarse ante los maestros y no, como suele suceder en la práctica común, los 
maestros ante los investigadores. 

Este es un problema necesario de reconocer cuando se apunta al propósito de consti- 
tuir comunidad académica, en la medida que la conformación de redes de investiga- 
ción en educación posibilita la consolidación de una comunidad basada en relaciones 
recíprocas entre universidad y escuela, entre profesores, maestros y estudiantes de 
todos los niveles. Sólo así entendemos la construcción dinámica, colectiva, social y 
cultural de conocimiento. 

Pensar y trabajar en red 2 permite el reconocimiento de la experiencia del trabajo del 
otro desde sus creencias, ese otro que refleja mis vivencias y creencias desde las cuales 
se entabla un diálogo de saberes. Tal vez lo más valioso de este ejercicio es la preocu- 
pación por el proceso en función de unos resultados en los cuales maestros, profeso- 
res e investigadores se sientan representados en sus aportes y reconocidos en su tra- 
yectoria. Si asumimos una comunidad académica como un tejido construido a partir 
de las experiencias de sus integrantes, las redes de investigación así concebidas son el 
escenario en donde se tejen esas relaciones. 



Las redes de investigación en educación como 
mediaciones en la construcción pedagógica 
ycurricular 



Para consolidar un saber académico alternativo al tradicional, se tendría que estable- 
cer una relación enriquecedora entre la teoría educativa y la práctica pedagógica y 
curricular, vinculando así dos campos que habitualmente se hallan separados. Aquí 
radica uno de los principales obstáculos para la generación y recreación de saber, ya 



La red, en este sentido, implica una forma de pensar y de actuar en donde se busca el trabajo con 
otros para aunar esfuerzos, con el fin de que cada uno alcance sus propósitos. Desde esta perspecti- 
va el establecimiento de relaciones se hace más desde una dimensión estratégica que colaborativa, 
ya que no necesariamente se comparte un mismo objetivo, cómo tampoco está relacionada exclu- 
sivamente con el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones. 

175 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



que los modelos pedagógicos de corte tradicional en el que la mayoría han sido for- 
mados refuerzan culturas atomizantes y de sumisión, contrarias al espíritu del trabajo 
colaborativo y a las nuevas formas de relación que vienen planteando las tecnologías 
de la información y las comunicaciones. 

Por lo tanto, la interacción en red de diferentes profesores, maestros y estudiantes en 
torno a la investigación en educación, no sólo puede contribuir en la generación y 
recreación del currículo y de la pedagogía desde una perspectiva de formación que 
implica una manera diferente de relación y de establecimiento de roles, sino que con 
esto se estaría avanzando en la consolidación de una comunidad académica alterna- 
tiva en donde la negociación de sentidos surge de la reflexión y la sistematización de 
los actores sobre su propia práctica. 

Se trata de cambiar la idea de trabajar sobre el currículo como la definición de activida- 
des, contenidos y secuencias al margen de las personas y los contextos, por la de estar 
formándonos y apoyando la formación de otros mediante el currículo, de tal manera 
que las trayectorias personales, disciplinares e institucionales, señalen horizontes de 
sentido para el trabajo de construcción curricular, el desarrollo del conocimiento, la 
conformación de las profesiones y sus prácticas sociales (Gutiérrez, 2002). 

Lo pedagógico, por su parte, no se reduce a la labor de saber aplicar en el salón de cla- 
se las teorías producidas por otras disciplinas científicas, perdiendo la posibilidad de 
pensar la relación maestro-escuela-sociedad-estado-cultura (Zuluaga y otros 1988), 
sino que en este nuevo espacio de reflexión y re-conceptualización que representa la 
red, se busca constituir la pedagogía como campo para pensar y actuar sobre la for- 
mación humana de lo humano en el contexto de sus realidades sociales, económicas 
y culturales (Souza, 2007). 

En el espacio alternativo que constituye la red, se promueve la comunicación entre los 
distintos actores sociales que lo integran, con el fin de favorecer una práctica docente 
basada en el modelo del "profesor-investigador" (Stenhouse, 1987). Es decir, que los 
integrantes de la red, asumidos en su rol de profesionales de la enseñanza, se compro- 
metan y se sientan apoyados en la construcción de modelos de referencia, que facili- 
ten el análisis de la realidad educativa y que orienten la intervención transformadora 
a realidades específicas. 

En este sentido el concepto articulador de la relación teoría-práctica es la investiga- 
ción, entendida como los procesos de indagación que desde situaciones problemá- 
ticas y de difícil solución nos lleva a nuclearnos para tratarlas con el ánimo de: hallar 
posibles soluciones, realizar profundizaciones teóricas, y confrontar ideas cuya vigen- 
cia ha sido relativizada y que se han convertido en dogmas que no se cuestionan por 
su reiterativa aplicación. 

176 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



La interacción en red busca vincular la teoría y la práctica al tener en cuenta los con- 
textos donde se desarrollan las experiencias. Se promueve así la re-categorización del 
currículo y de la práctica pedagógica, para que puedan en realidad incidir de una ma- 
nera significativa en la transformación de la educación, generando espacios de cultura 
alternativa. Esta forma de pensar y de actuar en red, posibilita que los actores educati- 
vos asuman un papel protagónico en la transformación del conocimiento científico en 
un saber práctico profesional (Porlán & Rivero, 1 998). 

La constitución y consolidación de redes centradas en investigar la educación, plantea 
una manera diferente de asumir la docencia al conectar el papel de la profesión con la 
construcción de un proyecto cultural, convirtiéndose en una expresión de los intere- 
ses de amplios sectores de la sociedad. Así, la docencia no se agota en la transmisión 
de teorías a partir de unos métodos estandarizados, sino que también incide en la 
definición de políticas institucionales y de marcos filosóficos y estratégicos favorables 
para los procesos de educación en contextos culturales específicos. Por lo tanto, re- 
sulta prioritario avanzar en la generación de una cultura académica diferente desde 
donde se piensen y se desarrollen propuestas de educación que vayan transformando 
los sesgos heredados del tradicional sistema educativo, superando la noción mecánica 
e instrumental de la comunicación y analizando las posibilidades de intersección con 
los procesos formativos. 

Las iniciativas que buscan conformar y consolidar redes entre diferentes actores edu- 
cativos para abordar la innovación y pertinencia de la práctica pedagógica, se en- 
cuentran precisamente en la intersección entre los procesos formativos, las formas de 
comunicación y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías (Castell, 2000). 
Así, la red se constituye en el entramado visible de las mediaciones realizadas entre 
los diferentes actores, en donde se teje con las experiencias de transformación de las 
prácticas pedagógicas que van configurando una comunidad académica diferente. 

Los encuentros generan espacios de intercambio de saberes y conocimientos que evi- 
dencian el nivel de avance y desarrollo de las ideas y las experiencias de los participan- 
tes, que al estar mediados por la interacción en red, producen un "retorno sobre si mis- 
mo" (Barbier, 1999). Este retorno contiene pensamientos, sentimientos, percepciones 
sobre nosotros mismos que sólo podemos realizar a partir de la mediación del otro, 
evidenciando que el otro no es externo a nosotros. 

Este proceso que se produce a diario en los espacios educativos, generalmente es 
desconocido por quienes son docentes. Por tal motivo, la reflexión sobre el ser y su 
relación con los pensamientos, deseos y acciones, son mediaciones necesarias en la 
consolidación de las redes, entendiendo que las mediaciones, mucho más que recur- 
sos físicos, tecnológicos o conceptuales, son perspectivas de sincronización, de pro- 
blematización y resignificación que se da en el encuentro de las personas. 

177 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



Filloux (1996) comenta que "no hay sujeto sin otro sujeto que lo reconozca como suje- 
to" marcando, de este modo, la relación formador-formado en la lucha por el reconoci- 
miento. Así, señalamos que no podemos considerarnos formadores-en-formación sin 
un trabajo de retorno sobre nosotros mismos y sin facilitar que el otro formador-en- 
formación también retorne sobre sí. Con ello se procura generar encuentros iniciado- 
res de procesos de socialización, en los que adquiere sentido la pregunta: ¿No será la 
formación un diálogo entre personas que son capaces de realizar un retorno sobre sí 
mismas? (Beillerot, 1996). 

Partir de la inter-subjetividad para la constitución de procesos educativos en donde 
sea posible replantear el sentido de las estructuras curriculares y las dinámicas pe- 
dagógicas, requiere que las personas asuman el compromiso de la formación de uno 
mismo a partir de una identidad con el par, con otro sujeto que está en la misma bús- 
queda. Asumir este compromiso posibilita encontrar un espacio de intercambio, de 
colaboración, de comunicación que favorece la construcción de currículo surgido de 
la reflexión crítica sobre la realidad y del debate sobre el aporte o la resignificación de 
las concepciones, los procesos y las prácticas pedagógicas, en contextos y coyunturas 
concretas, desde el acontecer cotidiano, el sentido y el tránsito existencial de los acto- 
res, y no solamente desde las lógicas del discurso. 

En este sentido la red también promueve formas organizativas diferentes a las tradi- 
cionales: no verticales, no lineales, no burocráticas, no jerárquicas ni institucionales. 
Las redes son otro modo de "ser conjuntos", que permiten relaciones que fortalecen 
los procesos de individuación y de subjetivación, a partir del fortalecimiento de una 
autonomía dialógica que otorga una perspectiva diferente de lo diverso y lo múltiple 
(Chaparro, 1998). De esta manera se constituirá una comunidad académica colabora- 
tiva pensada como un colectivo que aborda su experiencia como objeto de narración, 
pero también como proceso de producción de conocimiento, experimentación, ensa- 
yo, escritura y reconceptualización pedagógica y curricular. 



Avances desde la red de investigación educativa - 
ieRed 

La Red de Investigación Educativa - ieRed viene consolidándose desde el año 2003, 
iniciando su trabajo con el desarrollo del proyecto de investigación "Comunidades Co- 
laborativas: un espacio para favorecer el desarrollo de la investigación educativa" 3 (VRI: 



Proyecto desarrollado por el Grupo de Investigación GEC y del Doctorado en Ciencias de la Educa- 
ción de la Universidad del Cauca con los estudiantes de la 3o cohorte del Doctorado, entre Julio de 
2003 a Diciembre de 2004. 



178 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



1115). Su interés inicial, estuvo centrado en hacer que el esquema de asociatividad 
al que ha recurrido el Doctorado en Ciencias de la Educación - RUDECOLOMBIA 4 se 
fortalezca desde la dinámica académica. Para ello buscó contribuir en la construcción 
curricular necesaria para propiciar la formación doctoral desde modelos pedagógicos 
que privilegien relaciones horizontales inherentes a las estructuras de redes. 

Desde esta perspectiva se comenzó a construir una estructura curricular basada en la 
interacción en red, tanto para los espacios presenciales como virtuales 5 , manejando la 
participación a través de la producción y circulación de escritos como condición mínima 
de pertenencia a la red. Así, se inicia la relación social necesaria para promover los proce- 
sos de autoformación y hetereoformación, adicionales a los de enseñanza, y se establece 
entre los espacios virtuales y presenciales un continuum indiferenciado que influye en la 
construcción de normas, recursos y potencialidades implicadas en la participación. 

Los integrantes de la red, que en la primera experiencia correspondían a los estudian- 
tes y profesores del doctorado, manifestaron algunas dificultades para la participa- 
ción, entre las que se destacan "el tiempo necesario para estar comunicado y permitir 
el trueque informativo". El escaso tiempo aducido se relaciona con la falta de práctica 
del uso y manejo de los computadores y su falta de vinculación a la labor cotidiana. 
En estos casos se observó que los integrantes de ieRed se comportaron de dos modos 
diferentes. Un grupo se limitó a reforzar su incapacidad en el uso de los computadores, 
mientras el otro cambió sus perspectivas frente al conocimiento, pasando de su condi- 
ción de depositario del saber basado en la cultura escrita, a un reconocimiento público 
de no saber que lo ubica en una condición de aprendiz frente a la cultura digital. Fue 
así como en esta primera etapa de la experiencia la red propició la confrontación entre 
dos lógicas: la oral-escrita, desde la que el maestro representa el mundo, y la digital, 
desde donde se potencian los procesos comunicativos en el mundo contemporáneo. 

Si se tiene en cuenta que el paso de las distintas tradiciones comunicativas correspon- 
den a necesidades sociales de la humanidad que han llevado de lo oral a lo escrito, y 
de lo escrito a lo digital, en el proceso surgió la pregunta de si sería posible revertir este 
desarrollo, es decir, si desde el dominio de la cultura digital se pueden fortalecer los 
procesos escritúrales y los discursos orales. La experiencia nos indicó que el manejo de 
los medios digitales por sí solos no potencian la formas de comunicación oral y escrita, 



Red de Universidades del Doctorado en Ciencias de la Educación de Colombia, conformada por las 
Universidades de Atlántico, Caldas, Cartagena, Cauca, Nariño, Pedagógica y Tecnológica de Colom- 
bia, Tecnológica de Pereira y Tolima. 

Para promover los espacios de interacción virtual se ha venido avanzando en el montaje de diversos 
servicios de red, tales como correo electrónico, disco virtual, wikis, chat, foros, entre otros, y que 
han sido puestos a disposición de las diferentes proyectos e iniciativas relacionados con ieRed. Esta 
plataforma de servicios es administrada y ampliada por el Grupo Vultur, un semillero que investiga 
la aplicación del software libre para resolver problemas de manejo de información y de creación de 
representaciones. 

179 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



a menos que se acompañen con exigencias de elaboración de contenidos orales y 
escritos que le den sentido y pertenencia al uso de este medio. De no hacerlo de esta 
manera caemos en una difusión indiscriminada de información sin tener en cuenta 
parámetros de calidad, coherencia y respeto al otro. 

Un segundo momento en la consolidación de la Red de Investigación Educativa - 
ieRed se da en el año 2005 a través de dos proyectos de investigación orientados a 
promover la interacción en red. El primero enfocado en docentes de programas de 
ingeniería a través del proyecto "Propuesta curricular para la formación de ingenie- 
ros desde el enfoque en estudios CTS + I en la Universidad del Cauca" 6 (Colciencias: 
1 103-1 1-16964), y el segundo centrado en maestros de educación básica a través del 
proyecto "Modelo de conformación de una red de aprendizaje de las ciencias con en- 
foque CTS + I en la educación media" 7 (Colciencias: 1 103-1 1-17051). El trabajo común 
con ambos colectivos consistió en asumir el diseño curricular en torno a la enseñanza 
de las ciencias, cómo una interrelación entre el pensar científico 8 , las posibilidades que 
ofrecen las tecnológicas y las expectativas sociales 9 . 

Estas experiencias, al ser desarrolladas desde los planteamientos de la Investigación- 
Acción en Educación (Kemmis & McTaggart, 1987), tuvieron en el seminario perma- 
nente un espacio de diálogo, discusión e interacción en el que se comprobó que todo 
proceso de transformación de las prácticas educativas se encuentra mediado por la re- 
flexión colectiva sobre el sentido que el quehacer cotidiano tiene para todos los acto- 
res del proceso educativo. Por esta razón, para que una propuesta busque el desarrollo 
de nuevas actitudes y aptitudes dentro de la comunidad académica, debe trabajar con 
los aspectos que sean pertinentes y que tengan un significado para los participantes. 
Se destaca así que en el seminario no sólo se expone una temática sino que se pone de 
manifiesto todo el sujeto y sus posibilidades de interacción. Constituye el núcleo des- 
de el que se planean y coordinan los ciclos y actividades de la investigación; además 
es una fuente de información para validar conceptos y hacer registros. Ello es posible 
a partir de la crítica, el sometimiento a prueba en la práctica de las ideas sobre forma- 
ción, y la superación de la separación entre sujeto (investigador) y objeto (investigado) 
(Hoyos & Vargas, 1996). 



6 Proyecto desarrollado por los Grupos de Investigación SEPA, GEC, GTI, CYTEMAC, GIF y TULL de la 
Universidad del Cauca, con el apoyo de la CRC y co-financiado por Colciencias, en los programas 
de Ingeniería Física, Ingeniería de Sistemas e Ingeniería Agroindustrial de la Universidad del Cauca 
entre febrero de 2005 y diciembre de 2006. 

7 Proyecto desarrollado por los Grupo de Investigación SEPA, GPC y GEC de la Universidad del Cauca 
y GFC de la Universidad Pedagógica Nacional y co-financiado por Colciencias, en instituciones edu- 
cativas del Popayán y del Distrito Capital, entre enero de 2006 y septiembre de 2007. 

8 Una mirada abierta sobre el concepto de Ciencia sigue estando centrada en la generación de cono- 
cimiento de forma rigurosa, pero replantea la idea de un sólo método y de objetividad desde una 
perspectiva realista. De esta forma al hablar de ciencia se incluyen las Naturales, las Sociales, del 
Lenguaje, entre otras. 

9 Enfoque denominado Ciencia, Tecnología y Sociedad + Innovación o CTS+I. 

180 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



La producción que genera el seminario desde esta perspectiva produce la articulación 
en lo teórico y lo práctico, al vincular los propósitos del proyecto de investigación y las 
expectativas y necesidades de los participantes del seminario. La reflexión colectiva 
condujo al desarrollo de experiencias pedagógicas innovadoras, a partir del estudio de 
situaciones problemáticas socialmente relevantes como eje de articulación para el tra- 
bajo colaborativo entre estudiantes y docentes, y estableciendo una relación creadora 
entre los procesos de docencia, investigación y proyección social en las instituciones 
educativas. 

En estos escenarios la participación, como aspecto fundamental en la red para la 
consolidación de una comunidad académica alternativa, no puede limitarse al segui- 
miento de unas temáticas, las intervenciones o emisión de mensajes por parte de las 
personas. La participación se entiende entonces como el proceso por el que las inter- 
venciones se relacionan y cobran un significado que sobrepasa la simple sucesión de 
mensajes, es el efecto total que se genera al ponerse en relación con las subjetividades 
de los maestros, profesores e investigadores dispuestos a asumir la formación como 
un proceso de construcción colectiva de conocimiento. 

Si asumimos que esta nueva comunidad debe estar orientada a la construcción de 
horizontes de sentido surgidos del saber pedagógico, a la negociación de tales senti- 
dos a través de la mediación de los actores involucrados y al proceso de producción 
pedagógica, resulta imprescindible la generación de un espacio basado en la cons- 
trucción de la intersubjetividad, es decir, que desde el aporte, el enriquecimiento, la 
colaboración entre sus miembros, facilite la construcción de una cultura académica 
basada en el diálogo. 

Un tercer momento en el trabajo realizado en torno a la Red de Investigación Edu- 
cativa - ieRed, lo constituye la relación que desde el año 2006 se realiza con los pro- 
yectos de investigación "Fortalecimiento de proyectos ambientales escolares a partir 
de material educativo computarizado con enfoque ciencia, tecnología y sociedad" 10 
(VRI: 1665)y"Enseñanza por Internet: Creación de una biblioteca digital de objetos de 
aprendizaje accesibles, reutilizables e interoperables, orientados a la formación en las 
Tecnologías de la Información" 11 (ALFA II-0354-A), en donde se pudo explorar de forma 
más concreta el papel de las nuevas tecnologías en la producción de contenidos en la 
práctica docente. 



1 Proyecto desarrollado por el Grupo de Investigación GEC en la Institución Educativa Nuestra Señora 
de Fátima, con financiación de la Vicerrectoría de Investigaciones de la Universidad del Cauca. 

1 1 Proyecto desarrollado por las Universidades de Costa Rica, de la República de Uruguay, Politécni- 
ca Nacional del Ecuador, Tecnológica Nacional de Argentina, del Cauca en Colombia, de Educacáo 
Tecnológica do Paraná, Tecnológica de Panamá, Politécnica de Madrid, Superior de Engenharia de 
Lisboa, Fachhochschule Mannheim de Alemania y del País Vasco y financiada por la Comunidad 
Europea, entre febrero de 2006 y diciembre de 2006. 

181 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



Desde la aparición de los computadores y las redes en la década del 70, visionarios 
como Papert plantearon el uso del computador en la educación para la creación de 
ambientes artificiales en donde se pudieran construir, compartir y modificar modelos 
de la realidad, antes sólo posibles en la imaginación (1987). Sin embargo la masifica- 
ción de estas tecnologías en las últimas décadas fue remplazando estas ideas por las 
de transmisión de información desde lo audiovisual. 

La creación de materiales educativos para ser utilizados en estas tecnologías general- 
mente responde a esta lógica de transmisión y reproducción de información, pero al 
pensar estos materiales en el marco pedagógico y curricular de la red, se requiere que 
dichos materiales tengan otras características. Es así como desde la perspectiva del 
Software Libre (Stallman, 2004), la Cultura Libre (Lessig, 2004) y el Enfoque CTS en la 
Educación (Corchuelo, Catebiel & Cucuñame, 2006) se conciben y se desarrollan expe- 
riencia de elaboración de Materiales Educativos Computarizados (MEC) que no sólo 
contienen información del profesor, sino que también incluyen información de los ac- 
tores del contexto social a través del trabajo de indagación, procesamiento, discusión 
y síntesis realizada por los estudiantes; su papel no es sólo la de suministrar datos para 
que los estudiantes los memoricen, sino que es el resultado del proceso que realizan 
estudiantes y profesores al abordar el estudio de una problemática. Además, con la 
posibilidad de adaptarse tantas veces como se aborde la problemática relacionada. 

De esta manera fue posible utilizar las tecnologías de la información y las comunica- 
ciones disponibles en un marco conceptual y epistemológico diferente, para afianzar 
las dinámicas de reflexión, la interacción entre pares y la realización de construcción 
pedagógicas y curriculares propias de la red. 

Aunque se han tenido avances significativos, tanto en el nivel de construcción teórica 
y metodológica como en la transformación de la practica de docentes en diferentes 
niveles, el reto de consolidar espacios de construcción pedagógica y curricular a través 
de los cuales se consolide una comunidad académica alternativa es grande, y se espera 
que la Red de Investigación Educativa - ieRed siga haciendo aportes en esta dirección. 



Bibliografía 

BarbierJ.M. 



1 999 Prácticas de formación: evaluación y análisis. Buenos Aires: Novedades Educa- 
tivas. 

Castell, M. 

2000 La sociedad red. Madrid: Alianza. 

182 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Corchuelo, M., Catebiel, V. & Cucuñame, N. 

2006 Las relaciones Ciencia, Tecnología, Sociedad y Ambiente en la Educación Me- 
dia. Popayán: Universidad del Cauca. 

Chaparro, C.l. 

1 998 La innovación, alternativa de formación y perspectiva de la comunidad de edu- 
cadores. Nodos y Nudos, 1 (4). 

FillouxJ.C. 

1 996 Intersubjetividad y Formación. Buenos Aires: Novedades Educativas. 

Gutiérrez, E.F. & Perafán L. 

2002 Currículo y Práctica Pedagógica. Popayán: Universidad del Cauca. 

Hoyos, G. y Vargas G. 

1996 La teoría de la acción comunicativa como nuevo paradigma de investigación 

en ciencias sociales: las ciencias de la discusión. Bogotá: Instituto Colombiano 

para el Fomento de la Educación Superior, ICFES. 

Kemmis, S. y McTaggart, R. 

1 987 Cómo planificar la investigación acción. Barcelona: Alertes. 

Lessig, L 

2004 Cultura Libre. Consultado en octubre de 2008, de http://www.elastico.net/ar- 
chives/001 222.html. 

Papert S. 

1 987 Desafío de la mente: computadoras y educación. Buenos Aires: Galápago. 

Porlán, R. & Rivera, A. 

1 998 El conocimiento de los profesores. Sevilla: Diada. 

Souza, J. 

2007 La contribución del pensamiento de Orlando Fals Borda a la teoría de la educa- 
ción. En: B. Del Campo (Ed.), Investigación acción y educación en contextos de 
pobreza (pp. 1 5-35). Bogotá: Universidad de La Salle. 

Souza, J. 

2002 Prospectiva del currículo en América Latina. Itinerantes, 1 . 



183 



La Red de Investigación Educativa - ieRed: espacio para la construcción de una comunidad académica alternativa 



Stallrman, R. 

2004 Software libre para una sociedad libre. Traficante de sueños. Consultado en oc- 
tubre de 2008, de http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/softlibre 

Stenhouse, L. 

1 987 La investigación como base de la enseñanza. Madrid: Morata. 

Unda, M.P.;Orozco, J.C. & Rodríguez, A. 

2001 Una construcción colectiva de conocimiento pedagógico en Expedición Peda- 
gógica Nacional. Huellas y Registros. Bogotá: Universidad Pedagógica Nacio- 
nal. 

Zemelman, H. 

1992 Educación como construcción de sujetos sociales. La Piragua: Revista Latinoa- 
mericana de Educación y Política, 5, 12-18. 

Zuluaga, O., Echeverry, A., Martínez, A., Restrepo, S. & Quiceno, H. 

1 988 Educación y pedagogía: una diferencia necesaria. Revista Educación y Cultura, 

(14), 4-9. 

Zuluaga, O., Echeverry, A., Martínez, A., Restrepo, S. & Quiceno, H. 
1 988 Educación y pedagogía: una diferencia necesaria. Revista Educación y Cultura, 
(14), 4-9. 



184 



I 



Red Nodal 
de Semilleros 
de Investigación 
del Cauca 



¿Cómo Conformar un 
Semillero de Investigación? 

Colegiatura Red Nodal de Semilleros Investigación 1 
Luis Fernando Molineros Gallón 2 

Coordinador Colegiatura 
Red Nodal de Semilleros de Investigación 



1 Epistemología de los Semilleros de Investigación y la Cultura en Red de la RedCOLSI: Una Visión 
Compartida desde la Experiencia de uno de sus Actores. 

2 Miembro cofundador de la Red Colombiana de Semilleros de Investigación -RedCOLSI, Biol. Enf. 
Celular y Molecular, Esp. Alta Gerencia, MEPI. lfmolc@yahoo.com 



¿Como Conformar un Semillero de Investigación? 



1. Presentación 

Este taller se diseño con el fin de conformar estratégicamente un S de I, mediante la 
consolidación de acuerdos en la dinámica y propósitos personales planteados por los 
integrantes de un grupo de trabajo, teniendo en cuenta los parámetros epistemológi- 
cos de la Red Nodal de Semilleros de Investigación del Cauca y de la Red Colombiana 
de Semilleros de Investigación. Su conformación no debe ser impuesta y/o determi- 
nada por un proyecto de investigación, sino establecida por el planteamiento de una 
Temática de Interés, común a sus integrantes, que recoja la particularidad de los mis- 
mos y construya en ellos unas bases sólidas desde las cuales se sustenta la Formación 
Integral para la Ciencia de los Sdel. Esta temática debe ser sustentada mediante unos 
ejes teóricos o categorías temáticas que se articulen a un campo específico de la cien- 
cia, en la cual se promueva la integralidad de sus saberes mediante la construcción de 
un programa académico que guíe a los estudiantes en la formación, permitiendo la 
aprehensión de herramientas apropiadas para el trabajo en colectividad, el liderazgo, 
la gestión del conocimiento y el fortalecimiento de sus valores éticos, los cuales se 
proyecten a la sociedad. 



2. Objetivos 

Propiciar espacios de encuentro y reflexión en torno al quehacer investigativo. 
Diseñar equipos para la formación investigativa a partir de la estrategia de Sdel. 



3. Metodología 

El taller se desarrollará en los siguientes momentos. 

3.1. Presentación a cargo del moderador del taller, del Fundamento Epistemológico 
propuesto por la Red Nodal de Semilleros de Investigación del Cauca, en lo posible 
se recomienda revisar con anterioridad este documento con el fin de generar un 
espacio constructivo y participativo. 

3.2. Visualizar el semillero de investigación bajo el escenario de los tres ejes que los 
fundamentan: Formación Investigativa, Investigación Formativa y trabajo en Colec- 
tividad de Red. Este trabajo lo desarrollarán los participantes en el taller una vez 
hayan conformado los grupos de trabajo con la asesoría del moderador. 

3.3. Al final del taller se dispondrá de un espacio para que cada grupo presente 
los principales ítems que crean caracterizan su semillero de investigación haciendo 
especial énfasis en el núcleo fundante ó temática que hayan elegido. 

186 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



4. Desarrollo del taller 

Nombre de los integrantes del grupo. Carrera, especialidad o tema de interés 



4.1. Determine como trabajaría el grupo de acuerdo a los esquemas siguientes y 
justifique su respuesta: 



•■ :•:■ * <s> 



• • • • 
• ••• • 



• • • • 




c. 



4.2. ¿Cuál es la concepción de liderazgo que considera debe tener un grupo de 
Sdel? 



4.3. ¿Cuáles son las características que debe tener los líderes de un grupo de 
Sdel? 



187 



¿Como Conformar un Semillero de Investigación? 



4.4. Identifique de acuerdo a estas imágenes el grado de compromiso y respon- 
sabilidad de su grupo de S de I. 




4.5. Definición de la Temática de Fundamento (Teoría de los Núcleos Fundantes, 
Lakatos, 1. 1993) del S de I a construir: Identifique temáticas afines a los intereses 
de los miembros del grupo. 

El grupo plantea una malla temática, donde se sustente la importancia y relevancia 
de las temáticas, así como las fuentes y recursos que podrá disponer el grupo para el 
abordaje y desarrollo de la problemática que proponga, la cual se estructura mediante 
un plan de acción articulado. Tablal . 

4.6. Planteamiento de las Pre - Hipótesis: Escriba la Idea o temática de interés de 
acuerdo al consenso del grupo en los renglones siguientes. Luego en pocas palabras 
resuma la idea y escríbala en los renglones del centro del círculo y establezca Pre-hipóte- 
sis 3 de la misma en los ejes que conforman el cinturón protector de dicha Idea. Figura 1 . 



Las Pre-hipótesis son conjeturas o suposiciones que se plantean de la idea, las cuales están sirven 
para conocer y describir los factores o ejes que puedan dar explicación a la idea en cuestión. 



188 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



Tabla 1. 



MALLA TEMÁTICA 


No. 


Temática 


¿Por qué sería 

Importante 

desarrollar la Idea? 


Formulación 
de Problemas 

(Qué preguntas po- 
drían surgir de la Idea, 
las cuales necesiten 
ser Resueltas?) 


¿Qué Recursos Necesitaría 
para conocer mas de la temá- 
tica? (bibliográficos, técnicos, 
humanos, etc.) 

































* Es estratégico para la escogencia de la idea que cada miembro del grupo escriba su ¡dea y la justifi- 
que a los demás, esto permitirá establecer diversos puntos de encuentro y reflexión, lo que permita 
escoger la que sea relevante para los mismos, planteándola de manera estructurada y coherente. 
Está debe estar íntimamente relacionado con la vocación de los integrantes del grupo. 

4.7. ¿Qué considera que debe ser la Formación Integral para la Ciencia?: 



4.8. ¿Cuáles son las estrategias para trabajar la Formación Investigativa de su Te- 
mática de Interés?: 



189 



¿Como Conformar un Semillero de Investigación? 



Figura 1. 




De acuerdo a la importancia de la temática jerarquice cada una de los ejes o factores que explican 
la idea, escribiéndolo con números o letras los ejes de mayor a menor importancia en los circuios en 
blanco que aparecen frente a cada eje. Es necesario tener presente que cada eje puede derivar sub 
ejes que explique de manera mas profunda la Idea Fundante. 



4.9. ¿Cuáles son las estrategias para trabajar la Investigación Formativa de su 
Temática de Interés?: 



4.1 0. ¿Cuáles son las estrategias para Trabajar en Colectividad de Red la Temática 
de Interés?: 



190 



Orígenes y Dinámica de los Semilleros de Investigación en Colombia 

La Visión de los Fundadores 



4.1 1 . ¿Como podría complementarse el trabajo de los tres ejes para la formación 
integral para la ciencia?: 



4. 12. Identidad del S de I: Dibuje un gráfico que represente la identidad del con- 
senso a que ha llegado el grupo y las principales características de cada uno de sus 
miembros, de acuerdo a sus afinidades, carreras u oficios (que represente de manera 
simbólica a los miembros del S de I). Describa el significado del gráfico. 



4.1 2. ¿Cuál es el concepto de S de I que concibe el grupo después de este taller?. 



5. Evaluación del taller para conformación de un 
Sdel 

En una escala de 1 a 1 ¿Cuál es su opinión con respecto al taller? 
5. 1. Claridad en los Enunciados: 



12 4 5 6 7 8 

191 



¿Como Conformar un Semillero de Investigación? 



5.2. Coherencia entre las Preguntas: 

< — I — I — I — 



12 4 5 6 7 8 

5.3. Creatividad en el Taller: 



12 4 5 6 7 8 

5. 4. Metodología del Taller: 



12 4 5 6 7 8 

5.5. El Taller Responde a la Comprensión de los Fundamentos de los Semilleros 
de Investigación. 



12 4 5 6 7 8 

5.6. Taller en General cumple con el objetivo propuesto: 

< — I — I — I 1 1 — I — h 

12 4 5 6 7 8 

Respuesta total: % 

Observaciones: 



192 



Epílogo 



Los artículos de este libro son la mejor expresión de la experiencia 
que han desarrollado en Colombia los Semilleros de Investigación y 
particularmente las Universidades del Cauca, Caldas y Antioquia. A 
sus investigadores, autores de los 17 artículos quiero manifestar mi 
felicitación e indicarles que este es el camino a seguir, su producto 
es el mejor ejemplo de la realización de comunidad científica e in- 
vestigativa, demostrando que si es posible integrar a los jóvenes en 
los procesos de investigación y cumplir así lo que he manifestado en 
varios escenarios: cuando hay un docente investigador aparece el 
estudiante coinvestigador. 

Igualmente esta experiencia nos tiene que motivar a apoyar en todo 
sentido los semilleros de investigación, tanto en orden económico 
como en el hecho de abrir espacios en la universidad para que los 
jóvenes se proyecten en ella mediante la investigación: "Es necesario 
invertir en investigación para que haya investigación". 

Las experiencias contenidas en este libro nos ponen de manifies- 
to la diversidad del conocimiento y la estructura interdisciplinaria 
para abordarlo, lo cual permitirá a los docentes y a los estudiantes 
comprometerse con el desarrollo de escuela de pensamiento en los 
procesos de aprendizaje a partir de procesos de investigación, de- 
mostrando así que hemos comenzado a formar para la investigación. 

En algunos espacios se ha enunciado que: "Universidad que no in- 
vestigue tiende a desaparecer", a partir de las experiencias de los se- 
milleros de investigación estaremos seguros de que esto no ocurrirá 
en Colombia. 

MarioTamayo yTamayo 



Este Libro se terminó de imprimir en el mes 

de Marzo de 2010 en el Taller Editorial 

de la Universidad del Cauca. 

Se imprimieron 1 00 ejemplares